Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

31 de mayo de 2012

La Virtud de la Paciencia

Un mandarín, a punto de asumir su primer puesto oficial, recibió la visita de un gran amigo que iba a despedirse de él.


Perder la paciencia
Perder la paciencia
- Sobre todo, sé paciente – le recomendó su amigo – y de esa manera no tendrás dificultades en tus funciones.

El mandarín dijo que no lo olvidaría.

Su amigo le repitió tres veces la misma recomendación, y cada vez, el futuro magistrado le prometió seguir su consejo. Pero cuando, por cuarta vez, le hizo la misma advertencia, estalló:
- ¿Crees que soy un imbécil? ¡Ya van cuatro veces que me repites lo mismo!

- Ya ves que no es fácil ser paciente: lo único que he hecho ha sido repetir mi consejo dos veces más de lo conveniente y ya has montado en cólera – suspiró el amigo.

Relatos de Xue Tao

También le puede interesar:

4 comentarios:

  1. Muy bueno. Así es como aprendemos mejor los consejos, reaccionando ante ellos,dándonos cuenta de lo que debemos corregir. Con la práctica y en vivo, frente a la teoría que es fácil aprender, pero no tanto llevarla a efecto.
    Y es que estos orientales son muy sabios...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mucho mejor demsotrar que discutir.

      Saludos

      Eliminar
  2. La paciencia es una virtud de la que presumimos, pero que muchas veces nos falta...

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y me imagino que en su trabajo usa en grandes cantidades...

      Saludos

      Eliminar