28 de mayo de 2012

El Arte de Tener Razón


Se realiza la exposición de las estratagemas sin tener en cuenta si se tiene o no razón objetiva; pues tal cosa no puede saberse con seguridad y, además, eso es lo que debe decidirse por medio de la disputa propiamente dicha. 


El Arte de Tener Razón
El Arte de Tener Razón
Por cierto, en toda discusión o argumentación en general hay que estar de acuerdo sobre algo desde lo cual, a modo de principio, podamos juzgar el asunto en cuestión: Contra negantem principia non est disputandum [Con quien niega los principios no puede discutirse].


ESTRATAGEMA 1. La amplificación. 

La afirmación del adversario se lleva más allá de sus límites naturales, se la interpreta de la manera más general posible tomándola en su sentido más amplio y exagerándola. La propia afirmación, en cambio, se especifica cuanto se puede reduciéndola a su sentido más nimio, a sus límites más estrechos, pues cuanto más general sea una afirmación, a más ataques estará expuesta. El remedio más eficaz contra la amplificación es la definición concreta de los puncti y el status controversia [los puntos a discutir y las condiciones de la discusión).

Ejemplo 1. Afirmé: "Los ingleses son la primera nación en el arte dramático." - El adversario quiso intentar una instantia y manifestó: "Que de todos era conocido que tanto en lo que a música se refiere, y por consiguiente, tampoco en la ópera, hubieran hecho algo de importancia". -Le repliqué recordándole que "la música no está incluida entre las artes dramáticas; éstas se refieren únicamente a la tragedia y la comedia", lo que él muy bien sabía, sólo que intentó generalizar mi afirmación para poder incluir en ella todas las representaciones teatrales, y por consiguiente, también la ópera y la música, con lo que me derrotaría con seguridad.

A la inversa, se salva la propia afirmación mediante su limitación con respecto al primer propósito manifestado, si la expresión utilizada lo favorece.

Ejemplo 2. A dice;
CONTINUA EN:

El Arte de la Estrategia tusbuenoslibros

3 comentarios:

  1. Exactamente, para llegar a convencer de que tú tienes razón, hay que partir de una salida común. Si no, es imposible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mi parte, estoy mas con Dale Carnegie, que sostiene que la mejor forma de ganar una discusión es evitarla. Tener o no razón, en general, para mi es irrelevante, es mejor no discutir.

      Saludos

      Eliminar
  2. Da Vinci decía algo más o menos así: Quien tiene la razón (o la verdad) de su parte, no tiene por que levantar la voz...

    Intento evitar las discusiones, pero a veces, atendiendo pacientes es complicado...muy complicado

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar