1 de junio de 2014

5 reglas para convertirse en un arribista

¿Estás cansado de ser un pardillo? Sigue el "Pequeño Manual del Arribista" de Genevoise Corinne Maier.


¿Eres una persona trabajadora, honesta y responsable? Siempre continuarás pisoteado por tus jefes y colegas.

Tal es la afirmación de la psicoanalista y escritora Ginebra Corinne Maier. 

Pero no te preocupes, tus cualidades se pueden modificar. Puedes leer el entretenido y cáustico "Pequeño Manual del Arribista" publicado recientemente. 

5 reglas para convertirse en un arribista
5 reglas para convertirse en un arribista

"No tienes por qué tomar mis consejos al pie de la letra. Pero también puede servir a los que son como yo en la categoría de pardillos para desenmascarar las posturas e imposturas de los demás".

Corinne Maier, de 49 años, se hizo famosa en 2004 cuando publicó otro folleto divertido, "Hola Pereza". Mostró cómo organizarse para no hacer nada en el trabajo. Ahora regresa y ofrece cinco principios para el éxito en tu trabajo.

1. Usa máscaras 


Principalmente debes de ser un hipócrita. "Debes avanzar constantemente enmascarado, vender sin cesar tanto lo que hemos hecho y hasta lo que no hemos realizado" cuenta Corinne Maier. "Ya sé que es cansado, pero nunca debes ser sincero. Cualquier expresión de tu singularidad debe ser prohibida".

2. Acordar 


¿Tu jefe te da una orden o te...

CONTINUA EN:

7 comentarios:

  1. Nunca me niego a una orden. Si no creo en ella, trabajo, como refiere el punto dos...Viendo si realmente es necesaria o efectiva. Si no lo es, se caerá por su propio peso.

    Lo de la máscara...son muchos las que la usan.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que este pequeño manual es para detectar trepas, no lo veo para hacer autoexamen

      Saludos

      Eliminar
  2. Es una lástima que para promocionar en muchas empresas sea a base no de tu entrega y honradez, sino de tis artimañas lesivas para otros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lástima, pero es la realidad, y eso explica muchas cosas

      Un saludo

      Eliminar
  3. Pués vaya, ahora parece que el paraiso suizo no lo es tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo su comentario sobre el paraíso suizo. La autora nació en Suiza, pero toda su formación es francesa y trabaja entre París y Bruselas.

      Eliminar
  4. SI siempre ha estado entre París y Bruselas mi comentario no tiene el sentido que quería darle, aunque la idea principal es que siempre miramos al norte (especialmente a Suiza) como el ejemplo a seguir.... y al final por lo que se desprende y como siempre, en todas partes cuecen habas... es decir que sus empresas no son tan ejemplares y la actitud de sus ciudadanos tampoco lo es, arribistas como aquí, corruptos como aquí y algún pardillo como aquí. Conclusión, ya semos "uropeos".

    ResponderEliminar