Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

16 de septiembre de 2012

Las lecciones vitales que aprendemos demasiado tarde


Como cada septiembre, los colegios vuelven a abrirse y un nuevo curso escolar da comienzo. Aunque sea nuestra principal herramienta de socialización, todos sabemos que la mayor parte de aprendizajes que se producen durante nuestra vida no se deben a lo aprendido en las instituciones educativas, sino que tenemos que llegar a ellos por nosotros mismos. En muchos casos, equivocándonos una y otra vez. 

Algunos de estos errores son naturales y forman parte de esos golpes que debemos llevarnos para mejorar; otros son irremediables y cuando nos damos cuenta de que los hemos cometido, ya es demasiado tarde para remediarlo, por lo que bien merece la pena mantenerse alerta ante ellos.


Las lecciones vitales que aprendemos demasiado tarde
Las lecciones vitales que aprendemos demasiado tarde
Un concienzudo estudio realizado en 2009 se propuso encontrar cuáles son los arrepentimientos más frecuentes entre los adultos, y los resultados fueron recogidos en If Only: How to Turn Regret Into Opportunity, editado por el doctor Neal Roese. La mayor parte de estas oportunidades perdidas que se citan en el título se refieren a aquello que los encuestados habían dejado de hacer, pero proporcionan una interesante pista sobre cuáles son aquellos campos en los que se producen más frustraciones cuando se llega a la vejez. En una línea semejante se encuentra el célebre trabajo del psiquiatra Gordon Livingston Too Soon Old, Too Late Smart: 30 True Things to Learn Before You Die, en el que recuerda que ha pasado “treinta años escuchando los lamentos de los demás”. A continuación, presentamos algunas de las ideas que los psicólogos sacaron en claro.

–La educación financiera es necesaria 


Comprar lo que se necesita, y el resto, guardarlo en el banco. La mayor parte de la población –y España es una de las muestras más evidentes de ello– carece de una formación apropiada en lo que concierne a los temas económicos, y esta sólo se adquiere, en muchos casos, a través de la propia experiencia (muchas veces, negativa) y de manera intuitiva, no sistemática. En definitiva, gozar de los conocimientos necesarios es requisito imprescindible para comprender esa letra pequeña que tantos quebraderos de cabeza nos puede dar en un futuro.

–Todos nos sentimos atraídos por los extraños


Uno de los puntos que señalaba el doctor Livingstone en su ensayo y que recuerda que estamos inclinados a...
CONTINUA EN:

4 comentarios:

  1. He estado leyendo la entrada. Quizás en lo que pueda arrepentirme en no haber realizado otro postgrado. Tuve la oportunidad, pero la deje de lado. No es que me haga falta ahora, pero no hubiese estado de más.

    Hago ejercicio desde los 20 años ;D

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me arrepiento de algunas decisiones, pero hay que aceptarlas.

      Saludos, Manuel

      Eliminar
  2. La vida plantea retos que requieren un aprendizaje permanente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras hay retos la vida brilla, si no, se va apagando

      Saludos, Cayetano

      Eliminar