Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

24 de agosto de 2012

El libro de los 12 sabios

El libro de los doce sabios es un compendio de sabiduría política y moral clásica pasada por manos «orientales», destinada a reyes, príncipes y gobernantes.


El libro de los 12 sabios
Fue encargado hacia 1237 por Fernando III el Santo, rey de Castilla (1217-1252) y de León (desde 1230) –«y comenzaron sus dichos estos sabios, de los cuales eran algunos dellos grandes filósofos y otros dellos de santa vida»–, y se le añadió un epílogo hacia 1255, en los primeros años del reinado de su hijo, Alfonso X el Sabio (1252-1284)

Que el rey o príncipe o regidor de tierra debe amar la justicia como sea ella cabeza de su señoría.

Mucho debe amar la justicia el rey o príncipe o regidor de tierra, como sola ella es la cabeza de su señoría y poderío. Que el príncipe que no es justiciero y no obra justicia no es digno de su oficio ni seguro de si mismo. Y el miedo que los otros han de haber dél, ha él dellos. Y por ende todo príncipe la debe haber y usar y obrar y guardar y mantener, así a lo poco como a lo mucho, así a lo fuerte como a lo flaco, así a lo mayor como a lo menor. Y debe ser en la justicia peso y medida, y balanza derecha que no tuerza más a un cabo que a otro. Y el que usa de la justicia verdaderamente como debe es amado de Dios, y halo por medianero a sus hechos, y ámanlo los pueblos y los buenos y aun los malos, desque van andando, que la poca justicia hace ser muchos malos que lo no serían si la hubiese. Y es causa de todo mal y de toda desordenanza, y perdimiento de tierra. Y a todo regidor cumple de ser más justiciero y fuerte y cruel, que al rey témenlo naturalmente y al regidor por la justicia y ser justiciero y cruel, usando de la justicia sabiamente.

Donde dijo el primero sabio: «Justicia es medida derecha y ganancia igual.» Y el segundo sabio dijo: «Justicia es corona de los reyes.» Y el tercero sabio dijo: «Justicia es hermosa virtud en el príncipe.» El cuarto sabio dijo: «Justicia es castigamiento y pértiga de los malos.» El quinto sabio dijo: «Justicia es gloria de los buenos.» El sexto sabio dijo: «Justicia es poblamiento de la tierra.» El seteno sabio dijo: «Justicia es seguranza de pueblo.» El octavo sabio dijo: «Justicia es silla de Dios.» El noveno sabio dijo: «Justicia es enemiga de los diablos.» El décimo sabio dijo: «Justicia es señora de las virtudes.» El onceno sabio dijo: «Justicia es árbol hermoso y acatamiento de los sabios, pedimiento de pueblo, consolación de los pobres, aborrecimiento de los locos, refrenamiento de soberbia, vencimiento de saña, apuramiento de razón, vida segura.» Y por ende a todo príncipe conviene de la obrar y mantener y defender si quiere que sus hechos vayan adelante. Que dijo un sabio a un su amigo, dándole consejo: «Huye de la tierra donde no vieres rey justiciero, y río corriente, y físico sabedor, que ésta aína perecerá.»

CONTINUA EN:

No hay comentarios:

Publicar un comentario