Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

17 de julio de 2011

El Arte de la Guerra. Clausewitz

¿Le suena que "la guerra es la continuación de la política por otros medios? Clausewitz es otro maestro de El Arte de la Guerra.


Clausewitz y El Arte de la Guerra
Aspecto político de la guerra 
La guerra no es simplemente un acto político, sino un verdadero instrumento político, una continuación de las relaciones políticas, una gestión de las mismas con otros medios". 


La guerra no es sino la continuación de las transacciones políticas, llevando consigo la mezcla de otros medios. Decimos la mezcla de otros medios, para indicar que este comercio político no termina por la intervención de la guerra" 


Los tres aspectos de la guerra 
La guerra en relación a sus tendencias dominantes constituye una maravillosa trinidad, compuesta del poder primordial de sus elementos, del odio y la enemistad que pueden mirarse como un ciego impulso de la naturaleza; de la caprichosa influencia de la probabilidad y del azar, que la convierten en una libre actividad del alma ; y de la subordinada naturaleza de un instrumento político, por la que recae puramente en el campo del raciocinio" 

El primero de estos aspectos es más bien propio de los pueblos; el segundo de los generales y sus Ejércitos; y el tercero, de los gobiernos. 

Estas tres tendencias tienen su raíz en la íntima naturaleza de las cosas, y son, además, de variable magnitud. La teoría que descuidara de una de ellas, o que las quisiera ligar por arbitrarias relaciones, se pondría instantáneamente en tal oposición con la realidad, que tal causa bastaría para anularla. 

El problema consiste en mantener la teoría gravitando entre estas tres tendencias como entre tres polos de atracción. 

Destrucción del enemigo 
Al hablar de destrucción de fuerzas enemigas hemos de observar que nada nos obliga a limitar este concepto simplemente a las fuerzas físicas, sino que, por el contrario, deben comprenderse en ellas, necesariamente, las morales, pues que ambas se penetran hasta en sus más pequeñas partes, y por tanto, son en absoluto inseparables. 

Al hablar de destrucción de fuerzas enemigas hemos de observar que nada nos obliga a limitar este concepto simplemente a las fuerzas físicas, sino que por el contrario, deben comprenderse en ellas, necesariamente, las morales. 

Las Fuerzas Militares deben ser anuladas, esto es puestas en tal estado que no puedan continuar la lucha. Haremos notar aquí que con la expresión "aniquilamiento de los medios de combate enemigos" nos referimos a la idea expuesta." 

La Victoria 
La victoria - finalidad del combate - es entonces consecuencia de la capitulación moral del enemigo y será el resultado de : 

1° El incremento de la pérdida física del adversario. [mediante el combate] 

2° El incremento de la pérdida moral. [como resultado del combate] 

3° La confesión...

CONTINÚA EN:

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:
El Arte de la Guerra y la Estrategia



1 comentario:

  1. Dentro de todo, algunas veces (quizás más de las que uno imagina) las relaciones humanas son como la guerra...

    I´m back Carolus.

    Saludos

    ResponderEliminar