Ahorrar más dinero con cambios de estilo de vida

El estilo de vida y el dinero están muy relacionados. Para ahorrar más dinero vive sencillamente y gasta menos. 


Si quieres ser rico, es muy sencillo: gasta menos y ahorra más dinero. Es más fácil decirlo que hacerlo. Para ahorrar una cantidad considerable de dinero, tienes que hacer algo más que esfuerzos intermitentes, tienes que hacer un cambio de estilo de vida para tener más dinero.

Ahorrar más dinero con cambios de estilo de vida
Ahorrar más dinero con cambios de estilo de vida 

¿Que tipo de estilo de vida debes cambiar para ahorrar más dinero? 


Hemos sacado varios cambios de estilo de vida que cualquiera puede hacer y que podrían ahorrarte cientos, o incluso miles de euros cada año.

Para ahorrar más dinero,  "escribe todos tus gastos y anótalos", explica Jeremy Jacobson y Winnie Tseng, quienes se jubilaron a sus 30 años como multimillonarios. "Haz un seguimiento de tu dinero. Te garantizo que encontrarás algo en lo que o no sabías que lo estabas gastando, o que creías que era innecesario." Jeremy Jacobson  trabajó para otros "millonarios de la puerta de al lado” ver libro, ayudó a una familia de cuatro personas a vivir cómodamente con 14.000 dólares al año y es altamente recomendado por el asesor financiero y autor de libros de éxito David Bach ver libros .

Si no deseas mantener una hoja de cálculo en tu computadora, puedes usar una aplicación que rastree automáticamente tus gastos para ti o anotarlo en un cuaderno.

Come en casa para ahorrar más dinero.


Las facturas de restaurantes suman rápidamente, así que cuantas más comidas puedas hacer en casa, mejor será tu presupuesto de alimentación. Además, hacer tus propias comidas tiende a ser más saludable que comer fuera.

Trata de cocinar grandes cantidades en los fines de semana y tendrás de sobra para llevar como almuerzo durante la semana. Las comidas de caseras cuestan alrededor de 2-3 euros por persona, mientras que la comida promedio del restaurante cuesta más de 60 euros para una familia de cuatro personas, lo que significa que podrías ahorrar muchísimo si cambias a una comida de llevar simplemente una vez a la semana. Por supuesto, el ahorro se dispara si lo haces todos los días.

Visita la tienda de alimentación con el estómago lleno.


Una mujer pasó cinco años con 15.000 euros al año para cubrir las necesidades de su familia y logró reducir su factura de alimentación de 500 euros al mes a 250 euros y recientemente compartió sus mejores trucos para rebajar sus gastos de alimentación.

"En primer lugar, ir de compras con la barriga llena". Aunque aparentemente paree algo inofensivo, ir de compras con el estómago vacío puede ser un hábito caro. Todo, especialmente la comida basura, comienza a parecer delicioso, y sin darte cuenta, estás lanzando todo tipo de artículos innecesarios en tu carrito.

Trata de comer una merienda saludable antes de dirigirte a la tienda para que tus antojos de alimentos procesados y envasados no estén fuera de control. Tu presupuesto - y tu cintura – te lo agradecerán.

Hacer menos viajes y de menos tiempo a la tienda de alimentación para ahorrar más dinero.


Cuanto menos tiempo pases en el supermercado, menos gastarás. Piensa en la última vez que entraste en la tienda a por unos pocos artículos. ¿Compraste sólo los pocos artículos que necesitabas, o tal vez un poco más? ¿Tuviste el impulso de comprar a causa de la hermosa tapa de la caja de golosinas o porque esa rebaja era demasiado buena para resistirse? 

Ve de tiendas sólo una vez al mes, pero no sientas la necesidad de cambiar instantáneamente tus hábitos de compra. Empieza poco a poco: si eres un comprador de tres veces a la semana, trata de ir sólo una vez esta semana. Cuando te des cuenta, solo irás una vez al mes.

Retira dinero exclusivamente del cajero automático de tu banco


Ya sea por pereza o ignorancia, continuamos pagando comisiones de los cajeros automáticos. Los cargos aparentemente insignificantes pueden sumarse con el tiempo. La forma más sencilla de evitar los cargos es retirar efectivo del cajero automático de tu banco. Si la máquina no tiene el logotipo de tu banco, no lo utilices.

Deja de tomarte un café todos los días para ahorrar más dinero.


David Bach, autor de "El millonario automático", acuñó el término “el factor café”, que básicamente dice que si te deshaces tu café con bollería de cada mañana por 2 euros, tendrías un poco más de dinero para contribuir a tus ahorros - alrededor de 10 euros a semana, o 40 euros al mes. En el curso de unas pocas décadas, con el interés compuesto, ese dinero podría crecer sustancialmente.

En lugar de tener este hábito todos los días, considera la posibilidad de invertir en una cafetera, incluso si el precio es un poco caro, pues será un ahorro a largo plazo.

Y tenga en cuenta que mientras Bach lo llama "el factor café", lo mismo se aplica si compras un o un batido diario o unos refrescos. Si tienes el hábito de gastar sin pensar unos cuantos euros innecesarios al día, ese dinero estaría mejor utilizado en ahorrar más dinero.

Ahorrar más dinero con cambios de estilo de vida
Ahorrar más dinero con cambios de estilo de vida 


Automatiza tus finanzas.


La mayoría de las facturas hoy en día se pueden pagar en línea, ya que a menudo tienen la opción de establecer pagos automáticos. Trata de automatizar tus pagos fijos para que no tengas que pensar en ellos cada mes y nunca dejar de pagar una factura.

Usa solo dinero en efectivo.


Las investigaciones muestran que la gente gasta mucho más al usar tarjetas de crédito que cuando usa dinero en efectivo. Así que si estás buscando ahorrar más dinero, trata siempre de pagar todo con dinero en efectivo.

La idea de usar sólo dinero en efectivo es tan simple como suena: aparcas el plástico, determinas cuánto dinero vas a retirar para un cierto período de tiempo y compras cosas sólo con el dinero que asignaste para ti mismo. Cuando se te acabe, estarás sin fondos hasta tu próximo retiro programado.

"En lugar de usar a ciegas tu tarjeta de crédito y diferir si vale la pena o no hasta que llegue la factura -en ese momento, es demasiado tarde- el dinero en efectivo te obliga a tomar esa decisión cuando pagas", escribe Ramit Sethi, autor de "Te enseñaré a ser rico" ver libro

Cancela tus suscripciones infrautilizadas y comienza a pagar "a la carta".


"Cancela todas las suscripciones discrecionales que puedas: revistas, cable, incluso tu gimnasio", escribe Sethi. "Luego, compra lo que necesites a la carta, en vez de pagar por una tonelada de canales que nunca ves por cable, compra sólo los episodios que ves por $1.99 cada uno en iTunes. Compra un pase de día para el gimnasio cada vez que vayas". El método "a la carta" funciona por tres razones, explica: probablemente ya pagues demasiado, así estás obligado a ser consciente de tus gastos y valoras lo que pagas.

Habla con tu cónyuge sobre el dinero.


Discutir tus finanzas personales, de los patrones de gastos y del plan financiero con tu pareja es crucial para establecer con tu familia el éxito financiero futuro. "Tratar los asuntos financieros es algo que cualquier pareja puede hacer, pero tenéis que hacer el trabajo o simplemente no lo lograrás", escribe David Bach en su libro, "El millonario automático" ver libro. "Si los dos no hacéis de vuestras finanzas una prioridad, no haréis nada positivo". Siéntate cómodo hablando de dinero, porque una sola conversación no lo hará.

Ahorrar más dinero con cambios de estilo de vida
Ahorrar más dinero con cambios de estilo de vida 


No consumas productos de marca. Compra genérico siempre que te sea posible.


"Tienes que darle prioridad porque no puedes tener siempre lo mejor de todo", escribe Sethi en "Te enseñaré a ser rico". "Compra productos de marca para las cosas que te importan, y reduce los costos sin piedad en las materias primas que no te preocupan mediante la compra de genéricos y marcas blancas."

Las áreas en las que puedes ahorrar dinero incluyen: artículos de tocador, comida, ciertas ropas y suministros para mascotas. ¿Que es importante para ti? ¿Y qué estás dispuesto a sacrificar para ahorrar más dinero? Establece lo que deseas priorizar y lo que puedes des-priorizar.

Corta el cable.


Los hogares estadounidenses pagan de media unos 64 dólares al mes por cable, informó el International Business Times, lo que llega a 768 dólares al año. Esa es una gran suma para pagar por un servicio que la gente a menudo no aprovecha al máximo. Una de esas alternativas, Netflix, cuesta sólo $ 8 por mes y ofrece entretenimiento más que suficiente para satisfacer a la mayoría de las familias. Un año de Netflix te costaría alrededor de $ 100, lo que significa que ahorrarías más de $ 650 en costos de cable. Echa un vistazo a otras alternativas al cable si estás cansado de los canales excesivos y las facturas indignantes.

Compra menos carne.


Una manera simple de recortar tu cuenta de alimentación es comprar menos carne. "Trata de sustituir por frijoles la carne en tus recetas favoritas", sugiere Wagasky. "Enchiladas, espaguetis y guisos saben igual de bien sin carne". Si tienes más dificultades para despedirte de la carne, comienza por establecer un día sin carne a la semana. La eliminación de la carne sólo una o dos veces por semana puede ser una diferencia significativa en tu factura de alimentación.

Crea un día sin gastos.


Elige un día una vez por semana y desafíate a no gastar nada en absoluto. Esto te obliga a convertirte en un gastador más consciente y te hará ver lo fácilmente que la sociedad hace que abras tu cartera. "Técnicamente, incluso si no abres tu cartera, sigues gastando dinero en cosas como el alquiler, seguros de automóviles, y suscripciones," explica Sethi. "Simplemente no los contaste, pero eso es aún una razón más para crear un día de 'no gastar' el dinero en tu cartera: porque lo puedes controlar activamente".

Compra alimentos de temporada


A veces, cuando compras es más importante que donde compras. Por ejemplo, en verano los artículos de barbacoa estarán a precios bajos, siendo el momento perfecto de almacenar carbón, las galletas, el ketchup, condimentos, etc. En la misma línea, las frutas y verduras de temporada son más baratas, y también con mejor sabor. 

Deja de comprar comida rápida para ahorrar más dinero.


Te estás haciendo daño a ti mismo (y a tu cartera) si estás comiendo comida rápida principalmente fuera de tu casa o de tu oficina. Si estás buscando una alternativa, comprueba donde comprar los alimentos más sanos en una tienda de alimentación por menos cantidad de dinero, y comience a preparar tu propia comida.

Empieza a salir con gente que admiras.


Andrew Carnegie, que empezó de la nada antes de convertirse en el hombre más rico de EEUU, atribuye todas sus riquezas a un principio: la Mente Maestra. La idea es que te rodees de gente talentosa que comparta tu visión, porque la alineación de varias mentes inteligentes y creativas es exponencialmente más poderosa que una sola. Además, nos convertimos en la gente con la que nos asociamos, razón por la cual los ricos tienden a asociarse con otros que son ricos, así que construye un grupo de mente maestra de personas exitosas y con talento.

Desenchufa tu equipo electrónico cuando no lo estés usando.


El hogar americano típico posee 24 productos electrónicos de consumo. Lo que la gente no se da cuenta es que están usando electricidad incluso cuando están apagados, y los hogares estadounidenses gastan tanto como $ 100 por año alimentando estos aparatos electrónicos. Solución simple: Enchufa tus dispositivos en bases de alimentación y desconéctalos al final del día.

Otros recortes familiares para ahorrar dinero cada año incluyen la instalación de grifos de agua de bajo flujo para ahorrar el 60% en la factura de agua, sellar ventanas y puertas para ahorrar en costos de calefacción e invertir en un termostato programable para reducir de manera significativa las facturas de servicios públicos.

Acostúmbrate a gastar dinero ahora que te ahorrará dinero más tarde.


Puede parecer contraintuitivo hacer compras para ahorrar, pero eso es lo que hacen algunos de los ahorradores de dinero más exitosos. No sólo están comprando cosas, sino que están invirtiendo en cosas - herramientas y servicios - que eventualmente les ahorrarán dinero con el tiempo como un termostato programable. "Es fácil ver transparentemente el dinero que sale de tu bolsillo AHORA, pero es más difícil entender que realmente estás invirtiendo en ti mismo", explica Sethi. "Y cuando inviertes en ti mismo, no hay límite superior en lo que puede ser tu retorno." 

Siente  el placer de vivir de forma simple y usando menos cosas.


Los mejores ahorradores simplemente eligen vivir modestamente. Darrow Kirkpatrick, quien se jubiló a los 50 años con un patrimonio de 1 millón de dólares, dice que los artículos que realmente hunden a mucha gente son casas y autos. Él y su familia viven en una casa de precio medio, que pagaron en 10 años. Julie Rains, que alcanzó el estatus de millonario a los 40 años, expresó una creencia similar: "Para mí, vivir modestamente, tener una casa pequeña y no tener un coche de lujo, realmente me ayudó mucho.


Ejercicios mentales para ser positivo

Al aplicar todos los días algunos de estos consejos, le darás este buen hábito a tu cerebro. Aquí verás 5 ejercicios mentales para ser más positivo


Hay días en que te levantas lleno de energía. Ves todo por el lado bueno, los problemas pasan de largo por tu cabeza y crees que, aun así, sería genial que fuera así más a menudo. 

Ejercicios mentales para ser positivo
Ejercicios mentales para ser positivo
Bueno, imagina que no hay nada mágico al respecto. Al aplicar algunos de estos consejos todos los días, le darás este buen hábito a tu cerebro. Aquí verás 5 ejercicios mentales para mantenerte positivo.

1- Para ser positivo, practica la comunicación positiva.


Trabajar en tu lenguaje es lo primero que debes hacer y lo más fácil, siempre y cuando pongas un poco de interés. En pocas palabras: no más quejas y lamentos diarios, ni críticas ni negatividad exagerada. Esto vale incluso con las expresiones negativas relacionadas con ansiedades, miedos y dudas. ¿Por qué? Porque tu cerebro no asimila correctamente la negación. Cuando te digo "no pienses en una jirafa verde”... necesariamente, ¡lo piensas!

Bueno, y para el resto, es lo mismo. Cuando exclamas con orgullo "No debo perderme esta entrevista" o "No postergaré hoy..." ¡tu cerebro entiende lo contrario! Practica el uso de afirmaciones y la sintaxis positiva, y minimiza las expresiones negativas. 



Cómo evitar que se aprovechen de ti

Algunas personas se aprovechan de ti porque te ven demasiado amable o respondes a todas sus solicitudes. Aprende a evitar que se aprovechen de ti.

Cómo evitar que se aprovechen de ti
Cómo evitar que se aprovechen de ti

Si ya estás cansado de esta situación, tienes dos opciones: o lo aceptas o reaccionas. En el segundo caso, ¡sigue leyendo para evitar que se aprovechen de ti!


Paso 1 para que se aprovechen de ti.


Comienza por hacer un balance de tu personalidad y comportamiento en público: si eres una persona que teme las opiniones de los demás, ciertamente te encuentras entre los que siempre quieren complacer a los demás. Así que cambia tu percepción de las cosas: no puedes hacer felices a todos, y especialmente no a expensas de tu felicidad.

Paso 2 para que se aprovechen de ti.


Aprender a decir que no es parte de tu pequeño entrenamiento para evitar que se aprovechen de ti. Pero también tienes que ser asertivo: cuando no te gusta que alguien te haga algo, dilo delante de esa persona, incluso asombrando a más de una persona a tu alrededor. No sigas la tendencia de que "todo va gradualmente" y crea una ruptura entre la persona que tienes delante de ti  y la que desearías tener.

Paso 3 para que se aprovechen de ti.


Aprende a ser una persona firme, a ser una persona que nunca hace cosas que le disgustan. Si te atreves a ser así, nadie se atreverá a aprovecharse de ti: respetarán tus elecciones. Es solamente de esta manera que aquellos que se aprovechan de ti no se atreverán a hacerlo bajo pena de ver revelarse sus intenciones a plena luz del día por lo firme y decidido que eres.

Cuanto más difícil te sea decir que no, es más probable que experimentes estrés, agotamiento o depresión. Las personas psíquicamente fuertes saben que decir que no para evitar que se aprovechen de ti es bueno para su salud. También tienen la sabiduría para decirlo claramente. Cuando se trata de decir que no, evitan expresiones como "no creo que pueda hacerlo" o "no estoy seguro". Dicen que no con seguridad porque saben que rechazar un nuevo compromiso fortalece a los que ya han asumido, lo que les permite adquirir más respeto.

Te puede interesar: La trampa de los manipuladores 


Seducir a una mujer en 30 segundos

Este artículo te muestra cómo seducir a una mujer en 30 segundos y luego continuar desde los primeros minutos de la interacción.


Todos conocemos la idea de que nos va a llevar un tiempo antes de que una mujer quiera acostarse contigo. Pero todavía hay una convicción similar que puede frenarte. Es el tiempo que debes esperar antes de comenzar abiertamente (físicamente) a dar el primer paso.

Seducir a una mujer en 30 segundos
Seducir a una mujer en 30 segundos


Seducir a una mujer en 30 segundos y seguir desde el primer minuto


Es posible que actúes y actives un momento "mágico" desde el primer minuto (acariciando su mano o tratando de besarla). Si le gustas, funcionará. Ya sé que crees que puedes seducir a una mujer en 30 segundos. Entonces, ¿por qué esperar más para formalizar esta atracción?

De hecho, la mayoría de las veces, esperar demasiado tiempo te hace perder todas tus posibilidades. A veces nunca eres tan sexy y misterioso como durante los primeros minutos del juego. Muchos hombres están en la cima de su poder de seducción en los primeros minutos, cuando la tensión sexual es más fuerte.

Lo sé porque, también, a menudo me equivoqué en estos momentos. No cuento el número de veces que sentí una fuerte conexión con una mujer justo después de conocerla. Ella me miró con malicia y nos sonreímos, nos quedamos cerca uno del otro y pude sentir que la magia se había ido.

Pero, como todo esto sucedió durante los PRIMEROS minutos, pensé que tenía que esperar un poco para dar un primer paso en serio (tomar su mano, por ejemplo). Como si al hacer este primer paso antes ella me rechazara... 

En verdad, NO hay un tiempo definido para esperar antes de hacer las cosas oficiales. Si la atracción es recíproca a primera vista (en unos pocos segundos), debes formalizar esta atracción lo más rápido posible.

No tienes todo el tiempo para ti.


Así es como sucede en general: cuando todo va bien desde el principio, ASUME que tienes tiempo antes de dar oficialmente el primer paso. Te dices a ti mismo que terminarás seduciéndola (acelerando las cosas). "No hay problema. No es urgente. Me gusta de todos modos."

Pero, ¿qué pasa SIEMPRE cuando los dos primeros minutos se convierten en cinco minutos... luego en diez minutos, etc.?

La tensión sexual inicial comienza a debilitarse. La chica se está alejando lentamente de ti. No sonríe tanto como antes. Ya te hizo todas las preguntas que pudo pensar para establecer la conversación y tratar de conocerte un poco. En ese momento, una de sus amigas aparece e interrumpe tu conexión.

Humm... Entonces empiezas a dudar de ti mismo y decides retrasar el momento para dar tu primer paso y PARA ESPERAR que las cosas se conviertan en lo que eran al principio. Pensaste que era MUY temprano para dar el primer paso abiertamente. Ahora tienes miedo de dar ese primer paso. SIGUE LEYENDO...



Prepararse para la próxima crisis económica

En 2019 hay muchas señales de que se acerca la próxima crisis económica. Aquí podrás leer cinco consejos sobre cómo afrontar esta crisis


La economía funciona de forma cíclica. En el ciclo alcista, todo va relativamente bien: hay más consumo, más trabajo y los precios suben. Cuando hay una crisis o recesión, todo va relativamente mal: hay menos consumo, menos trabajo y los precios también bajan. Ahora mismo estamos en un ciclo alcista pero parece que está terminando.

Prepararse para la próxima crisis
Prepararse para la próxima crisis 

¿Qué hacer para afrontar un cambio de ciclo económico con la próxima crisis?


1. Ten un fondo de emergencia para imprevistos


Siempre que puedas ahorra todo lo que puedas para tener un fondo de emergencia para los malos tiempos que inevitablemente acaban llegando. La cantidad tiene que cubrir al menos seis meses de gastos, lo que te ayudará a evitar deshacerte de inversiones si necesitas dinero. Este fondo será tu red de seguridad por si pierdes el empleo o te recortan el sueldo. Esto te obliga a ahorrar cada mes un mínimo de dinero hasta alcanzar la cantidad necesaria para este fondo.

2. Diversifica


Si se consigues ahorrar, ten en cuenta una de las reglas de las inversiones: no te lo juegues todo a una carta y diversifica tus inversiones en acciones, bonos, inmobiliario, depósitos, fondos indexados, etc. Hay muchas opciones y puedes (debes) combinarlas.

En España, justo antes del fin de la burbuja del ladrillo todo el mundo confiaba en un crecimiento sin fin del precio de los apartamentos, por lo que todas las inversiones solían destinarse al mercado inmobiliario. Al estallar la burbuja, millones de inversores sufrieron las consecuencias. El mayor golpe lo sufrieron las familias que no pudieron pagar su hipoteca.

Una de las claves es no apostar todo a un solo activo. Si eliges invertir la bolsa, debes destinar tu dinero a varias compañías de sectores diferentes. Así, si un sector se ve afectado, no sufrirá toda la cartera.

3. Intenta acabar con tus deudas


Si tienes deudas con altos tipos de interés (tarjetas de crédito o préstamos al consumo, por ejemplo), lo mejor es hacerlas desaparecer cuanto antes. Si habitualmente requieres una línea de crédito, busca alternativas, ya que estos préstamos pueden reducirse en la crisis o requerir de mayores garantías adicionales. Y, por supuesto, no es el momento más adecuado para endeudarte, no lo hagas.

4. Atento a tu trabajo


En el sector profesional también debes de estar listo para una recesión. El trabajo es tu principal fuente de ingresos y debes cuidarla.

Si tu industria es vulnerable, plantéate un cambio hacia otra que pudiera sufrir menos en caso de crisis. Si ya sufrió mucho con la anterior crisis o es altamente automatizable, quizás ya te ha llegado el momento. Si está en decadencia porque existe una tecnología lo hace mejor y más barato, muy probablemente en caso de crisis se notará más.

También debes considerar cómo puedes aportar más valor a tu empleo mediante formación adicional. Si por ejemplo si eres monitor deportivo y sabes que las clases de cierto nuevo ejercicio (como en su momento fueron Pilates o Zumba) están cada vez más solicitadas, es aconsejable que te especialices en ellos, ya sea mediante cursos o con la certificación correspondiente.

Otra opción es que preparar tu formación con habilidades que sean útiles, aunque sea para empleos peores que actual. Por ejemplo, un ex empleado de banca que perdió su empleo se reconvirtió en conductor de VTC. No era mejor que su anterior empleo, pero le permitía seguir obteniendo ingresos para su familia.

Aunque es complicado, hay quien recomienda tener un segundo trabajo, que nos pueda proporcionar ingresos adicionales para ahorrar o en caso de perder el trabajo principal. Por ejemplo, un profesor de idiomas puede conseguir un dinero extra haciendo traducciones. En el caso de que perdiera su primer trabajo, tendría un ingreso adicional independiente del primero y basado en la misma habilidad.


5. Reduce los gastos fijos


Si aumentar ingresos no es viable, puedes recortar los gastos. Si lo piensas, cada mes tienes que pagar facturas de hipoteca, alquiler, gas, agua, electricidad, internet, teléfono, gimnasio... Unos costes fijos a los que destinas gran parte de los ingresos. Además, hay que añadir gastos imprevistos o de ocio.

Gastar menos te puede llevar a hacer un recorte de gastos o a buscar alternativas más baratas. La idea es que elimines lo más superfluo y secundario y que te acerques a lo que más necesites. ¿Puedes vivir en una vivienda más barata? ¿Puedes prescindir de alguna suscripción? ¿Puedes tener menos vehículos? Todo aquello que pagas mes a mes lo puedes bajar de precio o eliminar directamente. La idea es que tengas el menor número posible de gastos fijos de forma que si tus ingresos disminuyen (cosa que es probable que ocurra) puedas mantener tu nivel de vida.

Las crisis pueden ser muy largas. Aunque la creencia general es que la última crisis comenzó en 2008, el inicio oficial fue el 9 de agosto de 2007, cuando los principales bancos centrales del mundo tuvieron que intervenir de urgencia porque los bancos se estaban quedando sin dinero. En España, sus efectos más dañinos se prolongaron hasta bien entrado el año 2013 y todavía hoy se siente su desagradable herencia. En fin, insisto en que las crisis pueden ser muy, muy largas. No te conviene olvidarlo.