Piratas y secuestros sostenibles


Tenemos secuestrado un barco atunero por los piratas del Indico. Creo que la embarcación lleva bandera española o de la subespaña euskadi, no estoy muy seguro y los medios de comunicación no lo acaban de aclarar. EEUU y otros países europeos ya han pasado por esto, solucionando cada caso a su manera. Y creo recordar que China tambien ha desplegado una escolta. Curiosamente, a los chinos no les secuestran nada, alguna razón habrá. Lo de los piratas viene de antiguo. Aunque entonces tenían las cosas claras. El mismo Julio Cesar fue prisionero de los piratas. La historia, tal y como nos la narra Plutarco, dice así:

I. ...cuando regresaba fue apresado junto a la isla Farmacusa por los piratas, que ya entonces infestaban el mar con grandes escuadras e inmenso número de buques.

II. Lo primero que en este incidente hubo de notable fue que, pidiéndole los piratas veinte talentos por su rescate, se echó a reír, como que no sabían quién era el cautivo, y voluntariamente se obligó a darles cincuenta. [...] Treinta y ocho días fueron los que estuvo más bien guardado que preso por ellos, [...] y, dedicado a componer algunos discursos, teníalos por oyentes, tratándolos de ignorantes y bárbaros cuando no aplaudían, y muchas veces les amenazó, entre burlas y veras, con que los había de colgar, de lo que se reían, teniendo a sencillez y muchachada aquella franqueza. Luego que de Mileto le trajeron el rescate y por su entrega fue puesto en libertad, equipó al punto algunas embarcaciones en el puerto de los Milesios, se dirigió contra los piratas, los sorprendió anclados todavía en la isla y se apoderó de la mayor parte de ellos. El dinero que les aprehendió lo declaró legítima presa, y, poniendo las personas en prisión en Pérgamo, [...] y reuniendo en un punto todos aquellos bandidos los mandó crucificar, como muchas veces en chanza se lo había prometido en la isla.

Pocos años mas tarde, a ver Roma que su comercio y aun su suministro de grano estaba amenazado por la piratería, la República tomo medidas al respecto. Con quinientas naves, ciento veinte mil hombres y cinco mil caballos Pompeyo comenzó la ofensiva para acabar con los piratas en el mare nostrum. Estableció una telaraña dividiendo el mar en trece zonas para combinar ataques navales y terrestres. Las naves piratas fueron destruidas en el mar o bien acorraladas eran dirigidas a tierra donde estaban las legiones esperándolas, las fortalezas piratas costeras fueron arrasadas. Los piratas desconcertados huían como cucarachas antes de ser pisadas por la suela romana, muchos se rindieron viendo en la huida algo inútil y confiando en el buen corazón de Pompeyo, y Pompeyo no les defraudo tratando con generosidad a los rendidos.

Con el tráfico comercial establecido en el occidente mediterráneo, Pompeyo se dirigió a la base central de los piratas, donde huyeron los que se habían escapado. Los piratas confiaban en las fortalezas inexpugnables y tierras infernales de Cilicia, y retaron al gran Pompeyo desde allí. Pompeyo les insto a rendirse y ellos agitando sus símbolos diabólicos y espadas le desafiaron. Perdieron varias batallas y tuvieron que rendirse.

Con los tesoros piratas en las bodegas de los barcos y noventa naves capturadas la flota romana con Pompeyo al frente surcaba el mediterráneo rumbo a Roma. El mare nostrum estaba limpio y pacificado. Pompeyo el grande, en noventa días había acabado con años de piratería.

Una cosa es reaccionar a cada secuestro (en España, pagando de forma sostenible, sin mas) y otra acabar con el mal de raíz, adelantándose a los acontecimientos. A lo primero le llaman reactivo y a lo segundo proactivo. Sólo en la segunda se lleva la iniciativa y se puede conseguir algo. Cualquier niño lo puede entender. Por lo menos antes lo entendían…

Pues eso. Entonces y ahora. Con buen rollito, como Julio César, que como fue bien tratado cuando estuvo cautivo, a la hora de crucificar a los piratas tuvo el buen detalle de hacerlo una vez degollados, para evitarles sufrimientos.

Impuesto jurásico

Todo sigue igual, pero con mayor intensidad. Estoy seguro que le suena que en la Edad Media se pagaban diezmos y primicias como impuestos. Y nos parecía que el señor feudal, ya fuera seglar o eclesiástico, se pasaba varios pueblos con el impuesto por el que a cambio defendía a sus vasallos. Mire su nómina y compruebe dónde anda ese 10 % medieval. Súmele el IVA, los impuestos especiales (alcohol, combustibles, etc.), el impuesto de ¡lujo! que pagó al adquirir su coche y póngalo en la columna del “DEBE”. Estamos trabajando para el Fisco hasta el mes de mayo, el resto es para Usted. Por ahora.
No voy a entrar en el “HABER”, entendiendo como tal el concepto a que se destinan estos ingresos, tema que daría para largo. Y, al final, como en el chiste, todo acaba en “debe haber…”

Lo que ya me mosquea más es que ya hay voces que claman por más impuestos. No sólo en España, sino a nivel mundial. Impuesto por emitir CO2, impuesto ecológico por visitar según que parajes, impuesto por existir… Por ahora no pagamos por las ventosidades propias, pero todo se andará.

En las últimas cumbres encumbradas en la cima de encumbrados mandatarios ya están pensando como salvar el planeta. Y la solución es evidente: más impuestos.

Me acojona pensar los impuestos que pagaron los dinosaurios tras la pedrada cósmica. El planeta se salvó, pero ellos se extinguieron. Cosas del fisco, con buen rollito sostenible y para salvar al mundo.

Las cosas del querer


Para conseguir algo hacen falta tres cosas: querer, poder y saber. Dicho en lenguaje de estrategia: voluntad de vencer, libertad de acción y capacidad de ejecución. Y donde hay varios contendientes, rivales o como les quiera llamar, hay que emplear alguna estrategia, porque lo que es seguro es que la van a emplear contigo. Si no se lo cree, analice la campaña de Gandhi, ha leído bien, de Gandhi, para lograr la independencia de la India respecto al Imperio. No excluyó ninguno de estos principios: quiso, pudo y supo hacerlo. Hay otros principios secundarios, pero el tema daría para otros artículos.

¿Por qué le cuento esto? Porque me da la impresión que el bando en el que Usted y yo estamos, ya no se aplican todos los principios. Tal vez se use una apariencia de tales, pero creo que ha renunciado a la voluntad de vencer. Hemos perdido el empuje, la juventud y el vigor. De hecho, la población envejece a gran velocidad, por lo menos en la Vieja Europa. Con la edad física se envejecen las mentes y las voluntades. Sólo otro rival, Japón, está en similar tesitura. Disfrutamos de un cálido y decadente otoño como civilización, a la sombra de grandes glorias pasadas y de un elevado nivel de vida. La descreída Europa y la antaño también pujante USA, sólo piensan en disfrutar de la Pax del Imperio. De nuestro bando, sólo Iberoamérica, a mi entender conserva cierto vigor y juventud, pero su vecino gringo del norte la tiene dividida, como siempre. Esto es lo que hay por nuestra cultura que se remonta a Atenas y Esparta, a Roma y Constantinopla. Se agota. ¿Ejemplos? Póngalos Usted en los comentarios, tanto a favor como en contra de estas ideas. El conflicto de Afganistán y el deseo de tirar la toalla es una buena prueba a lo que cito, pero hay más. Muchos mas.

Sin embargo, estas tres preguntas también puede usarlas para estudiar otros competidores del Siglo XXI: China, el Islam, Rusia, India, Persia, Turquía, o los que Usted considere. A ver qué conclusiones obtiene Usted sobre el querer, poder y saber. Tal vez se haga una idea del mundo que viene.

Por cierto; si Usted, su empresa, negocio o lo que sea, compite con alguien, también puede usar este sencillo análisis. Y si me dice que no le hace falta todo esto, porque es muy belicista, no se engañe, Jesucristo, Mahoma, Buda, Sócrates y tantos otros grandes hombres quisieron, supieron y pudieron. Todo tiene su estrategia.

 “Querer, saber y poder. Si falla cualquiera de estas condiciones, estás asegurando el fracaso y tú no quieres que eso ocurra. Querer es tener la firme voluntad de lograr el objetivo propuesto. Implica fe en uno mismo, convencimiento de que es posible, deseable y realizable la empresa propuesta. Más hace el que quiere que el que puede. Saber es adquirir o conocer cómo usar los conocimientos que tenemos para conducir nuestras actividades hacia donde nos interese. Debes siempre preocuparte en tener conocimientos sobre todas las actividades que realices. Nadie intenta domar una fiera sin saber cómo se hace, te destrozaría. Poder hacer algo quiere decir que ninguna circunstancia o voluntad ajena estorbará tus acciones. Siempre debes conservar la capacidad de poder hacer lo que te propones y si estás enfrentado a alguien, negarle o interferirle esta necesidad, pues en verdad, es una necesidad.”  


La chispa del calentón



No creo en el calentamiento global ni que el CO2 ni la actividad humana lo cause. Es mas, creo que si existiera, tal vez no sería tan malo, mata más el frío que el calor. Pero como la fe siempre tiene sus momentos de duda, a veces me pregunto ¿y si fuera verdad? Al día de hoy, me han despejado las dudas. Si usted tiene fe en la idea de que si que existe este fenómeno, no seré yo el que le disuada. Creo que fueron los mormones los que predijeron el fin del mundo para el S. XIX y ahí los tienen, siguen teniendo fe en sus cosas como si este error de nada no hubiera ocurrido. Así que allá usted, los mormones y yo mismo. Cada loco con su tema, como decía el cantante. Por mi parte, hereje soy del credo oficial del mundo presente. Arderé en las llamas apocalípticas de Al Gore, Green Peace y demás iglesias. Mal asunto ir en dirección contraria al rebaño, asumiré mi culpa. Confieso que he pecado y además no me arrepiento.

Veo muy poco los “informativos” de la TV, son todos iguales y a mi entender no informan. Si Usted cree lo contrario, pues me parece estupendo, no pienso discutir sobre el tema. Por razones parecidas uso poco la TV. Tampoco me voy a extender sobre el asunto. Pero a veces salen perlas televisivas que me alegran el día. Un anuncio de Coca-Cola decía textualmente que “Muy cerca de ti hay una fábrica de felicidad. Porque cuanta menos distancia recorra una Coca-Cola hasta llegar a tus manos, menos CO2 se emite...”

Ahora ya me queda claro y diáfano que el CO2 es un estupendo negocio.
Lástima que para escribir estas líneas les haya hecho publicidad, pero el que me despejen las dudas calenturientas merece la pena. París bien vale una misa y el CO2 una Coca-Cola, la chispa de la vida. ¿O la chispa era de Pepsi Cola?

Ostras y tiranos

Hace 2.499 años el primer ejército democrático de la historia del mundo acababa de ganar una crucial batalla en aplastante inferioridad numérica contra el imperio persa (o medo) en la llanura de Maratón. Además, los ciudadanos atenienses acababan de conquistar su "gobierno del pueblo" (demos cratia) y no estaban por la labor de permitir que la experiencia fuera arrancada de raíz por un individuo mas allá de sus fronteras por muy Gran Rey de Reyes que fuera. No obstante, existían otros obstáculos para que el "invento" de la democracia prosperara. Pero estos atenienses eran gente muy previsora...

La ley del ostracismo se puso en práctica en Atenas en el año 487 a. C. como lucha contra la tiranía. Era un método por el cual se podía desterrar durante un cierto tiempo a un ciudadano no grato o peligroso para el bien común. Generalmente eran personas que alcanzaban demasiado poder y podrían manipular a su conveniencia la joven democracia ateniense.

La asamblea se reunía cada año en Atenas para aplicar la ley; votaban a mano alzada y si el resultado era positivo, volvían a tener una votación pública dos meses más tarde. Esta votación se hacía al pie de la colina en la que se ubicaba el Cerámico, el barrio del gremio alfarero de Atenas. Al pie de dicha colina se arrojaban los productos de alfarería defectuosos, rompiéndose en trozos cóncavos que recordaban la forma cóncava e irregular de una concha de ostra (ostrakon). En esta votación cada votante escribía el nombre de la persona a quien quería desterrar en el "ostrakon" (la concha de barro). Si el nombre de dicha persona alcanzaba una determinada cifra de votantes, tenía que marcharse de Atenas antes de 10 días y permanecer en el destierro durante 10 años. El exilio no era nunca permanente y, además, la persona exiliada no perdía jamás sus derechos como ciudadano e incluso podía ser perdonado por una nueva votación de la asamblea.

Muchos generales demasiado victoriosos sufrieron esta medida, así como personajes acaudalados, aristócratas y demagogos. Por ejemplo, a un personaje que se le apodaba “el justo”, se le aplicó esta medida, pues semejante fama apestaba bastante a engaño.

En otras ciudades, como Argos, en el Peloponeso, parece ser que también existía esta medida. Esparta, la rival de Atenas, no tenía esta legislación, pero también estableció unos contrapesos de poder para evitar la tiranía, gran peligro sobre todo para una sociedad tan militarizada como la suya.

Dos docenas de siglos mas tarde, ¿funcionan nuestros contrapesos de poder en nuestras "democracias"? ¿Qué le parecería a usted si una vez al año se celebrara un referéndum "ostrakon" en su país? Desactivar a potenciales "tiranos multimedia" antes de que lleguen a serlo parece una buena idea. Dudo que esta propuesta llegue a algún sitio, pero ¿quien sabe?

Tal vez la democracia esté menguando desde la Atenas de hace 25 siglos… y tal vez por eso, en Europa y concretamente en España cada vez hay menos interés en que aprendamos cultura clásica.

Con Q de calidad


En mi trabajo, entre otras tareas, estoy metido en temas de calidad. Tema apasionante donde los haya. Otros colegas que ya han conseguido el sello de ser “excelentes” y “comprometidos por la calidad” son ahora mucho más… ¿cómo diría? Es que no encuentro palabras.

Por todas partes verá usted cada vez más la milonga de la calidad: ISO, EFQM, etc. Desconfíe, se la están metiendo doblada (1) y la calidad, salvo excepciones, va a ser la misma, pero con mejor envoltorio. En mi lugar de trabajo, ya llevamos varios años inmersos en esta especie de secta. Como conclusión, decirles que hacemos un trabajo extra del que no vemos resultados, que tenemos la sospecha que todo esto es un montaje para que algunos se estén forrando con el tema, que no notamos nada ni en nosotros ni en el público al que atendemos y que en fin, como decía Julio Iglesias, la vida sigue igual.

Reconozco que como sistema de análisis no está mal (ni bien), pero que el coste tiempo invertido por rendimiento que se obtiene no merece la pena. Eso sí, se usan unas jergas que casi te convencen. Como las otras jergas que usan tanto los políticos, como los publicistas, como los medios de comunicación son sospechosamente similares, empiezo a pensar que hay gato encerrado. Palabras y más palabras, nada más, y nada menos.

Así que si lee o escucha Usted algo como “la empresa Buenos Rollos, en su compromiso por la calidad y la excelencia, comprometidos con el medio ambiente y el desarrollo sostenible, colaborando con la sociedad en bla, bla, bla,” intente no vomitar y pase de ellos, si puede. Porque a veces, ese discurso es el mismo que el de los que nos esquilman nuestros dineros. Con calidad y buen rollito.

Por eso, esta crisis es la crisis con más calidad hasta la fecha.


(1) Lo de meterla doblada no tiene nada de intención sexual, no sea malpensado. La expresión viene de contar mantas en estanterías y según como se doblaban, parecía que había mayor cantidad.
(2) Si quiere leer mas sobre el tema, entre aquí y teclee “calidad”

La calor


Ahora es verano en España. Y como siempre, hace calor, mucho calor. Que le pregunten a la Grande Armée de Napoleón si hace 200 años hacía calor por esta tierra de conejos (1). Ahora, pones la tele y todos los veranos aparece una persona bañándose en una fuente pública y un termómetro urbano superando los 40 grados Celsius. Como si fuera noticia que en Sevilla hace “una” calor, como dicen ellos.

El caso es que nuestro Ministerio de Sanidad, cuyas competencias ya ha transferido a las 17 sub-españas, nos aconseja como afrontar estos calores que son claros indicadores del cambio climático que acabará con el planeta churrascado como un microondas loco. Aleluya por Al Gore, hermanos, dad un donativo a la Iglesia del Panel del Clima Climático con Calentón. Aleluya.

Reunidos un comité de expertos de cuyo nombre no quiero acordarme, han llegado a las siguientes conclusiones, ente otras (ver recomendaciones):

- En el exterior protégete del sol, busca la sombra.
- Reduce las actividades físicas intensas al aire libre y durante las horas más calurosas
- Refréscate con una ducha o, simplemente, mójate.
- Refresca el ambiente con ventiladores y sistemas de refrigeración

Además, recomiendan unos juegos por si aun no has pillado el concepto. (Ver juegos). Por supuesto, también se acompaña de unos anuncios televisados y radiados para que la información llegue a todos los rincones de la piel de toro. Desconozco el precio de los anuncios, pero para mi quisiera ese dinero.

A Usted, ¿que le parece? Por mi parte y por la de otras personas, esta información nos viene muy bien, porque cuando el sol aprieta, me suelo abrigar y evitar las sombras, aprovecho para correr como un poseso, huyo de la ducha o de remojarme y en casa, pongo la calefacción. Estos se piensan que somos gilipollas, no te jode. Y como es verdad que lo piensan, te lo explican mediante juegos que te “refrescarán” conocimientos al respecto. Cortesía del Gobierno de España. Lo no pone en la web es por cuanto y a quien encargaron esta página sin parangón en los anales del sentido común. Casi se me olvida, cada año se hace una nueva campaña, que aporta unas interesantísimas novedades sobre la anterior, pues el tema es extenso y da mucho de si. También ignoro el precio de anteriores campañas, ¿lo sabe Usted?

También hay mas sobre la gripe A. Sólo en campañas, saldrá cara, muy cara... Como todo por estos predios.

Esto es lo que hay y no da más de si.






(1) Los romanos le dieron a Hispania el significado de "tierra abundante en conejos", un uso recogido por Cicerón, César, Plinio el Viejo, Catón y Tito Livio

La foto del virus


Dicen que en otoño o en invierno atacará con más fuerza la gripe A y que se espera una mortandad mas elevada en esta “pandemia”. 


La foto del virus
La foto del virus
Digo yo que para pandemias, la malaria, el cólera, el SIDA y otras enfermedades que matan que da gusto. Y la estupidez humana, que puede ser letal. Pero bueno, vamos a aceptar gripe A como animal de compañía, como al pulpo.

A mí, lo que mas me acojona en esta España sostenible, verde, ecológica y demás, es la que se puede liar con diecisiete mas una ministras o ministros de sanidad. Ya vemos la que se ¿organiza? cada verano con los incendios en cada subespaña, sobre todo cuando el incendio es compartido con la subespaña vecina donde el cacique que manda es de otro partido. Y no lo digo por decir, algo sé del tema. Así que cuando ese virus griposo, que en general no nos tomamos en serio, empiece a hacer de las suyas y veamos la coordinación entre autonomías autonómicas, calculo que la incidencia de mortalidad se va a disparar sobre la media de la UE a la que pertenecemos y nos comparamos.

Eso sí, de vez en cuando, algún político del Gobierno de España o de las 17 subespañas se hará una bonita foto con mascarilla y con algún paciente fotogénico o coordinando las estrategias sostenibles (con igualdad de género y demás talantes y complejos) para afrontar esta crisis que no será tal. Acabada la foto de nuestros representantes, si te he visto, no me acuerdo, ahí os quedáis y me despido a la francesa, ahí se pudra el puto paciente, que yo ya he salido en la foto. Eso ya lo he visto muchas veces en directo y es penoso, aunque evidentemente Usted no lo verá ni en la foto ni en la TV.

Es lo que tiene vivir en una fotocracia, perdón, quise decir democracia a la española (con fotos). Aunque estoy seguro que si usted no es español, su pais no es muy diferente. Como Obama o como Putin, como Sarkozy o como Berlusconi, como Chávez o como Castro, tanto monta.