Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

30 de septiembre de 2012

El beneficio de unos es perjuicio de otros


El ateniense Demades condenó a un hombre de su ciudad, cuyo oficio era vender las cosas necesarias para los entierros, so pretexto de que de su comercio quería sacar demasiado provecho y de que tal beneficio no podía alcanzarlo sin la muerte de muchas gentes. 


El beneficio de unos es perjuicio de otros
El beneficio de unos es perjuicio de otros 
Esta sentencia me parece desacertada, tanto más, cuanto que ningún provecho ni ventaja se alcanza sin el perjuicio de los demás; según aquel dictamen habría que condenar, como ilegítimas, toda suerte de ganancias. 

El comerciante no logra las suyas sino merced a los desórdenes de la juventud; el labrador se aprovecha de la carestía de los trigos; el arquitecto de la ruina de las construcciones; los auxiliares de la justicia, de los procesos querellas que constantemente tienen lugar entre los hombres; el propio honor y la práctica de los ministros de la religión débese a nuestra muerte y a nuestros vicios; a ningún médico le es grata ni siquiera la salud de sus propios amigos, dice un autor cómico griego, ni a ningún soldado el sosiego de su ciudad, y así sucesivamente. 

Más aun puede añadirse: examínese cada uno en lo más recóndito de su espíritu, y hallará que nuestros más íntimos deseos en su mayor número, nacen y se alimentan a costa de nuestros semejantes. Todo lo cual considerado, me convence de que la naturaleza no se contradice en este punto en su marcha general, pues los naturalistas aseguran que el nacimiento, nutrición y multiplicación de cada cosa tiene su origen en la corrupción y acabamiento de otra. 

Fuente: Ensayos, Montaigne

También le puede interesar:
http://www.elartedelaestrategia.com/francois_de_la_rochefoucauld.html

6 comentarios:

  1. La necesidad produce el consumo...La idea es justamente crear una necesidad para que se consuma.

    Lo que se ha hecho es estudiar justamente como orientar el consumo inicial, hacía la idea que tenemos.


    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que te refieres a crear necesidades donde no las había.

      Saludos, Manuel

      Eliminar
  2. Todo es una cadena. Para que unos coman otros deben ser devorados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin embargo existen negocios donde es posible el acuerdo "yo gano <=> tu ganas"

      Saludos, Cayetano

      Eliminar
  3. "ningún provecho ni ventaja se alcanza sin el perjuicio de los demás"

    Para mí la premisa es falsa, por tanto y por muy bien razonada que esté las conclusiones también lo son.

    Se pueden hacer negocios donde gana ambas partes, eso siempre que exista un valor añadido y/o se cubra una necesidad real.

    Esto es como cuando se habla de la ayuda al tercer mundo, como si la economía mundial fuera de suma cero. Aunque los sistemas cerrados sean más faciles de comprender, y muy útiles para estudiar ciertos fenómenos no dejan de ser aproximaciones con un error más o menos grande.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Michel de Montaigne vivía en un mundo diferente al de ahora. Estoy de acuerdo que se pueden hacer tratos beneficiosos para ambas partes

      Saludos

      Eliminar