27 de julio de 2007

La conciencia tenía un precio

En este ruin planeta todo tiene un precio. Ya escribió Quevedo que “Madre, yo al oro me humillo, / Él es mi amante y mi amado, / Pues de puro enamorado / Anda continuo amarillo. / Que pues doblón o sencillo / Hace todo cuanto quiero, / Poderoso caballero/ Es don Dinero.”

Pidiendo limosna. Todos sabemos que los gatos exageran...
La conciencia no escapa a esta regla. Lo censuramos en políticos, famosos y personas públicas, pero secretamente lo envidiamos y también estaríamos dispuestos a vendernos por un plato de lentejas. O a prostituir nuestra alma por dinero. De hecho, lo hacemos todos los días, porque si no nos pagaran ¿quién iría a trabajar?

¿Qué es una limosna o una propina sino comprar un poco nuestra conciencia? Llevado un poco mas lejos, ¿no es lo mismo lo que nos venden como caridad? ¿Y la solidaridad, cuando nos piden dinero? Haciendo una pequeña contribución, nuestra conciencia se anestesia. Es otra curiosa utilidad del ruin metal.

Como hace tiempo que hay quien ya reparó en este mecanismo mental, resulta que es un curioso negocio. Los Papas medievales que vendían bulas, los tiernos niñitos que piden por una buena causa, las puñeteras rifas de Navidad, las técnicas que usan los mendigos, todo es lo mismo: hacernos pagar por nuestra mala conciencia.

Ahora, a este truco le han dado una vuelta mas de tuerca. Por televisión, para variar. Te piden para ONG, s, para parar enfermedades y hambre en el Tercer Mundo y, en general, para las neuras y miedos de este Siglo XXI que empieza tan estúpido como acabó el anterior. Y al final, con tanto apelar a tu conciencia, acabas un poco jodido, pues aunque no estás para rascarte el bolsillo, tampoco te quedas indiferente ante tanta desgracia ajena.

Bueno, siempre se puede reeducar la conciencia. Piense que si sus dineros son escasos (que lo son, ya me dirá cuánto ahorra para imprevistos y para su vejez) bastante hace con sobrevivir y pagar sus impuestos como un ciudadano razonablemente normal. Estos impuestos deberían servir, entre otras cosas, para todas estas causas.

Ya advertía Huanchu Daoren (ver enlace): “cuando los que hacen obras de caridad las hacen sin sentimiento de autosatisfacción y sin pensamientos de recompensa, incluso una pequeña donación es grande. Cuando los que ayudan a los demás calculan su propio sacrificio y piden gratitud y recompensa, incluso una gran donación es pequeña. Si temes que la gente sepa que has hecho algo malo, hay algo bueno en lo malo. Si estás ansioso porque la gente sepa que has hecho algo bueno, entonces hay algo malo en lo bueno.”

Así que si alguien tiene alguna duda con su conciencia, observe que los que están podridos de dinero no tienen ningún problema con su conciencia y son los que de verdad deberían aportar dinero para todas esas causas, no Usted. Tal vez por eso ellos son ricos y Usted no.

Disfrute de sus muy merecidas vacaciones y no se deje engañar por su conciencia. Ni por la de otros.

19 comentarios:

  1. Lo que has escrito es muy cierto, creo que no hay acciones desinteresadas, por más que queramos fingir q si. Lo de Huanchu Daoren es buenísimo. Creo que yo al oro me humillo también, qué triste!

    ResponderEliminar
  2. gracias carlos por el enlace, te seguire leyendo!!

    ResponderEliminar
  3. Me ha parecido muy acertado el comentario acerca del trabajo como venta de algo nuestro. Me ha hecho acordarme de dos comentarios que oí cuando empecé a trabajar: una de mis compañeras decía "yo soy una mercenaria de la ciencia" y otro de mis compañeros respondía: "pues yo soy directamente una puta de la ciencia". Ahí queda eso... Feliz Agosto

    ResponderEliminar
  4. eyyy está muy bonito lo que escribiste.. realmente me gusto.

    ResponderEliminar
  5. Cuánta verdad amigo!!!
    Claro que ellos no tienen conciencia, de otra manera no se explica cómo pueden seguir haciendo tanto daño y como si nada...
    Espero vuelvas de visita a mi blog, es un placer para mí.
    Te dejo un cariño grande.

    ResponderEliminar
  6. wow hasta ahora entiendo por que soy pobre O_o la verdad es si es un negociazo eso de las limosnas y aportaciones por eso ya no colaboro..saludines

    ResponderEliminar
  7. Pues me parece un negocio dignísimo, digo el de los mendigos de cualquier estilo; ellos nos venden su servicio, y no es un servicio pequeño ese de un poco de autosatisfacción

    Otra cosa es que no estén (todavía) dados de alta en ningún registro de actividades económicas de esas

    Por lo demás, la verdadera forma de dar es desbordar, cuando tú mismo andas lleno de alegría... contagias al menos algo de esa alegría

    ResponderEliminar
  8. Gracias por la bienvenida. Cierto que el dinero es atractivo. Lo vano es que la sociedad ignora el origen de su valor y nuestra sociedad humana explotadora y expoliadora nos presenta solo su color. Pero a cambio de el y su manejo bursatil la pobreza abunda.

    ResponderEliminar
  9. Y lamentablemente en todo el mundo es así. Suele ocurrir que a pesar de que se reúna una buena cantidad de dinero para un fin solidario, muchos por ponerse el cartel de "contribuidores" terminan con los bolsillos llenos. ¿Hace cuantos años, ya siglos sigue sucediendo lo mismo?… es algo que no cambiara, y la conciencia…el poder doblega aquella conciencia de la que hablas.

    Muchos saludos...

    ResponderEliminar
  10. Esta muy interesante el post, la verdad es que es cierto todo lo que mencionas.

    Aunque nos sea dificil admitirlo, todas nuestras acciones estan encaminadas a algo, nadie hace algo por nada.

    Gracias por la visita a mi blog.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  11. Si tu supieras cuantas instituciones son capaces de "ayudar"..pero a si mismos..porque en miles de ocasiones se les ha hallado culpables de malversación..
    En fin..este es el mundo que elegimos..
    Besos
    PAT

    ResponderEliminar
  12. Oye, Carlos, menudos artículazos que escribes. Me he enganchado totalmente.

    Llegué aquí porq escribiste un comentario el otro día en mi blog sobre la "jungla de cristal 4" y "El Arte de la Guerra". ¿Cómo llegaste hasta esa página? ^_^

    Un saludete.

    ResponderEliminar
  13. Carlos, tu blog es muy bueno, un saludo !!

    ResponderEliminar
  14. Gracias por visitar mi blog Carlos.
    Muy bueno el tuyo, espectacular esta nota...
    Si esperamos que los ricos tengan conciencia, ya no habría ricos.
    Pero creo que el ayudar es bueno, siempre y cuando uno lo sienta, yo jamás di limosna en una iglesia.Ayudo a quien deseo.Pero si reconozco que el oro me puede! :o)..y no me siento mal por eso..no deseo ser rica. Si feliz..
    bsss te seguiré visitando.

    ResponderEliminar
  15. gracias por la visita y el enlace! muy acertado tu blog, me haz hecho pensar en el dinero... de una forma diferente! saludos

    ResponderEliminar
  16. quiero felisitarlo por el articulo que escrivio con tanta realidad. me gustaria tener conversaciones con gente con sus pensamiento.soy argentino. mi mail es alan_videla@hotmail.com

    ResponderEliminar
  17. hey gracias por el consejo... aunque tendré que esperar a que termine "el mundo de sofía" porque ya va empeza'o y no me gusta leer de a dos a la vez.

    y pues para saber sobre libros favoritos... mi gurú es:

    http://www.whatshouldireadnext.com/

    comprobadísimo... incluso algunos títulos en español salen con buenas recomendaciones.

    salud.

    ResponderEliminar
  18. Vivir en sociedad es humillarse a diario, al oro y al poder que siempre van de la mano. Si acaso tenemos conciencia, solo nos quedaría escoger de que manera queremos ser humillados.

    ResponderEliminar
  19. Gracias por tu comentario en mi web site. el enlace que me dejastes es de un gran interes para mi.
    Los pobres son pobres porque no les enseñaron a pensar como los ricos. Esta sociedad está generando una nueva clase de ricos. Ricos que no están ganando su riqueza con el esfuerzo de su propio trabajo. Hasta ahora uno se hacía rico teniendo empleados para él y este señor trabajaba con un sistema ganar-perder pero hoy en día el que no hace dinero es porque no le enseñaron cómo hacerlo. Hoy en día el sistema ganar-ganar está al alcance de todos. Está ahí delante pero mucha gente no lo ve.

    Videos de formación en riqueza:
    http://www.tengasupropionegocio.ws/videos/

    Después de verlos ya nunca volverás a ser el mismo.

    ResponderEliminar