14 de abril de 2008

Ministerio de la Igualdad

Así, como lo oyen, como en la novela 1984, de George Orwell. En España, tras la constitución de un nuevo gobierno elegido democráticamente en las urnas por menos de la cuarta parte de la población de censo (como siempre), se ha creado un nuevo Ministerio de Igualdad. Para pasmo y asombro de la Humanidad y de las generaciones venideras. Con un par. Si Usted que me lee no es español, ¿tiene o ha tenido su país semejante ministerio?

Antes de que me tachen de cualquier ideología política, les diré que la mía no concuerda en casi nada con ninguna formación política española o extranjera. Vaya eso por delante, que siempre es bueno para evitar insultos y embestidas ajenas.

En la naturaleza no hay igualdad, en la variedad está la vida. No quiero ser igual a nadie, solo quiero ser único, no quiero clones propios. ¿Los quiere Usted, estimado lector?

Lo que me empieza a preocupar es qué carajo entenderán por igualdad estos tipos que están en el gobierno. Porque sobre este tema cada cual tiene su muy respetable opinión, y lo que pasa es que entre todas las opiniones, la que se va a ejecutar es la de este Ministerio. No sé si les he dicho que todo esto me preocupa, y mucho. ¿Me igualarán con un mendigo y así seremos todos más mendigos e iguales? ¿Con un travestido para ser todos travestidos? ¿Con un musulmán, así ya no hay Jihad? ¿Con Albert Einstein? Ya me dirán cómo van a multiplicar mi inteligencia. ¿Con un terrorista? ¿Con un abuelo centenario? ¿Con un bebé? ¿Con quien carajo me van a igualar, Sres. y Sras. del Gobierno?

Hitler ya hizo un intento de igualar: todos arios. Y ya conocemos el resultado. Por no seguir por Stalin, quien parodiado por George Orwell en otra novela - Rebelión en la Granja -, en boca de los cerdos del partido que gobernaba a todos los animales decía que todos somos iguales, pero los cerdos somos mas iguales que el resto. En Camboya, los jemeres rojos hicieron una igualdad que te cagas. Sobre todo en los cementerios.

En fin, Sra. o Srta. Ministra, que si a la igualdad que se refería era ante la ley, su ministerio sobra, muchas leyes nos amparan, tal vez tantas que no hay quien se aclare. Y si es en privilegios, puestos a ser iguales, me apunto a ser joven, guapo, guay y ministro como Usted. Sobre todo con su sueldo.

Como creo que por ahí no va a colar, por favor, no me iguale con otras vidas que no deseo, con la mía ya me voy acostumbrando, no me la cambie.

12 comentarios:

  1. Excelente post. Me arranco por tango. Cambalache:
    ¡todo es igual!
    ¡nada es mejor!
    lo mismo un burro
    que un gran profesor......
    Saludos
    Berto

    ResponderEliminar
  2. que hitler hizo un intento de igualar? que yo sepa igualdad no significa exterminar a todo el que sea diferente sino tratar por igual a cada dando igual sus diferencias, que es justo todo lo contrario. Me parece que confundes terminos...

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno Carolus.

    En términos económicos se utiliza el término equidad y aún así resulta indeseable y/o utópico.

    Acá en México, estos asuntos están relacionados con un populismo ramplón de la izquierda. Y el resultado que se busca, efectivamente, es disminuir la brecha entre ricos y pobres: que todos seamos igualmente pobres.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Estoy totalmente de acuerdo con usted. Toda la vida queriendo ser diferente y ahora por ley voy a ser igual. Manda...

    Estupideces dicen algunos.

    Saludo.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto que la igualdad no existe, salvo en la mente de algunos matemáticos. No existe la igualdad entre las hormigas del mismo hormiguero, aunque a nosotros nos lo parezca. Ni do semillas del mismo árbol sin iguales, aunque nos lo parezca.
    Ni si quiera el numero pi es el mismo para todos, para unos, 3.14 para otros 3.141596 y eso, nos iguala, lo que no quiere decir que seamos iguales.
    ¿es deseable la igualdad? o ¿es deseable que nos igualen? por el contrario de igual ¿es deseable que nos ordenen?
    La única igualdad ésta en las reglas del juego y tampoco.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  6. La única igualdad deberían ser las de las leyes para todos; que por cierto ya se supone que lo son desde hace mucho tiempo. Podrían crear un ministerio que se asegurase que los demás ministerios funcionen. Así nos iría mejor; claro que quién controla al controlador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Bueno esos dos libros que menciones son muy buenos ambos me los leí.

    Creo que si deseamos igualar a todos los seres humanos partimos de una premisa falsa, ya que somos seres únicos e individuales.

    Hitler y los otros lo que provocaron fueron genocidios con personas "diferentes" a ellos, jamás trataron de igualar nada, sino más bien de destruir todo lo que oponía a su locura.
    Saludos

    Nota: Por eso el fracaso de la ideología comunista que no reconoce, que todos los seres humanos son diferentes, y ni a la fuerza se pueden igualar, social, económicamente, política y religiosamente.

    ResponderEliminar
  8. Decía Aristóteles que el hombre se diferencia de las bestias, debido a su capacidad racional; pero cuando esta era descartada, se convertía en el peor de los animales... Creo que es lo que esta sucediendo. Aquí en Argentina no llegamos a ese extremo, de crear una institución semejante, pero querido amigo vamos hacia ello. Paradójicamente, son los mandatarios de centroizquierda (una especie de hermafroditismo político) los que pretenden igualar a todos los hombres. Ellos lo hacen en nombre de las leyes. Hitler lo hizo por el bien de la raza "aria". El genocidio de la desigualdad natural puede ser uno de los últimos capítulos de esta alocada aventura de los que propugnan un asqueroso pensamiento único.

    Hay verdades y falsedades. Es natural. Pero lo peor es caer en la tercer categoría...la de las ridiculeces...

    Un gran saludo desde Argentina
    Muy buen blog

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo, Carolus. Cuando se empieza a imponer la "igualdad" mal vamos porque, como usted ha dicho, la definición de "igualdad" es variable con el tiempo y depende del sujeto que la enuncia (unos somos mas iguales que otros y demás). Espero seguirle leyendo.

    ResponderEliminar
  10. Carolus, hágame el favor de pasarse por mi blog, hay algo para usted.

    Saludo.

    ResponderEliminar
  11. Realmente, la igualdad no existe, nunca ha existido en el mundo animal con las normas de la naturaleza. Que yo sepa no tenemos todos los mismos genes y unos son más débiles que otros. Sin caer en teorias nazis ( la naturaleza lo es y mucho) no creo que sea recomendable igualarnos a todos por igual. A parte me parece que este tipo de politica es un poco hipócrita, si abogo por la defensa de los más debiles, los que no pueden valerse por si mismos; pero no poner a todo el mundo en un mismo plano social en una sociedad donde disponemos de las herramientas para ascender en dicha escala social.
    Es hipócrita por la sencilla razon de que ni tu ( querido estratega) ni yo ( Lexatin05) somos ministros, quizá pudiesemos ser ministros pero por lo menos yo no dispongo de la preparaciòn (algo muy relativo) necesaria para serlo, tampoco soy presidente de una gran multinacional, ni soy (afortunadamente) un deshecho social que busca 5 € para un poco de coca.
    Si quieren igualdad que empiecen por los sueldos, por las condiciones económicas, por la vivienda y por la sanidad.

    ResponderEliminar
  12. Hola Carolus, gracias por tu huella en mi rinconcito.

    Y de esto nadie se olvidará, al menos en los próximos años, ¡¡¿¡¿verdad MIEMBROS Y MIEMBRAS!?!??
    ;)

    ResponderEliminar