14 de mayo de 2008

Sin buen rollito


Hace unos días me escribió un señor de un país donde la violencia y otras aberraciones muy humanas están a la orden del día. En el encabezamiento del mensaje escribía la palabra “ayuda” hasta donde el programa de correo se lo permitía. Simplemente pedía consejo porque su trabajo de profesor le hacía convivir a diario con violencia, incesto, drogas, prostitución infantil y otras lindezas que el ser humano ha hecho en toda su historia y sigue haciendo ahora con ahínco y contumacia. Se estaba yendo abajo, no había más que leer entre líneas. No aguantaba más. No me gusta aconsejar, pero a una persona que se mete en estos berenjenales, por lo menos intento echarle una mano. Ya le he dado mi opinión, que en grandes rasgos es que una cosa es tener un trabajo y otra trabajar en el infierno. No creo que le pagaran por cambiar el mundo. Además, hasta ahora, al mundo no lo ha cambiado nadie, sigue tan cabrón como siempre. Nadie nos ha salvado de nosotros mismos. Ni Buda, ni Cristo ni Henry Ford, ni Einstein, dense una vuelta por el barrio mas tirado de su ciudad y ya me contarán. O se lo explican a los misioneros que se pasan de vueltas y al final solo creen, como mucho, en el concepto de servir a la Humanidad. O a las últimas victimas del terrorismo en España. O a ti, cuando la vida te monta una tragedia por sorpresa.

Tengo una lista de correo de 2500 personas sobre Estrategia y Mente en http://es.groups.yahoo.com/group/estrategiaymente/ que muchas personas usan para intentar poner sus pensamientos de “buen rollito” y sus presentaciones “power point” en la misma línea, tipo Pablo Conejo (Coelho, en portugués). Aproveché para que, protegida su identidad por el anonimato, se contestara sobre el mensaje de esta persona. A día de la fecha sólo uno ha dado su opinión.

De lo que se deduce lo siguiente: mientras todo va bien, somos todos muy buena gente en plan buen rollito y demás tonterías. Hasta que la puta realidad, que a veces está mas cerca de lo que creemos, te da una buena ración de “esto es lo que hay”. Y entonces no valen para nada ni esos angelitos pastelones que inundan los blogs, ni las meditaciones del tal Pablo Conejo, ni "Jesús te ama", ni sonríe que el Universo te ayuda. Y si alguno dice otra cosa, o miente como un cabrón (o cabrona, por aquello de la igualdad) o es que no se entera.

Le deseo que no se vea en una de esas. Aunque una vez recuperado, se da uno cuenta que a veces se ha aprendido algo de esta puta vida.

8 comentarios:

  1. no entendi lo del buen rollito, aunque si lo otro... la vida de muchas vueltas, y cada uno nos toca lo ke necesitamos aprender... yo no creo en algo con nombre, pero si creo ke hay cosas mas alla, aveces no es necesario cambiar el mundo, pero cuando ayudas a alguien, aunque sea un solo alguien, es ayudar a mejorar un mundo...

    kizas el ke conocemos ahora tiene ke terminar por destruirse... kizas

    de todas maneras no me gusta el coformismo. pero tampoco me gusta la ficcion.

    en fin

    algo enredado jajaja

    cuidate

    ResponderEliminar
  2. No soporto a Pablo Conejo. Ni en papel. No puedo con él, ni con sus adoradores.

    A la hora de la verdad, las buenas palabras sirven de poco. Y a veces, incluso las malas sirven de poco. Pero lo que no mata, engorda. O cómo convencernos de que en lo malo, hay algo bueno.

    Beso.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo. Yo tambien odio al iluminado de Pablo Conejo. ¿Nadie ha pensado en montar un blog contra ese impresentable? Blog "anti-Pablo Coelho". Suena bien.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Sólo aprende el que quiere hacerlo y, a veces, sólo a veces, el que lo necesita.
    Se puede pensar lo que se quiera, por algo somos lo que pensamos, pero, ante todo, siempre se debe respetar lo que opinen los demás. Con cambiar de página es suficiente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Supongo que será verdad que ni Jesucristo, ni Buda,.... ni Paulo Coelho, podrán cambiar el mundo, pero me consta que sí que pueden cambiar a una persona, y eso me basta, sobretodo si esa persona soy yo.
    El manual del guerrero de la luz, de Paulo Coelho y El arte de la guerra, de Sun Tzu, hablan prácticamente de lo mismo, desde un punto de vista diferente.
    Yo he leído los dos y por eso puedo opinar.
    No hay mayor ignorancia que la de aquel que se burla de lo que desconoce.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Yo estoy un poco cansada de que las ratas se tiren por la borda cuando hay problemas.No aguanto a aquellos que se borran cuando las cosas van mal dadas.Tenemos que apoyarnos más,sino nos vemos abocados al caos y a la soledad más absoluta.

    ResponderEliminar
  7. Indudablemente vivmos una realidad muy artificial amortiguada por los medios de comunicación, la publicidad y el optimismo de quienes ( con sus grandes sueldos) nos gobiernan tranquilos sabedores de que a ellos no les toca mirar en la parte de atrás del Carrefour cuando dan las 22.00 mientras el resto está con el culo caliente en su casa viendo OT.

    ResponderEliminar
  8. Carolus Carolus jajjajaj hoy ya merio de lo que decis medio que te pareces a alguien q conozco pateando contra el mundo y bueno asi es la vida viejo que le vas a hacer,espero que esta vez si saques mi comentario porque ayer hice uno y nada!!! discriminación??? o estoy equivocada saludos lita

    ResponderEliminar