¿A qué se dedica Dios?

¿A qué se dedica Dios? ¿Dios se dedica a reinar sobre toda su creación desde su reino celestial? Tal vez sea eso a lo que se dedica Dios. Lo preocupante es que los humanos no le importamos gran cosa.


Tal vez Dios se dedica a eso, a reinar sobre su creación… pero a otra escala, a una escala divina. 


Todo lo que comienza tiene un final y el Universo tampoco escapa a eso. Llegará un momento en el que el Universo o se colapsa o se desintegra. Y con el Universo, el espacio, el tiempo… y Dios.

¿A qué se dedica Dios?
¿A qué se dedica Dios?

Al igual que el fin de la vida es preservarse a sí misma, lo mismo le ocurre a Dios, y a eso se dedica a asegurar su supervivencia. Su tarea es descomunal, solo al alcance de los propios dioses, pero se le puede ayudar. Dios se dedica a preservar el Universo y a crear las condiciones de que cuando éste desaparezca, otro le sustituya con una nueva simiente de un nuevo universo, nueva vida, inteligencia y otro nuevo Dios.

En este Universo, tras el colapso del anterior, gracias a las leyes físicas que existen y no por casualidad, fue apareciendo la vida y la inteligencia. En la inmensidad del universo tanto de tiempo como de espacio, han surgido muchas especies. Algunas especies, muchísimas, desde hace millones de años y en millones de galaxias, no han logrado prosperar y se han extinguido. Pero otra infinidad de ellas ha logrado alcanzar semejantes niveles de desarrollo que se pueden considerar semejantes a los dioses desde hace millones de años. De hecho, la fusión de cada vez mas superinteligencias logra crear un Dios cada vez más poderoso. Una vez que una especie ha alcanzado el nivel de Dios o se fusiona con éste, ¿a qué se dedica? Pues al último reto: a preservar el Universo y a crear condiciones favorables para el siguiente Universo. El problema es tan complejo que necesitan toda la potencia de cálculo que puedan conseguir, desde civilizaciones casi divinas, hasta la inteligencia humana y cualquier otra inteligencia animal. Para este Dios, la inteligencia es un bien muy valioso… y redundante, para asegurarse de que no le va a faltar ese recurso tan preciado.

En una galaxia como la nuestra hay 100.000 millones de soles. Es muy probable que muchísimos de ellos tengan sus planetas. Pudiera ser, es casi seguro, que en muchos hay vida. De esos, en un porcentaje menor, hay o ha habido vida inteligente. De hecho, es innegable que en esta galaxia, un planeta la tiene: el nuestro. Aunque solo haya un planeta con vida inteligente por galaxia (tal vez por eso no nos hemos topado con otra especie inteligente hasta ahora), se calcula que en el universo hay dos millones de millones de galaxias. Dios se dedica a hacer las cosas a lo grande y se asegura de que la inteligencia florezca por todo el universo, aunque sea a razón de una inteligencia por galaxia (que es lo que hasta ahora podemos conocer).

Sin embargo, algunas civilizaciones, cuando alcanzan cierto nivel bastante superior al nuestro,  empiezan a jugar con ciertas cosas muy peligrosas causando serios peligros al Universo y amenazando su misma existencia: desgarros en el tejido espacio-tiempo que amenazan con destrozar la misma base del universo, descomposición contagiosa de la estructura íntima de la materia, cambio de las leyes físicas que gobiernan el Universo y sabe Dios que otras cosas que aun no logramos ni siquiera imaginar. Y a eso también se dedica Dios, a reparar estos destrozos que amenazan la existencia misma del Universo. Los experimentos que acaban con un planeta o con varios sistemas estelares, mientras no amenacen al conjunto del universo, a Dios le son relativamente indiferentes (salvo por una pequeñísima pérdida de potencia de cálculo): es un problema que cada especie debe superar para lograr integrarse mucho mas tarde y más evolucionados en lo que es Dios propiamente dicho. Y así una vez que sabemos a lo que se dedica Dios, en un futuro muy, muy, muy lejano, cuando el Universo haya colapsado, este Dios mucho más poderoso que el actual podrá decir-hacer: “hágase la luz”, y un nuevo big bang creará otro universo con las condiciones para crear vida, inteligencia… y otro Dios con el mismo fin.

¿Y la vida tras nuestra muerte? Este Dios la logra recuperar, ninguna inteligencia se desperdicia ya que la nuestra solo dura un instante comparada con la inmensidad del tiempo. ¡¡¡Quién sabe si es nuestro caso, que estemos “viviendo” en una realidad post mortem de otra vida anterior en otra realidad!!! No hay forma de demostrar ni una cosa ni la contraria, solo Dios lo sabe.

Pero aun hay mas, hay teorías sobre los multiversos o universos múltiples. El recién fallecido Stephen Hawking apunta en su último estudio a la existencia de otros universos, quien sabe si infinitos… ¿Se dedica Dios a hacer pruebas con otros Universos? ¿Hay diferentes dioses por cada universo que se dedican a hacer lo mismo?

¿Y si todo este conjunto de universos está contenido en una partícula de un átomo de otro Universo que contiene infinitos universos? ¿A qué se dedicará ese Dios? ¿O tal vez es el mismo?

Creo que este artículo es compatible con tu fe en el Dios (o los dioses, que hay muchos y no sé cuál es el tuyo) de este planeta. Simplemente este post amplia “un poco” hacia otras vistas de espacios y tiempos infinitos.

Cómo hacerse rico siguiendo 10 reglas de sentido común

El secreto para hacerse rico es una idea de dominio público, es muy simple de entender y nadie se hará rico vendiéndotelo. 


Hacerse rico es simple. No hay necesidad de tener suerte, de ser un genio o tener excelentes relaciones bien ubicadas. 


No necesitas asistir a caros seminarios financieros los fines de semana o conocer los últimos consejos y trucos vendidos por especialistas en marketing. Como dijo acertadamente John Bogle, "el secreto es que no hay secretos".

Cómo hacerse rico siguiendo 10 reglas de sentido común
Cómo hacerse rico siguiendo 10 reglas de sentido común

Regla número 1 para hacerse rico: no gastes más de lo que ganes


Como ya lo dijeron nuestros antepasados, ¡esta es la regla básica para hacerse rico! Esto puede parecer obvio, pero las personas a menudo no tienen idea de lo que están gastando y cuanto representa en comparación con lo que ganan. Y hoy, con tarjetas de crédito y otros medios de pago, es muy fácil y muy tentador vivir más allá de tus posibilidades. ¡A partir de ahora, debes decirte que el millonario vive por debajo de sus posibilidades! Haz el esfuerzo de hacer un presupuesto para controlar el dinero que se escapa de tu billetera.

Regla número 2 para hacerse rico: nunca gastes tu capital


Cuando inviertes tu capital, produces (normalmente) unos ingresos (intereses, dividendos, rentas, etc.). Estos ingresos aumentan el capital y, a su vez, generan ingresos. Este es el principio del "efecto bola de nieve". Si esta acumulación continúa durante el tiempo suficiente, terminarás con un capital muy grande. Pero si, por una razón u otra, quitas una parte de tu capital para realizar un gasto que no es una inversión (un activo en depreciación), ¡rompes el efecto bola de nieve! En un solo gasto, puedes perder el beneficio de muchos años de inversión.

Regla número 3 para hacerse rico: págate primero a ti mismo


Aparta al menos el 10% de tus ingresos cada mes. Antes de dejarte todo el dinero que ganas en facturas y gastos, considera el guardarlo para ti. La forma más sencilla de hacerlo es configurar una transferencia automática que reciba el 10% de su salario tan pronto como lo cobres y depositarlo en una cuenta de ahorros que no toques nunca. No es tan complicado como parece, y te sorprenderá que puedas vivir igual de bien con el 90% restante. Pero estos pequeños 10% menos en tu presupuesto marcarán la diferencia, y eso te permitirá hacer una fortuna.

Regla número 4 para hacerse rico: nunca gastes dinero guardado en tu cuenta bancaria de ahorros


Ten cuentas bancarias separadas para tus gastos y tus ahorros. Si deseas que tus ahorros crezcan, debes mantenerlos en una cuenta separada a la que no tengas la tentación de acudir.

Regla número 5 para hacerse rico: minimiza tus gastos


Este es el principio que menos se sigue, pero es sin embargo el que tiene más control y que tendrá el mayor impacto en la evolución de sus finanzas. SIGUE LEYENDO...



Las dos ranas

He aquí una rana que había vivido siempre en un mísero y estrecho pozo, donde había nacido y habría de morir.


Pasó cerca de allí otra rana que había vivido siempre en el mar. Tropezó y se cayó en el pozo.


—¿De dónde vienes? —preguntó la rana del pozo.

—Del mar.

—¿Es grande el mar?

—Extraordinariamente grande, inmenso.

Las dos ranas
Las dos ranas
La rana del pozo se quedó unos momentos muy pensativa y luego preguntó:

—¿Es el mar tan grande como mi pozo?

—¡Cómo puedes comparar tu pozo con el mar! Te digo que el mar es excepcionalmente grande, descomunal.

Pero la rana del pozo, fuera de sí por la ira, aseveró:

—Mentira, no puede haber nada más grande que mi pozo; ¡nada! ¡Eres una mentirosa y ahora mismo te echaré de aquí!

El Maestro dice: Así procede el hombre fanático y de miras estrechas.




Estrategias de delincuencia en internet

La delincuencia en internet no solo afecta a bancos y grandes empresas, afecta también y cada vez más a particulares, la estrategia de la delincuencia en internet te puede hacer daño a ti.


Las siguientes noticias sobre delincuencia en internet son todas reales y se pueden comprobar a través de motores de búsqueda en internet como Google.


Guerra en internet


En el año 2010, científicos nucleares iraníes observan desconcertados como su programa de enriquecimiento de uranio falla de forma catastrófica, inutilizando varios años de trabajo. Muchas de las máquinas industriales Siemens llegaron a autodestruirse. El motivo es la infección por un malware conocido como Stuxnet. Los ordenadores de la red se contaminaron a través de una memoria USB, probablemente regalada a los trabajadores de la central nuclear o encontrada por alguno de ellos.


Estrategias de delincuencia en internet
Estrategias de delincuencia en internet

Un pionero de delincuencia en internet


En los albores de la informática en 1978, Stanley Mark Rifkin es un empleado subcontratado por el Security Pacific National Bank de Los Ángeles para hacer tareas de mantenimiento en el moderno ordenador que ayuda a realizar las transferencias. Tras leer la clave de seguridad diaria escrita en una nota de papel junto al teclado, desarrolla un plan que culmina haciendo una transferencia de 10.200.000 $ a una cuenta suiza que acaba de abrir. En su momento fue el mayor robo bancario de la historia de Estados Unidos. Sin pruebas de su autoría, solo pudo ser detenido tras ser traicionado por su antiguo abogado.

Mark Zuckerberg pirateado


En mayo de 2016, poco después de hacerse públicos los datos de casi 500 millones de cuentas que fueron sustraídas de la desaparecida web de MySpace y de la red social LinkedIn, las cuentas de Twitter de gran número de personalidades fueron secuestradas. Entre ellas las cuentas de Mark Zuckerberg y Katy Perry. Su error fue utilizar la misma clave para varias aplicaciones. La contraseña del CEO de Facebook era “dadada”.

Bases secretas


Los usuarios de la red social Strava son deportistas que suben a la web las rutas y tiempos de sus dispositivos GPS para motivarse y competir entre ellos. En noviembre de 2017 Strava publicita un “mapa de calor” del mundo donde se representan todas las rutas en distinto color en función de su popularidad. En lugares como Afganistán, Irak o Djibouti la población local apenas utiliza estos dispositivos. En ese gran espacio vacío, se muestran claramente la localización y el perímetro de todas las bases secretas donde operan los militares occidentales que son usuarios de Strava.

Robo de bitcoins


También en noviembre de 2017, un cliente de 36 años en un restaurante austriaco se conectó a lo que creía que era la red wi-fi para clientes del establecimiento. Dentro de esa conexión a internet consultó el valor de su cartera de Bitcoins. Más tarde comprobó que Bitcoins por valor de 100.000 € habían desaparecido, transferidos a una cuenta desconocida.

Empleando muy poco tiempo podrás encontrar muchos más ejemplos de delincuencia en internet como estos. Cualquier búsqueda en internet de casos parecidos devuelve miles de situaciones reales en las que delincuentes o agentes malintencionados se aprovechan de fallos en la forma de actuar de los usuarios. La ciberdefensa no es asunto exclusivo de los expertos informáticos, ahora es asunto tuyo.