Cómo ser una mejor persona

¿Alguna vez has sentido la necesidad de ser una mejor persona? ¿Tienes algunos motivos en tu vida que te hacen querer ser una mejor persona?


Todo el mundo quiere ser una mejor persona, pero algunas personas simplemente no saben cómo hacerlo.


Cómo ser una mejor persona
Cómo ser una mejor persona
Al final de cada día, me gusta reflexionar y ver qué puedo hacer para ser una mejor persona. No sólo eso, sino que tengo el objetivo de dejar una huella en el mundo para hacer grandes cosas. Al tomarme un tiempo cada día para reflexionar sobre qué comportamientos eran buenos y malos, tengo la oportunidad de crecer.

Aquí hay varias maneras de ser una mejor persona


- Practica la gratitud


Mira las partes buenas de las cosas. Una persona se rompió el cuello en un accidente de coche y tuvo otras lesiones graves. Sesión tras sesión, expresó su agradecimiento de que haber salvado su vida y quería sacar el máximo provecho a cada día. Sanó mucho más rápidamente de lo previsto y en la actualidad está libre de dolor. Creo que esto habla tanto de la potencia de la conexión mente / cuerpo como de la gratitud. La gratitud atrae más bondad y positividad en la vida.

- Deja a un lado la actitud defensiva


Ahórrate tiempo y sáltate las excusas y las mentiras. Ten cuidado con la negación, la intelectualización, racionalización, proyección y mírate honestamente a ti mismo y a tu vida. Busca terapia o grupos de apoyo y el consejo de amigos y familiares para cambiar la perspectiva. Sólo cuando bajamos la muralla defensiva podemos crecer y hacer realmente nuestro trabajo más profundo.

- Practica la aceptación


No seas reactivo ni SIGUE LEYENDO...


Cómo ganar más dinero

Para ganar más dinero y hacer crecer tu riqueza, a veces todo se reduce a establecer hábitos clave y a hacer pequeños cambios en tu estilo de vida.


"El éxito es una habilidad que puede aprenderse", enfatiza T. Harv Eker en su libro "Secretos de la Mente Millonaria". Si quieres ser un gran jugador de golf, puedes aprender cómo hacerlo. Si quieres ser un gran pianista, puedes aprender cómo hacerlo. Si quieres ser rico, puedes aprender cómo hacerlo.
Cómo ganar más dinero
Cómo ganar más dinero

Si deseas aprender cómo ganar más dinero, ten en cuenta estos ocho cambios de estilo en tu vida.


Empieza a salir con la gente que admiras


Andrew Carnegie, que comenzó de la nada antes de convertirse en el hombre más rico de EEUU, funda todas sus riquezas a un principio: la mente maestra.

La idea es rodearte de gente con talento que compartan tu visión debido a que juntar varias mentes inteligentes y creativas es exponencialmente más potente que hacerlo uno solo. Además, llegamos a ser como las personas con las que nos asociamos, por lo que los ricos tienden a asociarse con otros ricos.

"En la mayoría de los casos, tu valor neto refleja el nivel de tus amigos más cercanos," explica el millonario hecho a sí mismo Steve Siebold. "Estar con personas que tienen más éxito que tú tiene el potencial de ampliar tu pensamiento y multiplicar tus ingresos. La realidad es que los millonarios piensan en el dinero de forma diferente a la clase media, y hay mucho que ganar por estar en su presencia y aprender de ellos."

Sumérgete en los libros para ganar más dinero


Los ricos buscan más la educación que el entretenimiento. Si quieres ser como ellos, SIGUE LEYENDO...

Una vida inútil

Un granjero se puso tan viejo que no ya podría trabajar los campos. Así que pasaría el día sentado en el pórtico de su casa. 


Su hijo, aún trabajando la granja, levantaba la vista de vez en cuando y veía a su padre sentado allí. “Ya no es útil”, pensaba el hijo para sí, “¡no hace nada!”. Un día el hijo se frustró tanto por esto, que construyó un ataúd de madera, lo arrastró hasta el pórtico, y le dijo a su padre que se metiera dentro.

Sin decir nada, el padre se metió. Después de cerrar la tapa, el hijo arrastró el ataúd al borde de la granja donde había un elevado acantilado. 
Una vida inútil
Una vida inútil
Mientras se acercaba a la pendiente, oyó un débil golpeteo en la tapa desde adentro del ataúd. Lo abrió. 

Aún tendido allí, pacíficamente el padre dirigió la mirada hacia arriba a su hijo. 

- “Sé que vas a lanzarme al acantilado, pero antes de que lo hagas, ¿puedo sugerir algo?”

- “¿Qué?” contestó el hijo

- “Arrójame desde el acantilado, si quieres”, dijo el padre, “pero guarda este buen ataúd de madera. Tus niños pudieran necesitar usarlo”.


¿Conoces la caverna de Platón?

El mito de la caverna de Platón es el relato más popular de la filosofía platónica. 


Con él, el autor griego explica su concepción dual del mundo y cómo un hombre virtuoso será capaz de superar la frontera de lo terrenal para alcanzar la idea de Bien.


—Ahora—proseguí—represéntate el estado de la naturaleza humana, con relación a la educación y a su ausencia, según el cuadro que te voy a trazar. Imagina un antro subterráneo, que tenga en toda su anchura una abertura que dé libre paso a la luz, y en esta caverna, hombres encadenados desde la infancia, de suerte que no puedan mudar de lugar ni volver la cabeza a causa de las cadenas que les sujetan las piernas y el cuello, pudiendo solamente ver los objetos que tienen enfrente. Detrás de ellos, a cierta distancia y a cierta altura, supóngase un fuego cuyo resplandor los alumbra, y un camino elevado entre este fuego y los cautivos. Supón a lo largo de este camino un tabique, semejante a la mampara que los titiriteros ponen entre ellos y los espectadores, para exhibir por encima de ella las maravillas que hacen.

¿Conoces la caverna de Platón?
¿Conoces la caverna de Platón?
—Ya me represento todo eso—dijo. 

—Figúrate ahora unas personas que pasan a lo largo del tabique llevando objetos de toda clase, figuras de hombres, de animales de madera o de piedra, de suerte que todo esto sobresale del tabique. Entre los portadores de todas estas cosas, como es natural, unos irán hablando y otros pasarán sin decir nada.

—¡Extraños prisioneros y cuadro singular!—dijo. 

—Se parecen, sin embargo, a nosotros punto por punto —dije—. Por lo pronto, ¿crees que puedan ver otra cosa, de sí mismos y de los que están a su lado, que las sombras que el fuego proyecta enfrente de ellos en el fondo de la caverna? 

—¿Cómo habían de poder ver más—dijo—, si desde su nacimiento están precisados a tener la cabeza inmóvil? 

—Y respecto de los objetos que pasan detrás de ellos, ¿pueden ver otra cosa que las sombras de los mismos? 

—¿Qué otra cosa, si no? 

—Si pudieran conversar unos con otros, ¿no convendrían en dar a las sombras que ven los nombres de las cosas mismas? 

—Por fuerza. 

—Y si en el fondo de su prisión hubiera un eco que repitiese las palabras de los transeúntes, ¿se imaginarían oír hablar a otra cosa que a las sombras mismas que pasan delante de sus ojos?

—¡No, por Zeus!—exclamó. 

—En fin, no creerían que pudiera existir otra realidad que estas mismas sombras de objetos fabricados—dije yo. 

—Es forzoso por completo—dijo. 

—Mira ahora—proseguí—lo que naturalmente debe su ceder a estos hombres, si se les libra de las cadenas y se les cura de su ignorancia. Que se desligue a uno de estos cautivos, que se le fuerce de repente a levantarse, a volver la cabeza, a marchar y mirar del lado de la luz; hará todas estas cosas con un trabajo increíble; la luz le ofenderá a los ojos, y el alucinamiento que habrá de causarle le impedirá distinguir los objetos cuyas sombras veía antes. ¿Qué crees que respondería si se le dijese que hasta entonces sólo había visto fantasmas y que ahora tenía delante de su vista objetos más reales y más aproximados a la verdad? Si en seguida se le muestran las cosas a medida que se vayan presentando y a fuerza de preguntas se le obliga a decir lo que son, ¿no se le pondrá en el mayor conflicto y no estará él mismo persuadido de que lo que veía antes era más real que lo que ahora se le muestra? 

—Mucho más—dijo. 

—Y si se le obligase a mirar la luz misma, ¿no sentiría dolor en los ojos? ¿No volvería la vista para mirar a las sombras, en las que se fija sin esfuerzo? ¿No creería hallar en estas más distinción y claridad que en todo lo que ahora se le muestra? 

—Así es—dijo. 

—Si después se le saca de allí a la fuerza y se le lleva por el sendero áspero y escarpado hasta encontrar la claridad del sol, ¿qué suplicio sería para él verse arrastrado de esa manera? ¡Cómo se enfurecería! Y cuando llegara a la luz del sol, deslumbrados sus ojos con tanta claridad, ¿podría ver ninguno de estos numerosos objetos que llamamos seres reales? 

—Al pronto no podría—dijo. 

—Necesitaría indudablemente algún tiempo para acostumbrarse a ello. Lo que distinguiría más fácilmente sería, primero, sombras; después, las imágenes de los hombres y demás objetos reflejados sobre la superficie de las aguas, y por último, los objetos mismos. Luego, dirigiría sus miradas al cielo, al cual podría mirar más fácilmente durante la noche a la luz de la luna y de las estrellas que en pleno día a la luz del sol.

—¿Cómo no? 

—Y al fin podría, creo yo, no sólo ver la imagen del sol en las aguas y dondequiera que se refleja, sino fijarse en él y contemplarlo allí donde verdaderamente se encuentra y tal cual es. 

—Necesariamente—dijo . 

—Después de esto, comenzando a razonar, llegaría a concluir que el sol es el que crea las estaciones y los años, el que gobierna todo el mundo visible y el que es, en cierta manera, la causa de todo lo que se veía en la caverna. 

—Es evidente que llegaría, después de aquellas, a hacer todas estas reflexiones dijo. —Y ¿qué? Si en aquel acto recordaba su primera estancia, la idea que allí se tiene de la sabiduría y a sus compañeros de esclavitud, ¿no se regocijaría de su mudanza y no se compadecería de la desgracia de aquellos? 

—Efectivamente . 

—¿Crees que envidiaría aún los honores, las alabanzas y las recompensas que allí, supuestamente, se dieran al que más pronto reconociera las sombras a su paso, al que con más seguridad recordara el orden en que marchaban yendo unas delante y detrás de otras o juntas, y que en este concepto fuera el más hábil para adivinar su aparición; o que tendría envidia a los que eran en esta prisión más poderosos y más honrados? ¿No preferiría, como Aquiles en Homero, «trabajar la tierra al servicio de un pobre labrador» y sufrirlo todo antes que vivir en aquel mundo de lo opinable? 

—No dudo que estaría dispuesto a sufrir cualquier destino antes que vivir de esa suerte—dijo. 

—Fija tu atención en lo que voy a decirte—seguí—. Si este hombre volviera de nuevo a su prisión para ocupar su antiguo puesto, al dejar de forma repentina la luz del sol, ¿no se le llenarían los ojos de tinieblas?

—Ciertamente—dijo. 

—Y si cuando no distingue aún nada, antes de que sus ojos hayan recobrado su aptitud, lo que no podría suceder en poco tiempo, tuviese precisión de discutir con los otros prisioneros sobre estas sombras, ¿no daría lugar a que estos se rieran, diciendo que por haber salido de la caverna se le habían estropeado los ojos, y no añadirían, además, que sería para ellos una locura el intentar semejante ascensión, y que si alguno intentara desatarlos y hacerlos subir sería preciso cogerle y matarle? 

—Sin duda—dijo. 

—Y bien, mi querido Glaucón—dije—, esta es precisamente la imagen que hay que aplicar a lo que se ha dicho antes. El antro subterráneo es este mundo visible; el fuego que le ilumina es la luz del sol; en cuanto al cautivo, que sube a la región superior y que la contempla, si lo comparas con el alma que se eleva hasta la esfera inteligible, no errarás, por lo menos, respecto a lo que yo pienso, ya que quieres saberlo. Sabe Dios sólo si es conforme con la verdad. En cuanto a mí, lo que me parece en el asunto es lo que voy a decirte. En los últimos límites del mundo inteligible está la idea del bien, que se percibe con dificultad; pero una vez percibida no se puede menos de sacar la consecuencia de que ella es la causa primera de todo lo que hay de bello y de recto en el universo; que, en este mundo visible, ella es la que produce la luz y el astro de que esta procede directamente; que en el mundo invisible engendra la verdad y la inteligencia; y en fin, que ha de tener fijos los ojos en esta idea el que quiera conducirse sabiamente en la vida pública y en la vida privada. 

—Soy de tu dictamen en cuanto puedo comprender tu pensamiento—dijo. 

—Admite, por lo tanto, también y no te sorprenda—dije— que los que han llegado a esta sublime contemplación desdeñan tomar parte en los negocios humanos, y sus almas aspiran sin cesar a fijarse en este lugar elevado. Así debe suceder si es que ha de ser conforme con la imagen que yo he trazado.

—Sí, así debe ser—dijo. 

—¿Es extraño que un hombre—dije yo—, al pasar de esta contemplación divina a la de los miserables objetos que nos ocupan, se turbe y parezca ridículo cuando, antes de familiarizarse con las tinieblas que nos rodean, se vea precisado a entrar en discusión ante los tribunales o en cualquier otro paraje sobre sombras y figuras de justicia, reflejos las unas e de las otras, y explicar cómo él las concibe delante de personas que jamás han visto la justicia en si misma? 

—No veo en eso nada que me sorprenda—dijo. 

—Antes bien—dije—, un hombre sensato reflexionará que la vista puede turbarse de dos maneras y por dos causas opuestas: por el tránsito de la luz a la oscuridad o por el de la oscuridad a la luz; y aplicando a los ojos del alma lo que sucede a los del cuerpo, cuando vea a aquella turbada y entorpecida para distinguir ciertos objetos, en vez de reír sin razón al verla en tal embarazo, examinará si este procede de que el alma viene de un estado más luminoso, o si es que al pasar de la ignorancia a la luz, se ve deslumbrada por el excesivo resplandor de esta. En el primer caso, la felicitará por su turbación; y en el segundo lamentará su suerte; y si quiere reírse a su costa, sus burlas serán menos ridículas que si se dirigiesen al alma que desciende de la estación de la luz.

—Lo que dices es muy razonable—asintió.



Cómo ser más sociable

Ser más sociable es una habilidad que puedes aprender. No necesitas ningún requisito previo para ser más sociable, solo necesitas una mente abierta 


Todo lo que necesitas para ser más sociable es tener una mente abierta y el propósito de cambiarte a ti mismo para mejor. 


Estas estrategias te ayudarán a moldearte de tal manera que te convertirás no sólo en alguien más sociable, sino también en alguien más seguro en ti mismo. 
Cómo ser más sociable
Cómo ser más sociable

Empieza desde lo básico


Olvida todo lo que la gente te ha dicho sobre ser más sociable o conocer gente. Para aprender y comprender correctamente este concepto es necesario trocear todo este asunto de ser más sociable en partes más pequeñas y manejables.

Así que, para empezar, ¿qué significa realmente ser sociable?


Pues bien, en esencia, es sentirse cómodo en situaciones sociales e interacciones y tener confianza en el trato con las personas, especialmente cuando conoces gente nueva.

¿Por qué es importante el ser sociable?


Si no te conviertes en una persona sociable te perderás una gran parte de lo mejor de tu vida. La inadaptación social y la timidez pueden ser rasgos de carácter incapacitantes. Así que no sólo te vas a perder en los buenos momentos, además te perderás un montón de buenas oportunidades.

Cómo ser más sociable
Cómo ser más sociable

¿Quién puede convertirse en sociable?


Sí, cada persona de este planeta tiene el potencial de ser sociable. Algunos utilizan este potencial y tienen éxito, mientras que otros sólo se fijan en su propia angustia e inseguridad. Sólo depende de ti el decidir qué tipo de persona quieres a ser.

Así que ahora que ya entiendes lo que es y lo que significa ser sociable.

¿Cómo ser más sociable? Aquí verás cómo.


1. Sonríe mucho


El lenguaje corporal es el primer paso para la comunicación. Aun no has empezado a SIGUE LEYENDO...


Cómo leer la mente

Saber cómo leer la mente de alguien es en realidad una habilidad que se puede aprender. Las personas siempre enviamos señales sobre lo que pensamos.


Mientras que la telepatía nos suena como un superpoder, saber cómo leer la mente de alguien es una habilidad que se puede aprender. 


Desde anticiparse a las necesidades de un cliente hasta saber cómo acercarte a tu jefe, el desarrollo de esta intuición interna hacia los demás  es una habilidad que te puede ayudar a salir adelante.

Cómo leer la mente
Cómo leer la mente
"Las personas perceptivas son siempre las que más éxito tienen en la vida y en el trabajo", dice Loren Miner. "Los mejores resultados no son siempre para las personas más inteligentes, sino para las que mejor conectan con los demás y tienen un cociente emocional superior."

Las personas siempre envían señales sobre sus pensamientos, dice Miner, pero te puede llevar tiempo el lograr sintonizarlas. "Cuando los mensajes que recibes dicen que esa persona no está en la misma onda que tú, son pistas que te están diciendo que debes dar un paso atrás y redirigir tu enfoque. Es el momento de cambiar la conversación.”

Hay cinco maneras para saber cómo leer la mente de alguien, o al menos tener una conjetura aproximada para construir mejores relaciones.


1. Comienza con las diferencias generacionales


La comprensión de a qué generación pertenece alguien puede darte una idea de cómo piensa. Son las gafas a través del cuales ven la vida, dice Miner.

"Las diferencias generacionales son fascinantes, los "Millennials” se esconden a menudo detrás de los ordenadores y expresan sus opiniones a través de Twitter y blogs. No reconocen el valor de la comunicación cara a cara. A las personas de más edad, por el contrario, les gusta hablar con alguien en persona."

Miner dice comprender la generación de esa persona te ayudará a saber la mejor manera de acercarte para desarrollar una relación. "Si vamos a cerrar un trato con un Millennial, sabemos que no hay necesidad de tomar un avión y programar una mesa redonda ya que prefieren una presentación a través de Internet. Para otra generación, hay que gastar el dinero e ir a verlo."

Las generaciones también valoran cosas diferentes, dice Miner. Las personas de la generación del milenio, por ejemplo, buscan resultados rápidos. "Cuando hablamos con ellos, hablamos de procesos rápidos y probados. Las otras generaciones son más conservadoras. Cuando hablamos con ellos, nos movemos más despacio y hablamos de cosas como la seguridad y el riesgo."

2. Reconoce los puntos débiles


Otra forma de saber cómo leer la mente es buscar sus puntos de dolor, que consiste en SIGUE LEYENDO...


Cómo ser una mujer fatal

Una mujer fatal es lo que el macho alfa en hombre: un personaje mítico que llama la atención y despierta la envidia. ¿Cómo convertirse en mujer fatal?


Una mujer fatal  tiene un cuerpo de ensueño, un carisma desbordante, una presencia para competir con la imagen de cualquiera y es una devoradora de hombres.


La pregunta que surge es: ¿cómo convertirse en la mujer que llama la atención, se admira y secretamente se envidia? Me propongo dar algunas respuestas a esta difícil pregunta.

Cómo ser una mujer fatal
Cómo ser una mujer fatal

1. La feminidad en el centro del debate: El mito de la mujer fatal


Lo que hace tan irresistible a la mujer fatal es su capacidad de resaltar su feminidad sin dejar entrever su fragilidad. Es hermosa, inteligente, juguetona, carismática y parece capaz de enfrentarse a cualquier persona, independientemente de su sexo o edad.

Si se percibe como una mujer decadente de moral ligera, se escapa a la imagen común de "mujer fácil". Elige a su presa y conduce a su modo para conseguir lo que quiere. Más que físico, es su encanto y el aura que desprende lo que utiliza para seducir.

Sin revelar nunca sus sentimientos, tortura a sus amantes que, como hipnotizados, se rinden a sus deseos, sin apelar nunca a su racionalidad.

2. Adoptar una actitud de mujer fatal


Para convertirte en una seductora digna de ese nombre, debes SIGUE LEYENDO...


Aumentar tu persuasión

¿Cuándo fue la última vez que pensaste cómo aumentar  tu persuasión, cambiar los  pensamientos, dar forma a las opiniones y mover a otros a la acción?


La capacidad de aumentar tu persuasión es una de las habilidades esenciales para los líderes en todos los niveles. Es más un arte que una ciencia y puede ser difícil de conseguir.


Pero la conclusión es que aumentar tu persuasión es vital. Y a medida continuamos a transformando (a una velocidad vertiginosa) el lugar de trabajo interconectado, interdependiente, cada vez más global, aumentar tu persuasión va a ser cada vez más importante.

Aumentar tu persuasión
Aumentar tu persuasión
En las organizaciones jerárquicas tradicionales, el poder se basaba normalmente en la posición. Cuanto más alto se encuentra alguien en el organigrama, más poder ejerce. Hay reglas claras, de arriba hacia abajo, donde la persona en la parte superior es la que manda. La persona con el poder tiene la persuasión.

Hoy en día, las organizaciones se están moviendo hacia modelos más planos, matriciales y en equipo. La teoría es que con el cambio y la complejidad viene la necesidad de ser más ágil, incluir más diversidad de pensamiento y una mayor colaboración. En este modelo, el poder se basa más en la propia capacidad para persuadir y hacer las cosas fuera de las estructuras jerárquicas tradicionales. En otras palabras, la persona con persuasión tiene el poder.

Para ser un factor de persuasión efectivo, es necesario tanto el fondo y el estilo. Sin una base sólida de credibilidad, incluso los líderes más expertos no tendrán suficientes conocimientos. Por otro lado, las personas altamente creíbles pueden luchar con su persuasión si entienden la dinámica interpersonal en el juego.

Se han llevado a cabo investigaciones para identificar y medir los estilos de persuasión. Hay cinco categorías:

Afirmar: insistir en que tus ideas sean escuchadas y desafiar las ideas de los demás. 


Mente optimizada sin creencias limitantes

Una mente optimizada comprende los verdaderos principios de la salud y de la curación, así como la creación de una mentalidad de éxito.


Cambiar tu punto de vista te ayudará a comenzar a ver la vida con más claridad y manejar el estrés de manera muy diferente. 


Existen varias técnicas y estrategias para ayudar a eliminar los aspectos negativos de tu pensamiento y facilitar cambios duraderos y positivos en tu vida.

Mente optimizada sin creencias limitantes
Mente optimizada sin creencias limitantes

La superación de las creencias limitantes para tener una mente optimizada


Tus creencias se han programado en ti durante toda tu vida. Las creencias limitantes son las que hacen que te contengas de lograr lo que quieres en la vida. Piensa en ellas como bloqueos de carreteras: las falsas ideas que tienes sobre ti mismo que hacen que progresan sea más difícil de lo que debe ser.

¿Te has preguntado por qué quieres cambiar, pero te encontraste volviendo a tus viejos hábitos?

Te preguntaste, ¿por qué sucedió esto? Tal vez no fue la pereza o la falta de disciplina. Tal vez fue una creencia limitante, un control de carretera. La respuesta a tu problema no se inicia mediante otro programa, consejo, dieta de moda o de autoayuda. Para tener una mente optimizada necesitas descubrir tus creencias limitantes y superarlas.

Ejemplos de creencias limitantes:

"No me puedo permitir comer de esa manera."

"Mis padres tuvieron que SIGUE LEYENDO...


El rey y el halcón

El rey recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara.


Pasados unos meses, el instructor comunicó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente educado, pero que al otro no sabía lo que le sucedía: no se había movido de la rama desde el día de su llegada a palacio, a tal punto que había que llevarle el alimento hasta allí.

El rey y el halcón
El rey y el halcón 

El rey mandó llamar curanderos y sanadores de todo tipo, pero nadie pudo hacer volar al ave.


Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió. Por la ventana de sus habitaciones, el monarca podía ver que el pájaro continuaba inmóvil.

Publicó por fin un bando entre sus súbditos, y, a la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente en los jardines.

Traedme al autor de ese milagro, dijo.

Enseguida le presentaron a un campesino ¿Tú hiciste volar al halcón?

¿Cómo lo hiciste?

¿Eres mago, acaso?

Entre feliz e intimidado, el hombrecito solo explicó: No fue difícil, Su Alteza: sólo corté la rama.

“El pájaro se dio cuenta que tenía alas y se largó a volar”



Lecciones de vida

20 lecciones de vida escritas por un hombre de 99 años de edad que aún goza de gran vitalidad.


Macy Williams es una editora habitual en la famosa revista Popsugar, y en esta ocasión ha decidido compartir los consejos y lecciones de vida de su bisabuelo, un hombre de 99 años de edad y que aún goza de vitalidad.


Cuenta la editora que su bisabuelo conoció a su bisabuela un sábado, y para el sábado siguiente ya estaban casados; permanecieron juntos durante 67 años, hasta que su bisabuela murió. En esos 67 años tuvieron 2 hijos y adoptaron otro.
Lecciones de vida
Lecciones de vida
Su bisabuelo no fue a la universidad, pero tuvo éxito profesional llegando a la cima de la empresa para la que dedicó su vida, ocupando el cargo de Gerente Corporativo de la sección de lácteos de Safeway para todo el país. Y desde luego, nos gusta escuchar a la gente mayor que ha vivido la vida con pasión.

Para aquellos que se pregunten qué está haciendo este hombre de 99 años hoy día, según su bisnieta, está montado en un patinete motorizado (con manillar) pasando el rato y pensando en lo que hará cuando comience a envejecer.


He aquí las 20 lecciones de vida que le ha dejado a su bisnieta.


1. Mantén siempre el buen sentido del humor.

2. Haz ejercicio todos los días, incluso cuando no te sientas con ganas de hacerlo.

3. No gastes más dinero del que ganas.




Los tres leones

En la selva vivían tres leones. Un día el mono, el representante electo por los animales, convocó a una reunión para pedirles una toma de decisión.


Todos nosotros sabemos que el león es el rey de los animales, pero para una gran duda en la selva: existen 3 leones y los 3 son muy fuertes.


¿A cuál de ellos debemos rendir obediencia? ¿Cuál de ellos deberá ser nuestro Rey?

Los leones supieron de la reunión y comentaron entre sí: Es verdad, la preocupación de los animales tiene mucho sentido. Una selva no puede tener 3 reyes. Luchar entre nosotros no queremos ya que somos muy amigos…

Los tres leones
Los tres leones
Necesitamos saber cuál será el elegido, pero, ¿Cómo descubrirlo? Otra vez los animales se reunieron y después de mucho deliberar, llegaron a una decisión y se la comunicaron a los 3 leones:

- Encontramos una solución muy simple para el problema, y decidimos que Uds. 3 van a escalar la Montaña Difícil. El que llegue primero a la cima será consagrado nuestro Rey.

La Montaña Difícil era la más alta de toda la selva. El desafío fue aceptado y todos los animales se reunieron para asistir a la gran escalada.

El primer león intentó escalar y no pudo llegar. El segundo empezó con todas las ganas, pero, también fue derrotado. El tercer león tampoco lo pudo conseguir y bajó derrotado. Los animales estaban impacientes y curiosos; si los 3 fueron derrotados, ¿Cómo elegirían un rey?

En este momento, un águila, grande en edad y en sabiduría, pidió la palabra:

- ¡Yo sé quién debe ser el rey!

Todos los animales hicieron silencio y la miraron con gran expectativa.

- ¿Cómo?, Preguntaron todos.

- Es simple… dijo el águila. Yo estaba volando bien cerca de ellos y cuando volvían derrotados en su escalada por la Montaña Difícil escuché lo que cada uno dijo a la Montaña.

- El primer león dijo: – ¡Montaña, me has vencido!

- El segundo león dijo: – ¡Montaña, me has vencido!

- El tercer león dijo: – ¡Montaña, me has vencido, por ahora! Pero ya llegaste a tu tamaño final y yo todavía estoy creciendo.

La diferencia, completó el águila, es que el tercer león tuvo una actitud de vencedor cuando sintió la derrota en aquel momento, pero no desistió y quien piensa así, su persona es más grande que su problema: él es el rey de sí mismo, está preparado para ser rey de los demás.

Los animales aplaudieron entusiasmadamente al tercer león que fue coronado El Rey de los animales.

Moraleja:

No tiene mucha importancia el tamaño de las dificultades o situaciones que tengas. Tus problemas, por lo menos en la mayor parte de las veces, ya llegaron al nivel máximo, pero no tú. Tú todavía estás creciendo y eres más grande que todos tus problemas juntos. Todavía no llegaste al límite de tu potencial y de tu excelencia. La Montaña de las Dificultades tiene un tamaño fijo, limitado. ¡Tú todavía estas creciendo!