Mostrando entradas con la etiqueta suicidios. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta suicidios. Mostrar todas las entradas

Los hombres que no dejaban de maltratar a las mujeres


Muy pocas personas hacen las cosas sin motivo. Hasta el francotirador que mata al azar estudiantes de bachillerato, lo hace para satisfacer sus más tenebrosas pasiones. En lo que va de año, en España y según datos oficiales, han muerto más de 30 mujeres asesinadas por “violencia de género”. Raro es el día que no aparece en la TV alguna tentativa, consumada o no, de homicidio de un hombre a una mujer. Tal vez habría menos casos si en los medios no se le diera tanto bombo a la noticia. Con los suicidios funciona así, se lo puede explicar cualquier psicólogo, en cuanto se dejan de airear descienden bruscamente.

Lo que me mosquea de las noticias sobre el particular es que están incompletas. Nunca nos cuentan qué decía el asesino sobre los motivos que le impulsaron a hacer esta barbaridad. ¿Qué le motiva a un hombre a matar a su mujer? La pregunta tiene su miga, porque de saberlo, tal vez obtendríamos alguna conclusión y quizás un remedio, pues eliminando la motivación podríamos reducir drásticamente estos sucesos que tan bien se venden como noticia.

Una pista: si Usted que me visita no es español le cuento una ley muy curiosa que tenemos por aquí. Se trata que si una mujer denuncia a un hombre, a éste no se le aplica la presunción de inocencia y tiene que demostrar que no es culpable. Para la mujer no funciona así. Si lo juntamos con que en caso de separación y/o divorcio el marido se queda en la calle y además le pasa pensión a la ex-mujer, tenemos que tal vez sea una causa de algunos homicidios “de género”. Insisto, como no tengo datos, es sólo una suposición que me gustaría que alguien me aclarara.

Así que la próxima vez que vea el siguiente crimen televisado con todo tipo de morbo, esté atento a escuchar cuáles eran los motivos que manifestaba el “violento de género”.

No interrumpir al suicida


Este domingo vi una escena de la España real, no de la que sale en la TV ni de la que nos quiere vender la casta política. 

Con su caballete, lienzo y pinceles; una persona del Este de Europa, creo que ruso, estaba pintando al natural en una céntrica plaza. A su alrededor había curiosos apreciando su arte. Curiosamente eran todos moros. Y digo moros porque decir magrebíes es una chorrada, porque “al-magreb” quiere decir “al oeste”. De la Meca, por supuesto. Sin embargo, lo de moro viene de la Mauritania romana que abarcaba lo que hoy es Marruecos, Argelia y Túnez. Esta expresión sólo es despectiva en la boca de quien con ese tono lo dice. Vaya esta explicación por la corrección política de los cojones, aunque estoy seguro que diciendo moro, Usted ya me entendió. Sin rodeos y sin complejos.

Bueno, a lo que íbamos. El ruski y los moros estaban comentando el cuadro y hablando de lugares comunes conocidos ¡en español! Y en español bastante fluido, que lo he oído peor hablado por españoles de toda la vida. Así que deduje varias cosas.

Deduje que los españoles somos los peores del mundo aprendiendo idiomas. Cualquier otro ciudadano del mundo aprende otra lengua en un tiempo record que al españolito le parece brujería. Tal vez la necesidad sea una buena maestra de idiomas.

Deduje que estamos gilipollas los españoles. Que resulta que una de las lenguas que más crece en el mundo es el español. EE.UU. ya es el país con más hispanohablantes del mundo y es bilingüe de hecho. Toda América se entiende en español, donde no es lengua oficial es el segundo idioma. Esta vieja y rica lengua sirve entre otras cosas para que toda la población multirracial que habita la piel de toro se pueda entender entre si y que la exporte a su país junto a los euros que tan duramente se ha ganado. Y sin embargo los españolitos de toda la vida somos incapaces de entendernos en el idioma común porque la lengua que se habla en los dominios de mi cacique es otra y debe excluir a la lengua opresora de España. Si no es Usted español ni conoce lo que aquí se cuece, me imagino que no entenderá gran cosa. No se preocupe, yo tampoco entiendo nada.

Decía Napoleón que no hay que interrumpir a un enemigo que se está suicidando. Tal vez por eso ninguna nación, grupo o interés ajeno nos está interrumpiendo. ¿Para qué iba a hacerlo? Nosotros solos nos podemos machacar mucho mejor que cualquier otro factor externo. No sería la primera vez.