31 de marzo de 2012

Sor María Jesús de Ágreda, la monja que estaba en dos lugares a la vez


El polémico film "La Pasión de Cristo", dirigido por Mel Gibson, se ha basado en gran parte en la obra de Sor María de Ágreda, una escritora mística del siglo XVII cuya obra más famosa, "Mística Ciudad de Dios", dedica un amplio pasaje a las últimas horas de Jesús. 


La religiosa española, además, mantuvo durante más de veinte años una relación epistolar con Felipe IV, a quien daba asesoramiento espiritual.


Sor María Jesús de Ágreda y Felipe IV
Sor María Jesús de Ágreda y Felipe IV
Dentro de ese contradictorio y convulso mundo que fue la España de Felipe IV (1621-1665), en el que se entremezclaban los artistas de más glorioso renombre, como Velázquez o Zurbarán, con individuos de la más baja estofa, y en el que la religión y la guerra presidían toda tertulia, reunión o simple conversación, encontramos personajes que, aunque no destacaron en las letras o las artes, nos ayudan a conocer ese momento histórico porque sus trayectorias son fiel reflejo de la sociedad en que vivieron. Tal es el caso de María de Ágreda.

El hábito hizo a la monja 

Sor María Jesús de Ágreda predicando en Nuevo México sin salir del convento
Sor María Jesús de Ágreda predicando
en Nuevo México sin salir del convento
Hija de Francisco Coronel y Catalina de Arana, María nació en 1602 en la soriana villa de Ágreda. Su madre, mujer muy devota, había dado a luz a once hijos, de los que solo cuatro sobrevivieron. Esto reforzó su piedad hasta el límite de haber iniciado, cuando María era una niña, una serie de experiencias místicas que culminaron en el encargo divino de abandonar la vida seglar, junto a toda su familia, y consagrar su propia casa a la devoción. Convenció a su marido e hijos de que tomaran el hábito franciscano, mientras que ella y sus dos hijas decidieron profesar en el convento de la Concepción que habían erigido en su casa. En febrero de 1620 María Coronel pronunció los sagrados votos y se convirtió en sor María de Jesús. Desde entonces y hasta su muerte no conoció otro espacio que el delimitado por la clausura de su hogar. No obstante, no debemos imaginar a las religiosas de aquella época aisladas completamente en sus celdas. Además de que, en muchas ocasiones, la clausura era vulnerada por devotos y personas de confianza de la comunidad, algunas monjas mantenían una fluida correspondencia con el exterior, lo que les proporcionaba un conocimiento del mundo mucho mayor de lo que a primera vista pudiera parecer. Pero, al margen de este factor, una serie de elementos peculiares marcó desde muy pronto el nuevo cenobio de María de Ágreda.

CONTINUA EN:

5 comentarios:

  1. A lo largo de la historia, los monarcas absolutos se han rodeado siempre de "asesores" que les brindaran consejos y consuelo para sus problemas y desvelos. Un pecador como Felipe IV, que inundó España de bastardos, necesitaba alguien que le reconciliara con el poder divino. La monja le vino bien.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Cayetano, eran otros tiempos y la religión pesaba mucho. Tanto como lo ahora políticamente correcto.

      Eliminar
  2. No conocía a esta religiosa.
    Si tenía datos sobre las teorías que refiere esa dualidad en algunas personas (mujeres y hombres) que se han atribuido a la Virgen y a los sant@s en General (Según, San Martín de Porres, se le aparecía a los negreros en África)

    Te imaginas esa relación epistolar de la religiosa con el Rey en estos días???

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Rey le diría: me llena de orgullo y satisfacción...
      Saludos.

      Eliminar
    2. Es curioso, con el Rey se comunicaba por correo postal, y con los nativos por un Internet místico.

      Saludos

      Eliminar