Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

12 de julio de 2009

Amor propio mas allá de la muerte


“Su cuerpo dejará, no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.”

Así acaba un soneto de nuestro genial Quevedo. Naturalmente, se refería a su amada.

Cada vez que se muere un conocido, con todas las personas que menciono el tema, sin excepción dicen: “cuando me muera, quiero que con mi cuerpo…”. No falla. Digo yo que cuando mueres, en el caso que haya alma, ésta se separa del cuerpo. El alma desaparece o va a otros mundos y el cuerpo se queda en este mundo. Se recicla y queda en el planeta (o en el sistema solar, por ahora) Así que, si no estás aquí para ver que sucede con el envase de tu alma, creo que es indiferente. Entiendo al que dona su cuerpo para trasplantes o para la ciencia. Y entiendo al que quiera ser enterrado o incinerado, comido por los buitres, lanzado a un río, convertido en hamburguesas o como decía un pasado de vueltas, convertido en supositorios para seguir dando por el culo. Tanto los entiendo que no los entiendo. “Polvo serán, mas polvo enamorado… de si mismo, hasta después de la muerte” Una vez muertos, nuestro cuerpo no nos pertenece, es egoísmo mas allá de la vida lo que nos mueve a disponer de algo que ya no nos pertenece.

Me dirán que es un rito social lo que hacemos con los muertos. Cierto. También es otro rito el de las herencias. Ambos ritos muy lucrativos. Por supuesto que no es muy buena idea dejar cuerpos insepultos por todas partes y que hay que hacer algo por higiene. Y ya está.

Por mi parte, con mi cuerpo pueden hacer lo que quieran, eso si, cuando esté bien muerto. Hasta pueden hacer todas las cosas que he citado antes, incluido supositorios. No estaré aquí para verlo, ni quiero numeritos lacrimosos ante un organismo putrefacto, aunque eso también me da igual. Si les gusta, no se priven.

6 comentarios:

  1. Buenas noches Carolus,

    Me ha parecido de lo más interesante la lectura del articulo sobre el libro recomendado.
    Tu trabajo lo considero completo, yo intento simplemente publicar en mi blog artículos, ideas, noticias y biografías etc... sobre la seguridad en general estas invitado para publicar artículos relacionados con la temática del mismo.

    Ahora que conozco tu Blog y Web la añadiré a favoritos para seguimiento recibe un cordial saludo.

    www.elartedesaber.com

    Y ya sabes……………….”Aquila non capit muscas”

    Hace poco ley un libro que va muy en la línea de la temática que expones se llama las 33 estrategias de la guerra del autor Robert Greene te dejo con una síntesis del contenido del mismo.


    “Tanto los estrategas militares como los estrategas comerciales están de acuerdo en que si no somos capaces de enfrentarnos a los demás quedaremos relegados en cualquier momento. Esta es la razón por la que, para salir adelante en la vida, debemos conocer y aplicar la estrategia militar.

    El campo de batalla puede ser considerado una especie de metáfora de las vicisitudes que enfrentaremos en nuestra vida profesional. Así que es preciso dejar de pensar tácticamente y empezar a pensar estratégicamente.

    En este texto, el autor ofrece una lista completa de las mejores estrategias militares de todos los tiempos y muestra cómo aplicarlas a la vida cotidiana. Se incluye entre otros la guerra ofensiva, guerra defensiva y guerra sucia.”

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches, y gracias por la invitación.
    Espero que la temática de mi Blog sea de tu interés he seguido tu trabajo y me parecen muy acertados tus artículos.

    Añado a mis favoritos el Blog y la Web.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. En primer lugar decirte que los versos de Quevedo que has elegido para tu entrada pertenecen a uno de los sonetos de amor más intensos que se hayan escrito nunca en lengua castellana. "Cerrar podrá mis ojos..."
    En segundo lugar está el tema de qué hacer con los restos de uno cuando ya no sirvan ni para hacer caldo. Yo lo tengo muy claro: la incineración.
    Razones:
    1.- El entierro es más barato y así mis hijos -o quién sea- no tendrán que pagar un trozo de tierra en el cementerio ni se verán obligados a visitar mi tumba cada equis tiempo, etc.
    2.- Una vez incinerado, ya no podrá utilizar mi cuerpo nadie, ni los alumnos de medicina podrán rajarme con el bisturí ni tendré que comparecer ante el tribunal de Dios o el de Osiris para que me juzguen. Porque yo, si me juzgan, voy seguro derecho al infierno, por incrédulo y meterme con las religiones en general.
    3.- Es más limpio. Una vez que te queman ya no hueles a muerto ni te comen los gusanos. ¡Vaya final más guarro!
    Un saludo y perdona por lo escatológico y escabroso de mi comentario.

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy a favor de la donación de organos. De momento, he donado mi cerebro.

    ResponderEliminar
  5. Me ha parecido de lo más interesante la lectura del articulo sobre el libro recomendado.
    Tu trabajo lo considero completo, yo intento simplemente publicar en mi blog artículos, ideas, noticias y biografías etc... sobre la seguridad en general estas invitado para publicar artículos relacionados con la temática del mismo.

    Ahora que conozco tu Blog y Web la añadiré a favoritos para seguimiento recibe un cordial saludo.

    www.elartedesaber.com

    Y ya sabes……………….”Aquila non capit muscas”

    Hace poco ley un libro que va muy en la línea de la temática que expones se llama las 33 estrategias de la guerra del autor Robert Greene te dejo con una síntesis del contenido del mismo.


    “Tanto los estrategas militares como los estrategas comerciales están de acuerdo en que si no somos capaces de enfrentarnos a los demás quedaremos relegados en cualquier momento. Esta es la razón por la que, para salir adelante en la vida, debemos conocer y aplicar la estrategia militar.

    El campo de batalla puede ser considerado una especie de metáfora de las vicisitudes que enfrentaremos en nuestra vida profesional. Así que es preciso dejar de pensar tácticamente y empezar a pensar estratégicamente.

    En este texto, el autor ofrece una lista completa de las mejores estrategias militares de todos los tiempos y muestra cómo aplicarlas a la vida cotidiana. Se incluye entre otros la guerra ofensiva, guerra defensiva y guerra sucia.”

    ResponderEliminar
  6. Me ha parecido de lo más interesante la lectura del articulo sobre el libro recomendado.
    Tu trabajo lo considero completo, yo intento simplemente publicar en mi blog artículos, ideas, noticias y biografías etc... sobre la seguridad en general estas invitado para publicar artículos relacionados con la temática del mismo.

    ResponderEliminar