23 de agosto de 2009

Con Q de calidad


En mi trabajo, entre otras tareas, estoy metido en temas de calidad. Tema apasionante donde los haya. Otros colegas que ya han conseguido el sello de ser “excelentes” y “comprometidos por la calidad” son ahora mucho más… ¿cómo diría? Es que no encuentro palabras.

Por todas partes verá usted cada vez más la milonga de la calidad: ISO, EFQM, etc. Desconfíe, se la están metiendo doblada (1) y la calidad, salvo excepciones, va a ser la misma, pero con mejor envoltorio. En mi lugar de trabajo, ya llevamos varios años inmersos en esta especie de secta. Como conclusión, decirles que hacemos un trabajo extra del que no vemos resultados, que tenemos la sospecha que todo esto es un montaje para que algunos se estén forrando con el tema, que no notamos nada ni en nosotros ni en el público al que atendemos y que en fin, como decía Julio Iglesias, la vida sigue igual.

Reconozco que como sistema de análisis no está mal (ni bien), pero que el coste tiempo invertido por rendimiento que se obtiene no merece la pena. Eso sí, se usan unas jergas que casi te convencen. Como las otras jergas que usan tanto los políticos, como los publicistas, como los medios de comunicación son sospechosamente similares, empiezo a pensar que hay gato encerrado. Palabras y más palabras, nada más, y nada menos.

Así que si lee o escucha Usted algo como “la empresa Buenos Rollos, en su compromiso por la calidad y la excelencia, comprometidos con el medio ambiente y el desarrollo sostenible, colaborando con la sociedad en bla, bla, bla,” intente no vomitar y pase de ellos, si puede. Porque a veces, ese discurso es el mismo que el de los que nos esquilman nuestros dineros. Con calidad y buen rollito.

Por eso, esta crisis es la crisis con más calidad hasta la fecha.


(1) Lo de meterla doblada no tiene nada de intención sexual, no sea malpensado. La expresión viene de contar mantas en estanterías y según como se doblaban, parecía que había mayor cantidad.
(2) Si quiere leer mas sobre el tema, entre aquí y teclee “calidad”

4 comentarios:

  1. Buenas tardes Carolus:

    Coincido con su reflexion sobre lo de la calidad. Le voy a poner un ejemplo: Las residencias de la tercera edad. Es España se vanaglorian de haber conseguido sellos de calidad, más sin embargo no hay diferencias entre el servicio de unas y otras. Eso si algunas son más caras, gracias al sello de calidad ISO o cualquier otro de los que hay pululando por ahí.....Y se la meten doblada al residente y al familiar (en el mismo termino que Ud lo usa).

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Soy "maquiavélica".
    Hasta que no he llegado a tu blog (desde el de Ramón de Mielina) nunca he osado decirlo.
    No sin tener que enfrentarme a los prejuicios y la estulticia (casi siempre) de aquel que me escucha.

    Bien decía Francis Bacon cuando escribió:
    "Es mucho lo que debemos a Maquiavelo, que a diferencia de los demás se dedica a contar qué hacen los hombres, y no qué es lo que deberían hacer".

    Un gusto descubrir aquí en este, tu blog el libro "Manual y espejo de cortesanos".
    Será un placer leerlo en cuanto me haga con él.

    ResponderEliminar
  3. Creo que soy un cortesano que está a disgusto en la corte y harto de hacer la corte y de que le cortejen... dar un corte a todos es lo que quiero... en ello ando... algún día entraré en erupción, en el peor momento, como siempre... muchísimas gracias por el link... voy a leer el e-libro porque hasta que erupcione, falta me hacen las mañas de un cortesano hijoputa... ;-)

    ResponderEliminar
  4. La calidad...trabajo en una empresa que se vanagloria de poseer el certificado de calidad y realmente es un autentico desastre. No se que tipo de auditorias hacen pero desde luego se pasan el año haciendo cosas que no deben excepto la semana antes de la auditoria, que tienen que quedar todo muy bien.
    Todo imagen. Un saludo.

    ResponderEliminar