Cómo confirmar una sospecha

¿Qué hacer cuando sospechas de las intenciones ocultas de alguien?

Cómo confirmar una sospecha
Cómo confirmar una sospecha
David sospechaba que su suegro Saúl tramaba su muerte porque cada triunfo suyo hacía aumentar la desconfianza de Saúl hacia él. Para asegurarse de que su sospecha era fundada, David le puso a prueba. Como se le esperaba para un banquete en la Corte al que no pensaba asistir, envió a Jonatán con una excusa adecuada pero no del todo suficiente.

Este pretexto encolerizó a Saúl, que perdiendo el control de sí mismo, declaró en público y en alta voz que David merecía morir. El sabio David tramó una excusa ambigua que en el caso de que su intuición fuera errada, tampoco le dejaba en mal lugar, pero que si acertaba, como fue el caso, destapaba las verdaderas intenciones del enemigo oculto.

En general, a veces te convendrá provocar a ciertos personajes sospechosos haciendo que estalle su cólera para que descubran sus verdaderas intenciones y arrojen su máscara. Este proceder lo definen los chinos muy gráficamente como “agitar la hierba para asustar la serpiente”

Fuente:

La Virtud de la Paciencia

Un mandarín, a punto de asumir su primer puesto oficial, recibió la visita de un gran amigo que iba a despedirse de él.


Perder la paciencia
Perder la paciencia
- Sobre todo, sé paciente – le recomendó su amigo – y de esa manera no tendrás dificultades en tus funciones.

El mandarín dijo que no lo olvidaría.

Su amigo le repitió tres veces la misma recomendación, y cada vez, el futuro magistrado le prometió seguir su consejo. Pero cuando, por cuarta vez, le hizo la misma advertencia, estalló:
- ¿Crees que soy un imbécil? ¡Ya van cuatro veces que me repites lo mismo!

- Ya ves que no es fácil ser paciente: lo único que he hecho ha sido repetir mi consejo dos veces más de lo conveniente y ya has montado en cólera – suspiró el amigo.

Relatos de Xue Tao

También le puede interesar:

La crisis y la burbuja del burro

Hace algunos días se solicitó a un prestigioso asesor financiero que explicara de una forma sencilla la crisis que estamos viviendo, para que la gente de a pie entendiese sus causas y consecuencias.


La crisis y la burbuja del burro
La crisis y la burbuja del burro
Este fue su relato:

Un hombre se presentó en una aldea en la que nunca había estado antes y ofreció a sus habitantes 100 euros por cada burro que le vendieran.

Buena parte de la población le vendió sus animales.

Al día siguiente volvió y ofreció mejor precio: 150 por cada burrito.

Otra buena parte de la población vendió los suyos.

Volvió un día después y ofreció 300 euros.

El resto de la gente vendió los últimos burros.

Al ver que no había más animales disponibles, el hombre ofreció 500 euros por cada burrito, dando a entender que los compraría a la semana siguiente, y se marchó.

Al día siguiente mandó a la aldea a su ayudante con los burros que había comprado, para que los ofreciera a 400 euros cada uno.
La crisis y la burbuja del burro
La crisis y la burbuja del burro

Ante la posible ganancia a la semana siguiente, todos los aldeanos compraron los burros a 400 euros. El que no tenía dinero lo pidió prestado. De hecho, compraron todos los burros de la comarca.

Como era de esperar, el ayudante desapareció, igual que su jefe, y nunca más se supo nada de ellos.

Resultado: la aldea quedó llena de burros y de endeudados.

Hasta aquí lo que contó el asesor.

Veamos lo que ocurrió después:

Los que habían pedido dinero prestado, al no vender los burros, no pudieron pagar los préstamos.

Los que habían prestado dinero se quejaron al ayuntamiento diciendo que si no cobraban, se arruinarían, y entonces no podrían seguir prestando… y se arruinaría también todo el pueblo.

Para que los prestamistas no se arruinaran, el alcalde, en vez de dar dinero a la gente del pueblo para pagar las deudas, se lo dio a los propios prestamistas. Pero estos, ya cobrada una gran parte del dinero, no perdonaron las deudas a los del pueblo, que siguieron igual de endeudados.

El alcalde dilapidó así el presupuesto del ayuntamiento, que quedó también endeudado. Entonces pidió dinero a otros ayuntamientos, pero éstos se negaron a ayudarle porque, como estaba en la ruina, no podría devolver lo que le prestasen.
La crisis y la burbuja del burro
La crisis y la burbuja del burro

El nuevo resultado:

- Los listillos del principio, forrados.

- Los prestamistas, con sus ganancias resueltas y un montón de deudores a los que seguir cobrando lo que les prestaron más los intereses, e incluso adueñándose de los ya devaluados burros con los que nunca llegarían a cubrir toda la deuda.

- Mucha gente arruinada y sin burro para toda la vida.

- El ayuntamiento igualmente arruinado.

El resultado ¿final?:

Para solucionar esta preocupante situación y salvar a todo el pueblo, el ayuntamiento…

¡¡ SUBIÓ LOS IMPUESTOS Y BAJÓ EL SUELDO A SUS FUNCIONARIOS!!



También le puede interesar:

Carisma, encanto y liderazgo

William Gladstone y Benjamin Disraeli fueron dos acérrimos rivales políticos a finales del siglo XIX.




Carisma, encanto y liderazgo. Benjamin Disraeli
Carisma, encanto y liderazgo. Benjamin Disraeli
Sus épicas batallas por el control del Imperio Británico destacaron por la intensa animosidad que rodeó su relación tanto en la arena pública como en sus vidas personales. Ambiciosos, poderosos y astutos políticamente, ambos hombres fueron intensos competidores y maestros políticos. Aunque ambos obtuvieron grandes éxitos, la cualidad esencial que les separaba como líderes era su forma de aproximarse a la gente.

Esta diferencia queda patente tras el relato de una joven mujer que cenó con ambos en noches consecutivas. Cuando fue preguntada al respecto de la impresión que obtuvo de ambos dijo: “Cuando dejé el comedor tras haber estado con el señor Gladstone, pensé que era el hombre más inteligente y astuto de Inglaterra. Ahora bien, tras haber cenado con el señor Disraeli, pensé que era la mujer más inteligente de Inglaterra”.

Lo que distinguía a Disraeli de Gladstone era el carisma. Disraeli poseía un encanto personal del cual carecía su rival. Su atractivo personal atraía amigos y creaba impresiones favorables entre sus conocidos. A lo largo de toda su carrera, el carisma de Disraeli le proporcionó una ventaja sobre Gladstone.

De entre todos aquellos atributos esenciales del liderazgo, quizás sea el carisma aquello que menos entendamos. A primera vista, el carisma parece ser una energía invisible o un magnetismo atrayente. No se puede negar su presencia, pero es difícil apuntar su origen. Hay algunos que piensan que el carisma es una cualidad con la que se nace. Está integrada en ciertas personalidades y completamente ausente en otras.
 
También le puede interesar:

El Arte de Tener Razón


Se realiza la exposición de las estratagemas sin tener en cuenta si se tiene o no razón objetiva; pues tal cosa no puede saberse con seguridad y, además, eso es lo que debe decidirse por medio de la disputa propiamente dicha. 


El Arte de Tener Razón
El Arte de Tener Razón
Por cierto, en toda discusión o argumentación en general hay que estar de acuerdo sobre algo desde lo cual, a modo de principio, podamos juzgar el asunto en cuestión: Contra negantem principia non est disputandum [Con quien niega los principios no puede discutirse].


ESTRATAGEMA 1. La amplificación. 

La afirmación del adversario se lleva más allá de sus límites naturales, se la interpreta de la manera más general posible tomándola en su sentido más amplio y exagerándola. La propia afirmación, en cambio, se especifica cuanto se puede reduciéndola a su sentido más nimio, a sus límites más estrechos, pues cuanto más general sea una afirmación, a más ataques estará expuesta. El remedio más eficaz contra la amplificación es la definición concreta de los puncti y el status controversia [los puntos a discutir y las condiciones de la discusión).

Ejemplo 1. Afirmé: "Los ingleses son la primera nación en el arte dramático." - El adversario quiso intentar una instantia y manifestó: "Que de todos era conocido que tanto en lo que a música se refiere, y por consiguiente, tampoco en la ópera, hubieran hecho algo de importancia". -Le repliqué recordándole que "la música no está incluida entre las artes dramáticas; éstas se refieren únicamente a la tragedia y la comedia", lo que él muy bien sabía, sólo que intentó generalizar mi afirmación para poder incluir en ella todas las representaciones teatrales, y por consiguiente, también la ópera y la música, con lo que me derrotaría con seguridad.

A la inversa, se salva la propia afirmación mediante su limitación con respecto al primer propósito manifestado, si la expresión utilizada lo favorece.

Ejemplo 2. A dice;
CONTINUA EN:

El Arte de la Estrategia tusbuenoslibros

El mal y la maldad

El mal y la maldad son términos parecidos, pero no iguales y tienen diferentes matices


El mal y la maldad. Campo de exterminio de Auswicht
El mal y la maldad. Campo de exterminio de Auswicht
El mal es lo contrario del bien, abarca todo lo que nos es perjudicial. El mal nos aleja del estado óptimo y nos genera inconvenientes, dolor y problemas.

Otra forma de entender el mal es el modo de hacer las cosas, pues se pueden hacer bien y mal. Por ejemplo, un trabajo mal hecho está incompleto o defectuoso.

También existe el Mal como ente que lucha contra el Bien, ambos entendidos como conceptos absolutos. Ahí, el concepto del mal se acerca a la maldad.

No voy a entrar en conceptos religiosos, pues de todas las personas que habitan el mundo, según sus creencias tienen diferentes ideas al respecto. Sin embargo, todo el mundo siente que está mal robar, mentir y matar. Tal vez sea un código innato, pero sobre esta idea de lo que está mal hay quien disiente.

La maldad es el mal personificado. Cuando alguien actúa mala sabiendas, está en territorio de la maldad. Si alguien roba, mata o miente, sin tener ninguna excusa moral, está obrando con maldad. Hay una máxima que se repite en religiones y filosofías, tal vez sea la regla de oro: “no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti.” Todo aquel que a sabiendas infringe este precepto, obra mal y con maldad.

El mal y la maldad. Gulag soviético
El mal y la maldad. Gulag soviético
¿Por qué existe el mal y la maldad? Esta es una de las preguntas que aun no tienen respuesta. Las demás criaturas vivas del planeta no obran ni bien ni mal, simplemente actúan. Sin embargo, los humanos, al poder discernir entre estos dos conceptos también podemos elegir en qué lado permanecemos.

Tal vez la respuesta esté en el Tao: porque distinguimos el bien, conocemos el mal. O como apuntaba Gracián, la vida es milicia contra la malicia.

También le puede interesar:

El Poder del Miedo

La Peste se dirigía a Damasco y pasó velozmente junto a la tienda del jefe de una caravana en el desierto.


Miedo
Miedo
-“¿A dónde vas con tanta prisa?” Le pregunto el jefe.

-“A Damasco. Pienso cobrarme un millar de vidas.”

De regreso de Damasco, la Peste pasó de nuevo junto a la caravana.

Entonces le dijo el jefe:

-“¡Ya sé que te has cobrado 50.000 vidas, no el millar que habías dicho!.”

-“No,” le respondió la Peste.

- “Yo sólo me he cobrado mil vidas. El resto se las ha llevado el Miedo.”

Tony de Mello
 

10 signos que anuncian que tu relación está terminada


Todas las relaciones tienen sus altibajos, sus cumbres y sus simas.


10 signos que anuncian que tu relación está terminada
10 signos que anuncian que tu relación está terminada

En muchas ocasiones, consideramos que pasar una mala época es normal y que tarde o temprano esta tocará a su fin, por lo que no nos damos cuenta de que llevamos meses o años sin que la relación muestre signos de mejora.


En ocasiones pretendemos no aceptar que nuestra pareja ya no puede proporcionarnos la felicidad que nos otorgaba en sus inicios, por lo que hacemos caso omiso a los signos que nuestra relación nos envía, y que sin embargo se encuentran presentes en nuestra vida cotidiana. Aquí presentamos diez posibles señales que indican que algo va mal, aunque no necesariamente impliquen que la situación sea insalvable o que no podamos poner algo de nuestra parte para superarlo.

1.- Ya no tienes sexo con tu pareja 


En la sociedad contemporánea, la mayor parte de personas consideran que la vitalidad de una relación amorosa se encuentra íntimamente ligada con una buena vida sexual. Aunque no siempre tiene por qué ser así, sí es cierto que ...

CONTINUA EN:

Sólo los tontos hacen tonterías

Infinito es el número de los tontos. Eclesiastés.


Todos somos tontos de vez en cuando (generalmente más veces y más tontos de lo que creemos) y además tratamos con gente que hace tonterías.

Sólo los tontos hacen tonterías
Sólo los tontos hacen tonterías

Además, es justo reconocer que quienes parecían tontos en realidad nos hicieron quedar a nosotros como tales. Por este motivo hay que intentar detectar la tontuna propia y la ajena, evitando disgustos y aprovechando las ocasiones que la sociedad que nos regala al estar rodeados de tontos.

El mismísimo Albert Einstein también creía en el poder de los tontos. Suya es la cita de que "sólo hay dos cosas infinitas; la estupidez humana y el universo. Y no estoy muy seguro acerca de lo último."

Aunque la mejor definición la da Baltasar Gracián cuando dice que “son tontos todos los que lo parecen y la mitad de los que no lo parecen”. Un poco pesimista, pero cierta y avalada por la experiencia del trato con tontos.

Sólo los tontos hacen tonterías
Sólo los tontos hacen tonterías
El ser humano, ya sea de forma individual o colectiva ha dado infinitas pruebas de hacer tonterías. Tal vez sea por aquello de que somos una especie inteligente y con libre albedrío. Por eso somos libres de equivocarnos y caer en la tontuna, al contrario de otras especies sin estos atributos. Asusta pensar cuan tontos serían una especie alienígena con miles de años de ventaja en las mismas cualidades de los humanos. Sus tonterías deberán ser astronómicas. Quizás por eso no hemos contactado aún. Por tontos.

Dejo esta idea para pensadores y filósofos, pues por más que he investigado, no he visto abierta esa línea de pensamiento. Marco Aurelio y Baltasar Gracián mencionan de pasada la estupidez humana, Erasmo de Rotterdam escribe todo un libro sobre el tema y Santo Tomas de Aquino redactó un tratado sobre la estulticia. Sólo he encontrado a un autor, Pino Aprile, que aunque no indica por qué existe la estupidez, por lo menos nos sugiere para qué pudiera existir.

Pese a que muchos autores como Peter o Dilbert han abordado esta cuestión en tono humorístico, el tema no deja de ser tragicómico, pues un tonto en acción genera más catástrofes que cualquier otra cosa en el mundo. Aun así, tengo fe en nuestra especie, pues pese a todo este lastre de la estupidez, seguimos vivos. Y hasta se podría decir que avanzamos, aunque a veces no queda uno muy convencido.

CONTINUA EN:

¿Amas al peligro?

"Quien ama el peligro, en él perecerá" dice la Biblia. ¿Y quién huye del peligro, cómo perecerá? No lo sé, hay muchas formas de morir sin llevar una vida peligrosa. Pero seguramente, quien no ama el peligro llevará una vida más aburrida que el que lo persigue.


¿Amas al peligro? Dean Potter, escalador
¿Amas al peligro?
Dean Potter, escalador
Estamos rodeados de peligros desde que nacemos, este mundo es así. Peligro es vivir en el filo de la navaja, y la vida es precisamente eso, hasta que caes del maldito filo. Entonces se acaba el peligro, para siempre.

La mayoría de las personas buscamos la seguridad más absoluta, aislarnos del peligro, aborrecemos una vida peligrosa. Sólo algunos considerados como locos aman y buscan al peligro. ¿Viven éstos últimos más intensamente? Tal vez.

Esta sociedad no gusta del peligro, hay otras que sí. Al final, son las que han acabado con las primeras.

Decía un samurái: La espada en alto / en el suelo tiembla el infierno / un paso más adelante, se ve el paraíso.

Lo que muchas veces percibimos como peligro, no es tal, solo es peligro en nuestra mente. Lo peligroso es lo que no se manifiesta.

Muchos soldados que han sobrevivido a una guerra dicen que la Muerte respeta al que la encara y se lleva al que la teme. Tal vez sea esa la actitud ante el peligro.

No digo que siempre adoptemos conductas peligrosas, pero es saludable de vez en cuando superar algún peligro. Probarse a uno mismo. Así crecemos y así nos conocemos más. De todas formas, solo se muere una vez y cuando te toca, tengas o no amor al peligro.


¿Qué es la Negociación?

Negociación es la forma de intentar resolver, mediante la discusión los problemas que surgen, bien entre los individuos, bien entre las colectividades de los que estos forman parte.



¿Qué es la Negociación?
¿Qué es la Negociación?

Negociar es la forma más racional de solucionar los problemas entre las partes.


Es tener la voluntad de encontrar una solución satisfactoria para cada una de las partes involucradas en un problema; es una confrontación de ideas que persiguen evitar el enfrentamiento mutuo, o bien tratan de poner solución a un enfrentamiento existente.

Principios de la negociación


· Plantear nuestro caso de forma ventajosa

· Conocer el alcance y la fuerza de nuestro poder

· Conocer a la otra parte.

· Satisfacer las necesidades antes que los deseos.

· Fijarse unas metas ambiciosas

· Gestionar la información con habilidad.

· Hacer las concesiones conforme a lo establecido.

CONTINUA EN:

Yo, Claudio, el emperador por accidente

Afectado desde niño por una extraña enfermedad, Claudio supo sobrevivir a la sombra de Tiberio y Calígula. Ya emperador, sorteó varias conjuras hasta su posible envenenamiento por parte de su esposa.



Emperador Claudio. Fotograma de la serie "Yo, Claudio"
Emperador Claudio
Fotograma de la serie "Yo, Claudio"

Pocos hubieran imaginado que un joven tartamudo, con dificultades motoras y temblores en la cabeza llegaría a ser uno de los emperadores más queridos por el pueblo. Claudio (10 a.C.- 54 d.C.) fue injustamente descrito por los historiadores antiguos Tácito y Suetonio, ya que éstos lo describieron como un gobernante fácilmente dominado por sus mujeres y sus libertos, es decir, un tonto.

Esta visión ha sido revisada en la actualidad: pese a sus discapacidades físicas, Claudio tuvo que tener ciertas cualidades para mantenerse en el poder durante tanto tiempo, lidiar contra conspiraciones, etc. Sus defectos físicos eran sólo la fachada de una personalidad muy compleja. Su adolescencia, periodo en el que se cree que enfermó, no debió de resultarle fácil. A lo largo de toda su vida tuvo que soportar innumerables humillaciones que muchas veces provenían de...

CONTINUA EN:

El gobernante que no durmió por las preocupaciones


Marco Tulio Cicerón
Marco Tulio Cicerón

Dijo Marco Tulio Cicerón en cierta ocasión:

-En toda la Historia hemos tenido sólo un cónsul, tan preocupado por el bien público que nunca durmió en el periodo de su consulado.

Le preguntaron quién había sido el cónsul.

Y Cicerón dio el nombre:

- Caninio Resizio.

Se trataba de un romano que fue nombrado cónsul por la mañana y destituido esa misma tarde.

El aislamiento es peligroso

El mundo es un sitio peligroso y los enemigos acechan por doquier; todos necesitan protegerse.


El aislamiento es peligroso
El aislamiento es peligroso


Una fortaleza se presenta como la alternativa más segura frete a un entorno peligroso.


Pero el aislamiento lo expone más de lo que lo protege de los peligros que lo rodean, ya que lo aísla de información valiosa y lo destaca como un blanco fácil para los demás. Es mucho más seguro circular, mezclarse entre la gente y buscar aliados. La multitud lo protege de sus enemigos peligrosos.

En la década de 1660, Luis XIV hizo construir, para él y su corte, el palacio de Versailles, que no se parecía a ningún otro palacio del mundo. Como en una colmena, todo giraba en torno del rey. Vivía rodeado de nobles, que ocupaban departamentos situados en torno del suyo, más o menos cercanos según el rango de cada uno.

El dormitorio del monarca ocupaba el centro geográfico del palacio y era el foco de atención de todos. Cada mañana, el rey era saludado en su aposento con un ritual denominado lever.

A las ocho de la mañana, el primer lacayo del rey, que dormía a los pies del lecho real, despertaba a Su Majestad. Luego los pajes...

CONTINUA EN:

Apple y la estupidez humana

Los del aifon de Apel (hoy no me da la gana de escribir en lengua de piratas y filibusteros) son geniales: al igual que la casta política también nos tienen bien cogida la medida.


Entre la infinidad de aplicaciones que se pueden descargar para el teléfono muy caro que hace muchas cosas hay una que es muy interesante. Se trata de "Motivator".


Esta aplicación se descibe como sigue en la web de descarga:

Motivator
Motivator
¿Te cuesta ir al gimnasio? ¿Has bebido y estás a punto de llamar a tu ex? ¿Acabas de tener un gatillazo? Motivator pone a tu disposición grandes discursos acompañados de música épica, que te proporcionarán la motivación que necesitas para afrontar las adversidades del día a día.

Ir al ginmasio
Ir al ginmasio
No entiendo como habíamos podido vivir sin él. Imagine al Homer Simpson versión producto nacional bruto tumbado en el sillón viendo el enésimo partido del siglo acompañado de abundantes latas de cerveza y demás complementos. Si observamos al personaje parece que se hace el remolón para acudir a su cita con el gimnasio. Sin embargo, desenfunda su aifon, teclea "motiveitor" y tras una estupenda motivación corre hacia el suplicio de pesas y demás máquinas. Impresionante. Este mismo episodio, debidamente cambiado el decorado, vale para la señora que "se siente gorda".

En lo de mañana es lunes, como por desgracia muchas personas lo pasan al sol, disfrutando del paro por cortesía de sucesivos Gobiernos de España, no voy a hacer sangre.

No entiendo lo de abandonar el blog, pero si van a abandonar éste, por favor descargen la aplicación y ejecuten esta motivación. Nunca se sabe.
Después del gatillazo
Después del gatillazo

El que es una genialidad es el después del gatillazo. Póngase en situación después de no haber podido cumplir con su pareja o parejo. En vez de reaccionar como hasta la fecha, al iniciar esta opción escuchará un gran discurso acompañado de una música épica. Justo lo que te pide el cuerpo (y el alma). No me gustaría perderme la cara de la parienta en tan épica escena ya de por si bochornosa para el macho.
Borracho
Borracho
¿Y la de voy borracho y llamo a mi ex? Digo yo que esto funcionará en ciertas fases de la borrachera, porque cuando ya se ve doble, no creo que atine con la tecla. Pero supongamos que aun no ha llegado a semejante extremo. Imagine al fulano con cogorza plasta y llorona que decide que lo mejor para reconciliarse es llamar a su ex a horas intempestivas con voz pastosa. Sin embargo, en un arrebato de cordura saca el aparatito y tras escuchar la épica musiquita y el discursito, se  lo piensa mejor y se va a dormir la mona a su casa.

Y yo voy y me lo creo.

También le puede interesar:

El lenguaje lorporal y el dedo que escribe

Actualmente hay suficiente soporte técnico para que los videoteléfonos sean una opción popular. Sin embargo, no verá a casi nadie hablando por ninguno de estos aparatos.


Videoteléfono
Videoteléfono

Según el investigador Albert Mehrabian el impacto de un mensaje se descompone en: 7% es verbal, 38% vocal (tono, matices y otras características) y un 55% lenguaje corporal, señales y gestos.


Por ese motivo era tan popular el SMS y por esa razón están arrasando los servicios de mensajería gratuita tipo Whatsapp. Podría usted decir que ahora mismo son gratis, pero en la misma “gratuidad” entra también la tarifa plana de llamadas y no se usa tanto. Es más, probablemente haya otro servicio gratis de videollamada en Internet y ni siquiera se sabe de su existencia.

Emoticonos
Emoticonos
Muchas personas usan y abusan del teléfono porque nos permite comunicarnos omitiendo el 55% del mensaje; es decir, la parte que corresponde al lenguaje corporal. Y si además omitimos el otro 38% del lenguaje vocal (fonía), queda la comunicación reducida al 5%.

En resumen, aunque parezca que escribir muchos SMS o abusar del dedo en el Whatsapp es comunicarse mucho, sin embargo es como volver a la TV en blanco y negro ahora que ya existe en 3D. Se está perdiendo el 55%+38%, o sea, el 93% del contenido del mensaje.

¿Por qué es entonces tan popular escribir mensajes y no ver ni oír al interlocutor? En primer lugar, porque al ser una comunicación por turnos, nadie te va a interrumpir y en segundo lugar, porque en teoría tenemos tiempo para pensar lo que vamos a emitir.

Dedo lesionado
Dedo lesionado
Pero, lo más importante de todo, podemos comunicarnos sin transmitir emociones (de ahí el uso de los emoticonos) y por lo tanto mentir, simular y disimular. Este comportamiento es muy humano y no creo que podamos evitarlo, nos asusta quitarnos la máscara y tampoco nos gusta que los demás lo hagan. No es agradable ni civilizado.

También le puede interesar:

Los españoles y las Cruzadas (y 2)


Existen múltiples noticias que demuestran la presencia de españoles en Tierra Santa durante la época de las cruzadas, que se extiende a lo largo de doscientos años entre los siglos XI y XIII. 


Los españoles y las Cruzadas. Cartel de la película "El Reino de los  Cielos"
Los españoles y las Cruzadas.
Cartel de la película "El Reino de los  Cielos"
Muchos de ellos eran simples mercaderes -la mayoría catalanes entregados al comercio marítimo- que aprovecharon el retroceso islámico para ampliar sus redes comerciales a través del Mediterráneo. 

Otros tantos eran peregrinos procedentes de todos los reinos cristianos peninsulares, dispuestos a cruzar el mundo para conocer los escenarios de la vida y la pasión de Cristo. Una práctica que, a pesar de su antigüedad -ya existían peregrinaciones a Tierra Santa en los primeros siglos del cristianismo-, cobró nueva fuerza a partir de la conquista de Jerusalén por parte de los cruzados en el año 1099.

Pero no todos los personajes que aparecen documentados en la Palestina de las cruzadas eran peregrinos o mercaderes. Un importante número de habitantes de la península viajó a Tierra Santa para combatir a los enemigos de la fe. Sus motivos fueron diversos, al igual que sus destinos. La historia de la mayoría de ellos...

CONTINUA EN:

Los ultimos 40 años, contado para escépticos

El reparto

Políticos los había de dos clases: los franquistas, que habían hecho carrera en el régimen, y que concentraban en sus manos todo el poder, y frente a ellos, los liberales o demócratas, es decir, la oposición, los recién salidos de las cloacas de la clandestinidad.


El Abrazo. Juan Genovés. 1976. Cuadro que representa la Transición en España
El Abrazo. Juan Genovés. 1976
Cuadro que representa la Transición en España

De un lado, los que compusieron semblantes pesarosos en el funeral del dictador; del otro, los que agotaron las reservas de champán el día de su muerte. Aquellos chicos de izquierdas, los de la trenca, las camisas de franela de cuadros y la actitud contestataria, y aquellos señores adustos, que llegaban del exilio soviético con trajes mal cortados y abrigos de cachemir, tenían dos cosas en común: estaban impacientes por mandar y enarbolaban una bandera republicana, con su franja inferior morada y su escudo nacional adornado con corona mural. Derechas e izquierdas. Sólo extremos, nada de centro; se habían erigido en bandos irreconciliables durante los cuarenta años de la dictadura. ¿Iban ahora a enfrentarse por el poder, los unos por conservarlo y los otros por conquistarlo?


Adolfo Suarez
Adolfo Suarez

El pueblo español contuvo la respiración. Nadie quería líos, pero el espectro de la guerra civil planeaba sobre la helada incertidumbre del futuro. Pero surgió un tercer grupo, al que llamaremos el Gran Hermano Occidental, o Gran Hermano a secas, que iba a poner paz y concordia a la chita callando y que, desde detrás de las bambalinas, iba a mover los hilos, para que al final todas las marionetas, rojas o azules, se abrazaran en amor y concordia: el grupo de los intereses creados. No eran exactamente políticos, pero tenían cierta experiencia como manipuladores de la política, no sólo en países de medio pelo. A los americanos, a la banca y a las multinacionales les interesaba que España viviera una transición pacífica. Este grupo estaba destinado a ser el verdadero motor de la transición. La defensa de sus intereses explica que todo fuera como una malva. Debemos estarles eternamente agradecidos.

Como las operaciones complejas no se improvisan y tienen más resortes y relojitos que un avión, la transición había empezado mucho antes de morir Franco. El Gran Hermano, o sea, la Providencia en la tierra, había llamado a capítulo a los principales aspirantes. « ¿Queréis mandar?», preguntó a los rojos. « ¡Síííí...!», respondieron ellos al unísono. «Y vosotros -preguntó a los azules- ¿queréis seguir mandando?» La respuesta fue igualmente afirmativa. «Pues bien, entonces os vais a dejar de ideologías irrenunciables y os vais a poner de acuerdo para compartir el pastel porque al que saque los pies del plato lo voy a descantillar [o el que se mueva no sale en la foto, como diría Alfonso Guerra, que es machadiano].» «La democracia en España es inevitable -razonó el Gran Hermano-, porque es la mejor vacuna contra el comunismo y las revoluciones incontroladas, y España pertenece al rebaño democrático de Occidente, así que más vale que os pongáis de acuerdo y os consensuéis en alumbrarla discreta y eficazmente.» -Y eso, ¿cómo se hace? -preguntaron a coro. -Muy fácil -indicó la voz de las alturas-: Los de siempre les vais a abrir un hueco a los nuevos, y los nuevos, a cambio, os vais a olvidar de agravios pasados. Pelillos a la mar: a partir de hoy, todos demócratas y todos monárquicos.


Juan Carlos I en el Capitolio de EEUU. 1976
Juan Carlos I en el Capitolio de EEUU. 1976

Los americanos, con ayuda de los socialistas alemanes, diseñaron un plan para asegurarse de que España se mantuviera en el lado político correcto, es decir, bajo la propicia sombrilla del capitalismo occidental. Que no sufra la oligarquía, que nadie perturbe el pesebre nutricio de la banca y las multinacionales, alejemos el peligro de un posible escoramiento hacia la izquierda. Se trataba de establecer una transición democrática que dejara el país en manos de dos partidos, uno de centro-derecha y otro de centro-izquierda. El de centro-derecha saldría de la propia evolución del régimen; el de centro-izquierda tendría que salir de los socialistas, para lo cual, lógicamente, habría que domesticarlos. Ya había ciertos precedentes de la época de Primo de Rivera. Y Franco estaba sustancialmente de acuerdo con ese plan.

Las definitivas bendiciones del padrino americano a la fórmula monárquica las obtendría el nuevo Rey en junio de 1976, cuando viajó a Estados Unidos para explicar sus proyectos en el Capitolio, ante el Congreso y el Senado de Estados Unidos. La monarquía podía considerarse completamente arraigada en España. Después de la visita del Rey a Estados Unidos, de pronto, ocurrió el portento: desaparecieron las banderas republicanas de las manifestaciones, desaparecieron las alusiones republicanas de los discursos y de los programas de los partidos progresistas, y España se despertó monárquica. [...]

En el referéndum del día 15 de diciembre de 1976 se produjo una considerable abstención, pero el 94 % de los votos emitidos apoyaba el proyecto de reforma. El presidente Suárez, o quien manejara los hilos, había triunfado en toda la línea. Su forma ágil y rápida de hacer política desembocó, está desembocando todavía, en la creación de un Estado federal que conformará la España del futuro. Al socaire de los estatutos particulares de vascos y catalanes, y de la mayor independencia de las diputaciones, se pasó a la disgregación del mapa nacional en nada menos que diecisiete autonomías, cada cual con su himno, su bandera, su capital, sus funcionarios y sus instituciones (algunas de ellas para provincias que ni siquiera habían solicitado ser autónomas).

Fuente: Juan Eslava Galán, Historia de España contada para escépticos

El fantasma de Damasco

En Siria hay una guerra más cruenta si cabe que la que los medios nos contaron con sordina sobre Libia, ¿se acuerda? Aun no ha pasado un año.



Carro de combate en Homs, Siria
Carro de combate en Homs, Siria

Sin embargo, nos han acostumbrado al diario goteo permanente de muertos, pero todo el mundo mira hacia otro lado. Por supuesto, la ONU ha mandado observadores. Eso ya está mucho mejor, es tan bueno como el Observatorio para la Igualdad de género y génera del Gobierno de España (marca registrada), que aunque ha cambiado el partido que usa el Poder, aun sigue existiendo.

Y está muy bien que con su acostumbrada dureza, la ONU y otras altas instancias internacionales le digan al carnicero de Damasco -con talante y buenas palabras, por favor- que está muy feo eso de masacrar a tu propio pueblo; que ahora, con observadores, te estamos viendo, colega.

Seguro que el hideputa del Presidente sirio se está revolcando de risa. Como se tronchaban de risa en los años 90 en los trozos que quedaban de Yugoslavia todos los asesinos de todos los bandos cuando escuchaban las muy campanudas declaraciones del Sr. Solana, las solemnes resoluciones de la ONU y de la madre que a todos los parió.


Homs, Siria
Homs, Siria
Saben dos cosas los sirios que mantienen el poder: que si se rinden acabarán como Gadafi (el gran amigo de Occidente) y que si siguen gastando munición pesada y ligera, el mundo mirará para otro lado, porque al contrario que Libia, su país no tiene petróleo ni gas. Y en eso están, en masacrar al que se cantea. Nos han cogido la medida. La pena que todo esto suena a repetición de los Balcanes.

Espero ansioso las manifas de los de “No a la guerra” ante la embajada siria, con tanto empuje como el que mostraron ante la embajada rusa cuando Yeltsin y Putin arrasaron Grozni y toda Chechenia.

A veces soy un poco iluso, solo espero que los fantasmas de tanta carnicería no dejen dormir a los que pudiendo arreglarlo miran para otro lado y a los que se manifiestan contra ciertas guerras si y contra otras no, según convenga a la jugada.

Astucia o fuerza

Considero cosa ciertísima que rara vez o nunca llegan los hombres de escasos medios a elevado rango sin emplear la fuerza o la astucia, a no ser que lo obtengan por herencia o donación.



Astucia o fuerza. Zorro
Astucia o fuerza. Zorro

Creo también que en muchas ocasiones la fuerza sola no basta; pero sí la astucia. Un príncipe deseoso de realizar acciones memorables, necesita aprender a engañar. Creo, pues, que jamás persona alguna de humilde estado ha logrado gran poder sólo por medio de la fuerza, empleándola franca e ingenuamente; pero sí sólo con la astucia. Se ve, pues, que los romanos al principio de su engrandecimiento no dejaron de emplear la astucia, recurso siempre necesario para los que, de pequeños, quieren llegar a la grandeza, y menos vituperable cuanto más disimuladamente se emplea, como lo hicieron los romanos. (Maquiavelo. Discorsi sopra la prima deca di Tito Livio, 2, XIII)

Aunque socialmente se desdeñe el uso de la astucia y se premie el “ir de frente”, en asuntos públicos es más seguro el uso de la astucia y del engaño. Nunca actuar de forma franca, buscar el punto débil.

Fuente:

Para saber mas:

Personalidad seductora. El carismático

El carisma es una presencia que nos excita

Carisma. Steve Jobs
Carisma. Steve Jobs
Procede de una cualidad interior —seguridad, energía sexual, determinación, placidez— que la mayoría de la gente no tiene y desea. Esta cualidad resplandece, e impregna los gestos de los carismáticos, haciéndolos parecer extraordinarias y superiores, e induciéndonos a imaginar que son más grandes de lo que parecen: dioses, santos, estrellas. Ellos aprenden a aumentar su carisma con una mirada penetrante, una oratoria apasionada y un aire de misterio. Pueden seducir a gran escala. Crea la ilusión carismática irradiando fuerza, aunque sin involucrarte.


Carisma. Rasputín
Carisma. Rasputín

Un día de 1905, el salón en San Petersburgo de la condesa Ignatiev estaba inusualmente lleno. Políticos, damas de sociedad y cortesanos habían llegado temprano para esperar al distinguido invitado de honor; Grigori Efimovich, Rasputín, monje siberiano de cuarenta años de edad que se había hecho fama en toda Rusia como curandero, quizá santo.

Cuando Rasputín llegó, pocos pudieron ocultar su decepción: su rostro era feo, desgreñado su cabello, y él mismo era desgarbado y rústico. Se preguntaron qué hacían ahí. Pero entonces Rasputín...

CONTINUA EN:

Haz que el dinero trabaje para ti

Las siguientes son algunas de las principales lecciones brindadas por Robert Kiyosaki que vale la pena considerar


Haz que el dinero trabaje para ti

No trabajes por dinero, sino, has que el dinero trabaje para ti; la forma de hacer ello es creando o adquiriendo activos que nos generen ingresos pasivos.

Haz que el dinero trabaje para ti. Mujer rica
Haz que el dinero trabaje para ti. Mujer rica

Aspira a ser un inversionista

Puedes llegar a ganar dinero siendo un empleado, un autoempleado, o un dueño de empresa o empresario, pero si quieres realmente alcanzar la libertad financiera tu objetivo debe ser llegar a ser un inversionista y acumular la mayor cantidad de activos posibles.

Usa el poder del apalancamiento

Para llega a hacer mucho dinero debes comprender y usar el poder del apalancamiento; debes usar el apalancamiento de activos (adquirir la mayor cantidad de activos), el apalancamiento de la mano de obra (usarel trabajo de otras personas), y el apalancamiento financiero (usarel dinero de otras personas).

Haz que el dinero trabaje para ti. Mujer rica
Haz que el dinero trabaje para ti. Mujer rica

Busca mover tu dinero rápidamente

Debes tratar de que tu dinero se mueva rápidamente a través de la búsqueda de inversiones que te permitan recuperar tu inversión rápidamente, y a través del poder del apalancamiento, de modo que tengas más dinero disponible para invertir en más activos.

Adquiere deuda buena y evita la deuda mala

Para crecer financieramente debes adquirir deuda buena, es decir, usar el dinero de otras personas para adquirir activos y hacer crecer negocios, y evitar la deuda mala, es decir, evitar pedir dinero prestado para adquirir pasivos o para gastos personales.

CONTINUA EN:

Ver las cosas como son, no como tus emociones las pintan


En la estrategia debes ver tus reacciones emocionales a los hechos como una especie de enfermedad por curar.


Buho. Ver las cosas como son, no como tus emociones las pintan
Ver las cosas como son, no como tus emociones las pintan
- El temor te hará sobreestimar al enemigo y actuar demasiado a la defensiva.
- El enojo y la impaciencia te empujarán a acciones precipitadas que reducirán tus opciones.
- El exceso de confianza, particularmente como resultado del éxito, te obligará a ir demasiado lejos.
- El amor y el afecto te cegarán ante las insidiosas maniobras de quienes aparentemente están de tu lado.

Hasta los más sutiles grados de estas emociones podrían distorisonar tu forma de ver los hechos. El único remedio consiste en estar consciente de que el brote de la emoción es inevitable, notarlo cuando aparezca y compensarlo.

- Cuando tengas éxito, sé extremadamente precavido.
- Cuando te enojes, no emprendas ninguna acción.
- Cuando tengas miedo, recuerda que exagerarás los peligros a los que enfrentes.

La guerra demanda el máximo de realismo, ver las cosas tal como son. Cuanto más puedas limitar o compensar tus reacciones emocionales, más te acercarás a este ideal.


Fuente: Las 33 Estrategias de la Guerra, de Robert Greene

Para saber más: