Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

13 de diciembre de 2007

Todos a la cárcel

De vez en cuando releo la Constitución, sobre todo la parte que trata de de Derechos y Deberes (que también tenemos deberes). Al compararla con la realidad me invade una sensación de risa amarga y de pena. Parece que tenemos derechos, pero, y es sólo una vaga sensación en las tripas, me da a mi que los derechos y deberes que disfrutamos sólo se asemejan a un sucedáneo. No sabría demostrarlo, pero lo siento así. Por cierto, ¿cuánto hace que no lee Usted la Constitución? ¿Sabría citar cinco derechos que como ciudadano Usted tiene recogidos en la Carta Magna? Tal vez se asombre del resultado de la pregunta. A lo mejor es que nadie ha puesto interés en que Usted la lea y menos en que medite sobre ella, pero ya sabe que el que esto escribe suele ser muy mal pensado.

Por otra parte, de unos diez años a esta parte, sin prisa ni pausa, poco a poco, da igual que el gobierno sea de izquierdas o derechas, en España están apareciendo unas leyes muy curiosas. Ignoro si está ocurriendo lo mismo en otros países, aunque me temo que si. Cada vez es más fácil que cualquiera de nosotros pueda dar con sus huesos en la cárcel. La última medida es contra los conductores: conducción temeraria o dosis bastante escasas de alcohol son consideradas delito. Y no me queda muy clara dónde está la línea que separa el meter en la trena al joputa que conduce borracho a 200 Km./h y el que se haya tomado tres cervezas y por muy poco dé positivo en el control de alcoholemia, que también puede ir al trullo. Y ha habido más casos en otras leyes: niños que denuncian a sus padres por un cachete con resultado de prisión preventiva y desatinos semejantes. ¿Estas leyes son desatinos, casualidad, incompetencia, mala leche? ¿Una terrible conspiración de una orden oculta como las que están de moda en tantas novelas? Si sumamos cómo se hacen las leyes (Poder Legislativo) a cómo se aplican (Poder Judicial) con la multitud de casos que todos conocemos, pues la verdad, está el patio para andar por lo memos mosqueado. No vamos a caber en las prisiones, vamos a parecer EEUU o el Gulag soviético, cubano, norcoreano o chino.

Añada Usted a esta lista la infinidad de cámaras de video que nos vigilan, incluida la que tal Usted lleve en su bolsillo (tfno. móvil con vídeo), el control sobre Internet, etc. y la paranoia está servida. Claro está que todo este control es por nuestro bien y nuestra seguridad. Curiosamente, todo este montaje lo reclama la ciudadanía. Mi única duda es si nos dirigimos hacia “Un mundo feliz” de la novela de Huxley o hacia el “gran hermano” de Orwell en su novela 1984. Tal vez hacia las dos. Por cierto, si no las ha leído, le recomiendo su lectura, son dos clásicos visionarios y acojonan bastante viendo sus aciertos en su futuro que es nuestro presente.

Mientras tanto, cuando el azar ponga cerca de Usted a algún personaje poderoso metiendo la pata, si su teléfono lo permite, puede grabarlo y colgarlo en Internet para escarnio público. Si es que se atreve…

8 comentarios:

  1. Pienso que mientras los ciudadanos sigan actuando con menos sentido común cada año que pasa, las leyes tendrán que seguir modificándose para salvaguardar la seguridad de todos, si eso significa un poco de pérdida en nuestra privacidad pues no lo veo tan mal. La privacidad dentro de pocas décadas será un lujo que no todos estaremos en derecho de tener, aunque espero que todo siga girando en torno a lo consagrado en la constitución y a las libertades y garantías que expone.

    ResponderEliminar
  2. En México, las leyes se utilizan todavía a discreción. Por lo que primero tenemos la asignatura de garantizar que se hagan respetar primero y que se castigue a quien las viole.

    Aún así, la exposición pública existe. En llamadas telefónicas grabadas y vídeos, con mayor rating si son personajes públicos. Por supuesto que sirven (¿se utilizan?) como pan y circo. Pues al final, ningún político ha recibido un castigo ejemplar.

    Los ciudadanos somos víctimas del poder ejecutivo y del judicial. No tanto del legislativo. Pero ya llegaremos. Seguro.

    Rafael Frias

    ResponderEliminar
  3. Hace poco incluí en uno de mis libros la Carta de Derechos Humanos escrita por la ONU tras finalizar la II Guerra Mundial. Me pasó algo parecido a lo que tú comentas con la Constitución. No sabía si echarme a reir o a llorar. Una vergüenza, vamos. Y todavía algunos creen que nos protegen y nos cuidan.
    Vivimos bajo la ley del más fuerte, el más rico, el más caradura, el más fanático,...
    Una pena, pero así creo que es; no por nada llamo a mi blog Existir es Resistir.
    Un abrazo y paz para las personas de buena voluntad.

    ResponderEliminar
  4. Hay quien cree que organizaciones secretas gobiernan el mundo, la Trilateral y cosas así. Y como todo, no están exentos de una cierta razón. Razón que sostiene privilegios y leyes comunes aunque cada vez hay mas privilegios y son menos accesibles las leyes comunes. La Constitución, las leyes orgánicas, las leyes ordnarias, los reales decretos, la órdenes, las resolucines, ... que dificultan el acceso a la Constitución, pero sostienen privilegios como las telefónicas, eléctricas, petroleras, bancos y cajas.
    No estás exento de razón, pero ¿cuantas veces hemos exigido y gritado? ¡NO HAY DERECHO a que una cosa así suceda! Y la razón y elabora procedimientos imparciales que aplicados por jueces aleccionados, lo dejan todo como estaba, en lesa humanidad.
    Decía il Gatopardo -de Lampedusa- "Es preciso que todo cambie, para que permanezca igual"
    ¡Saludos! y ¡feliz solisticio de invierno!

    ResponderEliminar
  5. Bueno, no quiero perder la oportunidad, para comentar, que cada día somos mas responsables. Si un operario, elimina un elemento de seguridad y ocurre lo que nadie quería, no es el empresario quien va a la cárcel, es el operario.
    Por lo tanto, hoy cualquiera puede ir a la cárcel. ¡Toda una experiencia!
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  6. Creo que mi opinion es un pedacito de lo que cada uno de vosotros habéis escrito. Solo nos queda desearnos suerte, ya no para este año que entraremos sino, para los restos.
    Felices Fiestas

    ResponderEliminar
  7. Carolus:
    Veo que la "Industria del Juicio" también goza de muy buena salud en su patria.
    Gracias por compartir su artículo con todos.

    ResponderEliminar
  8. Hola:

    He leído ambos libros y me parecen geniales. Espero que estas "distopías" que predicen no se conviertan nunca en realidad. Según leía Un mundo feliz me iba entrando más y más agobio. Pero, a pesar de ser pesimista, tiene frases que son muy buenas. Me quedo con estas:
    "Los impulsos coartados se derraman. La corriente que no es detenida por ningún obstáculo fluye suavemente".
    "Los sentimientos proliferan en el intervalo de tiempo entre el deseo y su consumación"
    "Las palabras pasan a través de todo. Las lees y te traspasan"

    ResponderEliminar