Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

9 de noviembre de 2012

10 rasgos de personas con resultados


Existe un error habitual y es pensar que las personas que consigue resultados, digamos “excepcionales”, que a muchas personas les gustaría lograr, son gente “especial”, dotada de talentos innatos o que la naturaleza les ha señalado como los elegidos.


No es así. Son gente como cualquiera, pero que sí aglutinan una serie de características, que lo más importante es que están al alcance de todos.

¿Cuáles son esas cualidades? 

10 rasgos de personas con resultados
10 rasgos de personas con resultados

1. Son personas que tienen claro lo que quieren. 


La principal causa por la que la gente no consigue lo que quiere es que no sabe lo que quiere. Muchas personas funcionan por inercia, dejándose llevar, en piloto automático; y como decía Séneca: “No hay buen viento para quien no sabe a dónde va”.

Cuanto más concretas, detalladas y específicas son nuestras metas, más fáciles de conseguir, porque entonces se pueden alinear todos los recursos, concentrar todas las energías y diseñar todas las acciones hacia ese fin. De otro modo, cuando las metas son difusas, uno anda pegando tiros por aquí y allá y las fuerzas andan demasiado están dispersas.

2. Son personas de Acción 


Si decides hacer algo y no actúas en realidad no has decidido nada. La acción es la verdadera medida de la inteligencia. Son personas que no esperan a que se den las circunstancias perfectas, a contar con todos los medios a su alcance, o a ver todo el camino por delante. Son personas que se ponen en movimiento y sobre la marcha van descubriendo las soluciones. Cuando uno se pone a caminar está provocando que ocurran cosas.

Lo peor es el inmovilismo, quedarse quieto, parado a que venga la inspiración divina o aparezcan las circunstancias idóneas. Nunca ocurre y encima el tiempo pasa. Y el tiempo es la variable más importante con la que contamos las personas, porque el tiempo es el que es y se agota; no se puede recuperar, reciclar y nada. Cada hora que pasa y no se aprovecha, se pierde. Por eso Karen Lamb decía: “Dentro de un año te arrepentirás de no haber empezado hoy”. El secreto de avanzar es siempre comenzar.

CONTINUA EN:

2 comentarios:

  1. Algunos rasgos tengo de estos que comentas. Pero la paciencia no es unas de mis virtudes, con todo y que tengo una profesión donde es necesaria.

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la paciencia es muy necesaria en cualquier profesión, pero tal y como está la medicina primaria, aun mas.

      Saludos, Manuel

      Eliminar