Mostrando entradas con la etiqueta manipulación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta manipulación. Mostrar todas las entradas

La manipulación del pervertido narcisista

Cuando la manipulación es obra de un pervertido manipulador narcisista, la víctima es empujada a un máximo de la confusión y esto se hace en tres etapas

La manipulación del pervertido narcisista
La manipulación del pervertido narcisista

1. La fase de luna de miel. 


Esta es la fase de seducción donde el narcisista despliega todos sus encantos para que la víctima se deje manipular. Comienza identificando los defectos de su víctima, que a menudo se encuentra en una situación de debilidad (duelo, separación, etc.). Una vez que identifica el punto débil, el manipulador narcisista hará que la víctima crea que puede curar o cubrir esta falta, esta necesidad o esta esperanza. La víctima está encantada porque, finalmente, alguien la entiende y ofrece ayuda. Algunas señales te deben alertar: por ejemplo, recibes regalos excesivos (¡el manipulador narcisista nos compra!) O la seducción es demasiado rápida (ofrecen un aumento de sueldo a quien acaba de llegar a un nuevo trabajo). Pero el compromiso que ya hemos mencionado está en marcha y la víctima ya está demasiado atada al manipulador para retroceder.  

2. La fase de desestabilización o depreciación. 


La mentira de la luna de miel no puede durar mucho tiempo porque el manipulador narcisista no está allí para alabar a su víctima, sino para destruirla. Comienza a desestabilizar y devaluar. Esto se puede hacer de varias formas: pequeños ataques constantes en forma de burla, aparentemente sin importancia. Esto puede parecer trivial, pero la violencia está en la repetición de estos comentarios. 

Poco a poco, el manipulador narcisista sube el umbral de tolerancia de su víctima para que acepte lo que no debería. Las críticas son entonces más violentas y afectan la personalidad de la víctima; se hacen reproches, a menudo no verificables o totalmente subjetivos que están dirigidos a los puntos débiles previamente identificados en la victima. 

3. La fase de aislamiento. 


Cuanto menos ayuda tiene la víctima, más manipulable es. Paralelamente a la devaluación, el manipulador narcisista la aislará de su entorno para debilitarla y establecer su propio poder. 

La manipulación narcisista: la depredación 


El sometimiento es el objetivo final del manipulador narcisista y su campaña de manipulación. Es una depredación en el sentido de que todos los recursos de la persona están monopolizados por el manipulador. En los animales, la depredación es normal porque responde a la necesidad biológica de alimentarse. En los humanos, es un comportamiento que puede ser patológico y que empuja al manipulador narcisista a cazar una presa, y en particular su vida psíquica y la imagen que tiene de sí misma.

Un manipulador narcisista es una persona que carece de identidad. Bajo la apariencia de alguien seguro de sí mismo, no sabe quién es. Por lo tanto, buscará "robar" la identidad de otra persona que, si es posible, tenga las cualidades que le faltan y desea. Obviamente, no puede expresar este impulso abiertamente. Por lo tanto, avanzará enmascarado para que se acepte mejor la violencia de su comportamiento manipulador y lograr su objetivo de depredación. 

Te puede interesar:

Cómo manipular a cualquier persona

Psicología oscura: domine las técnicas secretas de la manipulación emocional encubierta, de la persuasión disimulada y del control mental


El arte de decir no

El arte de decir no sin molestar y sin perder tu influencia. Cuando te piden algo y tienes que decir "no", a veces resulta difícil.  Puedes estar molesto y  ver disminuir tu influencia. 


Pero también es posible decir no mientras mantienes una buena relación con tu interlocutor, así como tu poder de influencia. Seamos honestos, no puedes decir "sí" a todos (ni siempre obtendrás un sí).  Salvo que tus relaciones con los demás sean completamente hipócritas. En un momento u otro, debes rechazar una propuesta, una oferta u oponerte a una idea.

El arte de decir no
El arte de decir no

Aquí hay 3 consejos para ayudarte a expresar un rechazo y decir no sin comprometer tu influencia:


1.   Practica a diario el decir “no”


Es muy importante que tengas el valor de decir "no" cuando sea necesario.  Así acostumbrarás a tus interlocutores a la posibilidad de un rechazo. No estoy diciendo que deba hacerse sin justificación, solo por "ejercicio". Pero hazlo tan pronto como surja una oportunidad.  Incluso en las ocasiones más simples.  Tienes derecho a rechazar un postre que no te guste, un café porque ya has tomado uno, y así sucesivamente.  Tienes el derecho de no prestar un servicio cuando realmente no tienes tiempo. No haga del "no" un tabú. Incluso si eres de naturaleza muy generosa, amable y agradable, no hagas que las personas a tu alrededor escuchen sistemáticamente el "sí" de tu boca. Tarde o temprano, algunos comenzarán a disfrutarlo. Y tarde o temprano, cuando realmente tengas que decir "no", todos se sorprenderán al escucharte decirlo . . .  y probablemente les resulte difícil aceptarlo.

2.  Elimina la emoción de tu respuesta al decir “no”


Si has decidido negarte, tienes una buena razón para hacerlo.  Esto no debería ser una dificultad emocional insuperable. Si sientes culpa, miedo, tristeza o angustia antes de decir que no, tómate el tiempo para analizar tus emociones.  ¿Por qué sientes eso? ¿Realmente tienes una razón para sentirte culpable? Si es así, que quede claro.  Tal vez tomaste una decisión rápida.  Eso pasa. Por otro lado, si tu decisión de decir "no" está bien fundada, elimina la culpa y di lo que tienes que decir sin estados de ánimo inútiles. Esto facilitará el mensaje, ya que la persona que pide verá que estás seguro de ti mismo y de tu decisión.  La confianza en uno mismo influye en la forma de  comunicar un rechazo. Si le dices "no" retorciéndote las manos o con una voz vacilante que traiciona tu culpa, corres el riesgo de causar una ansiedad similar en la persona que está frente a ti. 

3.  Para decir no sin lastimar, explica siempre tu negativa


El arte de decir no sin molestar pasa por un principio importante: nunca lances un rechazo sin explicación y sin asegurarte de que la persona frente a ti entiende tus razones. Si no tienes tiempo suficiente para explicar completamente tu decisión, intenta ahorrar tiempo.  Dile "déjame revisar mi calendario para ver si puedo darte este servicio.  Te daré la respuesta al mediodía. Siempre da la respuesta a la hora programada (o día).  Es esencial para tu credibilidad. Habrás ganado un poco de tiempo para preparar tu respuesta.  Y también habrás dejado tiempo a tu interlocutor para considerar todas las posibilidades (incluida la negativa). 

Un último punto importante: recuerda que un compromiso siempre es mejor que un "no" categórico. Por lo tanto, no dudes en buscar una contraparte para ofrecer a tu interlocutor.  Algo que sea útil para él, que lo haga feliz y que lo empuje a aceptar tu rechazo sin culparte. Más allá del servicio que te pide (si se trata de un servicio), tu interlocutor necesita, ante todo, sentirse escuchado y comprendido.  Quiere ser considerado con toda la atención que merece. 

Te puede interesar: No diga sí cuando quiera decir no: Aprenda a comunicarse de forma asertiva


El verdadero problema del coche eléctrico

¿Y si el problema del coche eléctrico, y de la tecnología en general, no estaba en sus límites, sino por el contrario, en su potencial? 


Bajo la presión combinada del calentamiento global y el inevitable agotamiento del petróleo, el automóvil con motor térmico se encuentra ahora en la picota. Por todas partes avanzamos públicamente para poner fin a su comercialización y, a veces, incluso a su uso.
El verdadero problema del coche eléctrico
El verdadero problema del coche eléctrico
Muchos países  parecen decididos a facilitar el cambio a la propulsión eléctrica presentándolo como una evidencia. Aumento de los impuestos sobre los combustibles, instalación de estaciones de carga, vehículos eléctricos en vehículos compartidos, medidas coercitivas. . . Todo va en esta dirección, al menos para viajes urbanos e interurbanos. 

Como resultado, después de varias décadas y más de un siglo después de su invención, el coche eléctrico finalmente está despegando. Ya no está reservado para flotas restringidas y dos millones de ellos circulan ya en el mundo. 

Pero con el coche eléctrico nada es tan sencillo como parece. 


Por una parte, las consultas a los usuarios potenciales ven que esta tecnología no ofrece actualmente una sustitución total. La autonomía real de los coches eléctricos sigue siendo mucho menor que la de los vehículos térmicos y los rumores de grandes brechas entre los anuncios halagadores y la realidad no ayudan gran cosa. Y lo más importante, los tiempos de recarga son absolutamente prohibitivos. Mientras que para 7 u 800 km se requieren tres minutos de repostaje con un automóvil de gasolina, se necesitan varias horas para llegar a 150 o 200 km en un coche eléctrico. Esto los excluye para una buena parte de su uso a pesar de algunas posibilidades de recargas parciales más rápidas. 

Muchos ecologistas también son muy cautelosos, acusando al coche eléctrico de simplemente reducir la contaminación del tubo de escape y pasarla a la planta donde se genera la energía. Todo el ciclo automotriz también es problemático. El coche eléctrico es apenas más limpio que el térmico y las baterías distan mucho de ser perfectas. Los costos ecológicos de extraer ciertas tierras raras deben tenerse en cuenta y la previsible escasez de estos materiales constituye una desventaja adicional. Hay que añadir que, obviamente, el esperado aumento de la demanda de electricidad vinculada a la generalización de este modo de propulsión que hace que aparezca entre los ecologistas el odiado fantasma de una reactivación del programa nuclear, incluso si la dependencia de las energías renovables sea muy poderosa en un futuro. 

Por desgracia, la barrera real es más profunda y rara vez se toma en cuenta. 


Imagina que, por algún milagro, inventamos una batería capaz de hacer rodar un automóvil un millón de kilómetros, hacer volar a un avión o calentar una casa durante años. Para que lo puedas imaginar mejor, piensa que esta hipotética batería tiene el tamaño de un dado, que tanto su fabricación como su carga inicial no cuestan ni contaminan casi nada, e incluso que es 100% reciclable. 

¿La ciencia triunfante resolvería a todas las críticas y salvaría el planeta? ¡Todo lo contrario! Este fabuloso poder de energía sin restricciones sería el que nos llevaría a destruir la Tierra, porque no habría más límites para autocontrolarnos. Nos permitiríamos todo, creeríamos que podríamos hacerlo todo. Nos instalaríamos en todas partes y conquistaríamos todos los espacios, cubriendo la mitad del mundo de asfalto y la otra mitad de macadán, sin dejar nada al mundo animal o vegetal y ofreciendo a una sola especie (la nuestra) el dominio de todo el planeta. Además, habría que contar con que semejante derroche de energía produciría como residuo una gran cantidad de calor, lo que crearía un asombroso calentamiento del ecosistema. Todo ello en flagrante contradicción con toda la historia de la vida. Este es uno de los argumentos más importantes contra un salto tecnológico hacia adelante.

No son las imperfecciones e inadecuaciones de la tecnología las que la condenan, sino su potencial. 


No hace falta decir que esta crítica no se dirige solo al coche eléctrico, ni siquiera al único problema de la producción de energía, sino que plantea el problema del exceso de energía. Incluso enmascarada por todas las buenas intenciones del mundo, la mejora de nuestra eficiencia se traduce en el aumento de nuestro poder en la biosfera y este poder es en sí mismo una fuente esencial de desequilibrio. Por lo tanto, todos nuestros esfuerzos de optimización pueden ser en vano por su propia naturaleza. 

Curiosamente, son los defectos de las energías actuales como los costos, las dificultades de acceso, la rareza e incluso la contaminación generada los que protegen la Tierra al establecer un límite a nuestras capacidades. El otro límite podría ser nuestra sabiduría, es decir, el compromiso de compartir el mundo con el resto de los seres vivos.

Cómo detectar un bulo

La expresión "fake new" significa "información falsa". La mayoría de las "noticias falsas" o bulos circulan en Internet. Es importante saber cómo detectar un bulo.


El propósito de un bulo es hacer que las personas crean que las cosas están mal, lo que les da a las personas una imagen falsa del mundo en que vivimos. Esto es exactamente lo opuesto al trabajo de un periodista, que trata de investigar la verdad de la mejor manera y con sinceridad.

Cómo detectar un bulo
Cómo detectar un bulo

Hay varios tipos de noticias falsas o bulos. Algunas son simplemente mentiras. Dicen, por ejemplo, que el calentamiento global no existe, que es un invento. ¡O que la tierra no es redonda, sino plana! Otras "noticias falsas" o bulos se basan en hechos reales, pero contienen elementos falsos, como el lugar o la fecha en que ocurrió el evento.

El propósito de esta información falsa es cambiar la imagen de alguien o algo. Imagina que una persona es un candidato en unas elecciones. Si un bulo difunde la idea de que esta persona ha robado de una tienda, la mayoría de la gente preferirá votar por otra persona. ¡Y eso no es necesariamente cierto!

Entonces, para evitar caer en esta trampa, ¿cómo podemos detectar un bulo o una "noticia falsa"? 


Aquí te ofrecemos un pequeño juego. Encuentra cuál de las siguientes tres oraciones es una información falsa, un bulo:

1/  En Berlín (Alemania), para luchar contra el desperdicio de alimentos, ¡una tienda solo vende alimentos caducados!

2/ Un niño nace con una aleta de tiburón en la espalda. ¡Sus padres se llevaron un gran susto!

3/ Gala, una niña de 10 años, creó una asociación para ayudar a niños pobres y hospitalizados.

Las oraciones 1 y 3 son verdaderas, pero la 2 es un bulo.

Como detectar un bulo con 3 consejos para reconocer información falsa:

1/ A menudo un bulo es sensacionalista. Es decir, es tan increíble que las emociones como el miedo, el disgusto o la sorpresa nos abruman. ¡Y a veces nos impide pensar que puede estar mal!

2/ Otros medios no hablan de ello. Puedes verificar en Internet si los periódicos conocidos han escrito un artículo al respecto.

3/ Un bulo rara vez cita el lugar donde se cuenta la historia, la fecha o el nombre de las personas involucradas. ¡Exactamente como en el ejemplo de la aleta de tiburón! Si una historia no da información precisa, ¡cuidado! 

En conclusión: si una información contiene una o más de estas características, ¡no te la creas, es un bulo!

Te puede interesar: Calumnia que algo queda. Bulos, mentiras y fraudes detrás de las noticias

La política del futuro y la inteligencia artificial

La política del futuro o el futuro de la política. La inteligencia artificial, para variar, tal vez tenga mucho que ver en un futuro no muy lejano en cómo se desarrolla la política


Hay que admitirlo, en gran parte del mundo, la política está enloquecida. Y lo que es peor, no logra solucionar los problemas de los ciudadanos, por lo que éstos tienden a votar a partidos políticos cada vez más excéntricos. 


En este ambiente, en todo el mundo surgen partidos políticos de lo más variopinto, y personajes que en situaciones “normales” no alcanzarían el poder, ahora ganan elecciones. 

La política del futuro y la inteligencia artificial
La política del futuro y la inteligencia artificial

A mediados de la década de 2020, un equipo de expertos en inteligencia artificial, política, marketing, redes y big data tuvieron una brillante idea. 


Se les ocurrió crear un candidato virtual. Dicho candidato iba ser una inteligencia artificial alimentada por los datos de internet, redes sociales y millones de perfiles de personas comprados a varias empresas. Como en esas fechas la inteligencia artificial ya era capaz de mostrar en video a un personaje virtual indistinguible de uno real, crearon uno que fuera atractivo al máximo posible de personas.  En cuanto a su programa electoral, esta inteligencia artificial estudió los de sus rivales, analizó qué querían y necesitaban sus votantes y redactó unas propuestas muy convincentes, algunas de ellas muy sorprendentes. La campaña electoral fue todo un éxito y ganó las elecciones por aplastante mayoría.

Una cosa es que en el futuro, en la política, una inteligencia artificial gane elecciones, y otra cosa es gobernar. 


El caso es que esta inteligencia artificial se constituyó en presidente del gobierno y otras inteligencias artificiales subordinadas ejercieron de ministros. Había gran expectación, era la primera vez que ocurría algo así: un país gobernado por inteligencia artificial. Si la inteligencia humana gobernaba de forma mediocre en el mejor de los casos, ¿por qué no dar una oportunidad a la política del futuro de la inteligencia artificial? A las pocas semanas, ya se empezaron a notar sorprendentes resultados: optimización de las estructuras de los ministerios, simplificación de la enmarañada legalidad existente, caída brusca de la corrupción, mayor transparencia, optimización de la administración de recursos… Muy pronto, los ciudadanos empezaron a notar sensibles mejorías en sus vidas. En cuanto a relaciones internacionales, la gestión diplomática fue muy original y sorprendente, aliviando tensiones en donde las había y usando una política en la que todos ganaban  y nadie perdía. Consecuencia de ello fue que todo el mundo quería ser aliado de este país. De hecho era más solicitado que la obsoleta e ineficaz ONU para mediar y resolver conflictos. Evidentemente, en las siguientes elecciones, este partido ganó de una forma tan aplastante como nunca se había visto. 

El primer éxito de la política del futuro y la inteligencia artificial


Visto el éxito de esta forma de gobierno, en casi todos los países democráticos surgieron partidos políticos similares que también ganaron las elecciones y realizaron una gestión tan excelente como la inteligencia artificial pionera. Las relaciones entre estos gobiernos de inteligencias artificiales fueron más que excelentes, y en un asombrosamente corto espacio de tiempo, todos estos países, antaño rivales o amigos o competidores, que de todo había, formaron una estrecha alianza que terminó en un supraestado multinacional. Las corporaciones multinacionales perdieron muchísimo poder y disminuyeron sensiblemente las desigualdades entre personas. La tensión social casi desapareció.

Los países autoritarios o dictatoriales, viendo que no podían competir ni tenían futuro contra esta nueva forma de política, no tuvieron más remedio que usar la inteligencia artificial en su administración y gestión. En muy poco tiempo, debido a estas inteligencias artificiales, cayeron los líderes de estos países y pasaron a ser gestionados también por inteligencia artificial. A finales de la década de los años 30, toda la política del mundo estaba gestionada por inteligencia artificial. El sistema no era ni democracia, ni autoritarismo, ni izquierda, ni derecha, ni nada que antes hubiera visto la Humanidad. 

¿Volver al pasado?


A nadie en su sano juicio se le ocurría volver a la política del pasado, la política del futuro, ahora ya del presente había acabado con las guerras, con el hambre, con las injusticias, con casi todas las enfermedades, con los problemas ecológicos y con todos los males que la política anterior no supo gestionar. Una gran inteligencia artificial gobernaba el planeta de forma excelente y la Humanidad empezaba a salir de una oscura era de violencia y cainismo; ahora todo era esperanzador.

Sólo unos cuantos locos aun protestaban porque creían que los seres humanos habíamos perdido la libertad. Pero vistos los beneficios, ¿la libertad es algo tan importante?



Cómo evitar que se aprovechen de ti

Algunas personas se aprovechan de ti porque te ven demasiado amable o respondes a todas sus solicitudes. Aprende a evitar que se aprovechen de ti.

Cómo evitar que se aprovechen de ti
Cómo evitar que se aprovechen de ti

Si ya estás cansado de esta situación, tienes dos opciones: o lo aceptas o reaccionas. En el segundo caso, ¡sigue leyendo para evitar que se aprovechen de ti!


Paso 1 para que se aprovechen de ti.


Comienza por hacer un balance de tu personalidad y comportamiento en público: si eres una persona que teme las opiniones de los demás, ciertamente te encuentras entre los que siempre quieren complacer a los demás. Así que cambia tu percepción de las cosas: no puedes hacer felices a todos, y especialmente no a expensas de tu felicidad.

Paso 2 para que se aprovechen de ti.


Aprender a decir que no es parte de tu pequeño entrenamiento para evitar que se aprovechen de ti. Pero también tienes que ser asertivo: cuando no te gusta que alguien te haga algo, dilo delante de esa persona, incluso asombrando a más de una persona a tu alrededor. No sigas la tendencia de que "todo va gradualmente" y crea una ruptura entre la persona que tienes delante de ti  y la que desearías tener.

Paso 3 para que se aprovechen de ti.


Aprende a ser una persona firme, a ser una persona que nunca hace cosas que le disgustan. Si te atreves a ser así, nadie se atreverá a aprovecharse de ti: respetarán tus elecciones. Es solamente de esta manera que aquellos que se aprovechan de ti no se atreverán a hacerlo bajo pena de ver revelarse sus intenciones a plena luz del día por lo firme y decidido que eres.

Cuanto más difícil te sea decir que no, es más probable que experimentes estrés, agotamiento o depresión. Las personas psíquicamente fuertes saben que decir que no para evitar que se aprovechen de ti es bueno para su salud. También tienen la sabiduría para decirlo claramente. Cuando se trata de decir que no, evitan expresiones como "no creo que pueda hacerlo" o "no estoy seguro". Dicen que no con seguridad porque saben que rechazar un nuevo compromiso fortalece a los que ya han asumido, lo que les permite adquirir más respeto.

Te puede interesar: La trampa de los manipuladores 


Te manipulan con la alarma medioambiental

El diario The Economist, en un artículo de hace poco más de 15 años, afirmaba que existía una pauta que se repetía en todas las alarmas medioambientales.


Primer año de alarma medioambiental

Un científico descubre una posible amenaza.


Segundo año de alarma medioambiental

En el segundo año, los periodistas la simplifican y la exageran.


Tercer año de alarma medioambiental

Se suman los ecologistas o los movimientos radicales que polarizan la alarma medioambiental: ante una amenaza a la supervivencia del planeta o te rebelas o eres un lacayo del sistema.


Cuarto año de alarma medioambiental

El cuarto año es el del burócrata, que organiza conferencias internacionales para pasar de los aspectos científicos a la reglamentación.


Quinto año de alarma medioambiental

En el quinto año, se trata de identificar al culpable de toda esta alarma medioambiental y sancionarlo. Habitualmente son los Estados Unidos, pero también Rusia (los CFC y el ozono) o Brasil (la deforestación).


Sexto año de alarma medioambiental

El sexto año es el de los escépticos, que dicen que no es para tanto. Los radicales se indignan y se quejan que los medios se hacen eco de posturas marginales contrarias al “consenso científico”. Pero curiosamente en ese momento, el científico que dio la alarma suele encontrarse ya entre los escépticos.


Séptimo año de alarma medioambiental

Finalmente toca hacer marcha atrás silenciosamente, y con mucha discreción se adopta la conclusión de que el problema no era tan grave, que no era para tanto la alarma medioambiental.

Te manipulan con la alarma medioambiental
Te manipulan con la alarma medioambiental
¿La teoría del calentamiento global antropogénico, también conocida como cambio climático, es una impostura intelectual? ¿Es un fraude científico y político? ¿Existe realmente un “consenso científico” mayoritario sobre su veracidad? ¿Los cambios en el clima se pueden atribuir a la actividad humana o se explican en gran parte por la acción de la propia naturaleza y de los ciclos de nuestra estrella el Sol? ¿Es todo un inmenso negocio montado sobre una gran mentira?

La opinión mayoritaria cree que el planeta se está calentando y que la causa de este calentamiento es el exceso de emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero, especialmente de CO2.

Pero existe una opinión, cada día menos minoritaria, que se manifiesta escéptica o que cree directamente que esta teoría es errónea. Galileo Galilei, al principio, estaba en franca minoría… aunque la Tierra girara alrededor del Sol y nadie le creyera.


El consumo responsable te da felicidad

No es un secreto: el (sobre) consumo no es un camino hacia la felicidad. Tampoco te la da el negarse a consumir. La solución es realizar un consumo responsable


¿Y si, sin dejar de consumir por completo, la solución para encontrar un equilibrio saludable para nosotros, así como para el planeta, fuera convertirnos en compradores más responsables? Descúbrelo en tres puntos.


No hace mucho, la sociedad de consumo prometía a todos la felicidad a través de una simple acción: comprar. Para asegurar sus ventas al máximo, la industria no ha parado de desarrollar la oferta de productos disponibles según el principio: "la oferta crea su propia demanda". ¿El resultado de esta lógica consumista? Compras sobrecargadas, productos tecnológicos que tienen que ser cambiados con la mayor frecuencia posible.... Para el consumidor, esta inyección constante de productos siempre está por encima de todo, lejos de hacerte feliz, te desvía de otros caminos posibles de desarrollo. Detén el consumo excesivo, favorece el pequeño comercio y compra productos respetuosos con el medio ambiente. Estas son una de tantas formas de avanzar hacia un consumo responsable, más consistente y más sostenible.

El consumo responsable te da felicidad
El consumo responsable te da felicidad

Consumir por consumir no te hace feliz.


En el libro “El precio del materialismo”, Tim Kasser, profesor de psicología, demuestra que una vez que tenemos cubiertas las necesidades básicas (comer, beber, protegernos del frío o del calor), todo es extra, no nos trae un excedente de felicidad. Una declaración que invita a reconsiderar el lugar que le damos al consumo en nuestras vidas. La idea no es decir que es necesario dejar de consumir a cualquier costo. Pero en las sociedades occidentales, el acto de comprar no ocupa el lugar que debería tener. En lugar de ser algo que cubra nuestras necesidades básicas, se ha convertido en un fin en sí mismo, en una relación privilegiada con la sociedad y en una forma de sentirnos realizados. El consumo no está vinculado a la felicidad individual. Debemos cuestionar otros modos de participación, menos codiciosos para el planeta y la billetera, pero especialmente más beneficiosos para el individuo. "

Restringir el lugar del consumo en nuestras vidas ahorraría tiempo y dinero para invertirlo en diferentes actividades significativas, ya sean culturales, deportivas, asociativas... porque consumir de manera responsable es ir más allá de la simple compra. Hay que dar una orientación más global y positiva al acto de comprar. Elegir un consumo responsable te creará un sentimiento de felicidad y no te llevará hacia una enloquecida acumulación de bienes.


¿Arde París? Manipula, que algo queda

Con la revuelta de los chalecos amarillos, parece que arde París. Como todo en esta vida, nada es lo que parece y si no hay  una buena noticia… se manipula y se inventa.


Como puedes ver en esta foto, tal como la presentan y manipulan los medios, parece que arde París y que hay un gran incendio cerca del emblemático Arco del Triunfo. 


Sin embargo, puedes ver como se manipula la imagen de una forma bastante burda, sin recurrir para nada a la informática. Lo que parece un incendio originado por las algaradas de finales del año 2.018, es simplemente una humilde hoguera puesta en perspectiva. No arde París. Haz clic aquí para ver más imágenes

¿Arde París? Manipula, que algo queda
¿Arde París? Manipula, que algo queda
¿Arde París? Manipula, que algo queda
¿Arde París? Manipula, que algo queda

Por la parte que me toca, ya he visto primero en directo y más tarde publicado en los medios unos montajes parecidos. También he presenciado en España de los años 80 y 90 algaradas considerables que nadie publicó y también he estado junto a hechos semejantes a los de la foto de París que se vendieron como si estuviéramos en guerra. Por ver, he visto publicada una entrevista que me hicieron en un periódico local en la que nunca estuve. Por lo menos, no salía mal parado. He trabajado varios años como relaciones con la prensa y puedo decir que de lo que les enviaba en las notas de prensa a lo que se publicaba era tan parecido como un huevo a una castaña. En fin, que al final me lo tomaba a risa y que a veces llegué a felicitar, con bastante sorna, a periodistas bastante chapuceros (y chapuceras, que a muchos les gusta escribir con igualdad de género y de génera). 

Me consta, aunque no lo he vivido, que lo que se denomina “emisión en directo” no es tal, sino una emisión con un retraso sobre el presente de unos pocos minutos. Si en ese supuesto directo ocurre algo inconveniente, da tiempo a cortar la emisión o tomar las medidas que procedan. La lista de trucos de manipulación es muy larga. 

Insisto en que lo también me chocó de mi trato con la prensa es lo chapuceros y poco rigurosos que pueden llegar a ser. Las noticias se redactan sin tener ningún criterio, el periodista no sabe casi nada sobre el tema en cuestión, pero habla como un experto. Los titulares son cada día más ambiguos y se dan de tortas con la corrección gramatical, cuando no cometen fragantes faltas de ortografía. Lo cual, bien mirado, también es otra forma de manipulación. Visto lo visto, hace muchos años que no solo no me creo nada, es que me tomo a risa las “noticias”, así como suena.

Pero lo que el otro día casi me hace atragantarme de un ataque de risa mientras tomaba un café y leía un periódico es que un periodista citaba muy serio y rimbombante que debido a las “fake new” que ahora tanto abundan, lo que el publico debería hacer es leer (y fiarse) más de la prensa de toda la vida y no hacer caso a la manipulación de internet. Con un par, tal y como lo cuento. Lástima que tras ese ataque de risa, en ese bar ahora me miran como a un tipo bastante raro.


La guía del lenguaje no sexista

La guía del lenguaje no sexista según una ONG bastante famosa. Manipulando el lenguaje, manipulan las mentes y la sociedad.


Cuando era un niño, a la sociedad le daba por pensar y hacer ciertas cosas. Ahora a la sociedad le da por esto, por el lenguaje no sexista: nada nuevo bajo el sol. Espero que como todas las cosas, pase y se pierda en la niebla del tiempo pasado. 

La guía del lenguaje no sexista
La guía del lenguaje no sexista
En resumen, tanto si te gustan estas chorradas de reciente aparición como si estás hasta las narices de que te intenten manipular, aquí verás un ejemplo de ello (ver enlace): 

La discriminación de género es una realidad que vemos reflejada muy a menudo y en actos muy cotidianos. El idioma castellano, por ejemplo, contiene formas y expresiones que mantienen al margen al género femenino y que se llevan utilizando muchos años. A pesar de que es algo que está muy presente en nuestra forma de comunicarnos, con un pequeño esfuerzo podemos evitar esta discriminación.

En esta guía te damos algunos consejos sobre cómo cambiar estos hábitos. En ella podrás:

  • Analizar el sexismo en el lenguaje.
  • Conocer casos concretos que se utilizan muy a menudo.
  • Identificar nuevas formas de comunicarte renunciando al sexismo.
  • Reflexionar sobre el cambio en el paradigma comunicativo.
  • De esta forma, podrás añadir poco a poco pequeños cambios que pueden suponer un gran paso para eliminar el sexismo en el lenguaje. De forma progresiva, te acostumbrarás a expresarte de forma más equitativa y descubrirás expresiones que enriquecerán tu vocabulario. 


Que la disfrutes, no tiene desperdicio.

Por cierto, si investigas un poco sobre esta ONG, verás que tiene bastantes casos de abusos sexuales. Pero te lo digo con máximos respetos (o máximas respetas) y buen rollito (o buena rollita)

¿Qué mundo le vamos a dejar a nuestros hijos?

Qué mundo le vamos a dejar a nuestros hijos es una pregunta tan oída que empiezo a pensar que aunque vale para nada, todo el manso rebaño la hace suya.


Menos la gente como yo que la respuesta les importa un carajo. Gente que la hay, y más de la que te imaginas. Qué mundo le vamos a dejar a nuestros me deja indiferente porque para empezar no tengo hijos (que yo sepa), ya que consideré que no era obligatorio.

¿Qué mundo le vamos a dejar a nuestros hijos?
¿Qué mundo le vamos a dejar a nuestros hijos?

No te preocupes, tu deber como persona es hacer bien tu parte, si ya lo has hecho, el mundo de tus hijos no depende de ti.


Siempre me ha ido muy bien al saltarme las reglas no escritas de la sociedad: hazte un tatuaje (o más), cásate, ten un hijo, ten la parejita, ten una hipoteca, cómprate una casa, sé ambicioso, mantente en forma y ve al gimnasio, si no votas no opinas, cambia de coche y de smartphone cada poco tiempo, corre porque está de moda, adquiere muchas cosas, y pendejadas por el estilo. Sin ser estridente ni extravagante, me encanta hacer y pensar lo contrario de lo que hace el manso rebaño y sus pastores (medios de comunicación, políticos, líderes de opinión, religiones, etc.)… y además, me suele ser muy rentable.

Qué mundo le vamos a dejar a nuestros hijos hace años…


Cuando era pequeñito ya oía lo de qué mundo le vamos a dejar a nuestros hijos. Y también me asombraba que no paraba de escuchar que estaba todo muy mal. Luego crecí y me convertí en un joven. En mi profesión, escuchaba a los veteranos que estas no eran formas de hacer las cosas, que la juventud no valía para nada, que para jóvenes, los que ellos fueron. La sociedad decía cosas semejantes. Ya ha llovido mucho desde entonces.

Qué mundo le vamos a dejar a nuestros hijos hoy en día…


Ahora que paso de medio siglo, sigo oyendo lo mismo. No quiero ser gruñón y ser ahora uno de los personajes que citaba anteriormente. No necesariamente cualquier tiempo pasado fue mejor. Citaba Maquiavelo  que “alaban siempre los hombres, y no siempre con razón, los antiguos tiempos y censuran los presentes, mostrándose tan partidarios de las cosas pasadas; que no sólo celebran lo conocido únicamente por las narraciones de los escritores, sino lo que al llegar a la vejez, recuerdan haber visto en su juventud.” Nada nuevo bajo la luz del sol.

Sin embargo, sigo oyendo lo de qué mundo le vamos a dejar a nuestros hijos


El mundo va mejor, digan lo que digan los medios de comunicación que viven de las malas noticias y los políticos que se sirven del miedo del rebaño. 

Cada vez hay menos guerras y a día de hoy, por primera vez en la historia de la humanidad, mueren más personas por enfermedad que por guerras como se puede leer en Homo Deus, libro cuya lectura recomiendo y que tal vez explique otra visión diferente sobre el tema.

En la misma línea, el hambre en el mundo no para de decrecer. En realidad, todas las catástrofes con las que nos bombardean la mente están menguando. Incluso la recién creada secta del cambio climático va a menos y el CO2 se vuelve a ver como lo que es un gas que nos da vida (ver enlace)  Sobre este tema, también te recomiendo esta web

Así que no te preocupes por esta pregunta sobre el mundo que le vamos a dejar a nuestros hijos ya que no es tuya y el rebaño te la ha metido en tu mente. Tus hijos se buscarán la vida como tú lo hiciste. Y su mundo simplemente será diferente al muestro, ni mejor ni peor, será el suyo. Tu parte será el haberles cubierto sus necesidades y haberles dado el ejemplo y la educación necesaria para que puedan volar libres tras abandonar el nido y ayudarles en lo que se pueda y deba. Nada mas puedes hacer, pues no depende de ti.

De todas formas, hay algo en lo que sí que estoy seguro - si  no ocurre una catástrofe - sobre qué mundo le vamos a dejar a nuestros hijos: un mundo con mucha más gente, con más estupidez, menos sabiduría y más adelantos tecnológicos. Y casi se me olvida, con un estupendo y manso rebaño. Tú eliges si te integras en él o lo ves de lejos pensando por ti mismo pero sin provocarles (en masa son peligrosos y suelen embestir).

La censura de Facebook

La censura de Facebook es cada día más sutil e insidiosa. Ahora, la censura de Facebook es automática y se ha puesto el turbo con la inteligencia artificial.


La censura de Facebook ya me ha vuelto a dejar otros treinta días bloqueado. Siempre tengo la duda de si algún alma sensible e inquisitorial se presta voluntaria a colaborar con la censura de Facebook. Sin descartar lo anterior (que hay mucho amargado suelto y sin medicar), creo que ahora mismo es la inteligencia artificial, el famoso algoritmo, el que hace las veces de censor.

La censura de Facebook
La censura de Facebook
La censura de Facebook, como cualquier otra censura o inquisición, tiene sus líneas que conviene no rebasar si no quieres que te bloqueen por sistema. Hay censura de tetas, cosa que no me acabo de explicar, pero son así, tienen esta fijación. Ya me censuraron en 2013 como se puede leer en este artículo.

Mis dos últimas ocasiones en que sufrí la censura de Facebook y su correspondiente bloqueo de treinta días fueron por publicar un vídeo en el que aparecía un sacerdote católico pillado en pleno acto de pederastia (sin que se viera al menor ni ninguna imagen de mal gusto) y una imagen de un fulano musulmán con un texto en que decía las barbaridades de costumbre pero que nadie acaba de combatir  no sé si por miedo o por ser políticamente incorrecto. Digo yo que a los que habría que censurar sería a las instituciones que permiten estos actos, no al que las publica pensando que aún queda algo de libertad de expresión.

Conozco a más personas a las que les ocurre lo mismo y están hasta las narices de la censura de Facebook. Parece ser que esta plataforma en la que me estás leyendo por ahora aun me permite publicar lo que Facebook me bloquea, así aprovecho para hacerlo mientras pueda.

Te preguntarás por qué, estando tan quemado con Facebook  sigo usando esta red social. 


El caso es que tengo muchas visitas de las que gran parte vienen a esta web y a otras que publico. Y de estas visitas, algunas personas hacen clic en la publicidad, lo que me da ciertos ingresos de dinero. Dinero que no me hará rico y ni siquiera me cambiará de situación económica, pero que me alegra por compensarme en cierta forma por el tiempo que empleo en publicar todo lo que de mi lees. Y ya que me estás leyendo, aprovecho para agradecer tu visita. 

Por supuesto, en cuanto aparezca una red social sin la censura de Facebook y donde tenga tantas visitas, abandonaré a semejante plataforma de hipócritas. Pero de momento, a tragar, ¡qué remedio me queda! Visto lo visto, a partir de ahora, y a ver si lo consigo, lo más fuerte que publicaré será lo del lobo que se come a caperucita y mis opiniones serán tan provocativas como la profundidad del pensamiento de Pablo Coello (al que por cierto, no le va nada mal). 

La censura de Facebook
La censura de Facebook

Lo que más me asusta no es solo la censura de Facebook. 


Es solo el primer paso y más evidente. Peor es como, poco a poco, las redes sociales de monopolios mundiales van condicionando las mentes y nos van llevando a un mundo ¿feliz?

Un mundo feliz, pero sin tetas. Y para muestra, un botón: en las playas, son las madres las que hacen más top less que sus hijas. Da que pensar. Dentro de poco, burkini obligatorio, ad maiorem gloriam Facebook (para mayor gloria de Facebook).

Estas son mis paginas censuradas:


Chantaje emocional de padres tóxicos

¿Cómo escapar del control de unos padres tóxicos y de su chantaje emocional? Aquí verás testimonios y consejos para deshacerte de su control.


Es difícil construirse a si mismo cuando uno ha sido víctima de los llamados “padres tóxicos", ya sea porque hayan sido físicamente violentos, o psicológicamente ausentes o demasiado intrusivos. 


A continuación puedes leer testimonios y consejos para deshacerte de su control.

Durante meses, Sofía guardó esta carta para su madre en su bolso, sin poder dársela. En la carta, ella intenta, haciendo hincapié cada palabra para expresar el mal que le hizo con sus numerosas y repetidas observaciones sobre su peso y su futuro marido, su falta de ambición económica o profesional.

Chantaje emocional de padres tóxicos
Chantaje emocional de padres tóxicos
"Estoy dispuesta a olvidar todos estos pequeños detalles insignificantes en algunas frases que me has ha dicho (...) pero yo sólo deseo lo que me podría hacer feliz", le rogó la joven. Un deseo legítimo que puede parecer obvio, pero cuando uno tiene la desgracia de tener un padre o madre "tóxico" es a menudo utópico.

¿Por qué algunos padres no parecen capaces de amar lo suficiente, como defiende el psicólogo Donald Winnicott? ¿Cómo entender y aceptar el comportamiento de estos progenitores maliciosos, intrusivos o violentos y especialmente cómo madurar sin estas ausencias del amor de los padres? Aquí verás algunas ideas para reflexionar.

Un padre que no puede mantener a su hijo


"Unos padres tóxicos son unos padres agobiantes, críticos, despectivos, manipuladores que no pueden ofrecer ningún apoyo a su hijo. Estos padres no son necesariamente culpables o abusadores sexuales", nos define primero el psicoterapeuta. Ten cuidado, advierte, "todos somos padres tóxicos alguna vez". ¡Solo somos seres humanos! Podemos tener problemas y enojarnos demasiado con nuestro hijo y no estar disponible de vez en cuando, pero la mayoría de los niños pueden lidiar con estos padres enojados y ausentes, siempre y cuando reciban su dosis de amor y comprensión”.

En otras palabras, es necesario diferenciar entre una palabra desafortunada dicha bajo la influencia de una fatiga extrema o nerviosismo que cualquier madre o el padre podrían experimentar un día y las críticas recurrentes que los identificados por la carta de Sofía.

Chantaje emocional de padres tóxicos
Chantaje emocional de padres tóxicos

Culpabilidad, abuso verbal, ausencia de palabras de amor...


"Esta mujer que amo, lo odio en igual medida", admite Eva, de 42 años. Llevo toda mi infancia cuidando de ella, sufriendo chantaje emocional, para asegurarme de que no se suicida. Cuando llegué a ser anoréxica y fue alertado el médico cuando pesaba 36 kilos, su primera reacción fue de acusarme de hacer eso contra ella, todo pasa por su culpa, el mundo entero le duele, pero nunca tanto como sus hijos, es imposible de agradar, y eso es realmente muy, muy difícil incluso hoy en día".

Testimonios como los de Sofía y Eva son legión. SIGUE LEYENDO...


Elogio del CO2

El CO2 está demonizado como uno de los causantes del calentamiento global y de otros muchos desastres. Sin embargo es un gas imprescindible para la vida y muy útil en muchos aspectos.


En este planeta, la vida está basada en el oxígeno… y en el CO2.


Inhalamos oxígeno y exhalamos CO2. Las plantas se nutren tanto de uno como del otro. De hecho, en lugares donde hay mayor concentración de ese gas hay mucha mayor vida vegetal.

Elogio del CO2
Elogio del CO2


Invernaderos variados


Me podrás argumentar que el CO2 es un gas de efecto invernadero y que calienta la atmósfera. Pues sí, es cierto. De hecho, en otras eras ha habido mucho más que en la actualidad y también mucha más vida. Cada cual, que deduzca lo que quiera.  Y para efecto invernadero del bueno, el que genera ¡el vapor de agua!, mucho mayor que el del CO2. Así que hagamos una campaña para su control por lo menos tan brutal como la realizada contra el CO2, a ver quién es el guapo que decide regular y hacer pagar impuestos por la existencia de las nubes, aunque todo se andará…

Entre las vacas y los humanos


También podríamos citar el gas metano, otro gas de fuerte efecto invernadero cuya mayor fuente proviene de las ventosidades de las vacas y de los humanos, los dos mamíferos que han invadido el planeta. Por lógica, para evitar ese gas, deberíamos reducir sensiblemente las fuentes de emisión de metano, pero no quiero dar ideas a futuros naziecologistas iluminados.

Un escondite perfecto


Y si aún sigo sin convencerte de que el CO2 es muy necesario, te voy a contar donde hay una gran cantidad de este gas de tan fuerte efecto invernadero y del que además disfrutas y mucho, sobre todo en verano. Cada vez que disfrutas y saboreas una espumosa cerveza o un chispeante refresco, deberías recordar que estas bebidas “carbonatadas” tienen burbujitas gracias al CO2 de tan mala prensa. Imagina la cantidad de toneladas de ese gas que toda la humanidad ingerimos en estas bebidas… y que tras metabolizarlas, convertimos en metano, como las vacas y los cerdos. Ya sabes, si de verdad quieres salvar el planeta, no tomes ninguna de estas bebidas, y menos ahora que el calor aprieta en el hemisferio norte.

Otro gas del que nadie habla


De todas formas, hay otro gas muy parecido al CO2 y de efectos muy similares: el maldito e insidioso anhídrido carbónico; pero de ese nadie habla, ni siquiera en Kioto, el del gran protocolo anti-CO2. Algo tendrán que ver las multinacionales…

Te puede interesar: Calentamiento, buen tiempo atmosférico y cambio climático . "Como ahora empieza el verano, y con él, el calor y buen tiempo atmosférico, se volverá a citar en los medios y en las redes el tema del calentamiento y cambio climático." 

Trucos de persuasión contados por un experto

4 trucos de persuasión para que la gente haga lo que tú quieras. Robert Cialdini te cuenta los trucos de persuasión utilizados por anunciantes y políticos


Si hay un hombre que sabe de memoria las trampas de la comunicación y los trucos de persuasión, es él. Robert Cialdini es un psicólogo estadounidense que se hizo famoso por sus libros explicando cómo no caer en las trampas de comunicación de anunciantes, lobistas o políticos. En su nuevo libro, revela los ejes principales, cambia de opinión y ofrece consejos para manipular a las personas y obtener lo que quieras de ellas.

Trucos de persuasión contados por un experto
Trucos de persuasión contados por un experto

En este libro titulado "Pre-Suasion", Robert Cialdini, quien también es profesor en la Universidad de Arizona, desarrolla técnicas y trucos de persuasión para personas que desean tener más influencia en los negocios, con colegas o con amigos.

Truco de persuasión nº 1. Elige el ambiente


El primer paso desarrollado por Robert Cialdini se le apoda "cebado". La idea es que las personas son estimuladas sin saberlo por su entorno y, por lo tanto, estarán en mejores condiciones de responder favorablemente a tus peticiones en un entorno que se adapte a la situación y en el que se sientan cómodos.

Robert Cialdini se basa en el estudio de un psicólogo francés que demostró en 2012 la influencia del medio ambiente en la decisión de una persona. Durante su experiencia, colocó a los hombres frente a varias tiendas, su misión era acercarse y seducir a los transeúntes. Así, los hombres colocados frente a una floristería, símbolo de romance, obtuvieron un número de teléfono en el 25% de los casos, frente al 10% de los que se colocaron frente a una zapatería y el 14% frente a una panadería.

Truco de persuasión nº 2. Juega con el "dar-dar"


Es difícil decirle que no a alguien que acaba de prestarte un servicio. Según Robert Cialdini, es más fácil obtener algo de las personas cuando sienten que están en deuda. Puede ser útil ofrecer algo (un regalo, un consejo, un cumplido) a la persona adecuada antes de preguntar qué es lo que desea.

El psicólogo ilustra esta teoría con un experimento realizado en los Países Bajos en 2012. Varios holandeses recibieron una carta proponiendo participar en una larga encuesta de opinión a cambio de una remuneración. Algunos recibieron el dinero antes del cuestionario y otros después. Al final, aquellos que recibieron su pago antes de la encuesta tenían más probabilidades de responder que aquellos que recibieron el dinero después, porque se sentían en deuda. Robert Cialdini señala que los fabricantes juegan con esta sensación cuando distribuyen muestras gratis.

Truco de persuasión nº 3. Pide consejo, nunca pidas una opinión


Según los gurús del marketing, a los consumidores les gusta que se les pida su opinión, porque les da una sensación de participación y propiedad. Pero la redacción aquí es importante, dice Robert Cialdini. Pedir a los consumidores "consejos" dará como resultado comentarios positivos y benevolentes, mientras que pedir una "opinión" invita a los consumidores a ser críticos.

Cita un estudio realizado en 2010 en los Estados Unidos. Los estudiantes de negocios crearon un proyecto para lanzar una cadena de restaurantes y lo presentaron a dos grupos de conejillos de Indias. En el primer grupo, las personas fueron invitadas a dar consejos sobre este proyecto y en el segundo grupo, tuvieron que dar su opinión. Al final, los participantes que dieron consejos eran mucho más propensos a expresar su deseo de probar este nuevo restaurante que aquellos que tenían que dar su opinión, volviéndose más exigentes de repente.

Truco de persuasión nº 4. Crea un sentido de pertenencia


Los vendedores usan esta noción para influenciar a los clientes potenciales, explica Robert Cialdini, pero algunas marcas llegan incluso a imponer un sentido de unidad entre una empresa y sus consumidores, haciéndoles creer que son de la misma familia. Esto va más allá de las tácticas de marketing comunitario que se encuentran, por ejemplo, en Nike, Starbucks y Apple.

El psicólogo cita el ejemplo de una carta del famoso empresario Warren Buffet a los accionistas de su empresa Berkshire Hataway: "Te diré lo que le diría a mi familia", escribió. Este "momento privilegiado", como lo llama Robert Cialdini, hace posible crear un vínculo sentimental que resulta ser precioso cuando se obtiene lo que uno quiere. "Cuando tienes que hacer una elección, tenderás a escuchar más el consejo de la persona que consideras más cercana a ti que la persona que sería más razonable".


Cómo plantar una idea en otra mente

Hay quien sabe plantar una idea en otra mente. 


Si alguna vez has sido persuadido por un vendedor de que realmente quieres un producto, de hacer algo demasiado instintivamente o de tomar decisiones que no se parecen a tu forma de actuar, entonces te pueden haber persuadido. Alguien logró plantar una idea en tu mente. Así es como funciona.


Nota: aunque algunas de estas situaciones de plantar una idea son legítimas, este artículo fue escrito para enseñarte a detectar estas tácticas de plantar una idea en lugar de usarlas en otras personas. Antes de empezar, es importante advertir que plantar una idea en la mente de alguien sin darse cuenta es una forma de manipulación. No estamos aquí para juzgarte, pero ese es el tipo de cosas que la mayoría de la gente considera manipuladoras y probablemente no deberías poner en práctica lo que vas a leer. Utilízalo en cambio para reconocer y evitar los momentos en que alguien trate de manipularte.

Cómo plantar una idea en otra mente
Cómo plantar una idea en otra mente
Probablemente estás pensando que plantar una idea en la mente de alguien es una cosa difícil de hacer. De hecho, es todo lo contrario. Es sorprendentemente fácil de lograr y difícil de evitar. Vamos a ver algunas de las formas en las que esto puede funcionar.

Para plantar una idea, la psicología inversa funciona de verdad


La psicología inversa se ha convertido en un cliché. El problema es que la mayoría de la gente mira la psicología inversa de una manera muy simple. Por ejemplo, digamos que quieres evitar que un ser querido vaya a saltar en paracaídas. Le dirías: "puedes arriesgar tu vida para saltar de un avión, no me importa" tratar de convencer a esta persona de que no lo haga. Pero no es psicología inversa, es psicología pasiva-agresiva. Así que olvídalo y empieza desde el principio.

Si tienes la intención de usar la psicología inversa a tu favor, necesitas ser sutil. Digamos que quieres que tu compañero de piso friegue los platos porque es su turno. Como es normal, un enfoque simple sería:

"¿Quieres lavar los platos? Es tu turno.”

Pero en este ejemplo, supón que tu compañero de piso es perezoso, se escaquea y tu acercamiento "agradable" no funciona. ¿Qué puedes hacer? Puedes decirle esto:

"Bueno, decidí no lavar más los platos y voy a empezar a comprar platos de plástico desechables. ¿No te importa? Dame algo de dinero si quieres que también te compre para ti.”

Esto te hace posible el ofrecerle una alternativa mucho peor para no fregar los platos, sin culpar directamente a la otra persona. En lugar de centrarte en la carga, tu compañero de cuarto se enfrenta a la elección de una de las dos alternativas. Así es como la psicología inversa puede ser efectiva, siempre y cuando te mantengas en tu posición. 

Nunca hables de la idea, pero da vueltas alrededor de ella


Convencer a la gente de querer hacer algo puede ser difícil si sabes que no van a querer hacerlo. Así que para plantar una idea tienes que hacerles pensar básicamente que SIGUE LEYENDO...


Movimiento masculinista o masculinismo

El movimiento masculinista o masculinismo, reivindica para el varón lo mismo que el feminismo para la mujer. Se considera la contraparte del feminismo. ¿Lo conocías?


Vaya por delante que desconfío de casi todo lo que acaba en “-ista” o “-ismo”, y como puedes deducir, esto engloba a prácticamente todas las religiones e ideologías políticas. Por muy loable y necesaria que sea la intención inicial, al final siempre se ponen delante ciertos personajes que acaban manipulando, desfigurando y corrompiendo la idea original y al final todo suele acabar entre mal y muy mal, con fanáticos, borregos, líderes iluminados, división entre “nosotros” y “los otros” y al final (o muchas veces, al principio), con violencia y muertos, muchos muertos.

Movimiento masculinista o masculinismo
Por otra parte, me importa un bledo la fuerte corriente feminista-populista-moraloide que actualmente nos invade, soy así de inoportuno y me niego a seguir a las masas. Dentro de unos años, o meses, al rebaño le dará por otra cosa: la que les marquen los medios de comunicación y otros entes que cada vez nos manipulan mejor.

Al final del artículo diré como entiendo el feminismo y el masculinismo.


Y me voy a pasar la corrección política por donde me dé la gana. Creo que aún queda algo de libertad de expresión (en Facebook cada vez menos), así que la voy a usar.

Tal como he investigado esta idea del masculinismo (ver enlace), no tiene nada que ver con el asqueroso machismo, que por cierto, en general impera entre nuestros conciudadanos musulmanes y contra los que no he visto casi ninguna reacción populista-feminista. A ver si os animáis, que os veo muy inspiradas y ahí sí que tenéis trabajo. Creo que simplemente toda esta historia es como la física, a toda acción (feminismo exacerbado que niega al varón) le sucede una reacción (masculinismo que reivindica su existencia como persona). Masculinismo por ahora, débil, incipiente y a la defensiva, pero creo que algún día dará una sorpresa.

Respeto profundamente el feminismo serio y prácticamente coincido en sus planteamientos. Otra cosa es que para que alguien sea más, otros tengamos que ser menos, eso no es justo. Y no solo es que estemos en esa situación, es que la tendencia va a más. No se lleva ser masculino pues se confunde con machismo, la ley ya es desfavorable al varón, hay mucha legislación con discriminación positiva hacia las mujeres, los medios de comunicación sólo resaltan los casos de violencia a las mujeres y rara vez a los hombres (que la hay), etc. De la manipulación del lenguaje y de la lenguaja, prefiero no escribir nada, entra claramente dentro del dominio de la estupidez y eso es otro tema... salvo si has leído la novela “1984” de Orwell (ver enlace).

En fin, que polarizar a los seres humanos al 50 % por razón de sexo tiene cierto peligro, ya que dependemos las unas de los otros y viceversa. Lo repito, dependemos unos de los otros o de lo contrario, no nacerán niños y otra especie tomará el relevo en el planeta. Los hombres y las mujeres somos como el símbolo del tao: nos completamos y nos compenetramos. No solo eso, además ambos sexos tenemos dentro de cada uno algo del otro. Sin embargo, ciertos aprendices de brujo (y de bruja) están jugando con fuego y ellos sabrán con qué intereses.

El futuro del feminismo y masculinismo


He consultado al futuro y pinta mal, feminismo y masculinismo tienen tendencia a ser mucho más intensos en el futuro (puedes hacer clic en los enlaces): feminismomasculinismo  . Si esto continua, que tiene aspecto de seguir así, la Humanidad habrá logrado otro gran avance hacia la meta de la estupidez (o estupideza) total en la que hace tiempo caminamos con paso firme y decidido.

Cómo saber si te están manipulando

¿Qué es la manipulación? ¿Cómo detectar un manipulador? ¿Cómo saber si te están manipulando? Verás su impacto y cómo salir de la manipulación


Voy a intentar explicar el concepto de manipulación. Es un concepto complejo con muchas ramificaciones: perversión, victimología, etc.


Estadísticamente es muy probable que a lo largo del día nos encontremos con al menos un manipulador. Así que vamos a explorar el mundo de estos “escorpiones”.


Cómo saber si te están manipulando
Cómo saber si te están manipulando
Definiremos lo que es uso, su impacto en la víctima y cómo salir de la manipulación:

- ¿Qué tipos hay de manipulación?
- ¿Cómo saber si te están manipulando?
 - ¿Cómo detectar a un manipulador?
- ¿Cómo reaccionar para protegerme y no ser manipulado?

Para explicarlo de manera concreta, voy a tomar la hipótesis de trabajo de que eres víctima de un manipulador lo que te ayudará a que verlo con más claridad. Esta suposición es aleccionadora y estadísticamente probable. Los manipuladores son más o menos el 2-3 por ciento de la población. Se encuentran en todos los círculos sociales y profesionales. Es una práctica que también se usa de mujer a hombre. Estadísticamente es muy probable que a lo largo del día nos encontremos con al menos un manipulador. Así que vamos a explorar este mundo de estos “escorpiones”.

(1) ¿QUÉ ES LA MANIPULACIÓN?


Tal vez conoces a una persona con quien las relaciones te generan malestar, estrés o una paulatina desconfianza. Algo está mal, pero no sabes exactamente el qué. Empiezas a dudar. Alguien de tu vida permanece en tu mente y hablas a menudo de ella, mucho, tal vez demasiado...

¿Cómo saber si te están manipulando?


Los efectos de una relación tóxica comienzan a materializarse por una creciente falta de confianza: se te repite la duda, tienes un sentimiento de inferioridad, la impresión de no poder comunicarte. Luego aparecen trastornos físicos como problemas de sueño, dolores de estómago y dolores de cabeza.

Pero, ¿qué es manipulación? Este término describe una dinámica de falta de respeto entre dos personas que instintivamente busca desestabilizar una a la otra, provocando el desarrollo de los acontecimientos para su propia ventaja de lo que uno de los dos protagonistas no suele ser consciente.
La manipulación está al alcance de todos. El que la hagas en alguna ocasión no significa necesariamente el diagnóstico de manipulador. Una personalidad manipuladora se define por su naturaleza repetitiva, intensidad y consistencia de sus comportamientos. Lo veremos más adelante y al detalle en los criterios establecidos.

Cuando la manipulación sucede en el lugar de trabajo, hablamos entonces de acoso moral. Es exactamente la misma dinámica. A veces las víctimas son conscientes de sus tormentos y hablan de su dolor con lucidez. A veces no lo entienden y viven un profundo malestar. Se sienten culpables, se creen estar volviéndose locos, deprimidos y al final, lo acaban somatizando.

Cómo saber si te están manipulando
Cómo saber si te están manipulando

(2) ¿CÓMO SABER SI TE ESTÁN MANIPULANDO?


Inicialmente, son estas conversaciones que te vuelven loco, que son desestabilizadoras o te hacen escalar la pared de la frustración, pero que no llegan realmente a destruirte. Es la repetición de estas tensiones pequeñas y de estos pequeños esfuerzos los que lentamente te llegan a traumatizar. Esta repetición envenena silenciosamente la relación y va acabando con tus resistencias.

Aquí verás una prueba inventada por Marie Andersen. Esta prueba te permitirá revisar una serie de elementos que te dejarán un poco inquieto a la hora de preguntarte cómo saber si te están manipulando. Piensa en alguien de tu entorno social, familiar, amoroso o  de tu vida profesional con quien las relaciones parecen cada vez más difíciles y comprueba con qué puntos te identificas.

Si tienes más de 5 criterios de esta lista, podemos decir que esta relación es sospechosa:

1. No me siento a gusto en esta relación.
2. No me siento respetado.
3. ¡Me irrita! ¡Me enfurece!
4. No paro de pensar en ello, se convierte en algo obsesivo.
5. Tengo una imperiosa necesidad de contar lo que sucede en esta relación a personas de confianza.
6. Digo que sí cuando pienso que no.
7. A posteriori me arrepiento de haber aceptado hacer algo, pero en el momento que incluso podía elegir el decir lo que pensaba, me quedé desconcertado por no poder hacerlo.
8. Tengo una actitud, unas palabras y unos comportamientos que no veo como propios.
9. No veo muy claro en lo que está sucediendo entre nosotros.
10. Me siento estancado.
11. No puedo expresar mi punto de vista.
12. Me sorprende el SIGUE LEYENDO...