Mostrando entradas con la etiqueta Noé. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Noé. Mostrar todas las entradas

El diluvio nacional

En casi todas las culturas aparece la leyenda de que los dioses, hartos de las maldades de los seres humanos, les envían un diluvio. En algunos relatos, alguien intercede ante el que va a abrir el grifo diciendo que tal vez haya algún justo que iba a pagar junto con los pecadores.


La historia suele acabar con que al final se abre el grifo y sólo se salva por los pelos algún justo y su familia. Por cierto, que en la Biblia, la historia sigue describiendo como al acabar el gran remojón, las hijas de Noé lo emborrachan, yacen con él y tienen descendencia. Picantón y ejemplarizante que es Antiguo Testamento.
 
El diluvio nacional
El diluvio nacional

Este año recién estrenado no para de llover, aunque no parece que tengamos diluvio, pero dudo que se salve algún justo. ¿Por que les cuento esto? Pues porqué tal vez algún político quede a flote. Por lo menos en España y sus sub-españitas, no sé cómo se apañan en su país si Usted no es español.

Treinta y cinco años sin dictador y aun no acaba de cuajar lo de la democracia. Y si no se lo cree, refute estos puntos:

1. No todos los españoles son iguales ante la ley. Según qué región se tributa de forma diferente y se tiene diferente sanidad.

2. Como algunos son mas iguales que otros, pese a que hay un Ministerio de Igualdad, unos reciben subvenciones y otros las pagan. Mande quien mande, ningún partido está libre de pecado.

3. El poder central no pinta casi nada. Por ejemplo, además de lo expresado en el punto primero, cada sub-españa educa a sus súbditos en el idioma que prefiere y les pone las asignaturas que le da la gana.

4. El gobierno central gestiona una parte muy pequeña del presupuesto nacional. Tenemos 17 + 1 presupuestos = ruina, que es hacia donde vamos. Alemania, que no había llegado tan lejos, hace unos años que restó poder a los landers a favor del Estado.

5. Cuando Usted vota (si aun cree en esta farsa) no lo hace en listas abiertas que obliguen a responder a los candidatos ante el pueblo y no ante las cúpulas de los partidos. Vamos, como en otras democracias ejemplares.

6. Una vez que Usted ha votado, el sistema de representación de los partidos en el Congreso es alucinante, por lo que el partido que gana por mayoría, si no es absoluta, está en manos de partidos bisagra que venden caro su apoyo.

7. No hay separación entre el Poder Judicial y los partidos. A los jueces los elijen los partidos, la justicia es partidista desde los años 80 y nadie lo ha cambiado.

8. Los medios de comunicación privados están vendidos a otros poderes, generalmente políticos. Los públicos (nacionales, regionales, locales, de barrio, etc.) son parte del botín cuando se ganan las elecciones y están en la ruina. No hay leyes que lo impidan.

9. No hay legislación por la que el gobierno central y los gobiernitos regionales tengan un tope en cuanto a indicadores económicos (endeudamiento, pensiones, etc.)

10. …..

Por mi parte, en este diluvio, votaré al partido que vea que a nivel local, regional o nacional esté arreglando sólo tres de los puntos anteriores. No me fío de que lo prometan  estos padres de la Patria y de todas formas ¿ha oído a algún político que simplemente "prometa" arreglar algo de lo anterior? Claro que tampoco se ven a muchas personas que se lo exijan.

Tal vez por eso estamos como estamos y tengamos lo que nos merecemos. Piénselo antes de ir a votar para elegir qué personaje le va a chupar la sangre.

Escrito en enero de 2.010