5 de junio de 2016

Mente optimizada sin creencias limitantes

Una mente optimizada comprende los verdaderos principios de la salud y de la curación, así como la creación de una mentalidad de éxito.


Cambiar tu punto de vista te ayudará a comenzar a ver la vida con más claridad y manejar el estrés de manera muy diferente. 


Existen varias técnicas y estrategias para ayudar a eliminar los aspectos negativos de tu pensamiento y facilitar cambios duraderos y positivos en tu vida.

Mente optimizada sin creencias limitantes
Mente optimizada sin creencias limitantes

La superación de las creencias limitantes para tener una mente optimizada


Tus creencias se han programado en ti durante toda tu vida. Las creencias limitantes son las que hacen que te contengas de lograr lo que quieres en la vida. Piensa en ellas como bloqueos de carreteras: las falsas ideas que tienes sobre ti mismo que hacen que progresan sea más difícil de lo que debe ser.

¿Te has preguntado por qué quieres cambiar, pero te encontraste volviendo a tus viejos hábitos?

Te preguntaste, ¿por qué sucedió esto? Tal vez no fue la pereza o la falta de disciplina. Tal vez fue una creencia limitante, un control de carretera. La respuesta a tu problema no se inicia mediante otro programa, consejo, dieta de moda o de autoayuda. Para tener una mente optimizada necesitas descubrir tus creencias limitantes y superarlas.

Ejemplos de creencias limitantes:

"No me puedo permitir comer de esa manera."

"Mis padres tuvieron que SIGUE LEYENDO...


4 comentarios:

  1. Hay creencias limitantes y creencias "militantes". Las dos obstaculizan el pensamiento libre y pueden condicionar tus actuaciones.
    Un saludo, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También las hay fanatizantes, esas te pudren la mente. Sobran ejemplos.

      Un saludo, Cayetano

      Eliminar
  2. Mi papá dice que los límites se los pone uno mismo...Y no veas cuando se educa al cerebro para eso. Funciona mejor que una reja...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cerebro se cree todo lo que le cuentan sea bueno o malo. Cada uno elige...o no elige, tal vez la TV tiene algo que ver.

      Saludos, Manuel

      Eliminar