Lo suave vence a lo duro

¿Cuándo fue la última vez que perdió una discusión y se quedó convencido? Deje que le responda: nunca. Las discusiones no se logran ganar ni perder, y en el caso extremadamente raro que eso ocurra, genera un residuo emocional de rencor y similares bajas emociones.

Discutir sólo nos hace perder el tiempo, afianzar más nuestras opiniones y despreciar las del resto. Otra cosa es dialogar y exponer puntos de vista. Pero por estos lares amamos discutir, tenemos pasión por disipar así nuestras energías. Y todo esto, ¿para qué? Pues para que nos escuchen y nos den la razón. Nos encanta que nos den la razón.

Otra cosa es que luego sepamos qué hacer con la razón. Conozco muchas personas que han conseguido que les den la razón y a cambio han sufrido muchas pérdidas: trabajo, negocios, etc. Y conozco otras que siempre dan la razón y se acaban llevando el gato al agua. En general, los primeros son hombres y las otras mujeres. Curiosamente.

Discutir frente a persuadir, Usted elige.

Buenos tiempos

A veces voy a una biblioteca pública y paso un buen rato de lectura y, por qué no decirlo, de observación de las personas. Curiosamente, este local goza de muy buena salud, no faltan visitantes ni usuarios. Independientemente de lo que cada cual lea, el caso es que se lee. La diferencia es que, por definición, un lector monta menos alboroto que un hincha de fútbol o cualquier seguidor de espectáculos de masas, sean laicos o religiosos. Pero lectores, haberlos, haylos, y muchos.

Como dijo más de uno, estoy más orgulloso de lo que he leído que de lo que he escrito, y además, como es imposible leer todo y nunca sabes cuándo te va a llegar la parca, conviene seleccionar lo que se lee. Claro que no son las mismas lecturas con 15 años que conforme vas sumando 10 más cada vez al contador.

El caso es que estaba leyendo a Suetonio (me encanta oír la voz de los muertos de pata negra) cuando escucho a varios quinceañeros cosiendo a preguntas a la encargada de la sala. Les preguntaban sobre que poeta les recomendaba. Naturalmente, me picó la curiosidad. No les veía la cara, sólo este pantalón de moda que deja a la vista casi todo el calzoncillo, pero les oía claramente. El caso es que tras un buen rato, se decidieron por Neruda. A esas alturas, media biblioteca estábamos algo intrigados. Y al final, uno de ellos se confesó. Querían una poesía para el cumpleaños de una amiga. Sin estereotipos de juventud “ni-ni”(1) ni chorradas semejantes: buscando poesía, con su acné, con sus hormonas revueltas y con un par. Buscando lectura.

Hay que joderse, aun son buenos tiempos para la lírica. Tal vez sea la primavera…

(1) En España, nos ha dado por llamar generación "ni-ni" a la que NI estudia NI trabaja (le aclaro que no se refiere a los políticos en activo). El caso es poner etiquetas, asi estamos todos mas cómodos. Estoy seguro, respetado lector, que en su pais tienen costumbres similares respecto a topicos y etiquetas. Se lo dice un gringo (o un "gallego", según se mire).

Una imágen vale mas que una jubilación

En España, nuestros políticos quieren que nos jubilemos a los 67 años. En línea con Europa, con la que nos identifican para lo que quieren. No voy a entrar en este debate, pero creo que vamos para atrás. 

En cuanto a los medios empleados para persuadir, de tan simples, resultan eficaces. Me descubro y paso a describirles el truco.

Primera premisa (por supuesto falsa): lo dice el Instituto Nacional de Estadística. Con ese último apellido “estadística”, una persona en sus cabales debe desconfiar.

Segunda premisa (también falsa o engañosa en el mejor de los casos): “demuestran” que para el año 2040, ¡dentro de 30 años! la pirámide de población será como les conviene a sus planes. Refutación del argumento: hace 30 años no acertaron en que íbamos a ser 46 millones de los cuales 8 millones son de reciente ingreso y variopinta nacionalidad. No veo por qué van a acertar esta vez. Cualquiera sabe como será Celtiberia en seis lustros (guerras, pandemias, invasiones de pateras, estupidez social suicida, etc. pueden chafarles el pronóstico con pasmosa facilidad).

Tercera premisa (la mas absurda y divertida): ¡¡¡ tienen un gráfico !!! Eso es un argumento de “pata negra” y lo demás pellizcos de monja. Resulta que te sacan un gráfico de la actual pirámide de población y otro de la prevista para entonces, naturalmente, la que conviene a sus propósitos. Y se quedan tan anchos. Y nosotros nos lo creemos porque es un gráfico. Si se fijan, últimamente en todo el mundo se sacan gráficos de la manga y son sagrados. Bueno, para mi no, que ya me sé truco y a veces reconozco que lo he usado, siempre con no muy claras intenciones.

Hay muchos mas trucos, pensando un poco se pueden ir descubriendo. Piense, es gratis y le dará resultados. Lo malo es que le quita a uno la ilusión cuando te embelesan.  Además, de todas formas, te vas a jubilar igual de tarde cobrando una mier..., perdón, una miseria.

Disfruten del presente, es lo único que tenemos, lo demás es ilusión, vana ilusión.