Feliz Navidad. Como debe ser.


Ahora no se dice "Feliz Navidad". Parece que da corte decirlo en esta vieja piel de toro que aun se llama España (otra palabra que también da corte decir a mucha gente, tal vez a la misma). Esta mañana, un adolescente al que le he cedido el paso en una puerta, me ha deseado Feliz Navidad. Impresionante, me dije, hacía años que no lo oía. Así, como suena, años. En estas fechas, no oía "feliz navidad" ni de coña. Se oía felices fiestas, feliz año y hasta la última estupidez: feliz solsticio de invierno. Estos últimos no conocen la historia de Roma y por eso reiteran lo que es la Navidad = natividad = nacimiento = nace el Niño-Dios ó nace el "Sol invictus". ¡Que pedante puede ser uno si se lo propone! Pero las cosas fueron así, y los que desean lo del solsticio creo que aun son mas pedantes. Aunque eso es sólo una opinión.

Pero todo eso es lo de menos. Ya tengo cierta edad y he pasado navidades variopintas, algunas muy puñeteras por no decir jodidas. Me imagino que como Usted, si es que la vida le ha dado su ración de duras y maduras, cosa bastante probable. Hubo una época en que hasta las odié. Dejando a un lado lo que se celebra, que es el nacimiento de Jesus, en el que Usted puede o no creer con diferente intensidad, todos reaccionamos a estas fiestas de formas variopintas. Por mi parte, sólo con ver la cara de ilusión de un niño, me doy por muy satisfecho. Es la magia de la Navidad. La luz en las calles y la magia de los niños. Ya conozco, y Usted también, toda la historia de consumir como locos, las reuniones familiares que a veces son un infierno y todos los tópicos que aquí asociamos a estas fechas. Ya quisieran en otros paises poder quejarse de lo que aquí nos quejamos.

Aunque sólo sea por unas horas, recuerde la inocencia y la felicidad de cuando era un niño y disfrute de la Navidad, de sus regalos, del Belén, de la carta a los Reyes Magos. Haga memoria y déjese llevar. Y si no le vale, observe a los niños.

Creo que los años me están volviendo un blando, hace años yo no era así...

Le deseo que pase una feliz Navidad en paz.

Un mundo feliz



Me parece muy bien que en bachiller eliminen el latín y el estudio de los clásicos. Y me parece estupendo estudiar Alianza de Civilizaciones, y que cada vez haya más horas de fútbol, y las noticias sean una relación de sucesos truculentos. Me parece cojonudo que la peña no conozca ni a los presocráticos ni a los estoicos ni a Gracián ni a Kant ni a Schopenhauer y ni falta que les hace. Todos eran una pandilla de amargados que acabaron malamente y no conocieron la felicidad. ¿Qué digo? No conocieron lo que es ser FELIZ. Así, con mayúsculas.

Me parece muy bien que la caligrafía ya no tenga valor, y ke eskibamos + rpdo n SMS. Creo que es estupendo que los maestros (o como coño los llamen ahora) no impongan respeto y que haya “libertad” en las aulas, ya llevamos muchos siglos de opresión al alumno. Es muy buena idea que se reniegue de la Iglesia. Total, son todos una pandilla de carcas fanáticos. No me tengo por cristiano, pero pertenezco a esta cultura bimilenaria. Nadie podrá decir que en estos 2.000 años no la hayan cagado muy a menudo, pero es “nuestra cagada” que ha creado una música fuera de serie, que ha propiciado un arte sacro irrepetible, y que ha auspiciado figuras místicas e intelectuales de la talla de Santo Tomás, San Agustín, Tomas Moro, Erasmo, San Juan de la Cruz y una lista algo mas larga de fanáticos embrutecidos por el opio del pueblo. Me parece muy bien que mandemos a hacer puñetas a nuestra cultura pues está algo obsoleta.

Hace tiempos vi una pintada en la Universidad que decía “libros pa ke, bebe la bida”. Joder, pues tienen razón. ¿Conoce a algún lector compulsivo que sea feliz? ¿Y algún sabio que lo sea? Ahora viene la pregunta buena y preocupante: ¿conoce algún mediocre que no sea feliz?

Beba la vida, no lea, no piense, vea la TV a piñón fijo, aprenda de memoria los culebrones, la liga de futbol, el último suceso truculento, créase las consignas del partido político de turno. No salga del calor del rebaño. Total, pensar no da la felicidad.

Queridos lectores, UN MUNDO FELIZ, un nuevo mundo les espera mas allá del horizonte. Que lo disfruten, y ya me contarán. No me tengo por sabio, soy razonablemente feliz; y si alguien, en nombre de este nuevo mundo feliz, intenta quemar mis libros, mi música clásica y rebobinarme la mente, que sepa que venderé cara mi mente. Pero que muy cara, sé cosas que vosotros no habeis estudiado en los clásicos, y éstos eran muy listos...

Que sean felices a su manera.


Puede descargar el libro UN MUNDO FELIZ, de Aldous Huxley, en http://librosintinta.blogspot.com/2008/08/descargar-un-mundo-feliz.html