Mostrando entradas con la etiqueta mini-credito. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta mini-credito. Mostrar todas las entradas

Necesitas dinero, ¿pides un préstamo o un crédito?

Optar por un préstamo o un crédito depende de la cantidad que se requiera, los plazos en que se devuelva y el uso que se haga del capital recibido. 


Los términos crédito y préstamo se utilizan a menudo en cualquier conversación como si fueran sinónimos. Incluso, en artículos especializados o en las explicaciones que dan los economistas al público general, ambas palabras se usan de modo equivalente. 

Sin embargo, entre estos dos productos financieros hay distinciones. Se diferencian por la forma de devolver el dinero, la cuantía disponible, la flexibilidad de los pagos o el abono de intereses.
Necesitas dinero, ¿pides un préstamo o un crédito?
Necesitas dinero, ¿pides un préstamo o un crédito?

1. Quiero tener dinero disponible y sacarlo solo si lo necesito 


En este caso, hay que solicitar un crédito, que permite al cliente tener un capital a su disposición para utilizarlo en el momento que desee, en el plazo marcado en el contrato. Con el crédito se entrega la capacidad de disponer de un importe determinado.

El banco fija el límite y el usuario puede gastar hasta esa cantidad. Si quiere, recurre a él, pero si no lo necesita, no tiene por qué cogerlo. Además, dispone del dinero según lo requiera. Si el solicitante cuenta con un crédito de 3.000 euros, no tendrá la cantidad en su bolsillo en el momento en que se lo concedan, sino que dispondrá de la opción de utilizarlo cuando lo estime conveniente. Puede gastar 1.000 euros, después 500 y no tocar lo demás.

2. Necesito una cantidad concreta de dinero 


Si el ciudadano quiere recibir un capital determinado, no solo la posibilidad de utilizarlo, debe pedir un préstamo. Con esta fórmula, el banco le da todo el dinero en un solo pago al inicio del contrato.

Después debe devolver mediante cuotas periódicas la cuantía percibida y los intereses correspondientes. Si solicita 10.000 euros y el banco se los concede, tendrá este importe de manera íntegra, a diferencia de lo que ocurre con el crédito.

3. La cuantía que necesito es elevada 


El préstamo será lo más adecuado en este supuesto. Las entidades bancarias dejan a sus clientes más dinero a través de estos productos financieros.

Los plazos para devolver el dinero son más largos y, por este motivo, la cuantía disponible también es superior. Quien quiera disponer de cantidades elevadas, como 20.000 euros, deberá solicitar en el banco un préstamo.

4. No requiero demasiado dinero 


En estas ocasiones, es...

CONTINUA EN:

Conseguir dinero rápido

Estas son algunas ideas sobre cómo conseguir un dinero rápido o dejar de gastarlo que, llevadas a cabo, te permitirán afrontar con más desahogo la economía mensual. 


Una pregunta que se hacen muchos ciudadanos y que, por desgracia, no tiene una única y definitiva respuesta; de lo contrario, nadie preguntaría acerca de cómo conseguir dinero rápido. Pero esto no significa que no sea posible lograr unos ingresos extraordinarios con los que completar la nómina, la pensión o, en caso de que no tengamos una retribución periódica, el dinero que podamos ganar a lo largo del mes.
Conseguir dinero rápido
Conseguir dinero rápido
En la red abundan gurús y advenedizos que recomiendan a diestro y siniestro mágicas maneras de ganar dinero al instante y, lo que resulta más sospechoso, sin esfuerzo. La falsedad de estas propuestas se trasluce desde su propia declaración, ya que nunca ha sido tan difícil conseguir dinero, y sólo mediante la toma de decisiones acertadas, sensatez, paciencia y trabajo duro podremos lograr nuestro objetivo. De esta manera, conseguiremos una retribución complementaria que, si logramos que sea periódica, puede convertirse en un mullido y reconfortante colchón económico.

Formas de conseguir dinero extra 


Determina la cantidad de dinero que necesitas y que tan rápido lo necesitas. Sé realista en lo que respecta al enfoque que te llevará a conseguir el dinero necesario. Establece esta meta y comienza a trabajar hacia ella. Si te ayuda, anota cualquier idea que se te ocurra para la generación de efectivo inmediato. ¿Hay alguien que te debe un poco de dinero y puedes cobrarlo inmediatamente? ¿Puedes pedir a tu empleador un adelanto de tu próximo cheque de pago? ¿Hay un amigo que siempre ha querido comprar un determinado artículo con el que cuentas que estás ahora dispuesto a vender?

Pedir un crédito 


Aunque parezca demasiado obvio, en ocasiones no lo es tanto. Si el objetivo de la petición es iniciar o colaborar en una aventura empresarial hay...

CONTINUA EN: