De las personas con las que te juntes dependerá tu éxito o fracaso

Una gran cantidad del éxito que vas a tener en la vida se reduce a las personas con las que pasas tu tiempo


Recientemente me senté a cenar con un nuevo amigo que conocí. Hablamos de lo que se necesita para alcanzar los objetivos que desea lograr en la vida. Mi amigo ya es un profesional de marketing muy valorado. Y, sin embargo, no había mucho más que quisiera hacer. Una conclusión de esta charla es que una gran cantidad del éxito que vas a tener en la vida se reduce a las personas con las que pasas tu tiempo.

De las personas con las que te juntes dependerá tu éxito o fracaso
De las personas con las que te juntes dependerá tu éxito o fracaso

"Eres el promedio de las cinco personas con las que pasas más tiempo" Jim Rohn.

Esta cita es una de las más poderosas que me recuerdo a mí mismo una y otra vez. Somos la media de las cinco personas con las que pasamos la mayor parte del tiempo. 

Las personas que tienes a tu alrededor determinan cómo piensas, cómo actúas, y en última instancia el éxito que tendrás.


Te enfrentarás a muchas luchas en el camino si estás buscando el éxito y la felicidad. Si eres un sembrador, tus semillas serán recogidas primero por los pájaros y no arraigarán. También pueden a caer en un suelo superficial y poco profundo, dejándole con nada que recoger. O caerán en terreno espinoso y el sol brillará tan caliente que tu pequeña planta morirá tras el primer día. Entonces, un día, las semillas caen en buena tierra y finalmente te darán el rendimiento esperado y el éxito. La única manera de asegurarte de que vas a poder luchar en tu camino a través de las dificultades es con la gente adecuada a tu lado.

¿Quiénes son las personas con las que pasas tu tiempo? 


No importa lo listo que seas. No importa el talento que tengas, qué habilidades tengas, donde has nacido, o de qué familia procedes. Todo lo que cuenta si quieres tener éxito en la vida es 



Si eres mentalmente fuerte no harás estas 13 cosas

Las personas mentalmente fuertes tienen hábitos saludables.


Manejan sus emociones, pensamientos y comportamientos de la forma que ellos establecieron para el éxito en su vida. 


Echa un vistazo a estas cosas que las personas mentalmente fuertes no hacen para que también puedas llegar a ser mentalmente más fuerte. 

Si eres mentalmente fuerte no harás estas 13 cosas
Si eres mentalmente fuerte no harás estas 13 cosas 

1. No pierden el tiempo sintiendo lástima por si mismos


Las personas mentalmente fuertes no sienten lástima por sus circunstancias o por cómo otros los han tratado. En cambio, asumen la responsabilidad de su papel en la vida y entienden que la vida no siempre es fácil o justa.


2. No regalan su poder


No permiten que otros los controlen y no dan a nadie ningún poder sobre ellos. No dicen cosas como: "mi jefe me hace sentir mal", porque entienden que tienen control de sus propias emociones y tienen la opción de cómo responder.


3. No les asusta los cambios


Las personas mentalmente fuertes no tratan de evitar el cambio. En cambio, le dan la bienvenida a los cambios positivos y están dispuestos a ser flexibles. Entienden que el cambio es inevitable y creen en sus capacidades para adaptarse.

4. No malgastan energía en cosas que no pueden controlar


No se oirás quejarse a una persona mentalmente fuerte de la pérdida del equipaje o de un atasco. En cambio, se centran en lo que pueden controlar de sus vidas. Reconocen que, a veces, lo único que pueden controlar es su actitud.

5. No se preocupan por complacer a todo el mundo


Las personas mentalmente fuertes reconocen que no tienen que complacer a todos todo el tiempo. No tienen miedo a decir que SIGUE LEYENDO...


El devorador de ensaladas

Dos monjes paseaban por el jardín de su monasterio, conversando sobre asuntos intrascendentes, cuando uno de ellos paró su pie un segundo antes de aplastar a un hermoso caracol que se cruzaba por el húmedo sendero. 


Con delicada precisión tomó al desorientado animalito entre su pulgar y su índice y lo miró tiernamente. El monje se sentía feliz de no haber interrumpido el ciclo de vida y muerte de ese pequeño destino. Delicadamente lo colocó encima de una fresca lechuga.
El devorador de ensaldas
El devorador de ensaladas
Sonriente miró a su compañero buscando su complacencia, pero se encontró un rostro frío que encorvaba una ceja:

-¡Incosciente! Ahora, salvando a ese insignificante caracol, pones en peligro el huerto de lechugas que nuestro jardinero cultiva con tanto esmero.

Ambos discutieron acaloradamente bajo la mirada curiosa de otro monje que se acercó a arbitrar la disputa. Como no conseguían ponerse de acuerdo, este último propuso contarle el caso al gran sacerdote. Él sería lo bastante sabio para decidir cual de los dos tenía razón.

Se dirigieron pues, los tres al anciano, y el primer monje expuso el caso.

-Has hecho bien. Era lo que convenia hacer -contestó el sacerdote.

El segundo monje dio un brinco:

-¿Cómo? ¿Salvar a un devorador de ensaladas?¿Eso es lo que convenía hacer? Debíamos haber proseguido nuestro camino sin importarnos si aplastábamos aquel minúsculo caracol. Eso hubiese protegido el trabajo del jardinero gracias al cual tenemos todos los días buenos alimentos para comer.

El gran sacerdote escuchó, movió pensativo la cabeza y dijo:

-Es verdad. Es lo que convendría haber hecho.Tienes razón.

El tercer monje, que había permanecido en silencio hasta entonces, se adelantó:

-¡Pero si sus puntos de vista son diametralmente opuestos! ¿Cómo pueden tener razón los dos?

El gran sacerdote miró largamente al tercer interlocutor. Reflexionó, movió la cabeza y con una cálida sonrisa en su rostro sentenció:

-Es verdad. También tú tienes razón.


Cómo hacer dinero y no fracasar en el intento

Haz que el dinero trabaje para ti


Hacer dinero es sorprendentemente fácil y sencillo, solo tienes que acabar con tus deudas, ahorrar e invertir lo ahorrado. Lo que ya no es tan sencillo es llevarlo a cabo. Aquí verás cómo hacerlo. 


Cómo hacer dinero y no fracasar en el intento
Cómo hacer dinero y no fracasar en el intento

¿Qué aprenderás en este libro? 


 Verás cómo acabar con tus deudas y cómo evitar endeudarte. Huye del infierno de las tarjetas de crédito. Conoce al detalle los préstamos e hipotecas 

 La forma de ahorrar con menos esfuerzo. ¿Sabes en qué gastas tu dinero? Reduce tus gastos y crea un fondo de reserva. Haz un presupuesto que te guiará en tu ahorro. 

¿Cómo multiplicar tu dinero? Antes de seguir leyendo, un consejo que te ahorrará muchos disgustos.

 Concepto de liquidez, riesgo y rentabilidad 

 ¿Qué son los depósitos bancarios? ¿Qué es la renta fija y la renta variable

 Usa a tu favor la magia del interés compuesto 

 Evalúa tu situación financiera, establece tus metas y determina tu tolerancia al riesgo para adoptar tu estilo de inversión 

 Ahora podrás comprender la Bolsa 

Elige tu sistema de inversión: el libro que bate el mercado, los perros del Dow, el Sistema GAD, invertir en dividendos e invertir como Warren Buffet.

 Decálogos sobre el dinero para consulta rápida



El coleccionista de insultos

Cerca de Tokio vivía un gran samurai, ya anciano, que se dedicaba a enseñar el budismo zen a los jóvenes.


A pesar de su edad, corría la leyenda de que era capaz de vencer a cualquier adversario.


Cierto día un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos pasó por la casa del viejo. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación: esperaba que el adversario hiciera su primer movimiento, y, gracias a su inteligencia privilegiada para captar los errores, contraatacaba con velocidad fulminante.

El coleccionista de insultos
El coleccionista de insultos
El joven e impaciente guerrero jamás había perdido una batalla. Conociendo la reputación del viejo samurai, estaba allí para derrotarlo y aumentar aún más su fama.

Los estudiantes de zen que se encontraban presentes se manifestaron contra la idea, pero el anciano aceptó el desafío.
Entonces fueron todos a la plaza de la ciudad, donde el joven empezó a provocar al viejo:
Arrojó algunas piedras en su dirección, lo escupió en la cara y le gritó todos los insultos conocidos, ofendiendo incluso a sus ancestros.
Durante varias horas hizo todo lo posible para sacarlo de sus casillas, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, ya exhausto y humillado, el joven guerrero se retiró de la plaza.

Decepcionados por el hecho de que su maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron:

-¿Cómo ha podido soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usó su espada, aun sabiendo que podría perder la lucha, en vez de mostrarse como un cobarde ante todos nosotros?

El viejo samurai repuso:

-Si alguien se acerca a ti con un regalo y no lo aceptas, ¿a quién le pertenece el regalo?
-Por supuesto, a quien intentó entregarlo -respondió uno de los discípulos.

-Pues lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos añadió el maestro-. Cuando no son aceptados, continúan perteneciendo a quien los cargaba consigo.


9 mitos sobre los inmensamente ricos

Éstas son las más grandes mentiras que circulan sobre los ricos


No voy a tratar de defender a los más afortunados de la sociedad sino solo desmontar algunos mitos y clichés que no suelen resistir a la prueba de los hechos. 



9 mitos sobre los inmensamente ricos
9 mitos sobre los inmensamente ricos

Los ricos tienen suerte


Salvo pocas excepciones, la suerte se presenta en forma de oportunidades. Algunos las atrapan, otros no. Algunos son tenaces y otros luchadores. Todos dicen que el éxito viene después aguantar la tentación de abandonar. Los que lo hicieron no encontraron el éxito. Una encuesta de millonarios estadounidense ha identificado que los ricos han sufrido más fracasos que la media... pero siguieron adelante.


Los ricos son tacaños. 


Falso. El 62% de las personas ricas entregaron entre el 5-10% de sus ingresos a obras de caridad. Si vas a lugares públicos cercanos a ti, podrás verlo en las universidades y hospitales. Y no me digas que lo hacen por consideraciones fiscales (que también cuenta). En Quebec, los ciudadanos que ganan más de 250.000 dólares al año, son responsables del 43% de las donaciones caritativas.

Los ricos no pagan impuestos


Esto no es cierto. En Canadá, las personas que ganan 100.000 dólares o más representan el 4% de la población. Pagan el 38% de todos los impuestos. Esta es una relación de 10 a 1. Si hubiese  menos ricos, SIGUE LEYENDO...


Por qué nuestras parejas ideales se parecen tan poco a las reales: una explicación

Juramos que nunca volveríamos a caer en la misma piedra y sin embargo nos encanta tropezar. 


¿Por qué nos enamoramos de la persona errónea? 


Una historia sin margaritas que deshojar. En el pasado, cuando la pareja, más que una unidad sexual o amorosa, era una asociación económica, no quedaba demasiado espacio para el romanticismo. Aunque existía, pero era un amor platónico, como la relación de vasallaje que existía entre un caballero y su dama en la Europa del Medievo. 

Y de esa contención, de esos suspiros que nunca se consumaron en un beso, ni mucho menos en una sesión de sexo palaciego, la poesía se alimentó y más tarde lo hizo Hollywood. Y aunque hoy ha llovido mucho desde aquello y creemos poder encontrar a esa media naranja con la que exprimir juntos toda una vida, lo cierto es que acabamos emparejándonos con una persona a la que no le gusta el zumo, es decir, que no encaja para nada con nuestras expectativas.



Este es el caso de Maribel, que odiaba a los gordos hasta una punto casi patológico, pero acabó casada con uno de ellos; o de Sandra, una encendida feminista que siempre terminaba saliendo con hombres a los que incluso les ataba los cordones de los zapatos; y Javier, que juró que nunca se enamoraría de una pija y se casó nada menos que con tres (y tuvo que romper el cerdito, claro).

Según un estudio realizado en 2005 por Shackelford, Schmitt y Buss, en el que participaron 4,499 hombres y 5,310 mujeres de al menos 37 culturas, las preferencias de varones y féminas para encontrar el amor giran en torno a los siguientes aspectos: la posición social, la estabilidad y madurez emocional de la persona, su inteligencia y nivel educativo, y si es sociable y comparten religión. La investigación concluyó que, aunque mujeres y hombres buscan de manera consciente una pareja 'ideal'-ellos las quieren jóvenes y atractivas; ellas, que tengan posibles y que sean inteligentes-, estas generalidades se quedan cortas cuando Cupido "clava" con inquina sus flechas.

¿Por qué con tanta frecuencia nos enamoramos de la persona equivocada o de alguien con quien nunca nos imaginaríamos casados? ¿Es una cuestión de magnetismo, una forma de 



Lo que te enseña un paquete de galletas

Había una vez una señora que debía viajar en tren.


Cuando la señora llegó a la estación, le informaron de que su tren se retrasaría aproximadamente una hora. Un poco fastidiada, se compró una revista, un paquete de galletas y una botella de agua. Buscó un banco en el andén central y se sentó, preparada para la espera.


Mientras ojeaba la revista, un joven se sentó a su lado y comenzó a leer un diario. De pronto, sin decir una sola palabra, estiró la mano, tomó el paquete de galletas, lo abrió y comenzó a comer. La señora se molestó un poco; no quería ser grosera pero tampoco hacer de cuenta que nada había pasado. Así que, con un gesto exagerado, tomó el paquete, sacó una galleta y se la comió mirando fijamente al joven.

Lo que te enseña un paquete de galletas
Lo que te enseña un paquete de galletas
Como respuesta, el joven tomó otra galleta y, mirando a la señora a los ojos y sonriendo, se la llevó a la boca. Ya enojada, ella cogió otra galleta y, con ostensibles señales de fastidio, se la comió mirándolo fijamente.

El diálogo de miradas y sonrisas continuó entre galleta y galleta. La señora estaba cada vez más irritada, y el muchacho cada vez más sonriente. Finalmente, ella se dio cuenta de que sólo quedaba una galleta, y pensó: "No podrá ser tan caradura" mientras miraba alternativamente al joven y al paquete. Con mucha calma el joven alargó la mano, tomó la galleta y la partió en dos. Con un gesto amable, le ofreció la mitad a su compañera de banco.

-¡Gracias! -dijo ella tomando con rudeza el trozo de galleta.

-De nada -contestó el joven sonriendo, mientras comía su mitad.

Entonces el tren anunció su partida. La señora se levantó furiosa del banco y subió a su vagón. Desde la ventanilla, vio al muchacho todavía sentado en el andén y pensó: "¡Qué insolente y mal educado! ¡Qué será de nuestro mundo!" De pronto sintió la boca reseca por el disgusto. Abrió su bolso para sacar la botella de agua y se quedó estupefacta cuando encontró allí su paquete de galletas intacto.


15 consejos para un mejor manejo del tiempo

¿Generalmente eres puntual? ¿Terminas las cosas dentro del plazo estipulado? ¿Llegan a tiempo tus informes de trabajo? ¿Eres capaz de lograr lo que quieres dentro de un plazo? ¿Eres un buen gestor de tiempo?


Si tu respuesta es "no" a cualquiera de las preguntas anteriores, significa que no estás administrando tu tiempo como deseas. Aquí hay 20 consejos para ser un mejor administrador de tiempo.


15 consejos para un mejor manejo del tiempo
15 consejos para un mejor manejo del tiempo 

1. Crea un plan diario


Planificar tu jornada antes de que se desarrolle. Hazlo por la mañana o mejor aún, por la noche antes de ir a dormir. El plan te da una buena descripción de cómo será el día. Así no te pillan desprevenido. Tu trabajo para el día es para ceñirse al plan lo mejor posible.

2. Pon un límite de tiempo para cada tarea


Tienes que dejarte claro que debes terminar la tarea X a las 10:00, la tarea Y a las 15:00, y la Z a las 17:30. Esto evita que el trabajo se acumule y devore el tiempo reservado para otras actividades.

3. Utiliza una agenda 


Tener una agenda es el paso fundamental para la gestión de tus actividades diarias. Si utilizas Outlook o Lotus Notes, la agenda viene como parte de tu software de correo electrónico. Google Calendar es genial, muchas personas lo usan. Es aún mejor si puedes sincronizar tu teléfono móvil y otros hardwares que utilizas,  de esa manera puedes acceder a tu agenda no importa donde estés.

4. Usa un organizador


El organizador te ayuda a estar encima de todo en tu vida. Es la herramienta central para organizar la información, las listas de tareas, proyectos y otros asuntos variados.

5. Conoce tus plazos


¿Cuándo es necesario terminar tus tareas? Marca los plazos claramente en tu agenda y en tu  organizador para que sepas cuando tienes que acabarlos.

6. Aprende a decir "No"


No asumas SIGUE LEYENDO...


Las 12 habilidades universales para tener éxito en cualquier cosa

Hay otras habilidades que en varios aspectos de la vida cotidiana, no sólo son útiles, son totalmente imprescindibles.


Hay un montón de habilidades que no necesitas. Puedes ser feliz y exitoso sin saber cómo reparar el motor de un automóvil, programar una aplicación web, o saber albañilería. Sin duda, estas son habilidades útiles, pero no son absolutamente necesarias.


Sin embargo, hay otras habilidades que en varios aspectos de la vida cotidiana, no sólo son útiles, son totalmente imprescindibles. Por ejemplo, no puedes conseguir mucho en el mundo actual sin poder leer o escribir. Y hoy en día, simplemente usar un ordenador con soltura.

Las 12 habilidades universales para tener éxito en cualquier cosa
Las 12 habilidades universales para tener éxito en cualquier cosa
En este artículo vas a saltar las habilidades super básicas como la lectura, conducción y usar una computadora a doce habilidades ligeramente más avanzadas que casi no se enseñan y son aplicables de forma universal. Vamos a echar un vistazo.

1. Priorizar y gestionar el tiempo


Si el éxito depende de una acción eficaz, ésta depende de la capacidad de enfocar tu atención donde y cuando más se necesite. Se trata de la capacidad de separar lo importante de lo superfluo, lo que es una habilidad muy necesaria en todas las profesiones, especialmente en las que cada vez hay mayores oportunidades y distracciones.

2. Mantener un espacio limpio y organizado


Las personas exitosas tienen sistemas para ayudarles a encontrar lo que necesitan cuando lo necesitan y pueden localizar rápidamente la información necesaria para apoyar sus actividades. Cuando eres desorganizado, más tiempo pasarás buscando un número de teléfono, una dirección de correo electrónico o un archivo determinado, lo que te obligará a romper tu concentración. Una vez que ésta se ha ido, lleva un tiempo el recuperarla y ahí es donde se desperdicia realmente el tiempo. Es crucial mantener organizados tu vida y tu espacio de trabajo.

3. Análisis crítico del pensamiento y de la información


Estamos viviendo en la era de la información donde, diariamente estamos constantemente expuestos a una siempre creciente y cambiante información. Ser capaz de SIGUE LEYENDO...