Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

25 de julio de 2014

El destierro del hombre que llamaban "El Justo"

El llevar al limite las virtudes puede convertirlas en graves defectos. La gente suele detestar a las personas que exhiben demasiado sus virtudes y sobre todo si hacen publicidad sobre éstas. Que tomen nota los políticos y  demás ralea que vive de cara a la galería, no sea que lo que tanto predican les salga al revés.


Arístides era un político y militar cómo los que ya no se encuentran… Tan sólo decir que en la batalla de Maratón, le otorgaron el mando de los ejércitos de Grecia, pero lejos de aferrarse al sillón, como algunos políticos de ahora, consideró que otro político llamado Milciades estaba más capacitado que él y le cedió el poder… eso ya no pasa ;)

Muchas fueron las acciones y decisiones sabias que Arístides tomó en su vida y que le hicieron ganarse el sobrenombre de “El Justo”.

El destierro del hombre que llamaban "El Justo"
El destierro del hombre que llamaban "El Justo"
Sin embargo, también le surgieron enemigos, incluso dentro de la propia Grecia… en una de estas disputas con sus contrincantes, tuvo que enfrentar la incierta votación al ostracismo, frente a su oponente Temístocles.


En el día de la votación, cuenta Plutarco, que un campesino analfabeto se acercó a Arístides con su correspondiente teja y le pidió que escribiera en ella…

Arístides le preguntó qué nombre quería que escribiese por él.

El campesino respondió: El de Arístides.

El propio Arístides, sorprendido, le volvió a preguntar: ¿Por qué? ¿Qué mal te ha hecho ese Arístides?

“Nada en absoluto” – respondió el campesino – “Ni siquiera le conozco. Pero estoy harto de escuchar por todos lados que le llamen el Justo”…

El político, no le volvió a replicar y escribió su nombre en aquel trozo de teja…

En el año 484 a.C. Arístides el Justo fue condenado al ostracismo y mientras abandonaba la ciudad iba rezando a los Dioses para que fueran benévolos con el destino de Grecia…

4 comentarios:

  1. Puestos a votar...Sinceramente no sabría por quien decidirme...Muchos candiatos ;D Y no solo entre políticos tradicionales...

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
  2. Seguro que ne Venezuela las dudas eran menores... o tal vez no, serían demasiados, como en España

    Saludos, Manuel

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. No se si serían envidiosos, pero tenían olfato pra detectar demagogos

      Eliminar