Mostrando entradas con la etiqueta razón. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta razón. Mostrar todas las entradas

Lo suave vence a lo duro

¿Cuándo fue la última vez que perdió una discusión y se quedó convencido? Deje que le responda: nunca. Las discusiones no se logran ganar ni perder, y en el caso extremadamente raro que eso ocurra, genera un residuo emocional de rencor y similares bajas emociones.

Discutir sólo nos hace perder el tiempo, afianzar más nuestras opiniones y despreciar las del resto. Otra cosa es dialogar y exponer puntos de vista. Pero por estos lares amamos discutir, tenemos pasión por disipar así nuestras energías. Y todo esto, ¿para qué? Pues para que nos escuchen y nos den la razón. Nos encanta que nos den la razón.

Otra cosa es que luego sepamos qué hacer con la razón. Conozco muchas personas que han conseguido que les den la razón y a cambio han sufrido muchas pérdidas: trabajo, negocios, etc. Y conozco otras que siempre dan la razón y se acaban llevando el gato al agua. En general, los primeros son hombres y las otras mujeres. Curiosamente.

Discutir frente a persuadir, Usted elige.