27 de julio de 2007

Corridas de toros y tiernos conejitos a la entrada del Burger

En España se está debatiendo sobre el tema de suprimir las corridas de toros por la crueldad que supone para el animal. No negaré que su muerte es cruel, pero mas rápida y menos dolorosa que la muerte de muchas personas en hospitales, hambrunas, etc. 

Granja de pollos
Y no me negarán que la vida del toro es mucho mejor que la de muchas personas. Habría que ponderar todo esto. Por mi parte, no soy ni taurino ni lo contrario, tengo argumentos en ambos sentidos y reconozco para que ponerse delante de un toro hacen falta un par de genitales (masculinos o femeninos, que también los hay).

Por otra parte, también en España, un grupo “ecologista” soltó a varios miles de visones de una granja. Esta acción condenó a la mayor parte de los animales sueltos a una muerte por hambre y frío. Muy “ecologista” y bien pensado. Su argumento era que es vergonzoso sacrificar animales para aprovechar su piel. No digo que tengan algo de razón, pero hay que profundizar en la idea (y ser coherente).

Como todo el mundo sabe, la vaca es la mujer del toro. La gran mayoría de ellas viven hacinadas en granjas donde casi no se pueden mover, son hormonadas, obligadas a producir leche y terneros de forma forzada y al final, sacrificadas para consumo. Pero nadie se manifiesta contra eso, eso no es cruel como las corridas de toros. Es mucho mejor comerse una hamburguesa, filete o chuletón. Y mirar para otro lado. Todo esto vale para cualquier tipo de carne, huevos y lácteos.

¿Ha visitado usted una granja de cerdos, pollos o de lo que sea? ¿La ha olido? Estos animales tienen muchos mas olfato que nosotros, imagine cómo lo sienten. ¿Ha visto el espacio que tienen? Muy pocas voces se alzan sobre esta vergüenza. Pero de esto comemos. Además, ¿Hay alguna diferencia en destrozar la vida de un animal para corridas de toros, alimentación, piel, o lo que sea?

Si hiciéramos una encuesta entre todos los animales que he citado sobre lo que opinan del Homo Sapiens, ya se pueden imaginar el resultado.

Así que si alguien critica las corridas de toros (o va soltando visones) entiendo que es rigurosamente vegetariano, ya que esta forma de vida le permite ser consecuente con lo que dice. O de lo contrario, que se olvide del bocadillo de jamón.

Por mi parte, no soy vegetariano y me gusta comer carne. Y hasta he sacrificado algún animal para comérmelo, cosa que en el Primer Mundo es una extraña experiencia para casi todo el mundo. Experiencia que es de lo mas normal en el resto del Planeta y desde hace siglos. De hecho, sacrificar un animal era una fiesta. Y aun lo es entre judíos y musulmanes, por ejemplo.

Como todo está muy desquiciado, tal vez convendría que a la entrada de los “Burger”, por ejemplo, alguna vez en la vida de la gente “autocontenta” se le exigiera sacrificar un tierno conejito. Y por supuesto, comérselo. Para que sintieran lo que implica comer carne.

Hasta hace pocos años era lo mas normal. Ahora se ha delegado en matarifes en cadena.
Así va el mundo.

4 comentarios:

  1. Lo criticable de las corridas de toros, es la EXHIBICIÓN de la tortura en otro mamífero con similares emociones. ¡Ahí es nada! Parece mentira que no caigamos en la cuenta personas del siglo XXI. Regocijarse y festejar el sufrimiento ajeno, ¿nos deleita? A mí no, desde luego. No creo que de aquí a cicuenta años las corridas de toros supervivan.

    El comer carne para sobrevivir es lícito. La exhibición de la tortura no, sin sombra de duda.

    Saludos.

    J
    osé
    M
    anuel

    ResponderEliminar
  2. "El comer carne para sobrevivir es lícito"

    Para sobrevivir no es necesario comer carne.

    Luego es una crueldad superflua.

    Luego dejemos de comer carne (y pescado).

    Lo que se va a ver en los toros no es el sufrimiento ajeno sino la bravura.

    ResponderEliminar
  3. Decir que comer carne no es necesario, es faltar a la verdad o no haber comprendido nada de la evolución de los homininos, con lo que ello conlleva.

    ¿Para ver la fiereza de los toros hay que ir a una plaza de toros? ¡Vamos, hombre -o mujer-; mejores argumentos.

    La evolución cultural marca la pauta.

    J
    osé
    M
    anuel

    ResponderEliminar
  4. Yo de niño acudí a una matanza del cerdo en Galicia y jamás lo he olvidado. Aprendí de donde vienen los chorizos y morcillas porque los vi hacer y cómo se lavaba la tripa para embutir y como se coagulaba la sangre en un cubo y hacer trozos de lomo que luego comimos... Hasta hoy no he dejado de comer carne y por suerte para nosotros estamos en la cúspide de la pirámide alimenticia.

    ResponderEliminar