Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

30 de mayo de 2012

La crisis y la burbuja del burro

Hace algunos días se solicitó a un prestigioso asesor financiero que explicara de una forma sencilla la crisis que estamos viviendo, para que la gente de a pie entendiese sus causas y consecuencias.


La crisis y la burbuja del burro
La crisis y la burbuja del burro
Este fue su relato:

Un hombre se presentó en una aldea en la que nunca había estado antes y ofreció a sus habitantes 100 euros por cada burro que le vendieran.

Buena parte de la población le vendió sus animales.

Al día siguiente volvió y ofreció mejor precio: 150 por cada burrito.

Otra buena parte de la población vendió los suyos.

Volvió un día después y ofreció 300 euros.

El resto de la gente vendió los últimos burros.

Al ver que no había más animales disponibles, el hombre ofreció 500 euros por cada burrito, dando a entender que los compraría a la semana siguiente, y se marchó.

Al día siguiente mandó a la aldea a su ayudante con los burros que había comprado, para que los ofreciera a 400 euros cada uno.
La crisis y la burbuja del burro
La crisis y la burbuja del burro

Ante la posible ganancia a la semana siguiente, todos los aldeanos compraron los burros a 400 euros. El que no tenía dinero lo pidió prestado. De hecho, compraron todos los burros de la comarca.

Como era de esperar, el ayudante desapareció, igual que su jefe, y nunca más se supo nada de ellos.

Resultado: la aldea quedó llena de burros y de endeudados.

Hasta aquí lo que contó el asesor.

Veamos lo que ocurrió después:

Los que habían pedido dinero prestado, al no vender los burros, no pudieron pagar los préstamos.

Los que habían prestado dinero se quejaron al ayuntamiento diciendo que si no cobraban, se arruinarían, y entonces no podrían seguir prestando… y se arruinaría también todo el pueblo.

Para que los prestamistas no se arruinaran, el alcalde, en vez de dar dinero a la gente del pueblo para pagar las deudas, se lo dio a los propios prestamistas. Pero estos, ya cobrada una gran parte del dinero, no perdonaron las deudas a los del pueblo, que siguieron igual de endeudados.

El alcalde dilapidó así el presupuesto del ayuntamiento, que quedó también endeudado. Entonces pidió dinero a otros ayuntamientos, pero éstos se negaron a ayudarle porque, como estaba en la ruina, no podría devolver lo que le prestasen.
La crisis y la burbuja del burro
La crisis y la burbuja del burro

El nuevo resultado:

- Los listillos del principio, forrados.

- Los prestamistas, con sus ganancias resueltas y un montón de deudores a los que seguir cobrando lo que les prestaron más los intereses, e incluso adueñándose de los ya devaluados burros con los que nunca llegarían a cubrir toda la deuda.

- Mucha gente arruinada y sin burro para toda la vida.

- El ayuntamiento igualmente arruinado.

El resultado ¿final?:

Para solucionar esta preocupante situación y salvar a todo el pueblo, el ayuntamiento…

¡¡ SUBIÓ LOS IMPUESTOS Y BAJÓ EL SUELDO A SUS FUNCIONARIOS!!



También le puede interesar:

18 comentarios:

  1. mano tu articulo esta genial chevere. dibertido las fotos. soy el primero en comentar . saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Frank. Efectivamente, es usted el primero en comentar. Gracias por su opinión

      Saludos

      Eliminar
  2. Qué buenoooo!!! jajaja el resultado es una colección de pollinos y encima con el cartelito de especies protegidas, habrá que ir pensando en quitarlo porque ya hay demasiado "burro" suelto.

    Saludos. Anil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, se mezclan burros de dos y cuatro patas.

      Saludos

      Eliminar
  3. Esta muy bueno sobretodo la analogía del burro...

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por algo será el haber elegido a tan entrañable animal.
      Con zorros no quedaba tan bien. Vovemos a las fábulas y a las parábolas, siemrpe se han entendido muy bien

      Saludos

      Eliminar
  4. Una forma sencilla de explicar el asunto.
    ¿Quién es más burro?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién es más burro? Pista: no tiene cuatro patas ni rabo.

      Saludos

      Eliminar
  5. Este tío es un crack, pero claro tiene años de experiencia como asesor financiero.

    Una explicación, clara, sencilla, irónica y en la línea de lo que la gente quiere escuchar... Perfecto para ganar unas pelas dando conferencias, o escribiendo libros. ¿no sería el sr. Abadía?

    Supongo que tiene buena parte de razón, pero no debe ser tan sencillo. O quizas es que no quiero creer que realmente seamos tan burros.... ¿quién sabe?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que sea el Sr. Abadía. Esta crisis, como todo en esta vida es como un diamante pulido: tiene muchas facetas.

      Tal vez este ejemplo sea una faceta de muchas.

      Saludos

      Eliminar
  6. Coincido en que seguramente es una de las facetas.

    ResponderEliminar
  7. excelente lectura! realmente un abre-ojos y abre-mente para cualquiera sobre como se maneja el mundo con el dinero, las economias, los gobiernos, las corporaciones... su origen, causas y efectos todo!!!! gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que le haya sido de utilidad

      Un saludo

      Eliminar
  8. Excelente maestro, no cabe duda que usted nos ha ayudado a comprender mas sobre como funcionan las cosas en este mundo, he leído varios de sus artículos en este blog, en sus libros, en las imágenes que publica y he aprendido muchas cosas de todo ello y todo gracias a usted, saludos cordiales maestro Carlos Martín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sus comentarios y las recomendaciones, Huisan.

      Saludos

      Eliminar
  9. falto la parte donde la gente se come a los burros luego decapitan a los prestamistas y dan un golpe de estado .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y todos los que han montado la revolución se convierten en clase dirigente y volvemos a empezar, pero con una dictadura como en Francia en 1789 o Rusia en 1917. Y como le han cogido gusto a decapitar, una vez se acaban los prestamistas, siguen con los contrarrevolucionarios, que pueden ser cualquier persona.

      Eliminar
  10. Carlos Martín,
    Muy buen artículo.
    Hay más relacionados que este tipo de estratagemas para seguir entretenido a tu página web?

    ResponderEliminar