12 de abril de 2009

Presidente de esta nuestra comunidad


En España ha habido un reajuste de ministros y ministras y demás fauna. No creo que notemos gran cosa, por lo menos a mejor. Como desde hace ya mucho tiempo, tal vez demasiado. Para los malpensados que creían que criticaba sólo a este gobierno, me refería a siglos de historia, pues ya en el Cantar del Mío Cid decía con gran criterio “que gran vassallo si oviesse buen senor”. Esa es la misma Historia de España de siempre, y me temo que la de muchas otras grandes y no tan grandes naciones.

En fin, que es lo que hay. Pero estoy muy mosqueado con ZP. Tanto como lo estuve con Aznar. No acabo de entender por que no han puesto de ministro de cualquier cosa a alguien muy válido. Me refiero a mí. O a Usted, o a su prima la del pueblo. Por lo menos nos llevaríamos un pedazo de sueldo y una gran jubilación. Y seguro que lo hacíamos tan bien (o tan mal) como los recién nombrados.

Como en mi escalera, que el presidente de "esta nuestra comunidad" se nombra a turno entre los vecinos, y nadie nota si el que lo ejerce es mejor o peor.

Solicito un referéndum para que el presidente de gobierno, los ministros, senadores, diputados, alcaldes y demás cargos y carguillos políticos se nombren por turno o de forma aleatoria entre todos los censados y sin antecedentes penales. Y con el mismo pedazo de sueldo y prebendas.

Lo digo en serio. ¿Me apoyaría con la propuesta? Tal vez le pueda tocar a Usted algún chollo… Ellos, los políticos profesionales, son capaces de cualquier cosa para conseguirlo, así que no debe estar mal.



2 comentarios:

  1. No está mal tu propuesta, y en los momentos que vivo me vendría de perlas una nómina del tamaño que se gastan los ministros, jeje...

    He recibido en mi blog tu link, y he leído con agrado el extracto de tu libro "El arte de la ventaja".

    Desde el principio ha acaparado mi atención porque tenía la sensación en todo momento de estar hablando con una especie de personal trainning, de la personalidad claro, que me hablaba de forma directa y concisa, y con cada párrafo venían a mi mente ejemplos de momentos que he vivido y a los que podría aplicar pefectamente las directrices que expones.De hecho,al acabar lo primero que he pensado ha sido "por fin un libro de autoayuda que no te da el coñazo", con perdón de la palabra.

    Puede que en un futuro lo adquiera, aunque no se trate de mi género favorito, pero por simple curiosidad, podría estar bien.

    Saludos del ingeniero en paro.

    ResponderEliminar