Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

31 de agosto de 2011

El Hombre y la Serpiente

Un hombre que pasaba por el bosque encontró una serpiente que había sido desenrollada por unos pastores y atada con unas cuerdas.

La mujer y la serpiente
Habiéndola liberado se puso a calentarla. La serpiente, cuando se hubo calentado, comenzó a enrollarse alrededor de su salvador, luego cuando lo hubo rodeado, lo comprimió con fuerza. Entonces el hombre le dijo: "¿Qué haces? ¿Porqué devuelves mal por bien?"

Hago lo que me es natural, respondió la serpiente.

Yo te he hecho el bien, respondió el otro, ¿y tú me pagas con mal?

Mientras discutían así, un zorro fue llamado para desempatarlos por medio de un juicio. Se le presentó todo el asunto, en el orden de lo sucedido.

Entonces dijo el zorro: Yo no puedo juzgar este asunto solo por lo que oigo y sin ver con mis propios ojos cuál era vuestra situación. Entonces la serpiente es atada de nuevo como estaba antes.

Y bien, serpiente, dijo el zorro, trata si puedes, de escaparte. Y tú, hombre, no te ocupes en liberar la serpiente. ¿No has leído que el ahorcado caerá sobre el que lo haya desatado?

Un Árabe dice a su hijo: "Si tú eres atrapado, de cualquier manera que sea, y que puedes liberarte, no esperes, pues esperando de ser liberado con más facilidad, serás atado más estrechamente.

Del libro DISCIPLINA CLERICALIS, de Pedro Alfonso de Huesca

3 comentarios:

  1. Esperar a que los demas haga es la parte fácil....

    Esta mañana vi otro post. No pude comentar.

    ResponderEliminar
  2. La naturaleza de cada quien es determinante de la forma de actuar,pero se puede controlar a traves de la educacion

    ResponderEliminar
  3. No esperes que alguien mas haga las cosas por ti y te safe de tus propios líos, como de la misma forma no te metas en problemas ajenos por que la naturaleza del otro puede ser adversa a la tuya.

    ResponderEliminar