La leche del Imperio

El ocaso de Occidente no será por una invasión de bárbaros al galope por nuestras calles. Será algo mas anodino.


¿Recuerda que muchos emperadores romanos estaban locos de atar? No se lo atribuya a los genes, excusa de moda. Simplemente era contaminación.  Entonces el plomo era un metal precioso, digno de la copa de patricios y emperadores. Este metal es muy tóxico y genera demencia, como la del sombrerero loco de Alicia en el País de las Maravillas, pues antaño, era la enfermedad de los sombrereros, también contaminados por este pesado metal.

La leche del Imperio
La leche del Imperio
Según el “Estudio Nacional del semen de los jóvenes españoles” elaborado tras analizar el esperma de 1.200 hombres de entre 18 y 30 años, casi un 60 por ciento presenta un semen de calidad inferior a lo que la OMS considera normal. Este alto porcentaje se debe a la industrialización y a la contaminación del Medio Ambiente, destaca el informe desmintiendo los mitos de que los calzoncillos apretados o que llevar el móvil en el bolsillo delantero de los pantalones, es un factor de riesgo y empeora la calidad de los espermatozoides.

Hay datos, que no se publican, que atribuyen estos espermatozoides defectuosos al tipo de comida que ingerimos. En particular, a la leche, bueno a ese líquido blanco que venden con apariencia y sabor a leche.

¿Aun no se lo cree? Si tiene usted alergias, problemas de piel, asma, o alguna dolencia que no acaba de irse, pruebe dejar de tomar leche durante seis meses. Ya me contará, porque creo que si Usted ya sabe leer ya pasó la lactancia.

Casi se me olvida, la col y su familia (brécol, coliflor, repollo) contienen mucho más calcio ASIMILABLE que la leche. Una dieta sana devuelve la fertilidad, investigue que no se lo voy a dar todo hecho… 

A través de un caballo, la fortuna juega con nosotros

La suerte de encontrar un caballo
Decía un cuento chino: Había una vez, un pobre campesino chino muy sabio que trabajaba la tierra duramente con su hijo. 

Un día el hijo le dijo: -¡Padre, qué desgracia! Se nos ha ido el caballo

-¿Por qué le llamas desgracia? - respondió el padre, veremos lo que trae el tiempo... 

A los pocos días el caballo regresó, acompañado de otro caballo

-¡Padre, qué suerte! - exclamó esta vez el muchacho - Nuestro caballo ha traído otro caballo

-¿Por qué le llamas suerte? - repuso el padre - Veamos qué nos trae el tiempo. 

En unos cuantos días más, el muchacho quiso montar el caballo nuevo, y éste, no acostumbrado al jinete, se encabritó y lo arrojó al suelo. El muchacho se rompió una pierna. 

-¡Padre, qué desgracia! - exclamó ahora el muchacho -. ¡Me he roto la pierna! 

Y el padre, con su experiencia y sabiduría, sentenció: -¿Por qué le llamas desgracia? Veamos lo que trae el tiempo!.El muchacho no se convencía de la filosofía del padre, solo se quejaba en su cama. Pocos días después, pasaron por la aldea los enviados del rey buscando jóvenes para llevárselos a la guerra.

Vinieron a la casa del anciano, pero como vieron al joven con su pierna entablillada, lo dejaron y siguieron de largo. Con el tiempo se enteró que todos esos soldados murieron en la guerra. 

El joven comprendió entonces que nunca hay que dar ni la desgracia ni la fortuna como absolutas, sino que siempre hay que darle tiempo al tiempo, para ver que lo malo no era tan malo y que siempre hay algo bueno esperando. 

Pregunte, si se atreve

No hay dinero para sueldos pero lo hay para subvenciones. No hay fondos para subir las pensiones a nuestros jubilados, pero lo hay para ayudas a colectivos variopintos. Hay esfuerzos solidarios, tú haces el esfuerzo y yo soy solidario. Cuando le menten la solidaridad, tiéntese la cartera. ¿Cuánto le cuesta a España un preso y qué paga él tras delinquir? ¿Por qué desde que murió el dictador cada vez hay más presos? ¿Cuánto pagó el jubilata y cuanto le pagamos a él en agradecimiento y en justicia? ¿Cuánto cobran nuestros representantes y cuánta riqueza generan? Como respuesta, se admiten números rojos, como rojo se autodenominó el Sr. ZP. Y del de la barba, sigue en su siesta, tampoco sé por qué.

¿Cuál es el pufo total de todos los ayuntamientos? ¿Cuánto nos cuestan las autonomías? No lo sabe ni el Gobierno de España, ese que pone carteles del Plan E con tu dinero y el mío. ¿Cuánto cuestan todos los carteles?

¿Cuánto cuesta cada cosa en España? Se lo preguntaría al diputado que me representa, pero no sé quién es. Tampoco sé quien me representa en mi ayuntamiento ni en mi taifa. No sé a quién preguntar. ¿Lo sabe Usted?

Pregunté a Google y obtuve respuestas. No se las voy a contar, aunque usted pueda imaginarlas. Sólo le digo que su imaginación quedará corta. Hágase preguntas y busque respuestas, porque si espera que se las den sus representantes, va bien jodido.

Si le gusta conocer la verdad (o un trocito), cúrreselo, aprenda a hacerse preguntas, busque, encuentre y analice.

Luego intente dormir. Si puede…