Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

2 de agosto de 2011

Los 5 Principios de riqueza de Napoleon Hill y sus cuatro pasos a seguir

Estos son los Principios de Riqueza que he extraído del libro "Piense y Hagase Rico" de Napoleón Hill, todo un autor clásico de automotivacion y claves para el éxito. 


Los 5 Principios de riqueza de Napoleon Hill y sus cuatro pasos a seguir
Los 5 Principios de riqueza de Napoleon Hill
y sus cuatro pasos a seguir
Os recomiendo que os lo descargáis a vuestro ordenador , lo imprimáis , recitéis y firméis de vuestro puño y letra, ya que consta de toda una declaración de intención y proyección personal , que estoy convencido, con el tiempo, se convertirá en base de vuestro motor interno para el éxito financiero y personal. 

Los 5 Principios de riqueza de Napoleon Hill

Primero: sé que tengo la capacidad de alcanzar el objeto del propósito definido de mi vida; por lo tanto, exijo de mí mismo acción perseverante y continua hasta conseguirlo, y aquí y ahora prometo ejecutar tal acción.

Segundo: me doy cuenta de que los pensamientos dominantes de mi mente se reproducirán con el paso del tiempo en actos externos y físicos para transformarse en una realidad física; por lo tanto, concentraré mis pensamientos durante treinta minutos cada día en la tarea de pensar en la persona en que me propongo convertirme, creando de este modo una imagen mental clara.

Tercero: sé que, mediante el principio de la autosugestión, cualquier deseo que abrigue con perseverancia buscará expresarse a través de ciertos medios prácticos para obtener el objeto que haya tras él; por lo tanto, dedicaré diez minutos cada día a pedirme el incremento de la confianza en mí mismo.

CONTINUA EN:

PIENSE Y HÁGASE RICO:


1 comentario:

  1. Estos principios los conocía Carolus.

    Estando en la Universidad, tenía un profesor de Técnicas quirúrgica. Operábamos perros. Cuando el pobre animal moría (y ocurría luego de 3 o 4 operaciones), Te hacía recitar estos principios.

    Cuando preguntabas porque lo hacía, solamente se te quedaba mirando y decía: Porque lo digo yo...

    Pienso que lo extrapolaba a la medicina.

    Saludos

    ResponderEliminar