14 de noviembre de 2008

Paradojas, celulosa y girasoles


Desde hace unos meses me llegan mensajes electrónicos tanto particulares como del trabajo que tienen la coletilla “no imprimas este mensaje, así salvas los bosques” o “imprime bajo tu responsabilidad, etc.”.

A simple vista, queda muy ecológico. Pero si el mensaje en cuestión lleva anexo un documento de un huevo de páginas, no me hace mucha gracia leerlo en pantalla. Y además, eso que no imprimir y reciclar papel es cojonudo para el medio ambiente es muy discutible. Así que les voy a dar mis razones.

Me temo, aunque no tengo datos y no me fío de los que pueda encontrar, sólo me temo que el reciclaje de papel contamina sensiblemente más que el papel obtenido directamente de árboles. Así que a lo mejor estamos haciendo un pan de dos hostias.

Pero de lo que si estoy seguro es de otra cosa: en España, ahorrando papel estamos desforestando. ¿Extraño razonamiento? No tanto como ahora verá. Si Usted tiene un terreno del que obtiene dinero por talar árboles que vende a una papelera, estoy seguro que ya se encargará que las talas se realicen de forma inteligente y siempre haya masa forestal. Y todos ganamos. Si este particular no ve rentable la venta de madera, a lo mejor desaparecen lo chopos, pinos, o lo que sea y planta girasol. Con lo que hemos perdido unas hectáreas de bosque. Además hemos “ganado” otra cosa. Ahora mismo, en España, hay comarcas enteras que están dejando pudrir la cosecha de girasol. No se usa ni como biodiesel, porque es mas caro cosechar y transportar que el beneficio obtenido. Este girasol creció con toneladas de nitratos que contaminan lo suyo. ¿Cómo ocurre esto? La UE financia la cosecha, que este año decidió que fuera de girasol; el propietario del terreno siembra, abona, cobra y no cosecha. Viva la Unión Europea y su política agraria.

Así que cada vez que lea algo sobre ecologismo en un e-mail con buen rollito, dése una vuelta por el campo, y por favor, use su cabeza para algo mas que separar sus orejas. Nada es tan sencillo como parece. Si le ha gustado el artículo, por mi lo puede imprimir. Tal vez todo vaya mejor.

8 comentarios:

  1. Acertado.
    Lo de lo girasoles lo he visto con mis propios ojos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Aprovechando que tienes habilitación para comentarios te cuento:
    (No es que me esconda, pero quizá,en público, no comentaría nada tan " alegremente por respeto a la-mi empresa", que a mi el revelarme me la trae al pairo).
    De hecho te sigo y generalmente me callo.
    En los mail de la G. Civil, sale "el susodicho mensaje" aleatoriamente. Por supuesto, después de todo el rollo de ´este mensaje no constituye información de la Guardia Civil, siendo únicamente responsabilidad del remitente´.
    Y muchas veces pensé lo que tú has comentado, pero a un nivel más maruja. (Jomío, soy rubia...se siente)
    ¿Qué pasaría con los taladores de los bosques inhóspitos de Teruel, que viven de esto, si a todos nos da por ser "ecológicos"?
    En fin, que te sigo, y mis lectores también, que me lo han dicho varias veces.
    Somos simplones, nos reunimos para "largar" de bobadas, pero nos gusta leer la inteligencia en los demás.
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
  3. Tal vez pensarías un poco diferente si vieras cómo se han acabado los bosques en México y en América Latina.

    El consumo no garantiza una política adecuada de tala por parte de los productores. Menos en los países tercermundistas. Entiendo las incongruencias de ciertas políticas agrarias. También sucede por acá. Mucho.

    Uno de los problemas es que una tala ordenada y dentro de políticas es mucho más cara que la clandestina (obvio), ¿adivina en qué países se promueve la clandestina? ¿Y en qué países se consume más celulosa? Efectivamente.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Tiene Usted razón, "aguilagriega". Por eso escribí en el post: "EN ESPAÑA, ahorrando papel estamos desforestando." Y la pulpa de celulosa con el que en mi país se hace papel procede de España, así se ahorran el transporte. Conozco el problema de los bosques en Hispanoamérica. Pero creo que un alto porcentaje de la madera talada se destina a otros usos diferentes de fabricar papel (muebles, etc.)

    Gracias por su comentario.

    ResponderEliminar
  5. Es evidente que el uso industrial del suelo genera una racionalización en su gestión. En Galcia se plantan miles de toneladas de Eucaliptos para la producción de papel, es la comunidad maderera por excelencia, y pesquera y agraria...en fin que somos la Pacha mama de España. El hecho es que se gestiona de forma coherente el suelo del que se dispone, salvando aquiellos indeseables que plantan fuego a los bosques de eucalipto para abaratar su venta a las papeleras.
    Otro hecho relevante es que esta actividad industrial-forestal ha transformado de por vida el paisaje autoctono de la comunidad ( ya no hay sitio para carballos, abedules, castaños...).
    Tampoco hay una actividad papelera importante en la comunidad y la unica que hay la quieren defenestrar (dicen que contamina) por lo tanto solo somos productores, y sufrimos las consecuencias.

    ResponderEliminar
  6. No tenemos industria, no tenemos pesca, no tenemos agricultura, ¿que tenemos aparte de deudas?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. A mí me parece lamentable la estratagema a seguir.Detesto a la humanidad.Estoy cansada de tantos come cocos que hacen campañas a favor e la salvación del planeta y luego por detrás la van cagando a tuttiplen.

    ResponderEliminar
  8. Echaba yo de menos la cabeza que sirve para algo más que para mantener las orejas separadas...

    Creo que he vuelto para otra temporada.

    Beso.

    ResponderEliminar