Mostrando entradas con la etiqueta defectos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta defectos. Mostrar todas las entradas

Manolo, y la supresión de las virtudes y los defectos

Últimamente mi amigo Manolo me sigue sorprendiendo. Coincido con él en que una virtud llevada a su extremo se convierte en un defecto, generalmente en su contrario. Que hay quien, de exagerar tanto sus cualidades consigue el efecto contrario y se llega a hacer aborrecer. Dice, y suele acertar, que el que presume de puritano suele ser un libidinoso; que el que dice odiar alguna conducta, seguramente es así pero no se atreve, y así hasta el infinito. Nada es lo que parece, y menos en las personas, vaya novedad. También mantiene que las virtudes son muy peligrosas, ya que se hacen visibles al resto del mundo, suelen atraer envidias y éstas no aportan nada bueno. Opina que las personas nos odian más por lo bueno que parecemos ser más que por nuestros defectos, de los que hacen mofa y burla.

Él prefiere ir por la vida sin defectos y sin virtudes, porque dice que el que unas se tornen en otras es mas fácil de lo que pensamos y que ocurre muy a menudo. Aunque reconoce que alejarse de virtudes y defectos es muy difícil y por lo menos lo que él intenta es acercarse a ese estado, que siente como cercano a la perfección, o a algo así, si es que le he entendido bien. Y que viviendo de esta manera y practicando esta conducta le está yendo bastante bien en la vida, que nadie se fija en él y así evita muchos disgustos. Tal vez sea taoísta a su manera, por que según esta filosofía, si te implicas poco con el mundo, éste también te implicará poco a ti, de lo que también habría mucho que hablar, aunque ahora no sea el momento.

Qué quieren que les diga, no va esto con mi carácter, pero a veces, no está de mas el actuar así. Pero sólo a veces, como táctica puntual y no como estrategia de vida. Aunque a él no le vaya mal (ni bien), y a muchos otros que de forma consciente o inconsciente lo practican.

En mi entender, creo que en general es bastante sano ocultar virtudes y defectos, pero de ahí a exterminarlos, no me acaba de convencer. No me gusta el color gris ni la temperatura tibia.