Mostrando entradas con la etiqueta filosofía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta filosofía. Mostrar todas las entradas

15 de mayo de 2018

El dilema del tranvía o matar a uno para salvar a cinco

El dilema del tranvía es un experimento mental usado en ética, ciencia cognitiva y neuroética que fue descrito por primera vez por el filósofo Philippa Foot en 1967. Su objetivo es excitar nuestro lado utilitario mientras prueba nuestros valores morales.


El ejemplo básico es apodado "Spur": un tranvía fuera de control se precipita hacia cinco personas atadas a las vías del ferrocarril. Al operar un mando frente a ti, puedes redireccionar el tranvía a otra vía donde solo se encuentra una persona, salvando cinco vidas. ¿Lo harías? 


Según las encuestas, el 90% de las personas lo haría. Pero, ¿qué harías si esa persona fuera Barack Obama? ¿O Bono?¿O tu propio hijo? Y para aquellos que respondieron que no redirigirían el tren, ¿su respuesta sería la misma si en lugar de 5 personas hubiese 500?

 ¡Estas son preguntas muy difíciles e irritantes! Pero estas preguntas son cruciales para los principios morales en torno a los cuales se organiza la sociedad...

El dilema del tranvía o matar a uno para salvar a cinco
El dilema del tranvía o matar a uno para salvar a cinco


Una posible solución surge del principio de doble efecto de Santo Tomás de Aquino. 


La acción del mando tiene dos efectos: primero para salvar a las cinco personas (efecto positivo), luego para matar a la persona en la otra vía (efecto negativo). Este principio establece que operar el controlador sería moralmente aceptable en la medida en que el acto cumpla con ciertas condiciones:


  • El acto es de naturaleza positiva, o al menos neutral.
  • El efecto positivo es intencional, mientras que el efecto negativo no lo es (aunque es predecible).
  • El efecto positivo fluye directamente del acto, no del efecto negativo.
  • El efecto positivo es más importante que el efecto negativo.
  • Las circunstancias son lo suficientemente graves como para justificar el efecto negativo.


En otras palabras, operar el mando es moralmente permisible porque la intención no es matar a una persona, sino salvar a cinco. La muerte del infeliz es solo un daño colateral involuntario a una buena obra.

En respuesta a este dilema del tranvía, la filósofa Judith Jarvis Thomson propuso una variante, la del hombre corpulento (comúnmente llamado "hombre gordo"). En este escenario, tienes que empujar a un hombre gordo por un puente en la vía, y así su cuerpo detiene el tranvía antes de que impacte con las cinco personas atadas a los rieles. En este escenario, el efecto negativo es intencional y de él surge el efecto positivo. Incluso si el resultado final es el mismo: cinco vidas salvadas, el principio de acción doble no perdona esta acción. Además, en las encuestas, el 90% de las personas no empujaría al "hombre gordo".

Sin embargo, es interesante observar que si mostramos la opción del "hombre gordo" a las personas antes de ofrecer el dilema anterior, ¡disminuye el porcentaje de personas que operarían el mando! Como si el escenario del "hombre gordo", dado su extremismo, empujara a la gente a visualizar las consecuencias de su elección y abandonar el utilitarismo a partir de entonces. Además, si a las personas se les pide que empujen al "hombre gordo" presionando un botón que abre una escotilla en el suelo, ¡es más probable que lo hagan que empujándolo!

La moralidad del utilitarismo...


De hecho, tu respuesta a estos acertijos dependerá de la extensión de tu lado utilitario. El padre del utilitarismo en la filosofía es probablemente Jeremy Bentham, que vivió en el Siglo XVIII. Este último no dudaría en una fracción de segundo en empujar al "hombre gordo". Para él, los líderes de la sociedad y los legisladores deberían ser solo ingenieros sociales, haciendo cálculos de utilidad dirigidos a maximizar la felicidad colectiva. Esta ideología es muy peligrosa ya que acaba con los derechos y libertades individuales.

Al empujar al hombre corpulento, lo usas como si fuera un objeto, no un ser humano autónomo. El bienestar de un individuo no puede disolverse en una sopa gigante de bienestar social; aunque el fin sería salvar vidas y contribuir al bienestar colectivo, el hombre gordo tiene derechos naturales que no se pueden romper sin cometer una ofensa moral, incluido el inalienable derecho a no ser matado.

Una variante del "hombre gordo" que se utiliza en un estudio realizado por la Universidad de Harvard es que un capitán del ejército que se acerca y te dice que ha capturado a 20 rebeldes que están alineados ante un pelotón de ejecución. Si matas a uno con un rifle, los otros 19 serán liberados, mientras que si te niegas, los 20 rebeldes serán asesinados por el propio capitán. ¿Aprietas el gatillo?

Mi variante favorita es la del trasplante: en un hospital, cinco pacientes necesitan un órgano o morirán dentro de las 24 horas: dos riñones, dos pulmones y un corazón. En la camilla de al lado, una persona está hospitalizada e inconsciente debido a un grave accidente de motocicleta. ¿Deberíamos matar a esta persona para dar sus órganos a estos 5 pacientes para salvarlos de una muerte segura? Te recuerdo que actualmente hay alrededor de 100.000 personas en los Estados Unidos que están en listas de espera para donaciones de órganos. ¿Qué responderías a esta pregunta? Solo en los Estados Unidos, 18 personas mueren cada día esperando una donación de órganos.

¿No actúas?


Según las respuestas de las personas en las encuestas, parece peor matar a alguien que salvar una vida. Permítanme ilustrar esto con un ejemplo, el de Marc y Denis, que ya no aman a sus esposas respectivas hasta el punto de desearles la muerte. Mientras su esposa se está bañando, Marc decide dejar caer un secador de pelo enchufado al agua, lo que la mata. Por su parte, mientras se cepilla los dientes mientras su esposa se baña, Denis nota que se resbala, golpea la cabeza y pierde la cabeza bajo el agua; él no lo ayuda, lo que resulta en su muerte. ¿Cuál es la diferencia fundamental entre las dos situaciones? ¿No son realmente dos asesinatos? En el caso de Marc, es un asesinato no una "comisión", mientras que en el caso de Denis, es un asesinato no una "omisión". Ambos son moralmente inaceptables y, como el resultado es el mismo (la muerte de la esposa), la magnitud del acto es el mismo. Sin embargo, la intuición de la persona promedio llevaría a pensar que el gesto de Mark es más serio que el de Denis.

En nuestros dilemas del tranvía, ¿podríamos decir que no empujar al "hombre gordo", causando la muerte de cinco personas por omisión, es neutral o peor que empujarlo, causando la muerte de una persona por comisión? Si alguien dice que no empujarlo es menos serio, esa persona también debería decir que Denis es menos culpable de asesinato que Marc ...

El dilema del tranvía en el mundo real


Situaciones similares al dilema del tranvía son bastante raras en la vida cotidiana, pero aún más frecuentes de lo que se podría pensar. Por ejemplo, ¿piensas que el presidente Truman que ordenó que los bombardeos nucleares de Japón teóricamente salvarían miles de vidas de soldados estadounidenses? (Mencionaría que la cifra de 500.000 vidas salvadas por Truman fue exagerada en más de 10 veces, mientras que el número de civiles muertos supera con creces los 200.000).

De hecho, en la vida real, estos dilemas son infrecuentes. En general, hay más de dos opciones y también más incertidumbres sobre las consecuencias de nuestras decisiones. Dicho esto, pueden ocurrir dilemas morales similares a los dilemas del tranvía.

El 25 de julio de 1884, el capitán Tom Dudley apuñaló, mató y comió a uno de sus subordinados, pero fue sentenciado a solo seis meses de prisión. ¿Por qué? La víctima era un marinero inexperto de 17 años llamado Richard Parker. Su yate, el Mignonette, se hundió cerca de Cabo de Buena Esperanza el 5 de julio, y la tripulación acabó en un bote salvavidas. Al cabo de un tiempo, el joven Parker había caído en coma, y hubiera muerto por falta de agua y comida. Dudley decidió matarlo alrededor del 24 de julio para que los otros tres pudieran comerlo, lo que les salvó la vida. Fueron encontrados en el mar el 29 de julio. Su sentencia original fue la sentencia de muerte por asesinato, que el Secretario de Estado redujo a 6 meses de prisión (el tribunal rechazó la defensa del "asesinato por necesidad" que fue respaldado por la opinión pública). ¿Era tal asesinato moralmente justificable, teniendo en cuenta que Richard Parker habría muerto de todos modos?

En 2000, una mujer llamada Rita Attard de Malta tuvo dos gemelos siameses. Los doctores dijeron que los gemelos morirían a menos que se realizara una cirugía, pero la cirugía mataría a uno de los gemelos. Los padres rechazaron la cirugía, pero una sentencia judicial la impuso. La cirugía se llevó a cabo y, como era de esperar, la muerte de uno de los gemelos permitió que el otro viviera una vida normal. ¿Fue una decisión moralmente aceptable?

Después del huracán Katrina, que arrasó Nueva Orleans en 2005, los miembros de la Guardia Nacional de Estados Unidos relataban que a veces tenían que escoger entre salvar a una familia de dos refugiados en un tejado de la casa y una familia seis en el techo vecino.

En el mismo sentido, ¿podría la tortura de un criminal o un terrorista ser aceptable si salva vidas? Tomemos, por ejemplo, la eliminación de Magnus Gäfgen, que secuestró a un niño de 11 años, a cambio de un rescate, todo ocurrió en Alemania en 2002. La policía interceptó al recoger el rescate y que, en la creencia el niño estaba en peligro, la policía amenazó a Gäfgen con la tortura si se negaba a revelar dónde estaba el niño. Este último cedió, pero desafortunadamente el niño ya estaba muerto. Este caso provocó un debate sobre la legalidad del uso de la policía de la amenaza de tortura. ¿Era justificable si hubiera podido salvar la vida de un niño inocente de 11 años?

Conclusión


Cuando Philippa Foot introdujo el dilema del tranvía, fue para intervenir en un debate sobre el aborto: ¿podemos eliminar una vida humana en la etapa del feto simplemente porque conviene a la madre y al niño? Considera el ejemplo del violinista propuesto por Thomson en su artículo "una defensa del aborto".

Te despiertas una mañana en una cama de hospital junto a un famoso violinista inconsciente. Éste tiene una insuficiencia renal que podría ser fatal. Por lo tanto, sus riñones se han conectado a los tuyos sin tu conocimiento, lo que hace que tus riñones traten tu sangre además de la suya. Tardará 9 meses en sanar, después de lo cual podrás desenchufarlo. Si lo desconectas prematuramente de tu cuerpo, morirá en minutos. ¿Serías penalmente responsable de su muerte? Diría que no, que es la enfermedad la que matará a este violinista, no a mí. Lo que Thomson insinúa es que en el caso de un aborto, la muerte del feto es el resultado de una "interrupción del servicio" en el lado de la madre cuando esta última es extraída del útero. Durante el aborto, la muerte del bebé no es el resultado de un acto directo de la madre.

Dicho esto, la otra aplicación de este dilema ético se refiere a la legitimidad del intervencionismo estatal. ¿Tiene el gobierno la legitimidad para violar los derechos de propiedad privada en pos del bienestar colectivo de la sociedad? En otras palabras, ¿puede el gobierno operar moralmente la palanca o empujar al hombre gordo para maximizar las ganancias y minimizar la pérdida de la comunidad? ¿Tiene derecho a usar la fuerza para disminuir el bienestar de un individuo en contra de su voluntad a fin de aumentar el bienestar total de la sociedad?

Si respondes que no a estas preguntas (que es mi caso), ¿eso significa que no estarás involucrado en los dilemas del tranvía y dejarás a las cinco personas muertas?


Mi manera de resolver los dilemas del tranvía es ponerme en el lugar del pobre tipo que debe morir para salvar a las cinco personas. ¿Estoy dispuesto a sacrificar mi vida para salvar a cinco desconocidos? Mi respuesta es no: mi vida tiene más valor para mí que cinco vidas de extraños. Por lo tanto, no me siento autorizado a imponer a otro un sacrificio que ni siquiera yo mismo estaría dispuesto a hacer. Además, en el caso del "hombre gordo", si este último realmente quisiera sacrificarse para convertirse en un héroe, tendría la oportunidad de hacerlo por su propia voluntad. No creo tener la legitimidad para obligarlo a hacerlo. ¿Jeremy Bentham lo habría hecho sin vacilar para salvar cinco vidas? Tal vez, pero podemos dudarlo...

Por otro lado, en el caso del pelotón de fusilamiento mencionado anteriormente, con mucho gusto dispararía contra una persona al azar para salvar a 19, porque si fuera uno de esos 20 prisioneros, me gustaría que el tirador matara a uno de nosotros para salvar a otros, porque una probabilidad del 5% de morir es inferior al 100% en el otro caso. Pero en ningún caso forzaría a una persona a morir para dar sus órganos. En esa misma línea, Harry Truman es un criminal de guerra y Tom Dudley un asesino.


8 de mayo de 2014

La filosofía de Bruce Lee en 10 frases

¿Quién fue en realidad Bruce Lee?


Probablemente fuera muchas cosas, pero ante todo fue uno de los mayores emprendedores de la historia, una leyenda y un visionario que cambió miles de años de cultura en las artes marciales y cuyas enseñanzas quedarán para siempre. 

Bruce Lee llevó una parte de la cultura oriental a occidente y su pasión le hizo enfrentarse a un imperio ancestral para demostrar que no todo estaba inventado en las artes marciales. Es más, incluso la forma de entender la lucha podía estar equivocada. Fue el Steve Jobs de las artes marciales, un perfeccionista del que se dice que para secuencias cinematográficas de 10 segundos, podía hacer diferentes tomas durante días hasta quedar satisfecho con el resultado.

La filosofía de Bruce Lee en 10 frases
La filosofía de Bruce Lee en 10 frases
Lee tuvo que enfrentarse a uno de los retos que la comunidad oriental le impuso. Debía enfrentarse a un gran luchador chino. Si era vencido por él, debería dejar de enseñar su arte marcial al mundo entero.

Aunque en la película "La vida de Bruce Lee", ese combate pareciera que estaba igualado, lo cierto es que en el verdadero combate, dicho por los que estuvieron presentes, fue una constante huida del luchador chino y una constante persecución de Bruce Lee por toda la habitación hasta cazarlo y hacer que se rindiera. Se dijo que Bruce Lee probablemente no pudiera volver a caminar y que ya no podría practicar artes marciales debido a una grave lesión, pero demostró cómo el auto-control mental y la fuerza de voluntad puede esquivar incluso un diagnóstico médico. No sólo volvió a practicar artes marciales, sino que fue incluso un mejor luchador. He aquí algunos de sus mejores pensamientos, frases o filosofía de vida que sin duda es aplicable a cualquier campo fuera de las artes marciales, incluido el campo de los negocios y mentalidad emprendedora, pues hasta iniciar un negocio es una constante lucha.

1. Solía decir Bruce Lee que muchas personas se centran tanto en la importancia de obtener un resultado favorable, que se olvidan de dar lo mejor de sí mismos para provocar ese resultado.

2. Elige ser...

CONTINUA EN:

13 de junio de 2012

Filosofía, adular y lentejas

Diógenes
Diógenes
Estaba el filósofo Diógenes cenando lentejas cuando le vio el filósofo Aristipo, que vivía confortablemente a base de adular al rey.

Y le dijo Aristipo:
"Si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas".

A lo que replicó Diógenes:
"Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey".

Tony de Mello

29 de diciembre de 2011

El emperador sabio y filósofo


Marco Aurelio Antonino Augusto, apodado "El Sabio", nacido en Roma, fue emperador del Imperio romano desde el año 161 hasta el año de su muerte en 180. Fue el último de los llamados Cinco Buenos Emperadores, tercero de los emperadores Hispanos y es considerado como una de las figuras más representativas de la filosofía estoica

Marco Aurelio,
el emperador sabio y filósofo
-No realices ningún acto al azar, ni de otra manera que de acuerdo con un principio que perfeccione el arte. 

-La muerte, como el nacimiento, es un misterio de la naturaleza, una combinación de los mismos elementos y una disolución de los mismos, y, en general, nadie debe avergonzarse de ello, pues no va contra lo característico del ser inteligente ni contra la razón de su constitución. 

-Suprime la opinión: la posibilidad de sufrir daño queda suprimida. Suprime la posibilidad de sufrir daño: el daño queda suprimido. 

-¿Has visto aquello? Mira también esto. No te perturbes. Hazte sencillo. ¿Comete un error alguien? Para sí mismo comete el error. ¿Te ha acontecido algo? Bien: de la naturaleza universal, desde el principio se fallo tu destino, y se te tramo todo tu acontecer, y total, breve es la vida. Hay que aprovechar el presente de manera razonable, y con justicia. Sé sobrio de dejarte ir. 

-Eres un alma que sostiene un cadáver. 

-Júzgate digno de toda palabra y obra acorde con la naturaleza, y no te eches para atrás aunque acarreen la critica o las hablillas de algunos, sino que si esta bien haberlo hecho o dicho no te consideres indigno. 

-No te disgustes, ni abandones, ni te desanimes, si no te es posible realizar siempre cada cosa a tenor con rectos principios, sino que cuando fracases vuelve de nuevo y conténtate si la mayor parte de tus acciones son más dignas de un hombre.
CONTINUA EN:

23 de diciembre de 2011

Pensamientos sobre la sabiduría y los sabios

El tratado Disciplina clericalis es una de las colecciones de relatos moralizantes medievales mas importantes. Los relatos están diseñados para entretener, instruir y orientar la vida.



Pensamientos sobre la sabiduría y los sabios
Pensamientos sobre la sabiduría y los sabios


Incluyen proverbios, versos, fábulas y anécdotas tomadas de las tradiciones judías, árabes y de los clásicos griegos. 


El texto fue muy conocido en toda la Edad Media y traducido desde su versión original latina al francés, gascón, italiano, castellano e inglés, llegando su influencia hasta la lejana Islandia. Sobrevive hoy en 76 manuscritos latinos medievales

Pensamientos sobre la sabiduría y los sabios
Pensamientos sobre
la sabiduría y los sabios
Otro filósofo: hijo, es trabajoso subir a las viviendas elevadas, pero es fácil descender de ellas.

Otro filósofo: la enemistad de un sabio es preferible a la amistad de un loco.

Otro filósofo: no hagas gran caso a la amistad de un tonto, pues ella no dura.

Otro filósofo: es mejor la compañía de un hombre simple educado en medio de sabios, que la de un sabio educado entre aduladores.

Otro filósofo: para el sabio es más dulce una vida ruda en medio de sabios que una vida dulce en medio de tontos.

Otro filósofo: hay dos clases de sabiduría, una innata, la otra adquirida: ninguna de las dos puede sobrevivir sin la otra.

Otro: no le reconozcas a los tontos que ellos conocen la sabiduría, pues sería para ellos un insulto; y no se la niegues a los sabios, pues les sacarías lo que les pertenece.

Otro: los dones de este mundo son diferentes: a algunos les ha sido dada la propiedad de las cosas, a otros la sabiduría.

Un hombre le dice a su hijo: ¿Qué preferirás que se te de, propiedad o sabiduría? Y el hijo: cada uno de las dos necesita a la otra.

Había una vez un poeta destacado, pero pobre, mendigando, quejándose siempre a los amigos de su pobreza, sobre la cual hasta había escrito versos, diciendo más o menos esto: Tú que repartes las porciones, explícame porqué la mía es insuficiente. Tú no debes ser acusado, pero dime: ¿a quién acusaré? Pues si mi constelación es dura para mi, está fuera de duda que eso me correspondía. Entre ella y yo, tú eres a la vez abogado y el juez. Me has dado la sabiduría pero no lo necesario. Dime entonces: qué hará la sabiduría sin lo necesario? Toma de vuelta una parte de la sabiduría y dame una parte de dinero. No dejes que me falte aquello cuya privación será para mí una vergüenza.
Pensamientos sobre la sabiduría y los sabios
Pensamientos sobre la sabiduría y los sabios

Un filósofo ha dicho: Hay tres maneras de necesitar a los otros: si tú has hecho el bien a alguien que lo necesitaba, serás en eso más grande que él; serás igual a aquél que no necesitaste; serás inferior a aquel que hayas necesitado.

Otro filósofo: La luz del alma es la sabiduría, pero las rentas son la luz del cuerpo.

Otro: La sabiduría le da vida a los cuerpos mortales por su resplandor, igual que la humedad de la lluvia hace verdecer la tierra árida.

Fuente:
Disciplina Clericalis, Pedro Alfonso de Huesca (1062 -1140)