29 de mayo de 2012

Carisma, encanto y liderazgo

William Gladstone y Benjamin Disraeli fueron dos acérrimos rivales políticos a finales del siglo XIX.




Carisma, encanto y liderazgo. Benjamin Disraeli
Carisma, encanto y liderazgo. Benjamin Disraeli
 Sus épicas batallas por el control del Imperio Británico destacaron por la intensa animosidad que rodeó su relación tanto en la arena pública como en sus vidas personales. Ambiciosos, poderosos y astutos políticamente, ambos hombres fueron intensos competidores y maestros políticos. Aunque ambos obtuvieron grandes éxitos, la cualidad esencial que les separaba como líderes era su forma de aproximarse a la gente.

Esta diferencia queda patente tras el relato de una joven mujer que cenó con ambos en noches consecutivas. Cuando fue preguntada al respecto de la impresión que obtuvo de ambos dijo: “Cuando dejé el comedor tras haber estado con el señor Gladstone, pensé que era el hombre más inteligente y astuto de Inglaterra. Ahora bien, tras haber cenado con el señor Disraeli, pensé que era la mujer más inteligente de Inglaterra”.

Lo que distinguía a Disraeli de Gladstone era el carisma. Disraeli poseía un encanto personal del cual carecía su rival. Su atractivo personal atraía amigos y creaba impresiones favorables entre sus conocidos. A lo largo de toda su carrera, el carisma de Disraeli le proporcionó una ventaja sobre Gladstone.

De entre todos aquellos atributos esenciales del liderazgo, quizás sea el carisma aquello que menos entendamos. A primera vista, el carisma parece ser una energía invisible o un magnetismo atrayente. No se puede negar su presencia, pero es difícil apuntar su origen. Hay algunos que piensan que el carisma es una cualidad con la que se nace. Está integrada en ciertas personalidades y completamente ausente en otras.
 
También le puede interesar:

4 comentarios:

  1. Es algo que se palpa, vibraciones, "buen rollo" y cosas así. Una cualidad innata. También habilidades sociales que se pueden aprender o mejorar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con unas cosas se nace y otras hay que trabajarlas.

      Saludos

      Eliminar
  2. Cuando vivía en Camberley (Surrey, Inglaterra), Vivía el 231 Disraeli St. Me llamaba la atención así que estudié sobre el caballero. Lo cubre era que al final de la calle Disraeli, cruzaba Gladstone Av.... ;D

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez se la haya pegado algo de Mr. Disraeli...

      Saludos

      Eliminar