Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

8 de junio de 2017

Cómo controlar tus emociones en 5 pasos

Cómo controlar tus emociones mucho antes de que ocurra la situación provocadora. Tus emociones no pueden ser borradas, pero se pueden controlar.


Las emociones son una parte vital de nuestra vida cotidiana. Si estás teniendo una buena risa con un mensaje de texto o una sensación frustrante en el tráfico de una hora punta, sabes que los altibajos que experimentas pueden afectar perceptiblemente a tu bienestar.


Tu habilidad para controlar tus emociones, a su vez, afecta a cómo eres percibido por las personas de tu alrededor. Si te estás riendo de un texto durante una reunión seria, es probable que consigas miradas resentidas de otras personas. Por otro lado, si reaccionas con rabia a un conductor que te corta en el tráfico, puedes generar una atención no deseada, y tal vez incluso arriesgar tu vida.

El estudio de las emociones no es una ciencia exacta. Los psicólogos todavía discuten la conexión cuerpo-mente en la reactividad emocional. No tienen una taxonomía completa de las emociones e incluso no tienen certezas sobre si las emociones son la causa o el resultado de la forma en que interpretamos el mundo. Sin embargo, se están haciendo avances en la comprensión del concepto de regulación emocional y en el proceso de influir en la forma en que las emociones son sentidas y expresadas.


Cómo controlar tus emociones en 5 pasos
Cómo controlar tus emociones en 5 pasos
James Gross, psicólogo de la Universidad de Stanford (2001) propuso un modelo de 4 etapas para captar la secuencia de eventos que ocurren cuando nuestras emociones son estimuladas. En lo que él llama el "modelo modal", una situación capta nuestra atención que a su vez nos lleva a valorar o pensar el significado de la situación. Nuestras respuestas emocionales son el resultado de la forma en que evaluamos nuestras experiencias.

Algunas respuestas emocionales no requieren ninguna regulación particular. Si la emoción es apropiada para la situación y te ayuda a sentirte mejor, no hay necesidad de preocuparte por cambiar la forma de manejar las cosas. Reír cuando otros se ríen es un ejemplo de una reacción apropiada que te ayuda a sentirte mejor. Expresar la rabia en la carretera también puede hacer que te sientas mejor, pero no es apropiado o particularmente adaptable. Podrías expresar tu frustración de otras maneras que te permiten liberar esos sentimientos de enojo, o en su lugar tratar de encontrar una manera de calmarte.

Calmarse cuando se está frustrado, por supuesto, puede ser más fácil decirlo que hacerlo. Si tiendes a enojarte cuando las cosas no son de tu gusto y expresar tu indignación a todo el mundo que pueda escucharte (o en un correo electrónico), tus emociones podrían estar costándote relaciones importantes, tu trabajo e incluso tu salud.

La incapacidad de regular las emociones es, según Gross y su colaborador Hooria Jazaieri (2014), la raíz de trastornos psicológicos como la depresión y el trastorno límite de la personalidad. Aunque se necesitan más investigaciones para entender el papel específico de la regulación emocional en la psicopatología, parece ser un área prometedora de investigación. Por ejemplo, las personas con trastorno de ansiedad social pueden beneficiarse de intervenciones que les ayudan a cambiar la forma de evaluar las situaciones sociales, como lo demuestra la investigación sobre la terapia cognitivo-conductual. Muchos otros que funcionan a un nivel menos que óptimo de salud psicológica, según Gross y Jazaieri, podrían beneficiarse de manera similar de la educación sobre cómo manejar mejor sus emociones en la vida cotidiana.

Afortunadamente, puedes manejar la mayor parte del trabajo involucrado en la regulación de tus emociones mucho antes incluso de que ocurra la situación provocadora. Al prepararte con anticipación, verás que la emoción problemática desaparece antes de que interfiera con tu vida.

1. Selecciona la situación


Evita las circunstancias que te provocan emociones no deseadas. Si sabes que es más probable que te enojes cuando tienes prisa (y te enfadas cuando otros te obligan a esperar), entonces no dejes las cosas para el último minuto. Sal de tu casa u oficina 10 minutos antes de que lo necesites, y no serás molestado tanto por los peatones o coches lentos. Del mismo modo, si hay un conocido que encuentras particularmente molesto, averiguar la manera de evitar encontrarte con esa persona. SIGUE LEYENDO...


5 de junio de 2017

¿Tú y tu pareja sois compatibles?

Hay una serie de factores muy importantes para saber si tú y tu pareja sois compatibles y cuánto puede durar vuestra relación. Aquí verás 14 consejos


No hay dos personas que sean perfectas por naturaleza. Es absolutamente normal que a veces te sientas confuso, especialmente cuando encuentras una serie de grandes diferencias entre tú y tu pareja. Pero eso no significa que necesariamente tú y tu pareja no sois compatibles.


También hay una serie de factores muy importantes que determinan cuánto tiempo puede durar tu relación. A continuación se muestran las 14 señales de referencia para que puedas ver si tú y su pareja sois compatibles.


¿Tú y tu pareja sois compatibles?
¿Tú y tu pareja sois compatibles? 

1. No cuestionas el amor en tu relación


Sabes que amas a tu pareja, sabes que te ama y no hay duda en tu mente acerca de cualquiera de estas dos cosas. Estás seguro y feliz en tu relación, e incluso nunca cuestionas cómo se siente tu pareja contigo.

2. Sabes cosas sobre tu pareja que nadie más lo sabe


Desde sus historias embarazosas a los detalles íntimos sobre tu vida, compartir secretos puede demostrar cómo tú y tu pareja sois compatibles. La honestidad es importante en una relación, pero en realidad, el estar deseando decirles secretos muestra a tu pareja que hay verdadero interés en la relación.


3. No deseas cambiarle


Respetas a tu pareja como individuo y no quieres tratar de cambiarla. Claro está, puede hablar en sueños o vestirse de una manera que no te gusta, pero de todas formas la amas y puedes lidiar con estas cosas. Si deseas cambiar la personalidad o apariencia de tu pareja, podría significar que tú y tu pareja no sois compatibles. SIGUE LEYENDO...



2 de junio de 2017

Cómo saber si soy paranoico

Soy paranoico si las preocupaciones exageradas sobre los demás no me ayudan a estar más seguro, pero en cambio me pueden traer todo tipo de dificultades


A veces parece como si la única cosa que une a la gente es el miedo del uno al otro. Las preocupaciones sobre otras personas son tan comunes que parecen ser un elemento esencial - parte de lo que significa ser humano.


El enfoque de este artículo sobre ser paranoico no está en las ansiedades justificadas por los demás, sino más bien sobre los temores exagerados o infundados para los que hay poca o ninguna evidencia convincente. Las preocupaciones exageradas sobre los demás no nos ayudan a estar más seguros, pero en cambio nos pueden traer todo tipo de dificultades.

Cómo saber si soy paranoico
Cómo saber si soy paranoico

¿Qué es ser paranoico?


Podríamos haber llamado a esta sección: ¿Cuáles son tus temores acerca de los demás? También podríamos haber titulado: ¿Cuáles son los sentimientos paranoicos? O: ¿Cuáles son las creencias de persecución? Algunas personas utilizan los términos ideas delirantes o, para los casos graves, delirios de persecución. Los sentimientos que se analizan en este artículo, a continuación, pasan por una variedad de nombres. En parte, esto se debe a que la paranoia es un término que cubre un amplio espectro de experiencias. Lo que queremos decir es:


  • El temor de que suceda algo malo
  • La idea de que otros pueden tener la intención de causar tal evento
  • La idea es exagerada o infundada.


Estos temores suelen contienen ciertos elementos: un autor, un tipo de amenaza y una razón. Podemos sospechar que absolutamente cualquier persona puede querer hacernos daño. A menudo, el agresor es un vecino, un extraño, un compañero de trabajo o alguien de la familia. De vez en cuando pueden ser organizaciones gubernamentales o espíritus. A veces se desconoce la identidad de la persona que intenta causar el daño. El tipo de daño varía también. Pero por lo general es el temor de daño físico, psicológico, social o económico. ¿Por qué la gente piensa que otros se dirigen a ellos para hacerles el mal? A veces hay una sensación de ser simplemente una víctima, a veces se sospecha que estamos en riesgo debido a lo que somos, y, a veces, porque creemos que la amenaza es provocada por algo que hemos hecho.

¿Cómo podemos saber si nuestros pensamientos sospechosos están justificados?


¿Cómo podemos saber si nuestras preocupaciones son justificadas o no? Bueno, no siempre es fácil. Si estás luchando para decidir si tus pensamientos sospechosos están justificados, hazte las siguientes preguntas:

¿Otras personas pensarían que mis sospechas son realistas?

¿Qué diría mi mejor amigo?

¿He hablado con otros sobre mis preocupaciones?

¿Es posible que haya exagerado la amenaza?

¿Hay alguna evidencia indiscutible para mis sospechas?

¿Están basadas mis preocupaciones en eventos ambiguos?

¿Están basadas mis preocupaciones sobre mis sentimientos y no en pruebas indiscutibles?

¿Era muy probable que ibas a ser señalado por encima de cualquier otra persona?

¿Hay alguna evidencia que vaya en contra de mis sospechas?

¿Es posible que yo esté siendo muy sensible?

¿Mis sospechas persisten a pesar de que no tienen fundamento?

No hay reglas rápidas para decidir con certeza si una preocupación es realista. Pero haciéndote estas preguntas puedes determinar la probabilidad de que SIGUE LEYENDO...


Invertir tus ahorros y multiplicar tu dinero para Dummies

¿Tienes la suerte de tener un pequeño (o gran) colchón de dinero, pero lo tienes inmovilizado en el banco, y se te van todos los intereses entre comisiones e impuestos? 


¿Después del descalabro del ladrillo, el parón de las energías alternativas y los sustos de los bancos, no sabes dónde colocar tus ahorros para sacarles un buen rendimiento? 


Pues bien, no lo pienses más: déjate aconsejar por el experto Ángel Faustino en Invertir tus ahorros y multiplicar tu dinero para Dummies. 

Invertir tus ahorros y multiplicar tu dinero para Dummies
Invertir tus ahorros y multiplicar tu dinero para Dummies 
En este libro encontrarás todo lo que necesitas saber para invertir con sentido común, de acuerdo con tu situación personal y el tipo de inversor que seas y conociendo bien todas las opciones que tienes a tu alcance.

• Lo básico

Invertir por objetivos, el triángulo virtuoso del riesgo, la rentabilidad y la liquidez, la curva de tipos

• Clases de activos


Las ventajas y desventajas de los bonos, acciones, inmuebles, divisas y otros

• Productos financieros


Fondos de inversión, planes de pensiones, seguros, inversiones éticas, crowdfunding y demás productos

• Las herramientas de los profesionales


Las claves del análisis fundamental y del análisis técnico

ECHA UN VISTAZO AL LIBRO

30 de mayo de 2017

Estrategia, una historia del pensamiento estratégico

En Estrategia, Lawrence Freedman recoge la vasta historia del pensamiento estratégico. 


Un ensayo interesantísimo, coherente y profundo que revela hasta qué punto la estrategia impregna todos los aspectos de nuestra existencia.


Freedman inicia la andadura en los orígenes de la estrategia estudiando los aspectos más relevantes de la Biblia, los antiguos mitos griegos, el libro de Sun Tzu y la obra de Maquiavelo. 


A continuación, un repaso magistral a la estrategia militar, con afinadas lecturas de los textos de Carl von Clausewitz hasta las estrategias nucleares de los años cincuenta del siglo pasado, los modelos de contrainsurgencia y la llamada «revolución» en los asuntos militares. Su análisis sobre estrategia política comienza con el revolucionario análisis de la política según Marx y acaba con las campañas presidenciales de Obama. Freedman añade a todo ello un relato histórico completo sobre estrategia empresarial, que abarca todas las ideas de los grandes teóricos del tema, desde Frederick Winslow Taylor a Alfred Sloan y Peter Drucker. Se cierra este portentoso ensayo con un estudio de las Ciencias Sociales contemporáneas y se analiza hasta qué punto esta disciplina ha dado forma a nuestra idea del concepto «estrategia».

Estrategia, una historia del pensamiento estratégico
Estrategia, una historia del pensamiento estratégico 
En el núcleo del pensamiento estratégico se encuentra la siguiente cuestión: ¿es posible manipular y configurar nuestro entorno en vez de ser simplemente las víctimas de fuerzas que están más allá de nuestro control? Una y otra vez, Freedman demuestra que la intrínseca impredictibilidad de dicho entorno —siempre sujeto a acontecimientos azarosos, las acciones de nuestros enemigos o los errores de nuestros amigos— proporciona a la estrategia esas características particulares de reto y dramatismo. Los ejércitos, las empresas y las naciones en raras ocasiones evolucionan de un estado predecible a otro; más bien al contrario, se abren camino a través de una serie de etapas de las cuales lo ignoran todo con anterioridad. En el proceso siempre se requiere una reformulación de la estrategia original, incluido el objetivo final. Así pues, la imagen de la estrategia que se nos presenta en este libro tiene un carácter fluido y flexible, gobernada por el punto de partida, no por el destino final.

Este magistral libro es un brillante repaso a las teorías estratégicas más relevantes de la historia, desde la astucia de David frente a Goliat hasta el uso moderno de la teoría de juegos en la economía, y condensa toda una vida de reflexiones y estudios sobre estrategia.


«Un libro de una asombrosa profundidad, erudición y, sobre todo, sabiduría».
THE FINANCIAL TIMES

«Magistral [...], de una erudición portentosa y de poderosa inteligencia».
THE ECONOMIST

«Fabuloso [...]. Un texto lúcido que plantea y resuelve cuestiones de gran importancia para cualquiera que se dedique a la planificación profesional, sea de una campaña comercial o militar».
KIRKUS REVIEWS

«Un maravilloso periplo por el significado, las derivaciones y las consecuencias del pensamiento estratégico a través de la historia y sus diferentes contextos. Freedman es un especialista en la materia, e insuperable en su capacidad para desvelar los giros y revueltas de las complejidades estratégicas y sus paradojas».
Robert Jervis, Profesor de Política Internacional en la Universidad de Columbia

«Lawrence Freeman demuestra aquí por qué se le considera, con toda justicia, uno de los pensadores más importantes a nivel mundial sobre estrategia: él la define como el arte de superar una situación inicial donde se da un equilibrio de poder».
Joseph S. Nye, Jr., Harvard University, y autor de The Future of Power.



16 de mayo de 2017

Personas sin deudas, 7 rasgos que les caracterizan

Hay personas que ganan mucho pero gastan más, otras gastan menos de lo que ganan y son personas sin deuda. 


Aquí verás cómo lograr ser una persona sin deudas


La familia 1 se las arregla para pagar  40.000 euros de deuda en dos años con un ingreso anual de 35.000 euros. La familia 2 gana 100.000 euros al año, pero parece que no puede hacer la más mínima mella en la misma cantidad de deuda.

¿Por qué ocurre eso?


Mientras aquí que podrían estar en juego muchos factores, una de las razones más probables es la segunda familia tiene un problema de gasto. Ganan una gran renta, pero es probable que gasten de más, lo que les deja con menos dinero y les causa mucha tensión en casa. Esa es una manera difícil y estresante para vivir.

Personas sin deudas, 7 rasgos que les caracterizan
Personas sin deudas, 7 rasgos que les caracterizan
Las personas que superan este estrés se dan cuenta que tienen que manejar dinero de manera diferente y hacer algunos cambios de estilo de vida. A medida que van haciendo esos ajustes, comienzan a mostrar ciertas características que son muy importantes cuando se trata de salir de la deuda y permanecer así.


¿Cuáles son algunos de estos rasgos de las personas libres de deudas?


1. Son austeros


Las personas sabias se dan cuenta de que la deuda no es una herramienta. Las tarjetas de crédito no son necesarias para la vida cotidiana. Los pagos del coche toman una parte del dinero de tus presupuestos. Trata a la deuda como las sobras que encuentras en la parte posterior de tu nevera. Ya se trate de deudas o comida caducada, ¡hay que deshacerse de ellas!

2. Son pacientes


Alguien que realmente quiere salir de la deuda puede caminar sin desviarse más allá de la sección de zapatos o del pasillo de las TV de pantalla plana sin pararse y mirar fijamente. ¿Por qué? Porque saben que no deben comprar esas cosas a menos que puedan pagar en efectivo. Están dispuestos a esperar, trabajar y ahorrar. SIGUE LEYENDO...