Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

22 de mayo de 2012

Apple y la estupidez humana

Los del aifon de Apel (hoy no me da la gana de escribir en lengua de piratas y filibusteros) son geniales: al igual que la casta política también nos tienen bien cogida la medida.


Entre la infinidad de aplicaciones que se pueden descargar para el teléfono muy caro que hace muchas cosas hay una que es muy interesante. Se trata de "Motivator".


Esta aplicación se descibe como sigue en la web de descarga:

Motivator
Motivator
¿Te cuesta ir al gimnasio? ¿Has bebido y estás a punto de llamar a tu ex? ¿Acabas de tener un gatillazo? Motivator pone a tu disposición grandes discursos acompañados de música épica, que te proporcionarán la motivación que necesitas para afrontar las adversidades del día a día.

Ir al ginmasio
Ir al ginmasio
No entiendo como habíamos podido vivir sin él. Imagine al Homer Simpson versión producto nacional bruto tumbado en el sillón viendo el enésimo partido del siglo acompañado de abundantes latas de cerveza y demás complementos. Si observamos al personaje parece que se hace el remolón para acudir a su cita con el gimnasio. Sin embargo, desenfunda su aifon, teclea "motiveitor" y tras una estupenda motivación corre hacia el suplicio de pesas y demás máquinas. Impresionante. Este mismo episodio, debidamente cambiado el decorado, vale para la señora que "se siente gorda".

En lo de mañana es lunes, como por desgracia muchas personas lo pasan al sol, disfrutando del paro por cortesía de sucesivos Gobiernos de España, no voy a hacer sangre.

No entiendo lo de abandonar el blog, pero si van a abandonar éste, por favor descargen la aplicación y ejecuten esta motivación. Nunca se sabe.
Después del gatillazo
Después del gatillazo

El que es una genialidad es el después del gatillazo. Póngase en situación después de no haber podido cumplir con su pareja o parejo. En vez de reaccionar como hasta la fecha, al iniciar esta opción escuchará un gran discurso acompañado de una música épica. Justo lo que te pide el cuerpo (y el alma). No me gustaría perderme la cara de la parienta en tan épica escena ya de por si bochornosa para el macho.
Borracho
Borracho
¿Y la de voy borracho y llamo a mi ex? Digo yo que esto funcionará en ciertas fases de la borrachera, porque cuando ya se ve doble, no creo que atine con la tecla. Pero supongamos que aun no ha llegado a semejante extremo. Imagine al fulano con cogorza plasta y llorona que decide que lo mejor para reconciliarse es llamar a su ex a horas intempestivas con voz pastosa. Sin embargo, en un arrebato de cordura saca el aparatito y tras escuchar la épica musiquita y el discursito, se  lo piensa mejor y se va a dormir la mona a su casa.

Y yo voy y me lo creo.

También le puede interesar:

6 comentarios:

  1. Cosas veredes, amigo Sancho, que te sorprenderán...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperaremos la siguiente sorpresa...

      Saludos

      Eliminar
  2. Y lo peor es que hay público para esto...

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo dijo el torero cuando le dijeron que viendo su faena había un filósofo: "Hay gente pa tó"

      Saludos

      Eliminar
  3. Creo que a más imbecilidades, mejor se funde la especie. Al final nos dominará cualquier pueblo arcaico que sepa ir a degüello mientras corremos dando grititos mariquitas y lanzándoles nuestros aparatejos electrónicos... Ainsss.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Describe Ud. la imagen de los bárbaros cabalgando y saqueando una Roma decadente. ¡Quien sabe!

      ¿Alguna solución a esta "decadencia", si es que la hay?

      Saludos

      Eliminar