La regla de oro y dos reglas aun mejores

La regla de oro consiste en no hacer a los demás lo que no quieres que te hagan a ti. Lo curioso es que esta regla se puede mejorar con resultados sorprendentes.


Este enunciado de la regla de oro aparece en las principales religiones del mundo, lástima que se esconda entre mucha palabrería y casi no se practique. 


La regla de oro, de cumplirse por toda la humanidad, nos garantizaría que la convivencia fuera la correcta. Si no lográramos crear el paraíso, estaríamos muy cerca de hacerlo, prácticamente a sus puertas. Solo con eso, nuestra especie habría dado un gran salto en sabiduría. Solo espero que esta idea se programe de forma muy profunda en la Inteligencia artificial que está llamada a relevarnos o a fusionarnos con ella.

La regla de oro y dos reglas aun mejores
La regla de oro y dos reglas aun mejores
A nivel individual de las personas, el que cumplas esta regla de oro te va a garantizar que tengas muchos menos enemigos y que empieces a transitar por la senda de ser buena persona. Si ya andabas por este camino, cumplir la regla de oro te facilitará muchas cosas.

Pero, a mi forma de ver, esta regla de oro se puede mejorar. Dígannos que es una base sobre la cual se puede ir perfeccionando el difícil arte de vivir. Para empezar, la regla de oro es negativa, nos dice lo que no debemos hacer. Es mejor buscar reglas positivas. Y ahí viene la mejora: haz a los demás lo que te gustaría que te hagan a ti. Aunque parece lo mismo, hemos pasado de algo pasivo (no hacer) a tomar la iniciativa (hacer algo). Si pones en práctica esta regla de oro “plus” es evidente que no solo seguirás viviendo en paz, empezarás a ganar amigos y a ser mucho más querido y apreciado… en general. Porque esta regla tiene un pequeño fallo. Normalmente funciona, ya que, por ejemplo, si a ti te gustaría recibir dinero y haces lo propio con otras personas, lo más normal es que queden encantadas. Sin embargo, si piensas un poco, lo que a ti te gusta que te hagan no tiene por que agradar a otras personas cuando se lo hagan. Aun así, es un gran adelanto sobre la primera regla de oro.

Y aun así, existe la regla de oro “plus” de 24 quilates. Todo se puede mejorar. Si al usas, no solo tendrás lo beneficios de las dos anteriores, además el mundo será tuyo, nadie se te resistirá. Simplemente corrigiendo un poco la regla de oro anterior, las diferencias a tu favor serán muy notables. Esta es la regla definitiva: haz a los demás lo que ellos esperan que hagas para ellos. Si lo gras penetrar el alma de las personas, averiguar que es lo que de verdad desean y ansían, y se lo proporcionas, el mundo es tuyo. Naturalmente, hay que usar esta regla de oro con prudencia, pues no es bueno el ir satisfaciendo absolutamente todos los deseos de los demás, siempre hay que dejar a las personas con cierta necesidad de ti. 

En resumen, estas son las tres reglas de oro:


1.- No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti.
2.- Haz a los demás lo que te gustaría que te hagan a ti.
3.- Haz a los demás lo que ellos esperan que hagas para ellos.

Úsalas con responsabilidad y la humanidad te lo agradecerá y tu vivirás mejor.


Movimiento masculinista o masculinismo

El movimiento masculinista o masculinismo, reivindica para el varón lo mismo que el feminismo para la mujer. Se considera la contraparte del feminismo. ¿Lo conocías?


Vaya por delante que desconfío de casi todo lo que acaba en “-ista” o “-ismo”, y como puedes deducir, esto engloba a prácticamente todas las religiones e ideologías políticas. Por muy loable y necesaria que sea la intención inicial, al final siempre se ponen delante ciertos personajes que acaban manipulando, desfigurando y corrompiendo la idea original y al final todo suele acabar entre mal y muy mal, con fanáticos, borregos, líderes iluminados, división entre “nosotros” y “los otros” y al final (o muchas veces, al principio), con violencia y muertos, muchos muertos.

Movimiento masculinista o masculinismo
Por otra parte, me importa un bledo la fuerte corriente feminista-populista-moraloide que actualmente nos invade, soy así de inoportuno y me niego a seguir a las masas. Dentro de unos años, o meses, al rebaño le dará por otra cosa: la que les marquen los medios de comunicación y otros entes que cada vez nos manipulan mejor.

Al final del artículo diré como entiendo el feminismo y el masculinismo.


Y me voy a pasar la corrección política por donde me dé la gana. Creo que aún queda algo de libertad de expresión (en Facebook cada vez menos), así que la voy a usar.

Tal como he investigado esta idea del masculinismo (ver enlace), no tiene nada que ver con el asqueroso machismo, que por cierto, en general impera entre nuestros conciudadanos musulmanes y contra los que no he visto casi ninguna reacción populista-feminista. A ver si os animáis, que os veo muy inspiradas y ahí sí que tenéis trabajo. Creo que simplemente toda esta historia es como la física, a toda acción (feminismo exacerbado que niega al varón) le sucede una reacción (masculinismo que reivindica su existencia como persona). Masculinismo por ahora, débil, incipiente y a la defensiva, pero creo que algún día dará una sorpresa.

Respeto profundamente el feminismo serio y prácticamente coincido en sus planteamientos. Otra cosa es que para que alguien sea más, otros tengamos que ser menos, eso no es justo. Y no solo es que estemos en esa situación, es que la tendencia va a más. No se lleva ser masculino pues se confunde con machismo, la ley ya es desfavorable al varón, hay mucha legislación con discriminación positiva hacia las mujeres, los medios de comunicación sólo resaltan los casos de violencia a las mujeres y rara vez a los hombres (que la hay), etc. De la manipulación del lenguaje y de la lenguaja, prefiero no escribir nada, entra claramente dentro del dominio de la estupidez y eso es otro tema... salvo si has leído la novela “1984” de Orwell (ver enlace).

En fin, que polarizar a los seres humanos al 50 % por razón de sexo tiene cierto peligro, ya que dependemos las unas de los otros y viceversa. Lo repito, dependemos unos de los otros o de lo contrario, no nacerán niños y otra especie tomará el relevo en el planeta. Los hombres y las mujeres somos como el símbolo del tao: nos completamos y nos compenetramos. No solo eso, además ambos sexos tenemos dentro de cada uno algo del otro. Sin embargo, ciertos aprendices de brujo (y de bruja) están jugando con fuego y ellos sabrán con qué intereses.

El futuro del feminismo y masculinismo


He consultado al futuro y pinta mal, feminismo y masculinismo tienen tendencia a ser mucho más intensos en el futuro (puedes hacer clic en los enlaces): feminismomasculinismo  . Si esto continua, que tiene aspecto de seguir así, la Humanidad habrá logrado otro gran avance hacia la meta de la estupidez (o estupideza) total en la que hace tiempo caminamos con paso firme y decidido.

Controlar los pensamientos negativos

¿Cuántas veces has intentado controlar los pensamientos negativos de tu mente? Ahora verás cómo controlar los pensamientos negativos.


¿Cuántas veces has intentado controlar los pensamientos negativos de tu mente? Repetir tus afirmaciones positivas para reemplazarlos no funcionó. Ahora verás cómo controlar los pensamientos negativos.


¿Descubriste que cuando te encontrabas en medio de una situación frustrante o estresante, tus pensamientos volvían a ser negativos? Además te diste cuenta de que todo tu trabajo había sido en vano.

Controlar los pensamientos negativos
Controlar los pensamientos negativos

Lo que te impide acabar con los pensamientos negativos


Ya has pasado tiempo tratando de tener solo pensamientos positivos y de controlar los pensamientos negativos. Has pasado tiempo memorizando y repitiendo afirmaciones. ¿Qué salió mal? ¿No hay nada que puedas hacer para resolver este problema? Puedes romper este hábito, pues sobre todo es un mal hábito de pensamientos negativos.

La buena noticia es que, como con todos los demás hábitos, también esto puede ser derrotado. Te puede llevar mucho tiempo y requerir aun más esfuerzo si ya tienes cierta edad. La mayoría de los hábitos se pueden romper en 21 días más o menos, por lo que si haces lo correcto, comenzarás a mejorar en 21 días. Y es entonces cuando, cuando te sientas mejor, cuando ya no abandonarás el hábito.

Al igual que todos los hábitos, las recaídas son posibles, en este caso tendrás que encontrar una intención más decidida y centrarte aún con más fuerza en tu objetivo. Solo la repetición, la perseverancia y la fe en ti mismo te darán éxito. Sé, por mi propia experiencia, que este ciclo todavía está sucediendo, sin importar cómo trabajo en mis pensamientos positivos.

Deja de aceptar tus pensamientos negativos


Cuando era más joven, a menudo solo veía el lado negativo de las cosas. He intentado muchas veces en mi vida romper con este hábito, pero regularmente he creído que no estaba preparado para eso, que nunca podría quitarme mis malos pensamientos. Incluso me rendí en varias ocasiones pensando que este hábito "sucio", siempre viendo las cosas en el lado equivocado, finalmente se había arraigado en mi ADN y que no podía luchar contra mi propia naturaleza. Hace poco, comencé a SIGUE LEYENDO...