22 de enero de 2012

Aprendiz de samurai


Aprendiz de samurai
- ¡Pero Padre! Eso no es lo que yo quiero, yo quiero ser fuerte y poderoso como tú, tengo aspiraciones y sueños que quiero cumplir en la vida. Y solo tengo esta vida para hacer esos sueños realidad ¿Como me pides que haga eso? 

- Entonces Kan, ten mucho cuidado con los ladrones de sueños - dijo Kazo misterioso - ¿Los ladrones de sueños? - El niño Samurai miro temeroso a su alrededor 

- ¿Que son? ¿demonios de la noche? ¿Duendes malignos? ¿Seres tenebrosos? 

- No hijo, son tus amigos y personas cercanas a ti - Los ojos de su hijo lo miraban con una expresión triste, como si le acabara de caer el mundo encima - No te preocupes, solo son amigos tuyos, mal informados que quieren protegerte, quieren todo el bien para ti y que no sufras, por eso intentarán detenerte en todos los proyectos que hagas, para evitar que fracases y te hagas daño. 

- Pero entonces son como los fantasmas del miedo y del fracaso, quieren mi bien y sin embargo...
CONTINUA EN:

1 comentario:

  1. De pequeñas cosas están hechas las grandes...

    Una lección que también me hizo grabar mi abuelo

    Saludos

    ResponderEliminar