Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

3 de enero de 2017

El problema de la trampa de ratones


Un ratón, observaba a un granjero y a su esposa abriendo un paquete. Sintió curiosidad por lo que podría contener. Pero… ¡Quedó aterrorizado cuando descubrió que era una trampa para cazar ratones!


Fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos: ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!


La gallina, que estaba cacareando, levantó la cabeza y dijo: discúlpeme Sr. Ratón…Yo entiendo que es un gran problema para usted, pero a mí no me perjudica en nada, no me preocupa. El ratón se acercó al cordero: ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera!

El problema de la trampa de ratones
El problema de la trampa de ratones
El cordero respondió: discúlpeme Sr. Ratón, no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo, será recordado en mis oraciones.

El ratón se dirigió entonces a la vaca, pero esta le contestó: ¿Acaso estoy en peligro? Estoy segura que no.

Entonces el ratón volvió a casa, preocupado y abatido.

Aquella noche se oyó un gran escándalo, mucho movimiento y ruido.

La mujer del granjero corrió para ver qué había pasado, pero en la oscuridad, no vio que la trampa había atrapado la cola de una serpiente venenosa y al acercarse, la serpiente mordió a la mujer. El granjero la llevó inmediatamente al hospital y después de atenderla, le dieron el alta, con la recomendación de que esa misma noche bebiera una sopa caliente.

Al llegar a casa, el granjero con su cuchillo, fue a buscar el ingrediente principal: LA GALLINA

Como la enfermedad continuaba, los amigos familiares y vecinos fueron a visitarla y, para alimentarlos a todos, el granjero mató al: CORDERO

La mujer a pesar de los esfuerzos de su esposo, no mejoró y acabó muriendo. El granjero, como necesitaba dinero para el funeral, tuvo que vender: LA VACA

Cuando escuches que alguien tiene un problema y no represente una carga a tu conciencia, recuerda esta historia.


4 comentarios:

  1. Esta historia me recuerda aquel poema del alemán Martin Niemöller, que decía eso de "Primero vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
    Luego por los sindicalistas, pero yo no lo era.
    Luego vinieron por los católicos pero yo era protestante.
    Luego...
    Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, todo está interconectado y lo que le pasa a cualquiera acaba teniendo consecuencias en quien menos se imagina.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Siempre le digo a mis pacientes que sus problemas, son míos también, distinto punto de vista, pero que afectan a ambos, a varios. No hacer tuyo los problemas ajenos, pero valorar posible soluciones, desde un punto de vista distinto y válido.
    Aunque ya sabes.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, pero cada vez vivimos mas asilados dentro de cada uno y no queremos saber nada de los demás. La empatía va a menos.

      Saludos

      Eliminar