Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

12 de noviembre de 2007

Manolo, y la supresión de las virtudes y los defectos

Últimamente mi amigo Manolo me sigue sorprendiendo. Coincido con él en que una virtud llevada a su extremo se convierte en un defecto, generalmente en su contrario. Que hay quien, de exagerar tanto sus cualidades consigue el efecto contrario y se llega a hacer aborrecer. Dice, y suele acertar, que el que presume de puritano suele ser un libidinoso; que el que dice odiar alguna conducta, seguramente es así pero no se atreve, y así hasta el infinito. Nada es lo que parece, y menos en las personas, vaya novedad. También mantiene que las virtudes son muy peligrosas, ya que se hacen visibles al resto del mundo, suelen atraer envidias y éstas no aportan nada bueno. Opina que las personas nos odian más por lo bueno que parecemos ser más que por nuestros defectos, de los que hacen mofa y burla.

Él prefiere ir por la vida sin defectos y sin virtudes, porque dice que el que unas se tornen en otras es mas fácil de lo que pensamos y que ocurre muy a menudo. Aunque reconoce que alejarse de virtudes y defectos es muy difícil y por lo menos lo que él intenta es acercarse a ese estado, que siente como cercano a la perfección, o a algo así, si es que le he entendido bien. Y que viviendo de esta manera y practicando esta conducta le está yendo bastante bien en la vida, que nadie se fija en él y así evita muchos disgustos. Tal vez sea taoísta a su manera, por que según esta filosofía, si te implicas poco con el mundo, éste también te implicará poco a ti, de lo que también habría mucho que hablar, aunque ahora no sea el momento.

Qué quieren que les diga, no va esto con mi carácter, pero a veces, no está de mas el actuar así. Pero sólo a veces, como táctica puntual y no como estrategia de vida. Aunque a él no le vaya mal (ni bien), y a muchos otros que de forma consciente o inconsciente lo practican.

En mi entender, creo que en general es bastante sano ocultar virtudes y defectos, pero de ahí a exterminarlos, no me acaba de convencer. No me gusta el color gris ni la temperatura tibia.

13 comentarios:

  1. Ya lo decía Aristóteles; lo mejor es el camino de enmedio, o el justo medio, como él decía. Ni bueno ni malo, sino lo otro. Yo sí que coincido mucho con tu amigo Manolo, ya que a mí me va bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. En la vida, como en todo, no podemos deshacernos de aquello que no podemos controlar. Cosas como el tiempo, el ritmo cardíaco o el sistema hormonal van más allá de nuestras posibilidades y es que la física y la química nos envuelven y nos dominan.

    Como en todas las cosas, existe energía potencial y energía dinámica. Si vamos por la vida sin hacer nada esa energía ponteicla va aumentando, sumándose día tras día la energía potencial que no liberamos.

    El día que nos sucede algo que no podemos controlar, esa energía potencial se convierte en dinámica y cuanto más hayamos estado almacenando más fuerte será la reacción.

    Son cosas que no se pueden controlar.

    Las virtudes, hay que valorarlas desde el interior, ser conocedor único de tus virtudes y no convertirlas en un tríptico de tu yo, entre otras cosas porqué una virtud para tí puede ser un defecto para los demás.

    SithWolf

    ResponderEliminar
  3. Creo que Manolo está siendo algo radical en su postura. "Las mejores personas" siempre han sido aquellas con una combinación natural de virtudes y defectos. Nadie quiere a alguien perfecto, tal vez lo deseamos pero algún día conseguimos tenerlo seguro que terminaríamos odiando, pues nosostros mismos no lo somos. Nuestra búsqueda es más bien hacia alguien que complemente nuestra propia combinación y con esto nos haga sentir más humanos.

    ResponderEliminar
  4. ¿Será un defecto la vida de la cigarra? -Van Gogh- y ¿una virtud la hormiga? Como los albañiles de la Muralla China
    Dile a Manolo, que no se preocupe, que se ocupe en ser feliz. Y si no sabe como, que ayude a los que están cerca de él.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  5. Tu amigo Manolo va contranatura.Vamos,poco menos que se muestra como una figura cuasi pétrea,ingrávida,completamente ajena a la participación vital.La esencia es incontrolable;otra cosa es que tu colega sea más soso que el jamón de york.
    Sin implicación no hay vida,sólo vagar.

    ResponderEliminar
  6. Los microbios, no entendemos de defectos y virtudes, o parasitamos o simbiotamos, aunque a veces, la diferencia, está en el lugar donde lo hacemos y hacemos siempre lo mismo.
    ¡Sé un microbio my friend!

    ResponderEliminar
  7. "Él prefiere ir por la vida sin defectos y sin virtudes"...o sea es una pegatina pa llevar en la solapa.
    Y no es lo mismo helarte el corazón que llevá el arte en el corasón.
    Bezos por muy interezante.

    ResponderEliminar
  8. No será lo más prudente y normal,
    mostrarse natural,? con defectos y virtudes,??
    Porque ocultar nada,si al fin y alcabo, somos quién somos.
    Encantado de conocer tu blog.
    Saldos cordiales.

    ResponderEliminar
  9. estoy contigo. esa filosofía es como encerrarse en una burbuja perdiéndote tanto las buenas experiencias como las malas. una cosa he aprendido y es que hay que asumir las virtudes y defectos con naturalidad, sin avergonzarse ni enorgullecerse, pero sobretodo y como bien dices, sin ocultarlos.
    un saludo!

    ResponderEliminar
  10. es un enigma.. actuar sin virtudes y defectos es una virtud o un defecto? porque si estas haciendo algo correctamente y constante es una virtud.. pero y si hacerlo es un defecto?
    Yo mejor me ocupo de vivir y los defectos y virtudes se las dejo a los demás para que hagan su catálogo de personas como gusten...

    ResponderEliminar
  11. Mi padre siempre ha dicho que lo más difícil para sus amigos ha sido que le perdonen sus virtudes.

    Por cierto que él no las esconde. Al contrario. Sobretodo ha dado todo de sí en la vida.

    Y ha contribuido... y trascendido.

    ResponderEliminar
  12. La ausencia es defecto. Como es lógico, el anular algo completamente no es el término medio.
    Alguien por ahí arriba a nombrado a Aristóteles. El estagirita enunciaba que lo ideal era el equilibrio, buscado en cada virtud, para llegar al todo.
    Demasiado es vicio y ausencia es eso: defecto.
    Veo más a Manolo intentando ser un nihilista, pero tampoco lo ha entendido bien.
    Simplemente tiene un morro que se lo pisa: no hay virtudes, no hay defectos; no hay responsabilidades.
    Besotes. (Incluso para Manolo).

    ResponderEliminar
  13. Totalmente de acuerdo con Doncel, somos quien somos y si estamos contentos de ser así... por qué ocultarnos o disimular???

    ResponderEliminar