Mostrando entradas con la etiqueta Tierra Santa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tierra Santa. Mostrar todas las entradas

21 de mayo de 2012

Los españoles y las Cruzadas (y 2)


Existen múltiples noticias que demuestran la presencia de españoles en Tierra Santa durante la época de las cruzadas, que se extiende a lo largo de doscientos años entre los siglos XI y XIII. 


Los españoles y las Cruzadas. Cartel de la película "El Reino de los  Cielos"
Los españoles y las Cruzadas.
Cartel de la película "El Reino de los  Cielos"
Muchos de ellos eran simples mercaderes -la mayoría catalanes entregados al comercio marítimo- que aprovecharon el retroceso islámico para ampliar sus redes comerciales a través del Mediterráneo. 

Otros tantos eran peregrinos procedentes de todos los reinos cristianos peninsulares, dispuestos a cruzar el mundo para conocer los escenarios de la vida y la pasión de Cristo. Una práctica que, a pesar de su antigüedad -ya existían peregrinaciones a Tierra Santa en los primeros siglos del cristianismo-, cobró nueva fuerza a partir de la conquista de Jerusalén por parte de los cruzados en el año 1099.

Pero no todos los personajes que aparecen documentados en la Palestina de las cruzadas eran peregrinos o mercaderes. Un importante número de habitantes de la península viajó a Tierra Santa para combatir a los enemigos de la fe. Sus motivos fueron diversos, al igual que sus destinos. La historia de la mayoría de ellos...

CONTINUA EN:

30 de abril de 2012

Los Cruzados españoles que batallaron en Tierra Santa


El rodaje de una superproducción sobre las Cruzadas en el castillo de Loarre (Huesca) devuelve a la actualidad la gesta religiosa que movilizó a la sociedad europea de la Edad Media. 


Órdenes militatres de Alcántara,  Calatrava, Santiago y Montesa
Órdenes militatres de Alcántara,
Calatrava, Santiago y Montesa
 
En estas épicas expediciones encabezadas por los señores feudales francos abundaron también guerreros venidos de los reinos cristianos de la Península Ibérica. 


De forma oficial, nunca participaron en las Cruzadas los habitantes de los reinos cristianos peninsulares. Las razones que justifican esta ausencia son diversas, aunque todas ellas guardan una estrecha relación con la situación política ibérica entre los siglos XI y XIII, etapa en que tuvieron lugar las ocho cruzadas principales.

España se hallaba dividida en numerosos reinos cristianos y musulmanes que protagonizaban un continuo enfrentamiento por el control del territorio. En este contexto, la prioridad de los reyes cristianos de la península era la defensa y consolidación de sus propias fronteras frente al fuerte avance musulmán. Esa era la auténtica cruzada para los españoles de la época.

Claro que los habitantes de la península no olvidaron la batalla que la cristiandad libraba en Palestina. Fueron incontables los legados de privilegios, tierras y bienes que los cristianos de Hispania concedieron a las órdenes militares -templarios y hospitalarios- para sostener el combate en los Santos Lugares. Incluso hubo...

CONTINUA EN: