Mostrando entradas con la etiqueta persuasión. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta persuasión. Mostrar todas las entradas

Maestro de la persuasión en 4 Estrategias

Estas 4 estrategias de persuasión de las personas más persuasivas de la historia están diseñadas para enfocarte mejor en tus objetivos y ayudarte a reducir resistencia de la gente


Los humanos no pueden evitar tratar de influir en los demás. Todo lo que decimos o hacemos es revisado e interpretado por otros para encontrar pistas sobre nuestras intenciones. ¿Estamos en silencio? Tal vez sea porque estamos molestos y queremos ser claros. O escuchamos sinceramente para tratar de impresionar con nuestra cortesía. No importa lo que hagamos, la gente lo verá como un intento de influir en ellos, y no se equivocan nada al hacerlo. Como animales sociales, no podemos evitar practicar constantemente el juego, seamos conscientes de ello o no.

Maestro de la persuasión en 4 Estrategias
Maestro de la persuasión en 4 Estrategias
La mayoría de la gente no quiere emplear el esfuerzo necesario para pensar en los demás y encontrar una entrada estratégica más allá de sus defensas. Son perezosos. Sólo quieren ser ellos mismos, hablar honestamente o no hacer nada, y justificarse como el resultado de una gran elección moral.

Dado que el juego es inevitable, es mejor ser experto en este juego que en la negación, o simplemente en la improvisación de un momento. Al final, ser bueno en persuasión es en realidad más beneficioso socialmente que una posición moral. Al tener ese poder, podemos influir en las personas que tienen ideas peligrosas o antisociales. Para ser competentes en la persuasión, debemos sumergirnos en la perspectiva de los demás y ejercer nuestra empatía. Tal vez tengamos que atenernos a los prejuicios culturales y atenernos a la necesidad de una honestidad total, pero internamente debemos darnos cuenta de que esto es absurdo y practicar lo que es necesario para nuestro propio bienestar.

Las siguientes cuatro estrategias, destiladas de los ejemplos de las personas más persuasivas de la historia, están diseñadas para ayudarte a enfocarte más profundamente en tus objetivos y crear los tipos de efectos emocionales que te ayudarán a reducir resistencia de la gente. Sería muy prudente por tu parte que los pusieras en práctica.


1) Transformarse en un oyente profundo.


En el curso normal de una conversación, nuestra atención está dividida. Escuchamos algo de lo que otros dicen, con el fin de seguir y continuar la conversación. Al mismo tiempo, planeamos lo que diremos a continuación, una historia emocionante propia. O incluso soñamos con algo insignificante. La razón es simple: estamos más interesados en nuestros propios pensamientos, sentimientos y experiencias que en los de la otra persona. Si ese no fuera el caso, sería relativamente fácil para nosotros escuchar con toda nuestra atención. La prescripción habitual es hablar menos y escuchar más, pero este consejo no tiene sentido siempre y cuando preferimos nuestro propio monólogo interno. La única solución es estar motivado de una manera u otra para revertir esta dinámica.

Piénsalo de esta manera: conoces muy bien tus propios pensamientos. Rara vez te sorprendes. Tu mente tiende a girar en torno a los mismos objetos obsesivos, pero cada persona que conoces representa un país desconocido, lleno de sorpresas. Imagina por un momento que podrías meterte en la mente de la gente y el viaje tan increíble que podría ser. Las personas que parecen tranquilas y aburridas a menudo tienen una vida interior muy extraña por explorar. Incluso con canallas y tontos, se puede aprender sobre el origen y la naturaleza de sus defectos. Al transformarse en un oyente profundo, no sólo te volverás más divertido abriendo tu mente a sus mentes, sino que también obtendrás las lecciones más valiosas sobre psicología humana.

Una vez que estás motivado para escuchar, el resto es relativamente simple. No puedes hacer que sea demasiado obvio el propósito estratégico detrás de tu escucha. La otra persona debe sentir que este es un intercambio animado, incluso si al final puedes hacer que lleve el 80% de la conversación. Para ello, no debes bombardearlos con preguntas que den la impresión de ser una entrevista de trabajo. Lo que debes hacer es prestar atención a sus señales no verbales. Verás que sus ojos se iluminan cuando se mencionan ciertos temas, por lo tanto, tienes que guiar la conversación en esa dirección. La gente se volverá habladora sin darse cuenta. A casi todo el mundo le gusta hablar de su infancia, de su familia, de los entresijos de su trabajo o de una causa que les es querida. Una pregunta o comentario ocasional hace de detonador de algo que dijeron.

Tu objetivo es sacarlos del juego sintiéndose mejor consigo mismos. Dejaste que protagonizaran el guión de la conversación. Has sacado de ellos el lado más divertido de su personalidad. Te amarán por ello y esperarán con ansias la próxima cita. A medida que estén más y más relajados en tu presencia, tendrás una gran cantidad de oportunidades para plantar ideas e influir en su comportamiento.


2) Crear en las personas el estado de ánimo adecuado.


Como animales sociales, somos extremadamente sensibles al estado de ánimo de los demás. Esto nos da el poder de influir sutilmente a las personas con el estado de ánimo adecuado para influir en ellas. Si estás relajado y anticipas una experiencia agradable, se comunicará y tendrá un efecto espejo en la otra persona. Una de las mejores actitudes a adoptar para este fin es la de la indulgencia total. No juzgas a los demás, los aceptas como son.

Una variante de esto es infectar a las personas con un cálido sentido de la relación, a través de la risa y los placeres compartidos. Lyndon Johnson era un maestro en este arte. Por supuesto, consumía alcohol, que fluía libremente en su oficina, sus visitas nunca sabían que sus propias bebidas estaban muy diluidas para poder mantener el control sobre sí mismo. Sus chistes desaliñados y sus coloridas anécdotas crearon un ambiente de club cómodo para los hombres. Es difícil no resistirse al estado de ánimo que había creado. Johnson también podría ser muy físico, a menudo envolviendo con abrazos a otra persona o con frecuencia tocándolo en el brazo. Numerosos estudios de señales no verbales han demostrado el increíble poder que un simple toque de las manos o los brazos de una persona puede tener en cualquier interacción, haciéndoles pensar cosas positivas sobre ti, sin ser nunca consciente de la fuente de su buena opinión. Unas palmaditas suaves establecen una relación visceral, siempre y cuando no mantenga el contacto visual, lo que daría demasiada connotación sexual.

Ten en cuenta que las personas se comunican de una manera no verbal. Se ha demostrado, por ejemplo, que los maestros que esperan más de sus estudiantes, sin decir nada, pueden tener un efecto positivo en su trabajo y calificaciones. Al sentirte particularmente emocionado cuando conoces a alguien, se lo comunicarás de una manera poderosa. Si hay alguien a quien te pidas un favor, trata de imaginarlo de la mejor manera— generoso y cariñoso— si es posible. Algunos han afirmado obtener grandes resultados simplemente pensando que la otra persona es hermosa o atractiva.


3) Aliviar sus inseguridades.


Todo el mundo tiene inseguridades particulares, sobre su apariencia, su poder creativo, su masculinidad, su estatus de poder, su singularidad, su popularidad, etc. Tu tarea es obtener una visión general de estas inseguridades a través de las diferentes conversaciones en las que las investigas.

Una vez identificadas sus inseguridades, primero debes tener mucho cuidado de no activarlas. Las personas se han vuelto sensibles a cualquier palabra o lenguaje corporal que pueda poner en duda su apariencia física o su popularidad, o cualquiera que sea su inseguridad. Ten en cuenta esto y ponte en guardia. En segundo lugar, la mejor estrategia es alabar y halagar las cualidades en las que las personas se sienten menos seguras. Todos queremos, de una manera u otra, vernos a través de la persona que nos alaba. Esto se debe a que vivimos en un mundo difícil en el que continuamente somos juzgados y el triunfo de ayer es seguido fácilmente por el fracaso del mañana. Nunca nos sentimos seguros. Si la adulación está bien hecha, sentimos que el halago nos ama, y tendemos a amar a las personas que nos aman.

La clave del éxito de los halagos es hacerlo estratégico. Si sé que soy particularmente malo en el baloncesto, felicitarme por mis habilidades de baloncesto de una manera u otra sonará como falso. Pero si no estoy seguro de mis habilidades, si me imagino que puede que no sea tan malo, entonces cualquier adulación en este punto puede hacer maravillas. Busca las cualidades en las que la gente no esté segura y tranquilízalas. Como Lord Chesterfield aconsejó en sus cartas (más tarde publicadas en 1774), "El cardenal Richelieu, que era posiblemente el mejor estadista de su tiempo... tenía la vanidad ociosa de ser considerado el mejor poeta también: envidiaba al gran Cornelio, su reputación. Aquellos que hábilmente lo halagaron no le contaron mucho sobre su capacidad en los asuntos del estado. Pero en el incienso que le dieron, sabían que el humo giraría su cabeza a su favor, tratándolo como un... poeta.

Siempre es mejor felicitar a la gente por sus esfuerzos que por su talento. Cuando elogias a la gente por su talento, hay una ligera depreciación implícita, como si simplemente tuvieran suerte de nacer con habilidades naturales. En cambio, a todo el mundo le gusta sentir que se ha ganado su buena fortuna a través del trabajo duro y ahí es donde debes apuntar tu elogio.

Con las personas que son iguales a ti tienes más espacio para halagar. Con aquellos que son tus superiores, es mejor simplemente estar de acuerdo con sus opiniones y validar su sabiduría. Halagar a tu jefe es demasiado transparente.


4) Usa la resistencia y la terquedad de las personas.


Algunas personas son particularmente resistentes a cualquier forma de persuasión. Muy a menudo, son personas con niveles muy profundos de inseguridad y de baja autoestima. Esto puede manifestarse en una actitud rebelde. Esas personas sienten que están en contra del mundo. Deben a toda costa afirmar su voluntad y resistirse cualquier cambio. Harán lo contrario de lo que la gente sugiere. Buscarán consejo para un problema o síntoma en particular, para encontrar docenas de razones por las que el consejo dado no funcionará para ellos. Lo mejor es jugar un juego de judo mental con ellos. En el judo, no frustramos los movimientos de las personas con un empuje personal, sino que fomentamos su energía agresiva (resistencia) con el fin de derribarlos por sí mismos. Estas son algunas maneras de poner esto en práctica en la vida cotidiana:

Usa sus emociones

En el libro “Cambio”, los autores terapeutas (Paul Watzlawick, John Weakland y Richard Fisch) discuten el caso de un adolescente rebelde, suspendido de la escuela por el director porque fue sorprendido vendiendo drogas. Todavía tenía que hacer su tarea en casa, pero se le prohibió estar en el campus. Eso sería un gran roto en su negocio de drogas. El chico estaba ardiendo en un deseo de venganza.

La madre consultó a un terapeuta que le dijo que le explicara al hijo que el director creía que sólo los estudiantes que tomaban los cursos en persona podían tener éxito. En la mente del director, al impedir que el estudiante vaya a la escuela, se aseguraría de que fracasara. Si trabajara mejor en casa que en clase, avergonzaría al director. Es mejor no tener demasiados problemas este semestre y ponerse en el lado correcto del director dándole razón. Por supuesto, este consejo fue diseñado para jugar en sus emociones. Ahora no quería nada más que avergonzar al director, y así se lanzó a sus deberes con gran energía, el objetivo del terapeuta desde el principio. Esencialmente, la idea no es contrarrestar las emociones fuertes de las personas, sino moverse con ellas y encontrar una manera de canalizarlas en una dirección productiva.

Usa su lenguaje.

El terapeuta Milton Erickson describió el siguiente caso que había tratado: un marido acudió a él para pedir consejo, aunque parecía decidido a hacer lo que quería de todos modos. El y su esposa provenían de familias muy religiosas y se habían casado principalmente para complacer a sus padres. El marido y la esposa también eran muy religiosos. Su luna de miel, sin embargo, había sido un desastre. Les pareció muy embarazoso el sexo y no se sentían como si estuvieran enamorados. El marido decidió que no era culpa de nadie, pero que tenían que conseguir "un divorcio amistoso". Erickson estaba bastante de acuerdo con él, y sugirió exactamente cómo provocar este "divorcio amistoso". Le pidió que reservara una habitación en un hotel. Se suponía que pasarían una última noche "amistosa" juntos antes del divorcio. También tuvieron que tomar una última copa de champán "amistoso" y un último beso "amistoso" entre ellos.

Erickson dio instrucciones en la misma línea, asegurando virtualmente la seducción de la mujer por su marido. Como él esperaba, el esposo siguió sus instrucciones, la pareja pasaron juntos una noche emocionante y decidieron con alegría permanecer casados.

Erickson tenía la intuición de que el marido realmente no quería un divorcio y que ambos se sentían incómodos debido a sus orígenes religiosos. Ambos eran profundamente inseguros de sus deseos físicos, pero resistentes a cualquier tipo de cambio. Erickson usó el lenguaje del marido y su deseo de divorcio, pero encontró una manera de redirigir suavemente la energía a algo muy diferente. Cuando usas las palabras de las personas en su contra, tiene un efecto hipnótico. ¿Cómo es posible que no sigan lo que sugieres cuando son exactamente las palabras que usaron?

Usa su rigidez

El hijo de un prestamista vino un día a ver al gran maestro Zen Hakouin del siglo XVIII con el siguiente problema: quería que su padre practicara el budismo, pero el hombre dijo estar demasiado ocupado con su contabilidad para tener tiempo para una sola canción u oración. Hakuin conocía al corredor de empeños, era un avaro inveterado que lo usaba sólo como excusa para evitar la religión, que él consideraba una pérdida de tiempo. Hakuin aconsejó al niño que le dijera a su padre que el maestro Zen se compraría a sí mismo todas las oraciones y canciones que hacía, a diario. Era estrictamente un asunto de negocios.

Por supuesto, el prestamista estaba muy contento con el trato: podía silenciar a su hijo y ganar dinero en el proceso. Todos los días presentaba a Hakuin su factura para las oraciones, y Hakuin le pagaba debidamente. Pero en el séptimo día, no vino. Parecía que estaba tan atrapado en las canciones que se había olvidado de contar el número de oraciones que había hecho. Unos días más tarde, admitió a Hakuin que estaba completamente absorto en las canciones, que se sentía mucho mejor y que ya no necesitaba que le pagaran. Rápidamente se convirtió en un donante muy generoso para el templo de Hakuin.

Cuando las personas son rígidas en su oposición a algo es porque tienen mucho miedo al cambio y a la incertidumbre que podría traer. Deben tener todo atado en sus términos y sentir que tiene el control. Juegas a su favor si tratas de alentar el cambio con todos tus consejos, lo que les da algo para reaccionar y justificar su rigidez: se acaban volviendo más testarudos. Deja de luchar con esas personas y usa la naturaleza misma de su comportamiento rígido para hacer un cambio suave que podría conducirles a algo más grande. Por su cuenta, descubren algo nuevo (el poder de la oración budista), y por sí solos, podrían ir más allá, todo gracias a tu maniobra de judo.

Ten en cuenta que las personas a menudo no hacen lo que otros les piden que hagan, porque simplemente quieren afirmar su voluntad. Si les dices que estás de acuerdo con su rebeldía y les dices que sigan haciendo lo que están haciendo, ahora significa que si lo hacen, siguen tus consejos, lo cual es desagradable para ellos. Pueden rebelarse de nuevo y afirmar su voluntad en la dirección opuesta, la que tú querías desde el principio, la esencia de la psicología inversa.

Este artículo procede del último libro de Robert Greene, Las leyes de la naturaleza humana


El arte de la persuasión en 8 trucos


En el arte de la persuasión mucha gente piensa que para ser persuasivo debemos estar seguros de lo que decimos y hacerlo con convicción y determinación


Se discute muy a menudo sobre la retórica, la negociación y el arte de la persuasión. Mucha gente piensa que para ser persuasivo, debemos estar seguros de lo que decimos y decirlo con convicción y determinación. 


Si esto no es del todo cierto, en realidad no lo es suficientemente del todo. Si investigas en algunos libros sobre negociación, comunicación y PNL, te encontrarás con una gran cantidad de consejos bastante técnicos en las actitudes, las posiciones a adoptar, así como consejos y trucos de los mejores negociadores del mundo. Sin embargo, si he aprendido una cosa en mi trabajo es que toda la teoría es interesante, pero cuando vamos a practicar con profesionales cara a cara, poco tiene que ver con lo que se lee en los libros, y nada va tan bien como lo que hemos leído en un libro. 

El arte de la persuasión en 8 trucos
El arte de la persuasión en 8 trucos 
La idea de este artículo no es para convertirte en un crack de las ventas o de la persuasión, ni te dará toda una serie de técnicas infalibles, sino más bien tenderá a proporcionarte ideas básicas a menudo olvidadas o desconocidas en la práctica. A partir de esta base podrás definir tus habilidades, encontrar tu estilo y, sobre todo, ejercer práctica, práctica, mucha práctica, porque sin la práctica, la retórica de la teoría no tiene absolutamente ningún porvenir.

1- La actitud


Es básica, pero es uno de los conceptos más importantes de todos. Contrariamente a la creencia popular, el que habla más fuerte en una negociación no es el que la controla. Debemos adoptar un estilo discreto pero no invisible. El brillo puede desacreditar, y de la misma forma en que un estilo también te lleva a todas partes, también te puede hacer completamente transparente. Se debe buscar un equilibrio sin dejar de ser natural. En tus gestos no debes adoptar una actitud cerrada, sé abierto, pero con movimientos controlados para evitar malos entendidos no verbales, esto podría darte una imagen demasiado agresiva sin que ni siquiera te des cuenta.

2- La parte verbal


Es el complemento inseparable de tu actitud, el flujo de palabras debe ser fluido, sin cortes, pero no demasiado rápido. Una vez más tenemos que encontrar el equilibrio adecuado entre el dinamismo y el control. Hay un elemento muy importante que es no hablar de uno mismo. Hay que habla, pero no aburrir al interlocutor, ya que un interlocutor que se aburre es mucho menos receptivo a tus argumentos. Por lo tanto evita frases que comiencen con "yo".

3- Silencio


Otra idea errónea es que llenar los espacios en blanco del contrario se trata de un arma de negociación real. Al llenar estos espacios en blanco le ofreces la oportunidad de descansar y observar. Para explotar los espacios en blanco, por ejemplo, cuando un cliente finalmente asiente con todos mis argumentos, me gustaría concluir con una serie de preguntas para rellenar un silencio: ¿Estamos de acuerdo, verdad? ¿Sí, eso es lo que necesita técnicamente? ¿Si, así va a ahorrar dinero? ¿Qué nos queda por firmar a continuación? Es mejor dejar un silencio, ya que así fuerzo a mi interlocutor a resolver una disonancia "No había pensado firmar", pero "estoy de acuerdo con lo demás en todo." Más que el silencio queda una fuerte disonancia, ya menudo la persona resuelve este malestar mediante la validación de la última pregunta...

4- La lógica


Un argumento debe usar la lógica. Sin embargo, para dejarlo más claro deberías usar metáforas, porque tienen un impacto muy amplificador en los argumentos.

5 – Las emociones


Si el argumento debe apelar a la lógica, que finalmente convence a un interlocutor no es el dominio de la razón sino de las emociones. Aún más importante que el discurso lógico, considera que tus argumentos se completa con las emociones. Para crear tus patrones, piensa en las metáforas y en la pirámide de Maslow, que te dará un recordatorio de las necesidades básicas de la persona que tratas.

6 - Humor


Sí, sé que puede parecer muy tonto, y no es algo que se recomiende, pero mi experiencia en este campo, el uso del humor que puede solucionarte muchas situaciones. Ten en cuenta que una persona que no tiene un atractivo especial para que será más fácil de convencer, el humor es un patrón en sí mismo... A todo el mundo le gusta reírse, si sabes que tu interlocutor es propenso, obtendrás más simpatía y necesariamente le habrás influenciado. Pon atención porque el humor sigue siendo una herramienta para manejar con cuidado, ya que es un arma de doble filo que también puede producir el efecto contrario.

7 - Escuchar


Es la herramienta imprescindible y siempre te la aconsejan para las negociaciones. Ya te lo acabo de decir, no monopolices la discusión. No hables al máximo, cuanto más hable contigo una persona, más se va a entregar automáticamente sin darse cuenta. A partir de ahí, saca el máximo de información que puede usar como muchas palancas para entender sus argumentos y patrones. Debemos practicar lo que llamamos la "escucha activa", se escucha y piensa al mismo tiempo lo que se puede hacer con él.

8 - Empatía


Una cualidad esencial en la negociación: sin escucha y empatía, lo único será única repetir los argumentos de la otra parte. Si dudas, hazte una sola pregunta: "¿cómo actuaría y me sentiría en su situación?”. Encuentra la respuesta a esta pregunta y la llave de la mente de tu interlocutor.

Te puede interesar: El libro negro de la persuasión


El arte de decir no

El arte de decir no sin molestar y sin perder tu influencia. Cuando te piden algo y tienes que decir "no", a veces resulta difícil.  Puedes estar molesto y  ver disminuir tu influencia. 


Pero también es posible decir no mientras mantienes una buena relación con tu interlocutor, así como tu poder de influencia. Seamos honestos, no puedes decir "sí" a todos (ni siempre obtendrás un sí).  Salvo que tus relaciones con los demás sean completamente hipócritas. En un momento u otro, debes rechazar una propuesta, una oferta u oponerte a una idea.

El arte de decir no
El arte de decir no

Aquí hay 3 consejos para ayudarte a expresar un rechazo y decir no sin comprometer tu influencia:


1.   Practica a diario el decir “no”


Es muy importante que tengas el valor de decir "no" cuando sea necesario.  Así acostumbrarás a tus interlocutores a la posibilidad de un rechazo. No estoy diciendo que deba hacerse sin justificación, solo por "ejercicio". Pero hazlo tan pronto como surja una oportunidad.  Incluso en las ocasiones más simples.  Tienes derecho a rechazar un postre que no te guste, un café porque ya has tomado uno, y así sucesivamente.  Tienes el derecho de no prestar un servicio cuando realmente no tienes tiempo. No haga del "no" un tabú. Incluso si eres de naturaleza muy generosa, amable y agradable, no hagas que las personas a tu alrededor escuchen sistemáticamente el "sí" de tu boca. Tarde o temprano, algunos comenzarán a disfrutarlo. Y tarde o temprano, cuando realmente tengas que decir "no", todos se sorprenderán al escucharte decirlo . . .  y probablemente les resulte difícil aceptarlo.

2.  Elimina la emoción de tu respuesta al decir “no”


Si has decidido negarte, tienes una buena razón para hacerlo.  Esto no debería ser una dificultad emocional insuperable. Si sientes culpa, miedo, tristeza o angustia antes de decir que no, tómate el tiempo para analizar tus emociones.  ¿Por qué sientes eso? ¿Realmente tienes una razón para sentirte culpable? Si es así, que quede claro.  Tal vez tomaste una decisión rápida.  Eso pasa. Por otro lado, si tu decisión de decir "no" está bien fundada, elimina la culpa y di lo que tienes que decir sin estados de ánimo inútiles. Esto facilitará el mensaje, ya que la persona que pide verá que estás seguro de ti mismo y de tu decisión.  La confianza en uno mismo influye en la forma de  comunicar un rechazo. Si le dices "no" retorciéndote las manos o con una voz vacilante que traiciona tu culpa, corres el riesgo de causar una ansiedad similar en la persona que está frente a ti. 

3.  Para decir no sin lastimar, explica siempre tu negativa


El arte de decir no sin molestar pasa por un principio importante: nunca lances un rechazo sin explicación y sin asegurarte de que la persona frente a ti entiende tus razones. Si no tienes tiempo suficiente para explicar completamente tu decisión, intenta ahorrar tiempo.  Dile "déjame revisar mi calendario para ver si puedo darte este servicio.  Te daré la respuesta al mediodía. Siempre da la respuesta a la hora programada (o día).  Es esencial para tu credibilidad. Habrás ganado un poco de tiempo para preparar tu respuesta.  Y también habrás dejado tiempo a tu interlocutor para considerar todas las posibilidades (incluida la negativa). 

Un último punto importante: recuerda que un compromiso siempre es mejor que un "no" categórico. Por lo tanto, no dudes en buscar una contraparte para ofrecer a tu interlocutor.  Algo que sea útil para él, que lo haga feliz y que lo empuje a aceptar tu rechazo sin culparte. Más allá del servicio que te pide (si se trata de un servicio), tu interlocutor necesita, ante todo, sentirse escuchado y comprendido.  Quiere ser considerado con toda la atención que merece. 

Te puede interesar: No diga sí cuando quiera decir no: Aprenda a comunicarse de forma asertiva


Saber convencer en 13 trucos

Las personas que dominan el arte de saber convencer tienen el misterioso don de hacerte pensar como ellos. ¿Conoces su arma secreta?


Ya sea para convencer a tu jefe para que financie tu proyecto o a tu hijo de dos años para que se ponga sus zapatos, dominar el arte de saber convencer es esencial para el éxito.

Las personas convincentes tienen el misterioso don de hacerte pensar como ellos. ¿Su arma secreta? Saben cómo despertar la benevolencia y logran hacer que ames no solo sus ideas, sino también su propia persona.


Hay demasiadas personas que asumen, erróneamente, que la capacidad de atraer la simpatía depende de las cualidades naturales, innatas, compartidas por un puñado de individuos afortunados que tienen la belleza física, una sociabilidad que conquista o un talento poco común. De hecho, fomentar la simpatía está en tu poder y proviene de la inteligencia emocional.

Saber convencer en 13 trucos
Saber convencer en 13 trucos
Un estudio realizado a más de un millón de personas muestra que las personas que dominan las habilidades de saber convencer no solo son muy amigables, sino que superan a quienes no las dominan. 

Al ahondar un poco más en la cuestión del saber convencer, hemos resaltado los comportamientos clave que permiten que las personas emocionalmente inteligentes sean tan persuasivas.

1. Para saber convencer, saben cómo complacer. 


No buscan ganar una batalla y luego perder la guerra. Saben cómo defender sus posiciones en el momento correcto, sin hacer sacrificios que sean útiles para su propósito. Siguen rindiéndose, cediendo terreno y actuando para hacer felices a los demás. Si se comportan de esta manera, es porque saben que les permitirá ganarse el afecto de las personas a largo plazo. Con razón piensan que el éxito final es más importante que "tener la razón".

2. Para saber convencer, son conciliadores. 


Defienden sus ideas con firmeza y confianza, sin ser agresivos ni autoritarios. A nadie le gusta la gente perentoria. Al atacar frontalmente, incitas a tus interlocutores a retirarse, y no tardan en huir de ti. Los individuos persuasivos, por otro lado, son menos exigentes. No discuten con vehemencia, porque saben que es la sutileza lo que puede ganar a la gente a largo plazo. Si a menudo te sientes demasiado agresivo, trata de tener confianza y calma. Evita ser impaciente o demasiado terco. Dite a ti mismo que si tu idea es realmente buena, la gente acabará adoptándola... ¡siempre y cuando les des tiempo!

Saber convencer en 13 trucos
Saber convencer en 13 trucos

3. Pero no son tímidos. 


Por otro lado, si presentas tus opiniones en forma de preguntas o si necesitas ser aprobado, parecerás frágil y poco convincente. Si eres más bien de temperamento tímido, intenta presentar tus argumentos con afirmaciones y hechos interesantes sobre los cuales tus interlocutores deberán meditar. Además, deshazte de todas las expresiones de duda. Si tu objetivo es convencer, no hay lugar en tus palabras para "yo creo eso" o "es posible que".

4. Para saber convencer, conocen a su audiencia. 


Saben con quién están hablando y confían en ese conocimiento para hablar el idioma de su audiencia. Ya sea suavizando su gesto ante un tímido o, por el contrario, siendo más firme en contra de una personalidad agresiva y enérgica, es necesario reconocer que cada persona es diferente, y debes estar atento a estas sutilezas si quieres que tu mensaje sea escuchado.

5. Para saber convencer, hablan a nuestra imaginación. 


Los estudios muestran que la probabilidad de convencer es mucho mayor si el argumento va acompañado de imágenes capaces de darle vida. Las personas con un fuerte poder de convicción explotan este mecanismo desplegando poderosas imágenes visuales. Cuando el uso de imágenes reales resulta imposible (o inapropiado), se basan en sugestivas anécdotas para dar cuerpo a sus ideas. Una buena historia surge en las mentes de las imágenes públicas que le permiten proyectarse y que será difícil de olvidar.

6. Para saber convencer, usan un lenguaje corporal positivo. 


Tienes que obtener el control consciente de tus gestos, expresiones y tono de voz (asegurándote al mismo tiempo de que sean positivos). Esto inspirará a las personas a dar la bienvenida a los argumentos que les hagas. Hablar con entusiasmo, no cruzar los brazos, mirar a la otra persona a los ojos e inclinarse hacia la persona que habla son todas señales positivas que las personas convincentes están acostumbradas a emitir para ganar la aceptación. Adoptar un lenguaje corporal positivo te permitirá despertar el interés de tus interlocutores y convencerles de que tus palabras están en el camino adecuado. Cuando queremos persuadir, la forma en que decimos las cosas a veces cuenta más de lo que decimos. SIGUE LEYENDO...



Trucos de persuasión contados por un experto

4 trucos de persuasión para que la gente haga lo que tú quieras. Robert Cialdini te cuenta los trucos de persuasión utilizados por anunciantes y políticos


Si hay un hombre que sabe de memoria las trampas de la comunicación y los trucos de persuasión, es él. Robert Cialdini es un psicólogo estadounidense que se hizo famoso por sus libros explicando cómo no caer en las trampas de comunicación de anunciantes, lobistas o políticos. En su nuevo libro, revela los ejes principales, cambia de opinión y ofrece consejos para manipular a las personas y obtener lo que quieras de ellas.

Trucos de persuasión contados por un experto
Trucos de persuasión contados por un experto

En este libro titulado "Pre-Suasion", Robert Cialdini, quien también es profesor en la Universidad de Arizona, desarrolla técnicas y trucos de persuasión para personas que desean tener más influencia en los negocios, con colegas o con amigos.

Truco de persuasión nº 1. Elige el ambiente


El primer paso desarrollado por Robert Cialdini se le apoda "cebado". La idea es que las personas son estimuladas sin saberlo por su entorno y, por lo tanto, estarán en mejores condiciones de responder favorablemente a tus peticiones en un entorno que se adapte a la situación y en el que se sientan cómodos.

Robert Cialdini se basa en el estudio de un psicólogo francés que demostró en 2012 la influencia del medio ambiente en la decisión de una persona. Durante su experiencia, colocó a los hombres frente a varias tiendas, su misión era acercarse y seducir a los transeúntes. Así, los hombres colocados frente a una floristería, símbolo de romance, obtuvieron un número de teléfono en el 25% de los casos, frente al 10% de los que se colocaron frente a una zapatería y el 14% frente a una panadería.

Truco de persuasión nº 2. Juega con el "dar-dar"


Es difícil decirle que no a alguien que acaba de prestarte un servicio. Según Robert Cialdini, es más fácil obtener algo de las personas cuando sienten que están en deuda. Puede ser útil ofrecer algo (un regalo, un consejo, un cumplido) a la persona adecuada antes de preguntar qué es lo que desea.

El psicólogo ilustra esta teoría con un experimento realizado en los Países Bajos en 2012. Varios holandeses recibieron una carta proponiendo participar en una larga encuesta de opinión a cambio de una remuneración. Algunos recibieron el dinero antes del cuestionario y otros después. Al final, aquellos que recibieron su pago antes de la encuesta tenían más probabilidades de responder que aquellos que recibieron el dinero después, porque se sentían en deuda. Robert Cialdini señala que los fabricantes juegan con esta sensación cuando distribuyen muestras gratis.

Truco de persuasión nº 3. Pide consejo, nunca pidas una opinión


Según los gurús del marketing, a los consumidores les gusta que se les pida su opinión, porque les da una sensación de participación y propiedad. Pero la redacción aquí es importante, dice Robert Cialdini. Pedir a los consumidores "consejos" dará como resultado comentarios positivos y benevolentes, mientras que pedir una "opinión" invita a los consumidores a ser críticos.

Cita un estudio realizado en 2010 en los Estados Unidos. Los estudiantes de negocios crearon un proyecto para lanzar una cadena de restaurantes y lo presentaron a dos grupos de conejillos de Indias. En el primer grupo, las personas fueron invitadas a dar consejos sobre este proyecto y en el segundo grupo, tuvieron que dar su opinión. Al final, los participantes que dieron consejos eran mucho más propensos a expresar su deseo de probar este nuevo restaurante que aquellos que tenían que dar su opinión, volviéndose más exigentes de repente.

Truco de persuasión nº 4. Crea un sentido de pertenencia


Los vendedores usan esta noción para influenciar a los clientes potenciales, explica Robert Cialdini, pero algunas marcas llegan incluso a imponer un sentido de unidad entre una empresa y sus consumidores, haciéndoles creer que son de la misma familia. Esto va más allá de las tácticas de marketing comunitario que se encuentran, por ejemplo, en Nike, Starbucks y Apple.

El psicólogo cita el ejemplo de una carta del famoso empresario Warren Buffet a los accionistas de su empresa Berkshire Hataway: "Te diré lo que le diría a mi familia", escribió. Este "momento privilegiado", como lo llama Robert Cialdini, hace posible crear un vínculo sentimental que resulta ser precioso cuando se obtiene lo que uno quiere. "Cuando tienes que hacer una elección, tenderás a escuchar más el consejo de la persona que consideras más cercana a ti que la persona que sería más razonable".


Cómo plantar una idea en otra mente

Hay quien sabe plantar una idea en otra mente. 


Si alguna vez has sido persuadido por un vendedor de que realmente quieres un producto, de hacer algo demasiado instintivamente o de tomar decisiones que no se parecen a tu forma de actuar, entonces te pueden haber persuadido. Alguien logró plantar una idea en tu mente. Así es como funciona.


Nota: aunque algunas de estas situaciones de plantar una idea son legítimas, este artículo fue escrito para enseñarte a detectar estas tácticas de plantar una idea en lugar de usarlas en otras personas. Antes de empezar, es importante advertir que plantar una idea en la mente de alguien sin darse cuenta es una forma de manipulación. No estamos aquí para juzgarte, pero ese es el tipo de cosas que la mayoría de la gente considera manipuladoras y probablemente no deberías poner en práctica lo que vas a leer. Utilízalo en cambio para reconocer y evitar los momentos en que alguien trate de manipularte.

Cómo plantar una idea en otra mente
Cómo plantar una idea en otra mente
Probablemente estás pensando que plantar una idea en la mente de alguien es una cosa difícil de hacer. De hecho, es todo lo contrario. Es sorprendentemente fácil de lograr y difícil de evitar. Vamos a ver algunas de las formas en las que esto puede funcionar.

Para plantar una idea, la psicología inversa funciona de verdad


La psicología inversa se ha convertido en un cliché. El problema es que la mayoría de la gente mira la psicología inversa de una manera muy simple. Por ejemplo, digamos que quieres evitar que un ser querido vaya a saltar en paracaídas. Le dirías: "puedes arriesgar tu vida para saltar de un avión, no me importa" tratar de convencer a esta persona de que no lo haga. Pero no es psicología inversa, es psicología pasiva-agresiva. Así que olvídalo y empieza desde el principio.

Si tienes la intención de usar la psicología inversa a tu favor, necesitas ser sutil. Digamos que quieres que tu compañero de piso friegue los platos porque es su turno. Como es normal, un enfoque simple sería:

"¿Quieres lavar los platos? Es tu turno.”

Pero en este ejemplo, supón que tu compañero de piso es perezoso, se escaquea y tu acercamiento "agradable" no funciona. ¿Qué puedes hacer? Puedes decirle esto:

"Bueno, decidí no lavar más los platos y voy a empezar a comprar platos de plástico desechables. ¿No te importa? Dame algo de dinero si quieres que también te compre para ti.”

Esto te hace posible el ofrecerle una alternativa mucho peor para no fregar los platos, sin culpar directamente a la otra persona. En lugar de centrarte en la carga, tu compañero de cuarto se enfrenta a la elección de una de las dos alternativas. Así es como la psicología inversa puede ser efectiva, siempre y cuando te mantengas en tu posición. 

Nunca hables de la idea, pero da vueltas alrededor de ella


Convencer a la gente de querer hacer algo puede ser difícil si sabes que no van a querer hacerlo. Así que para plantar una idea tienes que hacerles pensar básicamente que SIGUE LEYENDO...


Trucos psicológicos de los agentes secretos

Hay trucos psicológicos para obtener la información de forma legal y que son conocidos. Estos son algunos ejemplos que te resultarán curiosos y útiles


La información puede obtenerse de varias formas: con inteligencia humana o agentes secretos que analiza la información pública, la contrasta y amplía con la que facilitan los agentes de campo- o con tecnología -con sistemas de interceptación de comunicaciones, imágenes satélite, etc.–.


Con agentes secretos e informadores

- Para qué son útiles los agentes secretos


Para obtener información concreta sobre el terreno. Por ejemplo, el número de teléfono de una persona, como paso previo para interceptar todas sus comunicaciones. Evidentemente, toda esa información no sirve de nada sin el 'analista', figura menos glamurosa, pero esencial en el proceso, ya que se encarga de dar valor e interpretar los datos que ha conseguido el agente secreto 'de calle' para convertir esa información en 'inteligencia'.

Trucos psicológicos de los agentes secretos
Trucos psicológicos de los agentes secretos


- Cómo se hace


En la mayoría de los casos se consigue de las llamadas 'fuentes abiertas' -lo que se publica en medios de comunicación, empresas, Internet, conferencias-. Junto a este trabajo, los agentes secretos se encargan de conseguir más información hablando con personas –puede ser en un encuentro casual en un bar-, infiltrándose en una empresa u organismo –consiguiendo que los contraten- y, en los casos más extremos, por su importancia y con autorización judicial, espiando -mediante la instalación de micrófonos en su casa, detectores en su coche, etc.-. Además, también reciben información de trabajadores, aparentemente de segundo o tercer nivel -secretarias, chóferes, ordenanzas, etc.- que tienen acceso a la información confidencial de sus jefes de la que pueden hablar... tras recibir una oferta tentadora. 

- Por qué son importantes los agentes secretos

Tras los atentados del 11-S, algunos expertos de EE.UU. acusaron a la CIA de haber dejado de lado ese tipo de inteligencia 'humana' a favor de la 'tecnológica'. Conscientes del férreo control que puede ejercerse sobre cualquier comunicación electrónica, muchas organizaciones terroristas y grupos mafiosos han regresado a la comunicación boca a oreja, la manuscrita y otras formas de actuación propias de hace décadas -incluso con palomas mensajeras-, pero que resultan más 'seguras' para ellos.

- Sus trucos psicológicos


Los manuales de cada agencia de inteligencia para formar a sus agentes están clasificados como confidenciales. Sin embargo, sí hay procedimientos para obtener la información, de forma legal, que son conocidos. Estas son algunos ejemplos que te resultarán curiosos y útiles: SIGUE LEYENDO...



Trucos de persuasión irresistibles

Aquí verás trucos de persuasión que la psicología te ofrece para poder influenciar a las personas para que subconscientemente reaccionen como tú quieres


¿Alguna vez has deseado entrar en la mente de alguien y manipular lo que hace? Eso no es posible, lo que sí es posible es usar ciertos trucos de persuasión que la psicología te ofrece para poder influenciar a las personas para que subconscientemente reaccionen como esperas que lo hagan.    


Por eso te presentamos algunos trucos de persuasión que harán que tu trato con los demás sea más sencillo; pero recuerda, trata de hacerlo sutilmente o si no todos verán tus negras intenciones.

Trucos de persuasión irresistibles


1. Si quieres que tomen en serio lo que dices, di que te lo enseñó tu papá


Las personas suelen creer en los consejos paternos

2. ¿Siempre pierdes en piedra, papel o tijera?


Justo antes de escoger haz una pregunta o distrae a tus oponentes con algún comentario; seguramente elegirán “tijeras”


3. Si le caes mal a alguien, pídele un bolígrafo


Aunque las personas no suelen hacerle un favor a alguien que le cae mal, también es cierto que es un favor demasiado pequeño que no podrán negar, ese es uno de los viejos trucos de persuasión. De esa manera podrás romper el hielo y la persona sentirá que, después de todo, no le caes tan mal.


4. ¿Tus hijos no comen sus verduras?


No les digas si quieren comer zanahorias o no; diles cuántas zanahorias quieren, 2 o 4. De esa manera, aunque hayas tomado ya la decisión de que comerán zanahorias, ellos sentirán que tienen el control de la situación.

5. Tu interlocutor siempre estará de acuerdo contigo


Cuando hagas una pregunta trata -disimuladamente- de asentir con tu cabeza al momento que preguntas. De esta manera das a entender que tienes la razón y tu interlocutor estará de acuerdo contigo.

6. ¿Cómo saber si le gustas a alguien?


Elige una palabra y cada vez que tu interlocutor la pronuncie o utilice expresiones similares asiente con la cabeza y sonríe. Si le caes bien, SIGUE LEYENDO...


Aumentar tu persuasión

¿Cuándo fue la última vez que pensaste cómo aumentar  tu persuasión, cambiar los  pensamientos, dar forma a las opiniones y mover a otros a la acción?


La capacidad de aumentar tu persuasión es una de las habilidades esenciales para los líderes en todos los niveles. Es más un arte que una ciencia y puede ser difícil de conseguir.


Pero la conclusión es que aumentar tu persuasión es vital. Y a medida continuamos a transformando (a una velocidad vertiginosa) el lugar de trabajo interconectado, interdependiente, cada vez más global, aumentar tu persuasión va a ser cada vez más importante.

Aumentar tu persuasión
Aumentar tu persuasión
En las organizaciones jerárquicas tradicionales, el poder se basaba normalmente en la posición. Cuanto más alto se encuentra alguien en el organigrama, más poder ejerce. Hay reglas claras, de arriba hacia abajo, donde la persona en la parte superior es la que manda. La persona con el poder tiene la persuasión.

Hoy en día, las organizaciones se están moviendo hacia modelos más planos, matriciales y en equipo. La teoría es que con el cambio y la complejidad viene la necesidad de ser más ágil, incluir más diversidad de pensamiento y una mayor colaboración. En este modelo, el poder se basa más en la propia capacidad para persuadir y hacer las cosas fuera de las estructuras jerárquicas tradicionales. En otras palabras, la persona con persuasión tiene el poder.

Para ser un factor de persuasión efectivo, es necesario tanto el fondo y el estilo. Sin una base sólida de credibilidad, incluso los líderes más expertos no tendrán suficientes conocimientos. Por otro lado, las personas altamente creíbles pueden luchar con su persuasión si entienden la dinámica interpersonal en el juego.

Se han llevado a cabo investigaciones para identificar y medir los estilos de persuasión. Hay cinco categorías:

Afirmar: insistir en que tus ideas sean escuchadas y desafiar las ideas de los demás. 


El viejo truco de los psiquiatras para ganarse la confianza de la gente

Un psicólogo o un psiquiatra necesitan ganarse la confianza de su paciente para que éste le cuente todo tipo de cosas sobre su vida. 


En los negocios no es distinto. Las relaciones en los negocios necesitan de confianza. Vamos a ver una técnica que algunos psiquiatras emplean, y cuyo valor intrínseco es aplicable para las ventas y relaciones de negocios.


En ocasiones vamos a necesitar que otra persona nos revele información personal o algunas cosas que únicamente compartiría con ciertos círculos cerrados, por lo que siempre se ha dicho que gustarle a alguien y ganarse su confianza requiere tiempo.

El viejo truco de los psiquiatras para ganarse la confianza de la gente
El viejo truco de los psiquiatras para ganarse la confianza de la gente
Los psicólogos reconocen que no hay una fórmula científica con mayor efectividad que encontrar el equilibrio entre competencia y vulnerabilidad. Dicho de otra forma, debemos parecer personas creíbles y serias en nuestra función, pero al mismo tiempo, humanos.

¿Cómo conseguir ese equilibrio?


Maurice Schweitzer y Adam Galinsky explican en su nuevo libro "Friend and Foe (amigos y enemigos)", cómo consiguen algunos psiquiatras que sus pacientes se abran sobre sus ansiedades e inseguridades más profundas.

Uno de ellos explica que cuando conoce a un nuevo paciente emplea una de estas 3 tácticas: dejar que se le caiga el bolígrafo, contar un chiste malo o derramarse el café encima.

En resumidas cuentas, mostrarse algo torpe. Cuando un paciente va a ver a un psiquiatra o un psicólogo, SIGUE LEYENDO...


Trucos psicológicos de persuasión que funcionan de verdad

Las investigaciones en psicología sugieren que hay una gran cantidad de trucos psicológicos para que la gente haga lo que tú quieras sin que se den cuenta de que les has persuadido. 


Hemos extraído 10 trucos psicológicos respaldados por la ciencia para que personas como tú consigan persuadir a cualquiera. Todas ellas te harán sentir más poderoso.


Trucos psicológicos de persuasión que funcionan de verdad
Trucos psicológicos de persuasión que funcionan de verdad

1. Utilizar una opción de "señuelo" para que la gente compre tu producto.


Este truco psicológico es el llamado "efecto trampa" que se puede explicar usando un viejo anuncio. El anuncio de compra de libros constaba de tres niveles de suscripción para una publicación: 59 euros en versión on line, 159 euros en versión solamente para imprimir y 159 euros para versión impresa y on line. La idea era que la gente no se decidiera por la opción de pagar 159 euros por la versión solo impresa y que se decantara por la opción de pagar 159 euros por el pack impreso y on line para atraer más ventas que si sólo se ofreciera la opción de 59 euros. En otras palabras, si estás teniendo problemas para vender el más caro de dos productos, considera agregar una tercera opción cuya única función es hacer que el producto "caro" se vea de forma más atractiva.

2. Modificar el entorno para que la gente actúe de forma menos egoísta.


Es un poderoso truco psicológico por el cual un estímulo produce una respuesta particular a otro estímulo, a menudo inconscientemente. Un estudio, citado en el libro "No eres tan inteligente," encontró que los participantes que participan en el juego del ultimátum optan por guardar más dinero para ellos mismos cuando están sentados en una habitación con un maletín de cuero y una pluma cara que cuando se sentaron en una sala con elementos neutros. A pesar de que ninguno de los participantes eran conscientes de lo que había sucedido, los objetos relacionados con negocios habían suscitado competitividad.

Este truco psicológico podría potencialmente dar resultado cuando estás negociando con alguien. En lugar de reunirte en una sala de conferencias, considera el hacerlo en una cafetería para que la otra parte se sienta menos inclinada a la agresión.

3. Ayudar a conseguir los objetivos de alguien para que te haga un favor.


El psicólogo Robert Cialdini dice que SIGUE LEYENDO...


Como saber lo que piensan las personas

Te voy a revelar el gran secreto de saber en qué piensa una persona. Seguro que te gusta saber lo que piensan otras personas. No quieres adivinarlo, quieres saber de verdad lo que piensan las personas. 


Cuando puedes saberlo, puedes determinar cómo ayudar mejor a esa persona a conseguir lo que quiere en sus negocios y en su vida. 


En lugar de estar involucrado en un largo proceso, puedes obtener resultados rápidos y favorables para todos los involucrados. Lo que, en definitiva, es lo que todos queremos.

Como saber lo que piensan las personas
Como saber lo que piensan las personas
La mayoría de las personas, en casi cualquier contexto, experimentan gran miedo cuando se trata de realizar cualquier cosa relacionada con la comunicación. En otras palabras, se sienten incómodos al poner sus sentimientos y pensamientos a la vista por temor a que de alguna manera sean lastimados. Cuando gente se oculta tras una capa de pensamientos y sentimientos se hace increíblemente difícil una comunicación honesta y todos obtienen resultados pobres. Esto se ve en todos los aspectos de la vida.

Como las personas no te dicen cuáles son sus pensamientos y sentimientos, hay que descubrir, calcular o determinar sus pensamientos de otras maneras. 

Utiliza todas las herramientas a tu disposición para saber lo que piensa una persona


Puedes utilizar el lenguaje corporal, grafología, psicología evolutiva, creencias culturales y religiosas, las presiones sociales, el perfil psicológico y sus expectativas junto con un comportamiento previo para determinar con casi cualquier persona cuáles son sus pensamientos actuales con un importante grado de exactitud.  A escalas más grandes puedes interpretar grupos, culturas, una demografía específica utilizando básicamente los mismos instrumentos. 

Cuanto más sepas sobre alguien o algún grupo, más SIGUE LEYENDO...


3 trucos psicológicos para conseguir que la gente haga lo que quieras

Con estos trucos psicológicos voy a explicarte cómo aumentar tus posibilidades de convencer a alguien para que vea el favor que tú pides como algo importante a sus ojos, ya que presentar de forma correcta tu solicitud puede ser la gran diferencia. 


No te doy garantías ya que no existe ningún método mágico, pero aquí verás unos trucos psicológicos que mejorarán en gran medida tus posibilidades. 

Todos tenemos que solicitar alguna vez un favor a alguien. Poco importa la naturaleza de la solicitud, en la vida hay momentos en los que nos encontramos pidiendo algo a alguien. Entonces, esa persona decide responder a tu solicitud o no hacerlo. No siempre obtendrás lo que quieras, pero puedes asegurar de que presentando las cosas de la manera más convincente con estos trucos psicológicos aumentarás las probabilidades a tu favor.

3 trucos psicológicos para conseguir que la gente haga lo que quieras

3 trucos psicológicos para conseguir que la gente haga lo que quieras

Ten en cuenta que la mayoría de las veces, la gente hará lo que quiere hacer, y aquí no leerás nada sobre palabras o frases mágicas que transformarán tus necesidades en una prioridad para los ojos de esa persona a la que le pides el favor. Por supuesto, existen las técnicas de manipulación, pero este no es el tema (que también plantea problemas de ética) así que no lo leerás en este artículo. VER MAS SOBRE MANIPULACIÓN.

1/ Evitar que la otra persona tenga que tomar decisiones 


Al cerebro humano no le gusta tomar decisiones. Esta fatiga nos tensiona, por eso acabas cansado después de un día de compras. Esto no es debido a las propias compras, es porque te tomaste tu tiempo para elegir.

Esto es un problema para todo el mundo, y por lo tanto, esto no es un problema que deseas provocar ni exacerbar cuando pides algo. Cuando necesites la ayuda de alguien, LEER MAS...


5 trucos psicológicos para influir en las personas

Vamos a aprender a influir en las personas. Cuando necesitamos convencer a alguien, son muchas las técnicas que podemos utilizar.


Ya está bien de utilizar la psicología para el bien. Hoy vamos a utilizar lo que nos enseña la psicología para hacer el mal (escribo mientras acaricio a mi gato y sonrío malignamente). Vamos a aprender a influir en las personas. Cuando necesitamos convencer a alguien, son muchas las técnicas que podemos utilizar. 

Evidentemente si realizamos una buena propuesta, tenemos argumentos válidos y lo que queremos hacer es un ganar-ganar (ambas partes ganan), va a resultar sencillo convencer a nuestro interlocutor de nuestros intereses.

5 trucos psicológicos para influir en las personas

5 trucos psicológicos para influir en las personas

Pero a parte del contenido, hay algunos pequeños trucos que podemos utilizar para influir a las personas con las que hablamos y conseguir nuestros objetivos.

La forma en que hablamos, nuestra actitud y saber manejar la conversación puede ser la clave para conseguir una respuesta favorable a nuestro interés.

Vamos con los 5 trucos que podemos usar para influir en las personas.

1. Sonríe 


Una sonrisa en tu cara es lo primero que tenemos que hacer si queremos influir a las personas. Cuando alguien sonríe, transmite felicidad y bienestar y a todos nos gusta sentirnos bien.

Cuando una propuesta nos la hacen con una sonrisa en la cara, estamos más predispuestos a aceptar lo que nos están pidiendo.

2. Aprovecha el cansancio. 


Cuando estamos cansados, no tenemos ganas de discutir y estamos más dispuestos a decir que si (aunque sea para que nos dejen en paz).

Las sectas saben esto perfectamente. Por eso,...LEER MAS...




12 Trucos Psicológicos con tu Mente y la de los demás

A continuación podrás ver 12 trucos psicológicos con tu mente y la mente de los demás que te ayudarán a trabajar y relacionarte con más confianza.


Internet está lleno de consejos de psicología de aficionados, de autoayuda ridícula y positiva ("saluda a su despertador cada mañana agitando tu puño y gritando ¡SÍ! ") 

Al mismo tiempo, hay algunas verdades psicológicas y sociológicas básicas que no sólo tienen sentido, sino que además te das cuenta de que las has sabido todo el tiempo.



12 Trucos Psicológicos con tu mente y la de los demás

12 Trucos Psicológicos con tu mente y la de los demás


1.- Durante una presentación en público, fíjate en el color de los ojos de alguien. No vas a utilizar esta información (a menos que vayas a escribir una poesía), sólo es una técnica para conseguir una cantidad óptima de contacto ocular, para que la gente te encuentre amigable y de fiar.


2.- La gente siempre recuerda más claramente la primera y la última cosa que suceden, mientras que lo del centro se convierte en una vaga indefinición. Así que si estás ajustando la hora para una entrevista, trata de ser el primero o el último en llegar.


3.- Los pies de las personas dan una idea de lo que están pensando. Por ejemplo, si te acercas a dos personas que están hablando y ellos a su vez giran su torso hacia ti, pero no a sus pies, prefieren que los dejes solos. Del mismo modo, si estás hablando con alguien y sus pies están apuntando lejos de ti, quieren escapar.


4.- Cuando estalla la risa en un grupo de personas, cada uno dirige su mirada por instinto a la de otro individuo del se siente más cerca den ese grupo. Esta es una buena manera de detectar quines están saliendo juntos en secreto en el trabajo.


5.- Al igual que todos los terapeutas, recuerda utilizar el poder del silencio. Si alguien te da una respuesta satisfactoria a una pregunta, permanece tranquilo y mantén el contacto visual. Por lo general, se van sienten presionados para seguir hablando y revelar más cosas.


6.- Si conoces a alguien con quien vas a tener que tener posiciones enfrentadas en una reunión, siéntate deliberadamente a su lado. La proximidad le hará sentir menos cómodo si es agresivo, y tu tendrás más facilidades para salir airoso.

12 Trucos Psicológicos con tu mente y la de los demás

12 Trucos Psicológicos con tu mente y la de los demás


7.- Pedir a las personas por los pequeños favores entrena su cerebro para creer que les gustas.


8.- Por difícil que sea, si puedes conseguir el hábito de no sólo recordar el nombre de alguien cuando los conoces, sino que además usas su nombre en una posterior conversación que tengas, te encontrarán terriblemente encantador y maravilloso.


9.- Reflejar el lenguaje corporal de las personas cuando se interactúa con ellas es una manera de construir confianza. Sé sutil. 


10.- Una cita que implique adrenalina (montañas rusas, películas de terror, etc.) te ayudará a simular excitación en sus cerebros y que piensen que están disfrutando de tu compañía. 


11.- La mejor manera de aprender es enseñar. Si estás adquiriendo una nueva habilidad o conocimiento, aburre a alguien explicándoselo en la primera oportunidad que tengas.


12.- Por último: no hay nada más importante para la gente que su propia imagen. Averigua lo que le gusta a la gente pensar de sí mismos y explota este conocimiento para tu ventaja.

Te puede interesar

5 trucos para engañar a tu cerebro Juegos simples diseñados para engañar a tu mente y aprender por qué ocurren. 

El Arte de la Estrategia

Las técnicas de persuasión coercitiva

Hay siete categorías principales de técnicas de persuasión coercitiva que son como capas entremezcladas y que se superponen en la mente. No siempre se requiere la presencia de cada una de las técnicas para el programa de persuasión coercitiva sea eficaz. 


1/ Aumentar la confusión mental y la sugestionabilidad de la persona 


Se hace a través de técnicas de sugestión mental, hipnóticas u otras técnicas mentales. También se pueden emplear las sesiones repetitivas de audio, visuales, táctiles, o ejercicios de fijación verbales o por estímulos mentales.

Dentro de esta técnica se emplea la confusión mental para romper la concentración normal del sujeto. La concentración se distrae o se disminuye para inhibir la capacidad del sujeto para pensar o verificar la historia que se le está dando. Una forma en que esto se puede hacer es mediante el uso de una constante andanada verbal o sensorial de información pro sistema. 

Las técnicas de persuasión coercitiva
Las técnicas de persuasión coercitiva

2/ Aplicar fuertes castigos no físicos 


Se utilizan técnicas tales como la humillación, la pérdida de privilegios, aislamiento social, cambios en el estado social, la ansiedad y la culpa, la manipulación mental y otras técnicas para la creación de reacciones emocionales negativas intensas.

Paradójicamente las recompensas juegan un papel integral en esta técnica. La influencia manipuladora generalmente se maximiza alternando la dureza con la indulgencia o con recompensas de lujo. El amor, la admiración, la aprobación y otras recompensas de apoyo se utilizan como armas.

3/ Promover el aislamiento social 


Se intenta limitar el ponerse en contacto con familiares, amigos o socios que no comparten las ideas del grupo. Se fomenta la dependencia económica y cualquier otro tipo de dependencia en el nuevo grupo.

Mediante la manipulación de las recompensas, la ...

CONTINUA EN: