Trabajo en España, versión 2.0

Hasta hace poco, el tópico “spain is diferent” era que uno trabajaba y los demás miraban. Doy fe que en demasiadas ocasiones es cierto. 

Le reto a demostrar lo contrario; así, si usted gana, también me sentiré mejor. Pero creo que eso ya ha pasado a la historia como el Windows 3.0 y la TV en blanco y negro. Hace poco, en una de las innumerables zanjas con las que nos obsequia el ayuntamiento  de (ponga Ud. aquí el nombre de su ciudad)  he presenciado la versión 2.0 de esta actividad celtibérica. 

Se trata de que uno trabaja y los demás discuten. Entre ellos, con los que miran el tajo  y opinan sin que les hayan preguntado y luego hasta con el único que trabaja, con lo que la labor no llega a ningún fin. Me dejó la situación una sensación de “déjà vu” (para los de la ESO, haberlo visto antes). No sabría decir si ya lo he visto en los “debates” de telebasura o en el Congreso de los Diputados, pero el caso es que me sonaba, y mucho.

Está claro que nos gusta más discutir que hacer algo entre todos, y no digamos ya conjugar el verbo trabajar.  Eso sí, todos somos listísimos aunque algo menos educadísimos. Lástima que no tengamos en cuenta que es mejor demostrar que discutir. 

Claro que eso exige cierto esfuerzo y cierta preparación.

No es Facebook, es Al Yazira

En Túnez el pueblo iba armado con barras de pan. Egipto cayó y no sabemos hacia dónde. 

Arabia Saudita invade Bahrein con la excusa de los disturbios, como los 100.000 hijos de San Luis hace siglos por estos predios. Gadafi dice emular a Franco pero copia al sátrapa Sadam Hussein, que casualmente tiene el mismo apellido que Barak Hussein Obama. En Siria y Yemen se está liando parda. 

Nos cuentan que fue gracias a Facebook. Y yo voy y me lo creo, como lo del Apocalipsis. Por esas tierras hay Internet, pero poco. Si se fija bien en el fondo de las imágenes que nos envían del Magreb y Oriente Medio, lo que no faltan son antenas parabólicas. 

Gracias a esas antenas redondas, África vio que en Europa atábamos los perros con longanizas y por eso nos invadieron en pateras. Otra historia fue que al desembarcar encontraron muchos perros y pocas longanizas. Por ese mismo motivo, lo que ven en la TV, arden las revueltas por el islam. 

Pese a lo que nos cuentan en nuestros medios, esta revolución no se está realizando por medio Facebook, es Al-Yazira quien la está propagando. Esta emisora ya era maldita en muchos de estos países, incluida Arabia Saudita, ahora vemos por qué. Internet es mas complicado que ver la TV. Hay mas televidentes que internautas, pues lo primero está al alcance de un beduino, lo segundo no lo veo tan claro. Si su TV sintoniza esta emisora, mírela un rato, le chocará que tiene menos censura (en algunos aspectos) que los medios occidentales.

¿Le sorprende lo que le cuento? Pues lo puede comprobar en su ciudad, pregunte a cualquier moro, vaya a alguno de sus bares y observe que TV ven. Ya me contará.

No se preocupen, las TVs occidentales no están por la labor de soliviantar a sus teleadictos. No consta ninguna revolución por medio de telebasura. Que disfruten del presente, es lo único que hay. Lo demás es todo ilusión, vana ilusión.

El juego de las urnas

En mi ciudad, hoy no ha acertado la previsión de meteorología. La agencia estatal de metereologia debe realizar los pronósticos como si se jugara su dinero en la lotería promitiva. 

Digo yo que para eso se podía unir con las loterías y apustas del estado o realizar los partes con el  sorteo de la ONCE o los euro millones. 

Se acerca la fecha de entregar la renta del 2010 y aun no sabemos cuáles son las deducciones por declaracion de renta. Otro acertijo. Tan difícil como cuando tengo que pedir cita previa para el carnet de identidad.  O si he de fiarme de la programación de la televisión en España. 

Tal vez estas incógnitas y otras más se despejen en fechas próximas y cercanas a las elecciones. Su usted tiene correo and gmail, hot mail, yahoo correoç o cualquier otro orreo, no se extrañe si recibe propaganda electoral, este año van a por todas. También es posible que las elecciones tengan mucho que decir en you tube. En el 2004, la clave estuvo en renfe cercanías y unos autores que aun no conocemos. Este año, ya veremos. Tal vez arrase shakira con otro waka waka, tokió hotel o lady ga ga. 

Como cuando hablan cada vez se entiende menos a los candidatos, me estoy buscando un diccionario de “politiqués”, que no es el diccionario de la  academia española ni se le parece.  Si usted tiene un i-chisme como el ipad, iphone,  un aparato nokia, htc o blackberry, o si está en faceboo, también se acordarán de usted. Pero no desespere, en cuanto pase las elecciones, no le molestarán más.

Apocalíptico, del Apocalipsis

Desconfíe si cuando le cuentan algo se lo describen cargado de adjetivos, es un viejo truco para acentuar la parte emocional del mensaje.

Actualmente, con la tragedia que vive Japón, que va bien servido, se le está añadiendo  el adjetivo “apocalíptico”. Un gran seísmo con sus réplicas, más un maremoto (tsunami me parece una cursilada de moda) no es moco de pavo. Los problemas de las centrales nucleares tampoco son mancos. 
Como creo, y sé por experiencia,  que los medios exageran un poco cuando les conviene, no sé hasta qué punto Japón se encuentra inmerso en el apocalipsis de San Juan. Libro que dudo que hayan leído más de uno de los que escribe, radia o televisa.  Por ejemplo, los cuatro famosos jinetes que cita son la victoria, la guerra, el hambre y la muerte. De momento, solo ha cabalgado uno a través de un seísmo y subido a una ola fuera de lo corriente. 

Las informaciones sobre la radiactividad son hasta ahora confusas y como hay muchos intereses en juego es evidente que no pueden ser de fiar. Desde el propio gobierno nipón, pasando por el alarmismo francés (fabricante y vendedor de centrales nucleares), medios “verdes” y de otros colores, y así sucesivamente, todos tiene intereses y nos lo cuentan con los colores que les conviene. Otra vez adjetivos. Todo ello, precedido del miedo papanatas de la vieja Europa. 

Me descubro ante el pueblo japonés de la forma que está afrontando esta catástrofe y les deseo lo mejor, porque lo merece. Espero no ver cómo reaccionaríamos en España ante semejante situación, aunque estoy seguro que usted ya se la imagina.

Y ya que este artículo va de apocalipsis, les voy a contar uno. Huracán Micht en Honduras y Nicaragua, más de 100.000 muertos. Ahí sí que aun cabalgan desbocados los jinetes apocalípticos. Del terremoto de Haití, cualquiera  sabe.

Pero ya se sabe, ahora se lleva lo apocalíptico y Japón es muy televisivo.

El criterio de las bombas y nuevos visitantes

Gadafi  bombardea civiles y Europa se indigna, ponderando ametrallar un poquito, la puntita nada más, a los mercenarios del dictador. Junto con EEUU y sin permiso de la ONU. 

EEUU arrasó con Irak sin mandato de la ONU y no veas la que se monta en España con el “No a la Guerra”.  También en el resto de la “Vieja Europa”.  Yetsin y Putin bombardean Chechenia de forma concienzuda, también sin mandato de la ONU y nadie se manifiesta. EEUU, también sin permiso de la ONU,  bombardea civiles en Serbia, que todos sabemos que son muy, muy malos, y todos encantados con la campaña de la OTAN. La pena es que, gracias a eso,  ahora hay mafias albano kosovares y están muy a gusto en España. No me suenan en España ni en Europa asaltos de bandas criminales serbias. En Belgrado, la UE es muy querida.  Los ruskis vuelan en el Índico un barco de piratas con los piratas dentro y nadie les dice nada sobre derechos humanos.  

Y podría seguir, pero no quiero aburrirle. ¿Alguien me puede explicar qué bombardeos son para manifestarse con pancartas y todos los complementos, y cuáles no? Es que la opinión pública de la ciudadanía me lía un poco y no acabo de pillarle el truco.

Mientras tanto, en el Mediterráneo vuelven a verse barcos de guerra persas que no lo navegaban desde la batalla de Salamina (1). Más curioso aún, una fragata china también anda cerca de Libia. Todo esto en el Mare Nostrum.

El Siglo XXI empieza a tomar forma.

(1) Muy resumido, para los que estudian la LOGSE, esta batalla fue hace 25 siglos (2500 años) entre griegos y persas, con victoria de los primeros.