3 de junio de 2008

Tontos, lelos, estupidos, bobos y los que cremos que no lo somos


http://www.elartedelaestrategia.com/baltasar_gracian.html
¿Conoce Usted algún tonto? No me conteste todavía, espere hasta llegar al final de estas líneas. Seguramente tiene un compañero a quien por sus escasas luces no se le encomiendan ciertas tareas. Naturalmente, estas tareas las acaba realizando Usted. Tal vez conozca a otro lelo que, sin embargo, siempre se sale con la suya, y tal vez en más ocasiones que Usted. No creo que conozca a ningún tonto que viva mal. Reconozco que tampoco su vida es para tirar cohetes, pero todos los que yo tengo por tales viven razonablemente bien. A algunos, en su tontuna, se podría decir que son bastante felices, o por lo menos, mas que los que no nos creemos tontos.

A alguien que, a priori, no es estúpido, se le ve venir y se pueden advertir sus tretas. Jamás podrá hacer esto con un tonto. El ataque de un tonto, por su naturaleza alelada, es imparable. A mi, personalmente, los mejores goles me los han metido quienes tenía por tontos.

Antes de seguir, voy a hacer un matiz. No hay que confundir los tontos con los gilipollas. Los primeros nunca creerán que son inteligentes y en cierta forma admiten sus limitaciones. Los gilipollas y gilipollos (por aquello de la igualdad de sexos, de moda en España) se creen los más listos del mundo.

Ningún tonto se queja de serlo, por algo será. Claro, que ni Usted ni yo nos quejamos de ser tontos, lo que da que pensar…

Se ha escrito bastante sobre tontos, desde San Agustín, el Emperador Marco Aurelio, Carlo Cipolla, Peter (con su famoso Principio), Pino Aprile, Gracián, Teofrasto, De la Bruyère, Einstein y alguna que otra mente perspicaz a los que le asombra este tipo de personas. Le aconsejo investigar sobre este apasionante tema. Podría seguir divagando sobre el tema, pero no quiero aburrirle, prefiero ser breve porque de lo contrario se acaba escribiendo tonterías.

Asi que le repito la pregunta que me hago a mi mismo muy a menudo frente al espejo. ¿Conoce a algún tonto?

A mi, la pregunta me acojona.

5 comentarios:

  1. Yo conozco a uno, pero lo tengo tan cerca que mejor me cayo porque seguro que se entera (lo digo por aquello de que ningún tonto se reconoce de serlo... por si acaso).
    Claro que ahora abría que ponerse a discutir sobre los matices de la tontura, porque los hay tontos y muy tontos. Aunque me temo que hacer eso es de tontos, así que mejor lo dejamos como está.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajaja
    Se cree Usted inteligente!!
    Fantastico!!
    La falsa modestia nunca llego a nada bueno.
    Me pasaré por aqui de vez en cuando.
    A mi tambien me interesa la inteligencia.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, quizás de puertas a fuera yo mismo sea un tonto...Pero tontos hay muchos y de esos que se lo hacen muchos más que luego te la meten hasta el cielo del paladar.
    Luego necios, también conozco, que parece que todo lo que hacen lo hacen para autodestruirse y sin embargo siempre salen bien parados (como mi exjefe). Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Mi respuesta es clara:a más de los que quisiera...y por supuesto que les va de puta madre...como carajo lo harán???La trascendencia y la capacidad que tiene uno de elevar las cosas le va alejando poco a poco de lo puramente mundano y real...y así mal vamos,recórcholis!!!BEsos.

    ResponderEliminar
  5. Sí, a muchos, la verdad.

    Yo no me tengo por tonta (lo que no quiere decir que todos los que me conocen opinen lo mismo), pero a ratos, me cambiaría por uno de ellos. Estoy convencida de que tienen más fácil ser felices.

    Aunque, ¿quien no ha llamado tonto alguna vez, a su propio reflejo en el espejo?

    Beso.

    ResponderEliminar